Skip to main content

Full text of "Elisa Menendez 1955 Artigas"

See other formats




ELISA A. MENENDEZ 





ARTIGAS 


DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 




ELISA A. MENÉND E 7 . 

DIRECTORA DE LA ESCUELA SOLAR DE ARTIGAS* PARAGUAY 


ARTIGAS 

DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA 

AMERICANA 


SEGUNDA EDICION 



V 


---- MONTEVIDEO -—_ 

Imprenta Ediional de Fcnlanillas y González - Avenida General Flores Í225 
---- 1 S 5 5 ____ 




Conociendo los males que reportan a los 
jóvenes estudiantes encontrar vocablos escritos 
con ortografía equivocada, o simplemente en 
antiguo español, nos hemos permitido corregir¬ 
los en algunos documentos, pero respetando in¬ 
tegralmente el fondo y en lo posible la forma 
de los mismos. 


El Ministerio de Instrucción 
Pública y Previsión Social del 
Uruguay ha subvencionado es¬ 
te libro por considerarlo un 
valioso aporte de investigación 
a la historia nacional. 


ES PROPIEDAD DE LA AUTORA. 
QUEDA HECHO EL DEPOSITO 
QUE MARCA LA LEY. 


Editorial FONTANILLAS & GONZALEZ. 


Gral. Flores 222«. 




AUTORIZADAS OPINIONES SOBRE ESTA OBRA 


El presidente del Instituto Histórico y Geográfico del 
Uruguay dice así: 


Raf. Schiaffino, saluda al señor Director de Enseñanza Prima¬ 
rla y Normal, Arq. Carlos Pérez Montero y en respuesta a su aten¬ 
ía, solicitando su opinión respecto al trabajo que bajo el seudónimo 
de “Amparo” se presentó al concurso del premio “P. Blanco Ace- 
vodo”, le manifiesta que es una obra digna de ser difundida pues 
nlgnifica un esfuerzo de investigación ponderable, sobre la vida de 
Artigas en el Paraguay y está realizada con un espíritu de patrio¬ 
tismo y en forma accesible a la divulgación popular. — Montevi¬ 
deo, febrero 23 de 1944. 


El destacado historiador señor Ariosto González ex¬ 
presa ¿u opinión en la forma siguiente: 

“Montevideo, febrero 16 de 1944. — Señor Director General de 
Enseñanza Primaria y Normal, Arquitecto Carlos Pérez Montero. 
Hofior Director: En respuesta a su solicitud de una opinión, en 
forma general y 'sintética, sobre el trabajo seudónimo “Amparo” 
relativo a la vida de Artigas en el Paraguay, que oportunamente 
fuera presentado a optar el premio “Pablo Blanco Acevedo”, tengo 
el ngrado de expresar a usted: Se trata de una monografía eorrec- 
i a mente escrita, que en muchas de sus páginas alcanza verdadero 



12 


ELISA A. MENENDEZ 


antes de que recibieran el bautismo de las linotipias. Hoy 
debo celebrar aquel momento, porque esta lectura ha lo- 
grado fortalecer mi fe artiguista, porque me ha permitido 
conocer a una Maestra en la plenitud del vocablo y por¬ 
que libros de esta naturaleza contribuyen a reavivar la 
conciencia nacional, dentro de un indisoluble marco ame¬ 
ricano, mientras nuestras tierras son esperanza para un 
mundo mejor y esencia de un futuro que aun necesita del 
evangelio artiguista. 

J. C. Sábat Pebet, 
Director del Liceo Nocturno 
de Enseñanza Secundaria 



8 


ELISA A. MENENDEZ 


valor literario. Está informada con el material más conocido sobre 
ese hecho histórico y con tradiciones que la autora ha recogido en 
el lugar. No es un trabajo propiamente de investigación, ni una evo¬ 
cación literaria; pero merece, indudablemente, la atención de los 
estudiosos por la forma de presentación y contenido. Es posible que 
una lectura del trabajo impreso mejore todavía esa opinión, formada 
al estudiar la obra en relación con las condiciones requeridas para 
el otorgamiento del premio al que aspiraba. — Saluda a usted su 
affmo. y S. S. (Firmado). Ariosto González. 


ELOCUENTE JUICIO DEL CONSAGRADO ESCRITOR 
Y POETA, PROFESOR JUAN CARLOS SABAT PEBET 


Sí el propósito que guió a nuestras autoridades, cuando 
se proyectó la creaóión de una escuela en el solar de 
Artigas paraguayo, hubiera plasmado sólo como impulso 
de este libro bueno, bastarían sus páginas para dar la 
sensación del pleno logro de las finalidades perseguidas. 
Fácil es advertir a través de la lectura que, no obstante 
la distancia, aquel ambiente ha creado calidades de tem¬ 
plo, con su religión propia, sus aspectos de misticismo y 
sus elementos de sacerdocio. Allí se vive para exaltar al 
héroe que tuvo la heroicidad de saber pasar inadvertido. 
Aun quedan un recuerdo humano y un centinela vegetal, 
como tributos centenarios que unifican pasado y presente. 
Era necesario que esos testimonios hablaran para los que 
nunca hemos tenido la suerte de estar allí. Y eso es lo que 
se ha conseguido con este libro, en el que la tradición se 
purifica por el documento y en el que la naturaleza con¬ 
tribuye a dar el necesario fondo vital. 

Mucho se ha escrito sobre Artigas. Desde el libelo, 
hasta la amplia justificación; desde el esbozo, hasta las 
páginas brillantes saturadas de poesía. Faltaba esta obra, 
que tiene algo de síntesis de lo hecho, pero mucho de 
diferente y original. Parecía agotada la búsqueda, ,si no 
la discusión, con respecto a Las Piedras, el Exodo y las 
Instrucciones, luego de los últimos estudios, especialmente 
los de Emilio Ravignani, Señor de la verdad histórica. 
Catorce años vividos a la sombra del Ibyra-pytá secular, 
han permitido a la Srta. de Menéndez investigar, o más 
bien dicho, VIVIR la otra existencia del Patriarca, la del 
destierro voluntario y la resignación, la que sólo sabe de 
máximas de bondad y está al margen de la calumia; la 
otra vida con aspectos impenetrables como la región sel¬ 
vática que ha impedido a la autora acercarse a ese lugar 
sólo conocido por un arzobispo viajero y un maestro sa- 



10 


ELISA A. MENENDEZ 


criticado, impedimento del que sacó partido para capítu¬ 
los de hondo interés humano, tanto más cercanos a la 
unidad esencial del libro cuanto más aparentan alejarse 
del relato fundamental de sus páginas. 

Ya la dedicatoria y el prólogo de Enrique de Gandía 
estimulan para la lectura fervorosa y dan el tono psico¬ 
lógico de la obra. La primera, por su hondo sabor humano 
y emotivo. Luego, el análisis del historiador argentino 
valoriza el libro no solamente por el prestigio del escritor 
amigo, sino ij esto es lo más interesante, porque, no obs¬ 
tante ciertas discrepancias en materia de juicio histórico, 
hace el más cumplido elogio del trabajo de la señorita 
Menéndez. 

Dése a mi comentario un valor absolutamente distinto. 
Yo también soy un iniciado del culto artiguista. Todo lo 
que se refiera al Jefe de los Orientales incide directa¬ 
mente en mi emoción. Con el mayor cariño acabo de plan¬ 
tar en mi jardín semillas de su árbol paraguayo y algún 
día he de regalar retoños a escuelas o liceos de mi tierra, 
para contribuir a la difusión de ese dogma hecho espe¬ 
ranza. Creo —como lo he dicho — en “el pone hit o criollo 
de Juan Manuel Blanes”. En consecuencia, mi apreciación 
de este libro pierde en objetividad critica, lo que gana 
en simpatía. He leído apasionadamente sus páginas, que 
tienen la virtud, por signo y estilo, de darnos una imagen 
.nueva del otro Artigas, del que grabamos en la iconogra¬ 
fía interior del recuerdo como trazado por Bonpland, 
problema hoy resuelto por la Srta. de Menéndez. Al leer, 
he viajado con el héroe a través de selvas impenetrables. 
V he apreciado cómo la autora sumó a su sentimiento 
esencialmente uruguayo, una “manera” que no es nues¬ 
tra o, por lo menos, no es de la década actual y que, por 
milagrosa combinación de meridianos y paralelos histó¬ 
rico - geográficos, puede ser perfectamente paraguaya. 
En la adjetivación, el léxico y las frases, se advierte mu¬ 
cho de sinfonía guaranitica, de esa música que permanece 
un rato vibrando en el mundo interior con sus aspectos 
incambiados de tristeza y de tradicionalismo. Hasta po¬ 
dría afirmarse que una de las páginas más hermosas de 
esta biografía es aquella en que se hace el elogio de la 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 11 


lengua guaraní, lo que constituye la mejor ofrenda de la 
autora a la tierra de sus alumnos, en el momento de cum¬ 
plir tres lustros de vida en la Asunción. 

Este libro, colofón de las biografías artiguistas, que 
tiene la virtud de dar vida a la frialdad de los docufhen- 
tos, es un libro serio. No aventura afirmaciones u opinio¬ 
nes sin la seguridad de que existen las pruebas. A veces, 
el amarillento papel de los archivos rompe un prejuicio 
o anula un mito. En otras oportunidades, “la voz del am¬ 
biente” es la que se encarga de destruir una leyenda. Todo 
lo leído y lo vivido se acumulan en la expresión exacta de 
la autora, que no ha ido de Montevideo a Asunción con el 
propósito de tergiversar las realidades de la histiria, aun 
a costa de matar ilusiones de los que se sienten atraídos 
por lo legendario. Artigas, por otra parte, no necesitaba 
otro tratamiento, que ya bastante legendaria es la apa¬ 
rentemente imposible realidad de sus sueños, de sus ideas, 
de sus intuiciones, de sus anticipos a la ulterior verdad 
de las Américas. El Artigas federal; el Artigas republi¬ 
cano; el Artigas demócrata, que con los hechos robusteció 
sus palabras — no “Words, words, words”.. .—; el 
Artigas propagador de la cultura; el Artigas “señor de 
las frases”, dan oportunidad para que lo subconsciente 
siga tejiendo leyendas sobre una visión de mundos ade¬ 
lantada en más de una centuria, mientras el hecho histó¬ 
rico puede ser aclarado sin mengua de su gloria. Lo mis¬ 
mo puede observarse con respecto a los que lo acompaña¬ 
ron en su exilio. Quizás aparezca doloroso para muchos el 
desdoblamiento que realiza la autora entre las figuras de 
Ansina y de Manuel Antonio Ledesma. Yo no lo creo así. 
Mientras Ansina seguirá viviendo en el fondo de la emo¬ 
ción vernácula como la auténtica expresión de la fideli¬ 
dad afroamericana, los restos de Ledesma deberán ser 
venerados como si fueran los del soldado desconocido de 
la gran cruzada que dio razón de ser a nuestra vida inde¬ 
pendiente. Que poco importa, a tantos años de distancia, 
la identificación de unos restos, así como el hecho de que 
no haya caído en Las Piedras o en Tacuarembó- 

Una circunstancia casual quiso que tuviera el privi¬ 
legio de leer los originales de la Srta. Elisa A. Mcnéndez, 




DEDICATORIA 


Dedico este libro a la memoria de mi mejor amigo 
el jurisconsulto doctor Pedro 'P. Samaniego, muerto en 
el destierro el 26 de abril de 19Í2, por defender la Justicia 
y la Cultura de su patria desde el alto sitial de Presidente 
de la Suprema Corte de Justicia y Profesor de Derecho y 
Filosofía de la Facultad de Asunción del Paraguay. 

Admirador de todos los hombres capaces de sacrifi¬ 
carse por altos ideales humanos, sin tener en cuenta fron¬ 
teras ni razas, se sentía atraído por la inquebrantable 
fortaleza moral de nuestra procer, y aspiraba a que su 
figura se presentara como ejemplo de probidad y justicia 
a todas las juventudes americanas. 

...¿Te acuerdas, caro amigo, “desde el seno de Dios 
donde reposas”, que un día me sorprendiste con la idea 
que yo debía escribir un libro sobre el largo exilio de 
Artigas en el Paraguay? Nunca había pensado en ello y 
la empresa me pareció difícil e irrealizable. Agoté mis 
argumentos para no emprenderla, pero todos fueron re¬ 
futados. 

La mano cruel del destino nos separó... 

Tus cartas seguían llegando desde el destierro y siem¬ 
pre traían un recuerdo halagador para el libro que debía 
aparecer. Estímulos, esperanzas, deber. 

La idea echaba raíces en tu espíritu, puesto que en 
él había nacido, pero no germinaba en el mío. Dudaba. 
Y la duda ha sido siempre estéril. 

Pero tu constante y cálido optimismo produjo un día 
el milagro de la transfusión espiritual. Y'al fin apare¬ 
cieron las primeras páginas, muy malas, vacilantes y 
débiles como planta nacida en, tierra exótica. Empero, tu 
nobleza sólo quiso ver en ellas lo poco bueno que, acaso, 
no tenían. Y me estimulaste, como siempre, con palabras 
de fecundo aliento, hasta que le tomé cariño a este hijo 
espiritual, porque era tuyo. 

...¿Te acuerdas que otro día leyendo juntos “Vida 



ET-iISA a. menendez 


14 


de Jesús” por Renán, nos remontábamos en interesantes 
divagaciones filósóficas sobre la obra de aquellos dos 
grandes espíritus hermanos que se confundían para escri¬ 
birla en mística conjunción? 

Tú me dijiste: —Alguien ha criticado a Renán por 
no haberle levantado un monumento a su hermana Enri¬ 
queta. Pero — agregaste — ¿qué mayor monumento que 
dedicarle un libro? 

Más tarde, estas palabras golpeando en mi memoria 
me sugirieron la idea de similar ofrenda. 

Comprendo que mi obra es un pigmeo junto a la 
montaña literaria que he citado; pero, ¿pueden medirse 
la ternura y la unción de los recuerdos? 

La humilde flor silvestre, colocada con amor sobre 
una tumba querida, ¿no vale más, mil veces, que la osten¬ 
toso corona fría y protocolar? 

* + ★ 

Luego vino lo irreparable ... La Parca, con sañudo 
ademán deshizo todo. Todo, menos la simiente que habías 
sembrado en mi espíritu y que tuviste la grandeza de 
alentar hasta en tus postreras palabras de despedida 
eterna ... 

Desde entonces, no queriendo defraudar tu última es¬ 
peranza, escribí este libro con más amor y fe, escudada 
en tu recuerdo generoso. 

Era también la historia de un proscripto incompren¬ 
dido, calumniado, perseguido, víctima de la vileza humana, 
que moría en la miseria en tierra extraña, antes que 
quebrar con una claudicación el recto camino que le marcó 
el deber. 

Eterno viacrucis, desde el Gólgota hasta hoy, que 
recorren los espíritus de selección al elevarse en ansias 
de redención social sobre el nivel vulgar del ambiente. 

Hoy, en el primer aniversario de tu muerte, te lo 
ofrendo con mística ternura, depositándolo sobre tu soli¬ 
taria tumba de proscripto, como una flor de pureza que 
ha condensado en sus pétalos la íntima esencia de nuestro 
mutuo dolor. 

Solar de Artigas, abril 26 de 1913. 

PARAGUAY. 



PRÓLOGO 

Por Enrique de Gandía 


El estudio de las vidas y de las obras de los grandes 
héroes americanos deja una enseñanza pesimista. Es una 
fatalidad que se extiende sobre ellos y los iguala en la 
desgracia. Destino misterioso que arranca desde los pri¬ 
meros años de la conquista y corre por la historia con 
pocas excepciones. Ahi están las sombras de Cortés, Pi- 
zorro, Almagro, Mendoza, Ayolas y tantos otros en la co¬ 
lonia: asesinados por sus compañeros, muertos por los 
indios y olvidados por los reyes, en la miseria. La historia 
independiente es aún más cruel: muertes a traición, des¬ 
tierros, calumnias. No se exceptúa uno solo de los grandes 
proceres americanos. Entre ellos, el caso más triste, de 
prisión voluntaria, en un destierro sombrío, es el de 
Artigas. 

Gran figura americana, gran caudillo del Río de la 
Plata. Puede levantarse como un símbolo porque en su 
vida ardió inextinguible, con la inocencia y la sinceridad 
de los seres inspirados, el amor de la democracia y de la 
libertad. 

La señorita Elisa A. Menéndez, uruguaya y directora 
de la Escuela Solar de Artigas, en el Paraguay, presenta 
una nueva visión de Artigas como defensor de la demo¬ 
cracia americana. Debemos ser sinceros y explícitos en 
este prólogo. No siempre nuestras investigaciones y nues¬ 
tras interpretaciones nos han llevado a los mismos punios 
que ha alcanzado la autora. No debe sorprender esta 
declaración y, al mismo tiempo, nuestro aplauso a este 
libro. Es un buen libro porque está bien informado en la 
corriente que sigue y porque destaca el amor de Artigas 
por la democracia. 

Artigas, indudablemente, fué un gran demócrata. Lo 
fué por su vida, por sus ideales y hasta por sus erores, 
que vivió con sinceridad. Por ello fué un defensor noble 



16 


ELISA A. MENENDEZ 


de la democracia y merecen elogio los libros que presentan 
este aspecto de su existencia. Las palabias de Artigas, 
cuando hablaba de la libertad, eran las de un inspirado. 
Tema un verdadero terror de que la libertad americana 
pudiera perderse. Un psiquiatra diría que constituía en él 
una especie de obsesión. Lo indudable es que su vida fué la 
de un caudillo original como pocos. No fué el señor feudal 
que gobernaba encerrado en su ciudad - provincia o ciudad- 
desierto. Un pueblo entero creyó sus palabras y lo siguió 
con el entusiasmo y la fidelidad de las convicciones pro¬ 
fundas. No sólo su provincia se sintió hechizada por su 
prédica: también otras de la banda occidental se plegaron 
con fervor a su cruzada. En un momento fué ebcaudillo 
más popular y más poderoso. Luego, como siempre, la 
rivalidad, la envidia, la fuerza de los intereses, la traición 
y la caída, digna y elevada, que deja sin poder en las 
manos, pero con una aureola en las sienes. Estos hechos 
no pueden negarse. Por ello los historiadores honestos 
deben reconocer su error de no ser más humano, más real, 
tal vez pérfido, calculador, intrigante, para aminorar sus 
sueños y no precipitarse al fracaso, y deben confesar, al 
mismo tiempo, su admiración por este soñador, este sublime 
iluso que creyó en utopias, en la bondad de los hombres 
y en la sinceridad de los políticos. El bronce que algún día 
lo inmortalice en Buenos Aires debe mostrarlo como sím¬ 
bolo del caudillo soñador. 

Elisa A. Mcnéndez ha escrito una nueva vida de 
Artigas. Muchas son las que han evocado su historia. 
Ninguna es inútil. Todas tienen una virtud: la de hacer 
admirar a este héroe y a este iluso, y todas muestran una 
verdad: nunca hubo mala fe en sus actos. Nosotros, en 
LOS TREINTA Y TRES ORIENTALES Y LA INDEPENDENCIA 
del Uruguay, creimos ver a Artigas como un héroe domina¬ 
do por sus ilusiones. Elisa A. Menéndez lo trae a nuestro 
tiempo como el más grande caudillo americano. Fué, sin 
duda, un gran caudillo, de trascendencia innegable en la 
Argentina porque nos dejó en herencia el sistema federal y 
ahondó la separación espiritual que terminó por hacer del 
Uruguay, con la influencia de Canning, una nación inde¬ 
pendiente. 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 17 


El libro de Elisa A. Menéndez tiene el gran mérito 
de revelar la figura, el alma y la obra de Artigas con 
aspectos insospechados. Es una hermosa radiografía. El 
hombre aparece con todos sus ideales en el pleno ambiente 
político que lo rodeaba. Tarea ardua y bien lograda dentro 
de la tendencia que sigue la autora. Patriota y estudiosa, 
ha llevado a cabo una labor agotadora. La confesión de 
nuestra disidencia, en la interpretación de algunos hechos, 
creemos que da más mérito a nuestro elogio. El fin que la 
inspira es el de la verdad histórica, del triunfo de la 
democracia y de la unión de nuestros pueblos. En su libro 
palpita, con fuerza, el anhelo de una mayor comprensión 
americana. No son los espíritus, en América, los que sepa¬ 
ran a los pueblos, sino las distancias, las barreras ma¬ 
teriales. 

Elisa A. Menéndez cumple, en el P'araguay, un apos¬ 
tolado de amor. Es un alma de mujer pacifista, iluminada 
por amplios ideales humanitarios. La tierra fértil recibe 
en la niñez americana su optimismo y su fe. Desde el Solar 
de Artigas, en el corazón del Continente, irradia paz y 
cultura hasta las más lejanas ciudades. Son sus alumnos — 
niños paraguayos — que escriben cientos de cartas a los 
otros niños de América. Son sus proverbiales “repartos 
de regalos” a niños, pobres y enfermos que han creado 
una aureola en torno a su nombre. El Solar histórico tiene 
en su bondad y en su labor el cumplimiento de una alta 
misión. -Un azar del destino quiso llevarla al extranjero, 
arrancándola a un hogar patriarcal, confortable y feliz, 
y asi la Escuela Solar de Artigas, impregnada del espíritu 
del viejo sembrador que en Curuguaty era llamado el 
Padre de los Pobres, cumple la triple misión de educar, 
proteger y americanizar. 

Hemos visitado esta institución uruguaya — única 
en el mundo por el desinterés que la anima — hace unos 
años, en un día de fiesta. Un majestuoso ybira - pytá, 
cargado de siglos, — el Arbol de Artigas — hacía flamear 
entre sus ramas, confundiéndolas con las flores, todas las 
banderas de América. El viejo árbol parecía sonreír con 
una maravillosa juventud, palpitante de idealismo, como 
si en su savia revivieran los sueños del anciano que des¬ 
cansaba a la sombra. 



18 


ELISA A. MENENDEZ 


Es en este apartado solar, saturado de emoñacío- 

ng S _ ambiente envidiable para la investigación serena 

que un alma fuerte y sensible de mujer ha concebido este 
libro. Es la primera mujer americana que estudia a fondo 
la vida de Artigas, no sólo como héroe, sino como hombre. 
El proscripto desdichado es el aspecto de Artigas que más 
la ha detenido en su resurrección. Tal vez esto se deba 
a que esa faz de su vida la hermana a hondos capítulos 
de su propia historia... Por ello este libro tiene alma, 
emoción y dolor. 

Los hechos históricos, áridamente tratados por otros 
historiadores, viven en este libro con un hálito suave de 
espíritu sereno. La autora comprende a su héroe con sus 
debilidades y flaquezas. No hay rencor en sus críticas ni 
agresividad alguna contra otros historiadores. Estudia 
hombres, hechos y épocas colocándose en el plano histórico 
que les corresponde. Admira a San Martin y a Bolívar. 
Su compenetración de Artigas es honda. Muchas de sus 
páginas son más que excelentes, magistrales, y a ratos 
el interés qué inspira su relato arrastra aún a quienes 
conocen con profundidad estos temas. No hay injusticias 
en sus juicios. Compara con equilibrio. Tiene paralelos 
curiosos: por ejemplo, el que hace con Benito Juárez. 
Explica el origen de la amistad paraguayo - uruguaya. 
Pero la parte mtis nueva y lograda de este libro es la que 
estudia la vida de Artigas en el Paraguay. Zorrilla de 
San Martín, Fulgencio R. Moreno, Juan Francisco Pérez 
Acosta y otros autores han tocado este punto con dalos 
originales e interesantes revelaciones. La señorita Me- 
néndez aporta documentos desconocidos, como la lista de 
útiles y enseres proveídos al general Artigas por el dic¬ 
tador Francia. Artigas quedó vestido regiamente, con un 
rico guardarropa y hasta un “fraqué’\ Había en el dictador 
sombrío e incomprensible rasgos contradictorios. Aclara, 
también, otros puntos oscuros: el por qué Artigas no 
aceptó el ofrecimiento de los Estados Unidos, que le brin¬ 
daban un asilo seguro, y lo solicitó, en cambio, al dictador 
paraguayo. Descubre las causas que determinaron el viaje 
del hijo de Artigas al Paraguay para que su padre vol¬ 
viera a la patria, y los motivos que hicieron fracasar su 
misión. Prueba, en contra de lo admitido hasta la fecha, 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 19 


que los soldados artiguistas, negros, Ansina y Manuel 
Antonio Ledesma, no fueron uno solo, sino dos personas, 
confinadas por Francia en pueblos distantes más de cien 
leguas entre sí. Puede afirmarse, muy bien, que Ledesma 
nunca vió a Artigas en el Paraguay. El monumento que 
se levanta en Montevideo deberá llevar otro nombre o ser 
modificado. 

El relato de la vida de Artigas en el Paraguay, em¬ 
brujado por el hálito del dictador Francia, es de una 
emoción y riqueza de detalles en verdad sorprendente. 
Esta parte del libro, ya lo hemos dicho, es la más lograda 
y la que tiene una trascendencia superior por su conte¬ 
nido. Vida de santo laico, de filósofo y hasta de asceta. 
El lector lee con emoción y con asombro. La autora ha 
conocido a viejos pobladores que de niños trataron a 
Artigas, lo vieron mil veces, silencioso en su trabajo y en 
su meditación, y conservaron de él largos recuerdos. Todos 
estos recuerdos de seres que miraron los ojos de Artigas, 
y todo cuanto los archivos han podido conservar, se ha 
amalgamado en este libro y se presenta ante el lector con 
un encanto de leyenda. No interesa, ahora, que en la actua¬ 
ción política de Artigas los críticos e historiadores mo¬ 
dernos discrepemos sobre algún punto. Los libros no se 
miden por los detalles que no pueden conformar todas las 
opiniones, sino por lo que traen de nuevo y de inesperado 
a la ciencia histórica. Esta obra, con solo sus capítulos 
dedicados a Artigas en el Paraguay, merece aprecio y 
respeto, porque es un esfuerzo digno que logra, a la per¬ 
fección, el fin propuesto. 

Escribimos estas líneas llevados por el alto concepto 
que nos merece la autora, su amistad y la admiración que 
le profesamos, y por el recuerdo de un amigo común, hoy 
muerto, que estará siempre vivo entre nosotros: el doctor 
Pedro P. Samaniego, paraguayo ilustre y desdichado, que 
se extinguió en el ostracismo, en nuestra Buenos Aires, 
rodeado de pobreza, con la frente alta e ilusiones infinitas 
en sus pensamientos. Fué, como Artigas, una victima de 
la ingratitud y de la política. Así como la autora dedica 
su libro a su memoria, nosotros le dedicamos, humilde¬ 
mente, estas lineas y nuestro recuerdo. 

Enrique de Gandía 




PREFACIO 


La vida de Artigas puede dividirse en cuatro períodos 
completamente distintos entre sí, pero unidos como los 
peldaños de una misma escala. El primero, que podría 
titularse “Infancia y Juventud”, comprende el interregno 
que parte desde su nacimiento en 1764 a 1797, en que 
vemos al niño transformarse en hombre. 

El segundo — 1797 - 1811 — abarca el lapso que de¬ 
dica a su preparación militar en el Regimiento de Blan¬ 
dengues, donde el hombre se convierte en soldado. 

El tercero, comprendido entre 1811 - 1820, es la etapa 
culminante de su vida, en la cual contemplamos al soldado 
transformado en héroe. 

EJ cuarto, triste atardecer de su existencia, se esfu¬ 
ma en las sombras de un destierro de tres décadas 1820 - 
1850, realiza la más profunda metamorfosis, convirtiendo 
al héroe en labriego y en padre de lqs pobres. 

Fué la última etapa de aquella vida de renunciamien¬ 
to y soledad, que me indujo a escribir este libro, después 
de haber bebido de las fuentes en que es posible haberlo, 
todo lo que he hallado sobre su exilio en el Paraguay. 

Tarea facilitada por mi larga permanencia en el país, 
como directora de la Escuela que el pueblo uruguayq eri¬ 
giera en el solar do el proscripto cerrara sus pupilas, como 
el más digno homenaje a su memoria y reconocimiento al 
país que le prestara asilo. 

Mis propósitos son: perfilar su faz espiritual, su 
norma interior, más que hacer resaltar el brillo de sus 
batallas. Estudiar al hombre más que al héroe; al soció¬ 
logo y al estadista, más que al guerrero; al Patriarca de 
Curuguaty y Padre de los Pobres, más que al Jefe de los 
Orientales y al Protector de los Pueblos Libres. Pero vis¬ 
tos a través del prisma de mi psicología, que espero ha 
de darme, no un Artigas nuevo, pero sí distinto, más hu¬ 
mano que el héroe de bronce que hemos aprendido a 
amar desde los bancos escolares. 



22 


ELISA A. MENBNDEZ 


Porque la figura de nuestro procer ha sido analizada 
siempre desde el punto de vista militar, envuelta en los 
resplandores de los múltiples acontecim.ien,tosj políticos, 
felices o desgraciados, que la envolvieron. Se ha descuida¬ 
do el estudio importantísimo del factor “hombre” que su¬ 
frió en carne mortal, con entereza granitica el flujo y re¬ 
flujo del agitado mar de la época en que le tocó actuar, 
de pasiones y de odios. 

Hacia ese plano humano procuraré inclinar mis inves¬ 
tigaciones, escudriñando documentos y haciendo brotar 
juicios que me conduzcan a descubrir el secreto místico 
de su fuerza espiritual. Pues tiene su faz psicológica aris¬ 
tas de brillo'diamantino más dignas de exponerlas, que 
las glorias guerreras con las cuales nos hemos acostum¬ 
brado a enaltecerlo. 

La obra de Artigas, además, se ha circunscripto dema¬ 
siado a la tierra oriental, presentándolo solamente como 
su libertador y precursor de la nacionalidad, tal vez con 
la idea de facilitar su conocimiento a nuestro pueblo y 
de hacerlo amar del mismo. Pues no es fácil hacer asimilar 
su obra, amplísima y profunda, a la niñez escolar, si no 
es simplificándola a costa de negarle subidos valores; dado 
que su ideario era amplio, complejo, genial. 

Para comprender a Artigas es necesario sentirlo, in¬ 
ternándose en su alma, a fin de adueñarse del pensamiento 
central que la iluminaba y guiaba. 

Fué la suya lucha de principios, de ideales, marcando 
normas de futuro, dando a los pueblos conciencia de su 
soberanía, que afectaron profundamente los cimientos del 
continente americano. 

Sin Artigas en el escenario de la lucha, muy distinta 
hubiera sido la suerte reservada a los pueblos de América. 

No hay duda, que como consecuencia de esas con¬ 
tiendas, surgió más tarde la independencia de la Provincia 
Oriental; pero como accidente transaccional de las mis¬ 
mas, no como fin. Lo que nada amengua, sino agiganta 
la figura de nuestro procer, cuya visión era continental. 

Artigas fué un sembrador de ideas democráticas, un 
paladín de la causa republicana en el Rio de la Plata, 
contra las ideas monárquicas que habían arraigado en los 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERI 


principales hombres que regían los destinos de Amc^ioa* 
en el momento en que nacían los pueblos a la vida. 

América republicana, fué su divisa de guerra, su ban¬ 
dera de paz, su ideal eterno. Con él sahumó las auras de 
la victoria, se reconfortó en los vendavales de la derrota, 
se envolvió para caer con gloria en el ostracismo. 

De Artigas puede decirse, como del Cid, “que ganó 
la gran batalla después de muerto”. 

Aunque el destino, que no le escatimó amarguras en 
la vida, le concedió la satisfacción de llegar a ver desde 
su destierro, el panorama americano libre de coronas y tí¬ 
tulos nobiliarios, mientras en su lugar el gorro frigio, sím¬ 
bolo de la libertad y la justicia humanas, se enarbolaba 
orgulloso desde un confín al otro del continente. 

Partiremos, pues, acompañando al héroe en su declive 
fatal, desde que empieza a oscurecerse su estrella de gue¬ 
rrero, mientras se agiganta su figura de hombre, subyu¬ 
gante por su potencialidad espiritual. 

Artigas pudo exclamar como el personaje de Ibsen: 
“Solo me encuentro; pero cuanto más solo me hallo tanto 
más fuerte me siento”. 

Su figura moral estaría simbolizada en una sola pieza 
de granito rojo: grande como sus ideales, inquebrantable 
como su voluntad, roja como la sangre viril que puso al 
servicio de ambos. 


No ha nacido envuelta en el incienso de la leyenda y 
de la adulación, sino entre las fauces de la calumnia, y 
para erguirse airosa ha tenido que cimentarse en abundan¬ 
tes e irrefutables documentos históricos. Estos reproducen 
fielmente su ideario, después de haber pasado por el crisol 
de las más recias controversias. 'Cada uno de esos docu¬ 
mentos es un peldaño más que lo eleva a la admiración 
de quienes son capaces de comprender el valor de sacrifi¬ 
carse por un ideal. 

Sobre esos cimientos se levantará esta obra. 


Es de lamentar que nuestro procer haya sido hombre 
tan poco dado a confidencias íntimas, por lo menos a 
transmitirlas al papel- Su correspondencia particular que 
lia llegado hasta nosotros, es tan reducida, como abun¬ 
dante la oficial. De ahí que sea más fácil conocer y estu- 



24 


ELISA A. MENENDEZ 


diar su vida pública que privada, su faz exotérica que 
esotérica. 

Otros hombres de su categoría han dejado expresa¬ 
dos aunque sea en sencillas cartas familiares, con esa 
bella espontaneidad que las caracteriza, sus anhelos, pro¬ 
yectos, aspiraciones y desengaños, lo que facilita su estu¬ 
dio psicológico. 

Artigas calla siempre. En la gloria como en la de¬ 
rrota, en la felicidad como en el dolor. Parece presentir 
que más tarde la posteridad aspirará a desnudar su espí¬ 
ritu, y siente la necesidad de replegarse en sí mismo. Lo 
envolvía la modestia de los grandes. Artigas nunca am¬ 
bicionó la gloria, no lo envanecieron los aplausos de las 
multitudes, ni lo deslumbraron las alturas del mando y 
de la fuerza. Obró sobre la línea recta que le marcó el 
destino, porque creyó que era ese su deber. En ninguno 
de sus escritos se trasluce la idea de que escribe para 
la posteridad. Dijo lo que el momento le exigía, para dar 
órdenes, contestar oficios, replicar o atacar al enemigo: 
lo indispensable, con el lenguaje austero del soldado. Nun¬ 
ca se defendió de los dardos calumniosos que le lanzaron, 
porque no tenia prensa ni tiempo que dedicarles. Cumplió 
a conciencia su misión y dejó que el mundo lo juzgara. 
Ahí quedaba su obra inmensa extendida sobre un continen¬ 
te, clara, limpia, como fué su vida, y no temía el fallo de 
la posteridad. Por eso en vida no quiso defenderse, y en 
la muerte confió en el juicio de la historia. 

Seguiremos al hombre, en el triste descenso de su vi¬ 
da, como las santas mujeres a Jesús en el áspero camino 
del Calvario. Más tarde lo acompañaremos a cerrar sus 
azules pupilas en este Solar, cuando la muerte lo hiciera 
inmortal. Y que aun evoca, en las noches de plata, fra¬ 
gantes de selvas y azahares, su figura de patriarca dialo¬ 
gando con las estrellas en solitario deambular, bajo este 
árbol de majestuosa fronda que hoy presta sombra a mi 
ventana, como le prestara otrora a aquella frente, cansada 
de recuerdos y de glorias... 



PROLEGÓMENOS 


HOGAR Y JUVENTUD 

Sintetizaremos aquí la vida de los padres del procer, 
su hogar, su juventud, pedestales inconmovibles sobre los 
cuales se levantan las columnas de su personalidad. Las 
montañas se yerguen muy altas porque tienen cimientos 
de piedras. Horademos en la vida de los grandes hombres, 
y hallaremos también que esas montañas humanas tienen 
profundas raíces en el hogar y en el ambiente que rodeó 
su juventud. 

Por eso voy a pediros me acompañéis a hacer unas 
ligeras incursiones en la genealogía de nuestro héroe. Li¬ 
geras para no cansaros; pero lo suficientemente documen¬ 
tadas para probar el limpio linaje de la sangre que corre 
por sus venas. 

Trasladémonos a la España de las postrimerías del 
siglo XVII; en Zaragoza, encontraremos la casa solariega 
de un hidalgo español, de larga tradición militar. De ese 
tronco hispano nace don Juan Antonio Artigas, abuelo de 
nuestro procer, que desde joven se dedica también a la 
carrera de las armas, tomando parte en la Guerra de 3uce- 
sión, en una de cuyas batallas cayó prisionero. Cuando re¬ 
cobró la libertad, pensó en América, tierra de leyendas, de 
fortunas fabulosas y heroicas aventuras y se embarcó, con 
su alforja de ilusiones, rumbo a estas playas. 

Según los padrones de época, es el primer habitante 
de este apellido que pisa estas tierras, donde su nieto ha¬ 
bía de inmortalizarlo. Pasó a Buenos Aires y se estableció, 
continuando la carrera militar. Allí formó su hogar con 
una distinguida niña, Ignacia Xaviera Carrasco, pertene¬ 
ciente a una de las familias patricias de la vecina capital. 
Su nombre figura entre los expedicionarios que enviara al 
Uruguay el gobernador de Buenos Aires don Bruno Mau- 



26 


ELISA A. MENENDEZ 


/icio de Zabala, para desalojar de Maldonado al célebre 
pirata francés Monreau. 

Habiendo conocido estas tierras resolvió radicarse en 
ellas, y se trasladó con su familia. El mismo dice que habi¬ 
taba estos sitios antes de fundarse la capital, “poseyendo 
casa de firme, árboles y plantíos”. 

Sin embargo volvió a Buenos Aires, porque figura 
en el padrón del primer grupo de familias con que Zabala 
fundara la ciudad de Montevideo, en 1726. 

A pesar de que don Juan Antonio Artigas no sabía 
escribir, Zabala le dispensó el honor de nombrarlo Alcalde 
de la Santa Hermandad del primer cabildo de Montevideo, 
manifestando que sólo exigía honradez y capacidad, y lo 
hacía firmar con testigos. El requisito citado lo había 
dispensado Zabala por cinco años; pero después, teniendo 
en cuenta la capacidad con que desempeñaba los altos 
cargos que se le confiaban, lo vemos ocupando los más 
altos puestos públicos de la naciente población: Alférez 
Real, Alférez Provenzal, Capitán de la Compañía de Ca¬ 
ballos Corazas Españoles, etc., siendo reelegido en muchos 
de ellos. A los ocho años de residir con su familia en 
Montevideo, nació su hijo menor, Martín José, que será 
después padre del fundador de nuestra nacionalidad, y 
que por sus relevantes condiciones de inteligencia y hon¬ 
radez, ocupará más tarde los mismos cargos que desem¬ 
peñara su digno antecesor. 

La rama materna de Artigas también tiene sus raíces 
en España. Fueron sus abuelos don Felipe Pascual Arnal 
y doña María Rodríguez Camejo. Ella, niña aún, figura 
entre las trece familias canarias y gallegas que trajo de 
España el capitán Alzáibar para fundar la ciudad de 
Montevideo. El aparece entre los primeros vecinos, pero 
no fundadores de la ciudad. Establecidos dentro de los 
muros forman su hogar, de cuya unión nace su única hija, 
Francisca Antonia, que será con el correr del tiempo, ma¬ 
dre de nuestro procer epónimo. 

La naciente ciudad de Montevideo, acuna así en su 
tierno regazo a los padres del héroe. 

El pequeño Martín José creció entre otros hermanos, 
los mayores argentinos, como su madre, jugando con li¬ 
bertad estre los sitios baldíos, lagunas y arenales, que las 


ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 27 


olas del Plata formaban en nuestra incipiente capital. Sus 
pulmones respiraron desde niño brisas de libertad ame¬ 
ricana, aprendiendo a amar estas tierras, este cielo; sobre 
todo el anchuroso Plata de olas azules, coronadas de espu¬ 
mas. Recibió la escasa instrucción que las escuelas religio¬ 
sas daban en aquellas épocas. Su firma, Martín Artigas, 
como acostumbraba a firmar, se ve estampada en todos los 
documentos que él expidiera en los altos cargos que le to¬ 
cara desempeñar, a pesar de haber cometido el pecado de 
nacer en América, que lo inhibía para ocupar puestos pú¬ 
blicos, que no fueran cabildante o capitán de milicias, el 
más alto grado a que podían llegar los criollos en el ejér¬ 
cito español - americano. Grado al que alcanzaron el abue¬ 
lo, el padre y el hijo, capitán éste del Regimiento de Blan¬ 
dengues. 

Teniendo en cuenta lo poco accesibles que eran los 
puestos públicos para los americanos, cabe deducir que el 
padre de Artigas era persona de destacada solvencia mo¬ 
ral y económica, para merecer tales distinciones. 

EL HOGAR PATERNO 

Martín tenía 22 años cuando formó su hogar con 
Francisca Antonia, de 14. Fué uno de los testigos don 
Nicolás Zamora, más tarde padrino de Artigas, quien no 
tuvo madrina, según reza la partida bautismal. 

Este hogar de adolescentes debía dejar profunda hue¬ 
lla en la historia uruguaya. Seis vigorosos vástagos forma¬ 
rán su ramaje. La primogénita es una niña llamada Mar¬ 
tina, única de este sexo en la familia; le siguen después 
cinco varones: José Nicolás, José Gervasio, Manuel Fran¬ 
cisco, Pedro Antonio y Cornelio Cipriano. Los dos menores 
murieron muy jóvenes: uno niño y el otro adolescente, 
fulminado por un rayo. Los otros dos se dedicaron desde 
temprana edad a las tareas rurales, en las estancias que 
su padre poseía en Casupá, Chamizo y Sauce. 

Manuel Francisco figura en las luchas por la indepen¬ 
dencia, pero no con papel destacado; mientras José Nico¬ 
lás sólo aparece en el escenario político como uno de los 
prisioneros canjeados en la batalla de las Piedras; y des¬ 
pués acompañando al héroe, con su familia, en el éxodo 



ELISA A. MENENDEZ 


2 S 


inmortal. Se ha perdido su partida de defunción, pero de¬ 
bió fallecer en esa época, porque en 1813 su viuda contrae 
segundas nupcias. 

La única hermana, Martina, se casa cuando apenas 
tiene 15 años de edad, quedando viuda muy joven. Debido 
a la soledad en que la dejó el destino, buscó siempre en 
el hogar paterno el cariño que la muerte le arrebató en 
el suyo, siendo la hija predilecta de su padre, a quien 
acompañó hasta la muerte, acaecida casi a los 90 años 
de edad. 

En el ambiente sano de este hogar honrado se deslizó 
la vida de nuestro procer. Va a la escuela como sus her¬ 
manos; pronto se distingue entre ellos y entre sus condis¬ 
cípulos por su clara inteligencia y aficiones literarias. Sus 
maestros, los monjes del convento de San Francisco, lo 
distinguen y lo estimulan. Es el nieto predilecto de su abue¬ 
lo materno, quien descubre también estas condiciones, y 
sueña verlo convertido en un sacerdote que llegará a ser 
tal vez, un alto dignatario de la iglesia, e “instituye una 
capellanía a su favor”. 

El ambiente de su hogar cristiano y de la sociedad 
que lo rodea, la fe en Dios que le inculca su buena madre 
la fervorosa doña Francisca, sus mentores y ,directores es¬ 
pirituales* todo conspira a despertar en el joven una vo¬ 
cación que no siente. 

La fuerza vocacional de sus mayores, la carrera de 
las armas, le ha sido transmitida y la siente gestar en su 
alma, en forma imprecisa. El impulso decisivo recién apa¬ 
rece cuando ya tiene 38 años; lo lleva a sentar plaza de sol¬ 
dado al crearse el batallón de Blandengues de la Frontera, 
el 4 de marzo de 1797. Allí le confían enseguida tan arries¬ 
gadas misiones, que por sus servicios es ascendido ese mis¬ 
mo año al grado de capitán de milicias, luego al de ayu¬ 
dante mayor de dicho cuerpo, que él contribuye a formar 
reclutando en la campaña gente para el mismo. 

Cabe hacer notar que para la juventud española y 
americana de la época sólo se abren dos horizontes: la 
carrera militar y la eclesiástica. Es también el único por¬ 
venir que se le ofrece al joven Artigas, educado en un ho¬ 
gar patriarcal, de abolengo y distinción, dentro de los mu¬ 
ros de una naciente sociedad colonial. 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 2S* 


¿DONDE NACIO ARTIGAS? 

Hasta ayer, nuestros textos afirmaban que Artigas na¬ 
ció en el Sauce, departamento de Canelones, y exhibían la 
fotografía de una humilde azotea con la siguiente inscrip¬ 
ción: “Casa donde nació Artigas en el Sauce”. 

Cuando esto sucedía, ya había trabajos serios, amplia¬ 
mente comprobatorios de que Artigas vió la luz en Monte¬ 
video, como el publicado en 1907 por el doctor Lorenzo 
Barbagelata, titulado: “Artigas antes de 1810” y el que 
dió a la estampa en 1825 el señor Llambías de Olivar, so¬ 
bre “El linaje de los Artigas en el Uruguay”, en los cuales 
se presentan documentos irrefutables. Aunque para pro¬ 
barlo bastaría con haber publicado la partida de bautismo, 
cuya copia hemos tomado de los libros correspondientes 
de la Iglesia Matriz, la cual dice así: “El día diez y nueve 
de Junio de mil setecientos sesenta y cuatro nació José 
Gervasio, hijo legítimo de don Martín José Artigas y de 
doña Francisca Antonia Arnal vecinos de esta ciudad de 
Montevideo, y yo el doctor Pedro García ío bauticé, puse 
óleo y chrisma en la Iglesia Parroquial de dicha ciudad, 
el veintiuno del expresado mes. 

Fué su padrino el Doctor Nicolás Zamora. 

Doctor Pedro García.” 

Como se ve, este documento prueba que los padres 
de Artigas eran vecinos de Montevideo — como asimismo 
su padrino, de acuerdo a nuestras investigaciones — y 
que el niño fué bautizado a los tres días de nacer, lo que 
habría sido imposible si este suceso hubiese tenido lugar 
en el Sauce, población distante más de 36 kilómetros de 
la capital, y disponiendo de los rudimentarios medios de 
locomoción propios de la época. 

No obstante, aun sigue repitiéndose en algunos textos 
escolares esta infracción a la verdad histórica. Otros la 
han corregido; no ha podido corregirse, ni se ha intentado 
siquiera, del alma del pueblo oriental, donde permanece 
inalterable, como recuerdos que se graban en las mentes 
infantiles. 

Así vemos que anualmente el 19 de junio, aniversario 
del natalicio del procer, nuestro pueblo realiza, con pa- 




30 


ELISA A. MENENDEZ 


triótica unción, una pregrinación al Sauce, a la casa dón¬ 
ele, según se lo enseñaron, nació el padre de la patria. 
Esto sería disculpable si se tratara de cualquier mortal; 
pero refiriéndose a Artigas, figura máxima de nuestra 
historia, a la altura de nuestras instituciones, en un país 
donde abundan hstoriadores y escritores, en el cual exis¬ 
ten archivos públicos y privados con documentación copio¬ 
sa, una prensa ilustrada y culta, es inconcebible que el 
pueblo oriental ande aún a oscuras, buscando a tientas, 
y equivocando el sitio donde nació el fundador de su na¬ 
cionalidad. 

¿Es el magisterio culpable de enseñar tales errores? 
No. Los maestros no somos historiadores, y menos inves¬ 
tigadores. Damos a beber el agua tal como nos la sumi¬ 
nistran. 

Antes de pasar adelante aclaremos el origen de la ci¬ 
tada equivocación.' La casa del Sauce perteneció a los abue¬ 
los maternos de Artigas, don Felipe Pascual Arnal y doña 
María Rodríguez Camejo, y más tarde, por herencia, pasó 
a la madre de aquél; pero cuando ya Artigas contaba nue¬ 
ve años de edad. Sin duda, dada la proximidad de la capi¬ 
tal, la estancia era frecuentada por la familia Artigas, pues 
allí falleció su madre en 1803. 

Ante lo brevemente anotado, cabe hacer esta dolorosa 
reflexión: si alrededor de la personalidad de Artigas, fi¬ 
gura central de nuestra historia, se ciernen tales errores, 
¿qué estaremos enseñando sobre otros proceres de meno¬ 
res quilates? 

El documento transcripto prueba que su nombre era 
José Gervasio. No obstante, él jamás usó el segundo nom¬ 
bre, prefiriendo firmar simplemente José Artigas. Nos¬ 
otros, respetando su voluntad, seguiremos llamándole de 
esta manera. 

EL CONVENTO DE SAN FRANCISCO 

Dediquemos algunas palabras a este célebre convento, 
no sólo porque en él se educó Artigas, sino porque fué la 
universidad donde se formó el espíritu republicano de la 
juventud de la época, que tan brillante papel había de 
desempeñar en las gestas de la emancipación americana. 


ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 31 


Tuvo su origen en un humilde hospicio de frailes, en 
el año 1738, en un rancho de paja y terrón. Con el correr 
del tiempo fué creciendo en edificación y categoría, pa¬ 
sando de hospicio a convento, por disposición del cabildo 
de Montevideo. Desde entonces los jóvenes podían hacer 
alli el noviciado y ordenarse sacerdotes, dando origen al 
clero criollo, que dentro y fuera del convento desempeñó 
papel preponderante, no sólo por el aporte de destacadas 
personalidades, sino porque preparó el espíritu renovador 
de lo más distinguido de la juventud de Montevideo, a la 
que pertenecía el joven Artigas. 

No se trataban alli abiertamente asuntos revoluciona¬ 
rios. Nadie podía acusarlos de subversivos; pero el tra¬ 
bajo se hacía lentamente sobre sólidas bases. Entre los 
autores que se estudiaban con especial interés estaba Rou¬ 
sseau, con sus doctrinas que revolucionaron el mundo; 
Montesquieu, con su tratado “El Espíritu de las Leyes”, 
y especialmente Aristóteles, con sus enjundiosos comen¬ 
tarios sobre las formas de gobierno: la Monarquía, La Aris¬ 
tocracia y la Democracia. La constitución norteamericana, 
el progreso alcanzado por aquel país, sus hombres y cos¬ 
tumbres, todos eran motivos de estudios. 

El espíritu netamente americano de aquellos monjes 
criollos, hacía ver a sus alumnos, con claridad meridiana, 
las enormes ventajas que para los pueblos tiene esta 
forma de gobierno sobre las dos primeras. Allí se critica¬ 
ban los abusos de las monarquías europeas, la negación 
de los derechos del hombre y la falta de libertad indivi¬ 
dual en todos los órdenes, y como consecuencia surgía el 
comentario del absolutismo de España sobre sus colonias, 
el monopolio del comercio, y las mil injusticias de que ha¬ 
cían víctimas a los criollos. 

Las ansias de libertad e igualdad iban echando raí¬ 
ces en el alma de aquella juventud oprimida. 

Allí, en ese yunque cotidiano, se formó el alma de 
Artigas, que concibió y soñó la forma republicana, libre 
de las ataduras de sangre y nacimiento, para estos pue¬ 
blos de América. 

Estas ideas, no fueron hijas de la improvisación y 
las circunstancias, sino el resultado de un largo trabajo 
inteligentemente dirigido. * 




32 


ELISA A. MENENDEZ 


Al estallar la revolución de Mayo era director del con¬ 
vento el célebre Fray José Benito Lamas. No es de extra¬ 
ñar así que una noche lluviosa de 1811, todos los miem¬ 
bros de la comunidad fueran arrojados allende los muros 
de la ciudad, y se les abandonara allí, diciéndoles: “¡Vᬠ
yanse con sus matreros!” 

¡Bien podían marchar los patriotas franciscanos! Su 
obra estaba ya realizada. Eran conscientes sembradores, 
habían depositado la semilla en tierra propicia y espera¬ 
ban alcanzar el fruto de sus afanes. 

Así se explica que cuando el ideal republicano amena¬ 
zaba zozobrar en distintos puntos del continente, hombres 
de la talla de San Martín, Belgrano, Rivadavia y otros, 
pensaran en una monarquía americana, como tabla salva¬ 
dora de la independencia amenazada en aquel mar de 
anarquía. Sólo Artigas y los suyos defendían, sin claudi¬ 
car, el ideal republicano que habían concebido y acaricia¬ 
do dentro de los muros, aparentemente sombríos, del con¬ 
vento de San Francisco. 

Artigas, además, había sido amamantado por madre 
americana; los cantos de su cuna fueron cantos de Amé¬ 
rica. Llevaba en sus venas la sangre de dos generaciones 
criollas; había vivido en la ciudad y en el campo; era esa 
mezcla valiosísima de hombre que se siente firme en todos 
los terrenos. Había convivido con el hombre de la ciudad 
y de la campaña, había compartido la azarosa vida de éste, 
y conocía las aspiraciones justísimas de todos. Había aus¬ 
cultado la psicología de su pueblo, la conocía y la compar¬ 
tía; y, ensanchando el horizonte, comprendía el alma sin¬ 
gular de las multitudes americanas. 

Por el contrario, la mayoría de los proceres de Mayo 
fueron educados en los más aristocráticos colegios euro¬ 
peos, conviviendo con aquellas sociedades llenas de esplen¬ 
dor. Otros hicieron allí su carrera militar, y habían regre¬ 
sado imbuidos de las ideas monárquicas de aquellos pue¬ 
blos en los cuales habían formado su espíritu. 

Por eso, hombres sinceramente patriotas, que sustenta¬ 
ban un mismo ideal, chocaron sin piedad a la aparición de 
los primeros escollos. Todos ven el mal, pero buscan dis¬ 
tintos remedios. Los proceres argentinos se desesperan 
ante la anarquía reinante y piensan dominarla con gobier- 




Pila bautismal existente en la Iglesia Matriz de Mon¬ 
tevideo. donde se bautizó Artigas. Fué empleada pa¬ 
ra tal fin desde el año 17 53 al 1842. 




ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 33 


nos de fuerza, unitarios, monárquicos, al fin. Envían a 
las cortes europeas, una y otra vez, delegaciones oficiales, 
para ofrecer la corona a un príncipe de las casas reinantes 
que se digne aceptarla. 

No es muy halagador el panorama americano que se 
ofrece, para que un príncipe real se resuelva a cambiar 
su vida cortesana, de molicie y esplendor, a fin de venir a 
estas tierras pobladas de indios ardiendo en la hoguera de 
la guerra civil ¡ Oh! ¡ Les sauvages d’Amérique!! decían y 
rehusaban. 

Artigas, que es carne de la carne dolorida, vibrante 
del espíritu de los pueblos de América, no teme la anar¬ 
quía porque piensa que el mal es pasajero. Ve el raudal 
que sale de su cauce y lo avasalla todo. Pero confía que, 
como todas las fuerzas de la naturaleza, pasado ese mo¬ 
mento de transición, buscará el ritmo de su normal des¬ 
arrollo. 

No desespera ni claudica. Escribe valientemente en 
su primer escudo patrio, en 1815: “CON LIBERTAD NO 
OFENDO NI TEMO”. Sigue defendiendo su ideal republi¬ 
cano; dentro de sus formas elige la más libre, proclama 
la más alta: la federal. El choque es rudo. De la ofuscación 
surge la incomprensión; se le acusa de traidor, montonero, 
facineroso, poniendo a precio su cabeza. No importa. Lo 
dejan solo, lo calumnian, lo traicionan, lo vencen militar¬ 
mente, por fin; y marcha al destierro. 

Pero jamás claudica. 

El ideal republicano que concibió su alma adolescente 
en las aulas del convento de San Francisco, será el único 
que la amarga realidad no ha de lograr arrancar nunca de 
su espíritu y lo acompañará cuando en la amarga soledad 
del destierro, emprenda el viaje a la eternidad. 


AÑOS JUVENILES 

La vida dentro de la ciudad es sencilla, monótona. El 
portón de San Pedro se abre y cierra con el Sol. Después 
nadie puede entrar ni salir. No obstante, en aquella so¬ 
ciedad se realizan bailes, fiestas, corridas de toros, desfiles 
militares, se sacan las cédulas de San Juan y de San Pe- 



34 


ELISA A. MENENDEZ 


dro y se encienden las tradicionales fogatas. Se .llevan se¬ 
renatas con alegres guitarras, gaitas y mandolinas, a la 
reja cubierta de enredaderas y claveles rojos, tras la cual 
suspira la maja soñadora... 

Es la vida española trasplantada al Plata. Como todo 
fruto sacado de su medio, pierde algo de su sabor autóc¬ 
tono. 

El joven Artigas no ama la patria que no conoció, allá 
tras el océano, imaginada por las leyendas contadas por 
sus abuelos en las veladas familiares. Ama las cuchillas 
orientales, las aguas del Plata, en las cuales aprendió a 
dilatar sus pupilas y a ensimismarse en el lejano horizon¬ 
te, tan ignoto como el porvenir. Ama la libertad del cam¬ 
po. Por eso va con frecuencia a las estancias donde sus 
hermanos Manuel Francisco y Nicolás, se dedican a las fae¬ 
nas rurales. Allí aprende sus usos y costumbres. 

Hasta los 20 años. Artigas permanece en la ciudad, 
dedicándose a cultivar su espíritu. Fué compañero de es¬ 
tudios de Melchor de Viana, de Vedia y otros, esperando 
siempre ingresar en la carrera militar, que para los ame¬ 
ricanos era muy difícil. Viendo que no le era posible, re¬ 
solvió dedicar sus actividades al acopio de frutos del país, 
los cuales enviaba en carretas a la barraca que su padre 
poseía en Montevideo. A veces iba él mismo conduciendo 
los productos: lanas, cueros, astas, etc., pasando tempora¬ 
das con sus familiares, tiempo que aprovechaba para cul¬ 
tivar sus amistades, hacer vida social y descansar de la 
vida azarosa que le ofrecía la campaña. 

“Su actividad fué notable, — dice Zorrilla. — Trabajó 
y negoció en Misiones, Arapev, Queguay y principalmente 
en Soriano”. 

Conoció el territorio de la república, sus montes, sus 
pasos y picadas. Conocimientos que le fueron útiles, más 
tarde, cuando al ingresar en el Regimiento de Blanden¬ 
gues, el gobernador de Montevideo lo destinó a limpiar la 
campaña, plagada de ladrones, contrabandistas, indios y 
matreros. Puso tal voluntad, inteligencia y valor en el cum¬ 
plimiento de su deber, que en poco tiempo logró cambiar 
el ambiente de la provincia. 

Hallamos comprobado este hecho en una nota que los 


ARTIGAS DEFENSOR DE DA DEMOCRACIA AMERICANA 35 


hacendados pasan al virrey Sobremonte, en 1803, pidiendo 
que envíe al capitán Artigas; sólo a él, comprometiéndose 
ellos a pagarle el sueldo. Hela aquí: “Este se ha portado 
tan bien, con tal celo y eficacia, que en breve tiempo ex¬ 
perimentamos los buenos oficios a que aspirábamos, sien¬ 
do substituido el temor y el sobresalto por la tranquilidad 
de espíritu y la seguridad de nuestras haciendas”. 

Pocos meses después los beneficiarios gratificaban vo¬ 
luntariamente, con f 500, al correcto funcionario. 


SU VIDA SENTIMENTAL 

En la vida espiritual de nuestro héroe hay una gran 
laguna. Le falta la fuerza inspiradora y reconfortante del 
amor. En los años azarosos de su existencia no tuvo a su 
lado el corazón de una gran mujer que le infundiera alien¬ 
to, le ayudara a conocer a los hombres con la intuición 
propia de su sexo, y le ofreciera el refugio de su tierno 
regazo. Le faltó el oasis de un hogar tranquilo y el aliento 
de una mujer amante. 

Sus horas de guerrero y de proscripto son espiritual¬ 
mente solitarias. Siente el vacio de la incomprensión de 
los hombres, la falta de la compañera amorosa y abnegada. 

No obstante amó y formó su hogar. Los vendavales 
de la vida deshicieron el nido apenas formado, dejando en 
su alma una incurable herida, que en vano intentó cica¬ 
trizar. 

Los historiadores están contestes en afirmar que el 
joven Artigas era de regular estatura, de ojos azules y de 
una atrayente fuerza de simpatía que lo convertía en cen¬ 
tro de atracción de los salones que frecuentaba, siendo 
disputado entre las jóvenes de su época. 

De los muchos retratos que sus biógrafos nos han 
legado, hemos elegido, ex profeso, por considerarlo el más 
imparcial, el que hizo de él un argentino, el general de Ve- 
dia, cuando Artigas en Santa Fe levantaba la bandera de 
la federación. Dice así: “Era Artigas de regular estatura, 
ancho y cargado de espaldas, de rostro agradable, algo 
calvo, de tez blanca y de conversación afable y decente. 
Sin embargo de haber pasado la mayor parte de su vida 



36 


ELISA A. MENENDEZ 


en campaña, sus maneras no eran las de un gaucho. Su 
traje habitual era una levita azul con botones militares, 
sobre la cual ceñía el sable. Jugaba mucho a los naipes, be¬ 
bía poco y comía parcamente. Tocaba la guitarra, cantaba 
y bailaba con bastante gracia. Escribía con mucha natura¬ 
lidad, era aficionado a las lindas muchachas, etc.” 

El doctor Busaniche, escritor argentino, comentando 
este retrato, escribe: “nada del monstruo cubierto de ha¬ 
rapos, engendrado por el odio de sus enemigos y adoptado 
por la rutina en la enseñanza oficial”. 

No obstante ser aficionado a las lindas muchachas, 
vemos que a pesar de esa predilección, en la cual Artigas 
no podía ser la excepción, pasó los cuarenta años sin que 
ninguna beldad fuera lo bastante subyugadora para arras¬ 
trarlo al pie de los altares... Tal vez contribuyó a ello la 
vida agitada y llena de peligros que soportó en su juven¬ 
tud, poco propicia para la formación de un hogar. Sin em¬ 
bargo, cuando el amor, más soberano que todos los sobe¬ 
ranos se alojó en su corazón dominó al blandengue endu¬ 
recido por las rudas andanzas de los campos y lo hizo 
pensar en las tibiezas del nido, bajo el alero de la ciudad 
natal. Fué la elegida su hermosa prima Rosalía Rafaela 
Villagrán, hija de una hermana de su padre, doña Fran¬ 
cisca Artigas. La joven creció dentro del ambiente afecti¬ 
vo, tranquilo de aquella sociedad. Casi tres lustros menor 
que su primo José Gervasio, y dada la vida alejada de la 
capital que éste llevara, hizo que hasta entonces no repa¬ 
rase en ella. Pero ahora lo hallamos dispuesto hasta a aban¬ 
donar la carrera de las # armas, a pesar de su vocación y 
prestigios alcanzados. 

En 1805, desde Tacuarembó donde se hallaba desta¬ 
cado, Artigas elevó al gobernador Huidobro una nota so¬ 
licitando su baja del Regimiento de Blandengues y a la 
vez ser transferido a Montevideo donde deseaba radicarse. 
Justificaba la inesperada solicitud en un extenso informe, 
existente en nuestro archivo, escrito de su puño y letra, 
en el cual resume los servicios prestados desde su ingreso 
al ejército español, aduciendo como principal motivo de 
la renuncia su quebrantada salud, que requiere atención 
y tranquilidad. Pero ya sabemos el mal que lo aquejaba... 




ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 3T 


Surge de este pequeño detalle, risueño comentario que 
generaliza el espíritu humano. Físicamente, Artigas debió 
poseer el tesoro de una salud a toda prueba, no sólo por 
la longevidad alcanzada, aun en medio del abandono, sino 
porque en su correspondencia jamás se queja de hallarse 
enfermo, como lo hace San Martín, Bolívar y tantos otros, 
dado que la salud es punto capital que influye inevitable¬ 
mente en las acciones de los hombres. Su salud moral era 
tan recia como su cuerpo. Varón que obra siempre a base 
de verdad, sin dobleces ni subterfugios, tanto en su vida 
pública como privada. Sin embargo, ¡hombre al fin! cuan¬ 
do del amor se trata, no desdeña recurrir a las pequeñas o 
grandes tretas a fin de conseguir la realización de sus 
anhelos. 

El gobernador Huidobro le concedió su traslado a 
Montevideo, nombrándolo oficial de resguardo, y su pa¬ 
dre, dado lo exiguo del sueldo percibido, le regaló una 
casa contigua a la suya, en la calle San Benito, hoy Colón. 
Así pudo la feliz pareja realizar sus sueños de venturas, 
apenas radicado el blandengue en Montevideo, el último 
día del año 1805. 

Aunque la vida de los noveles esposos se inicia en los 
días monótonamente tranquilos del Montevideo colonial, 
pronto se vieron oscurecidos por el humo de la pólvora y 
el tronar de los cañones de las invasiones inglesas de 1806 
y 1807. Artigas, retirado de la vida militar, no vaciló en 
presentarse inmediatamente a ofrecer sus servicios a los 
organizadores de la defensa, ocupando lugar destacado en 
la lucha contra los ingleses en ambas márgenes del Plata. 
Estos acontecimientos, como es lógico, alejaron al esposo 
del hogar recién formado, hasta que el cielo de la colonia 
volvió a recobrar su aparente tranquilidad; pues gestaba 
en su seno tempestades que transformarían pronto la faz 
continental, atando a su historia la vida de aquel hombre 
desconocido, que llegaba a la plenitud de su existencia sin 
que nada hiciera presagiar que estaba reservado a inte¬ 
grar la constelación de los elegidos. 

¡Qué lejos de pensar estaba la joven Rafaela, en el 
momento de sus nupcias, que unía su vida a tan enorme 
destino! 




38 


ELISA A. MENENDEZ 


El mismo blandengue, al renunciar a su carrera mi¬ 
litar, abría prematuramente la puerta al retiro tranquilo 
de la vida privada, en el mismo momento en que la cam¬ 
pana de su sino lo llamaba a cumplir la gran misión que 
le tenía reservada. 

Antes, ese mismo destino con saña despiadada, des¬ 
truyó los cimientos de aquel hogar. Fué la vida de la joven 
esposa una flor cercenada en capullo cuando el amor y la 
dicha aparecían radiantes de plenitud. La maternidad le 
reclamó el sacrificio de su salud. Atacada del mal que 
llaman “locura o delirio puerperal”, se apagó la luz de su 
razón. La esposa y el niño pasaron a habitar en casa de 
su señora madre, doña Francisca Artigas de Villagrán, que 
le prodigó tiernos, pero ineficaces cuidados. El blandengue, 
con aquella herida en el alma, volvió a su regimiento, gra¬ 
ve, silencioso, llevando en sus ojos azules una sombra de 
tristeza que nunca pudo disipar. 

La aurora de la independencia lo encontró en este 
estado espiritual, que no fué óbice para que acudiera al 
llamado del deber, siendo proclamado, como todos sabe¬ 
mos, primer jefe de los orientales. Es ampliamente cono¬ 
cido este período de su vida, de una década de incesante 
lucha; nada le hace olvidar los sagrados deberes que le 
dicta su corazón hacia su esposa enferma y a su pequeño 
hijo, los cuales siguen siendo el fanal que ilumina su exis¬ 
tencia. A pesar de los auxilios que le fueron prestados, la 
noche se hace eterna en el cerebro de la esposa. A veces 
tiene claridades de aurora, que hacen vislumbrar una es¬ 
peranza, pero luego vuelve a caer en una postración fatal, 
haciendo desaparecer toda idea de curación. 

La correspondencia de Artigas con su señora madre po¬ 
lítica revela los vaivenes de su alma entre la esperanza y 
el desaliento. Leeremos algunos fragmentos de estas car¬ 
tas cronológicamente: 

El 16 de agosto de 1809, escribe desde Paso de Polan- 
co: “Mi más venerada señora: Aquí estamos pasando tra¬ 
bajos siempre a caballo, para garantir a los vecinos de los 
malevos. Siento en el alma el estado de mi querida Rafae¬ 
la. Venda Ud. cuanto tengamos para asistirla, que es lo prí- 


ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 39 


inero, y atender a nii José María, que para eso he traba¬ 
jado”. 

La esperanza en la lucha por salvarla se refleja en esta 
carta, conmovedora por su ternura y espontaneidad. 

En 1815, una acentuada mejoría hace pensar en una 
completa curación, y escribe a su suegra, ilusionado y jo¬ 
vial: “Expresiones a Rafaela, dígale que no sea tan in¬ 
grata y que tenga esta por suya”... 

Hasta qué punto pudo creerse en el restablecimiento 
de la esposa, lo prueba una carta que ella dirige al cabildo 
de Montevideo, y que revela no sólo el estado de una per¬ 
sona normal, sino con qué altura y dignidad compartía 
con el esposo su rectitud de espíritu, su honradez y su 
respeto a Iqs intereses de la nación. No en vano corría 
por sus venas la limpia sangre de los Artigas. 

La carta está fechada el 21 de julio del año 1815, en 
Canelones, donde residía con su señora madre. 

1815 es conocido en nuestra historia por el año del apo¬ 
geo de Artigas, y hay razón para ello. Sin duda fué el más 
feliz de su vida, porque en él vió realizar sus grandes as¬ 
piraciones: ha logrado ver a su patria libre de enemigos, 
puede entregarse a su organización política y social, su 
amada esposa ha recobrado el dominio de sus facultades. 
Desgraciadamente ambas conquistas tuvieron el brillo de 
un meteoro. 

El cabildo de Montevideo, queriendo retribuir en al¬ 
guna forma los servicios prestados al país por el jefe de 
los orientales, le ofrece a su familia que pase a residir a 
Montevideo, a fin de atender la educación de José' María 
que está ya en edad escolar, para lo cual puede disponer 
de una casa amueblada y cien pesos mensuales. 

Oíd lo que la esposa contesta: “No está en mí mudar 
de domicilio sin la expresa voluntad de mi señor esposo, 
y así mismo sería habitar la casa que poseemos en ésa, con 
los muebles de nuestro servicio. Yo agradezco el recono¬ 
cimiento que hace V. S. de mi señor esposo, y las propues¬ 
tas que me hace, pero ni puedo ni debo hacer uso de ellas 
sin su aprobación”. 

Esta carta llena de sensatez y cristalina claridad, nos 
exime de comentarios. 


40 


ELISA A. MENENDEZ 


No menos elevación de miras demuestra el jefe de los 
orientales, al dirigirse con ese motivo a la misma corpo¬ 
ración: “Acaba de avisarme mi familia, dice, la generosi¬ 
dad con que V. S. se ha franqueado en su obsequio, po¬ 
niendo casa alhajada, enseñanza a mi José María y cien 
pesos mensuales, para socorro de sus necesidades. Doy a 
V. S. las gracias por tan grato recuerdo. Sin embargo, yo 
conozco mejor que nadie las urgencias de la Provincia, y 
sin hacer traición a la nobleza de mis sentimientos jamás 
podría consentir esa exorbitancia. 

“Por lo mismo ordeno a mi esposa y suegra, admitan 
solamente la educación que V. S. proporcionará a mi hijo, 
y que ellas pasen a vivir en su casa, y solamente reciban 
cincuenta pesos para su subsistencia. Aun esta erogación 
(créamelo V. S.) la hubiera ahorrado a la Provincia, si 
mis facultades bastasen a sostener aquella obligación. Pero 
no ignora V. S. mi indigencia, y en obsequio a mi patria, 
ella me obliga a no ser gravoso y si agradecido”. 

¡Qué hermoso ejemplo de desinterés y abnegación 
nunca desmentido! 

Habla de indigencia, pero por encima de sí mismo y 
de los seres que le son queridos, vela por los sagrados in¬ 
tereses de la patria. 

Tres cualidades innatas en su espíritu, fluyen de esta 
carta, documento magnífico, digno de ser grabado en el 
alma de las generaciones: su desinterés, su honradez y su 
gratitud. 

Pero volvamos al año 1816, que, desgraciadamente, 
fue fatal para la patria y para el alma del caudillo. 

El mal de la amada esposa recrudece matando en su 
espíritu toda esperanza de curación. Entonces levanta al 
cielo sus ojos de creyente, y sepultando su corazón en una 
resignación de asceta, escribe desde su campamento: “De 
Rafaela sé que sigue lo mismo. ¡Cómo ha de ser! Cuando 
Dios manda los trabajos no viene uno solo. El lo ha dis¬ 
puesto así, y así me convendrá. Yo me consuelo con que 
esté a su lado, porque si Ud. me faltase serian mayores 
mis trabajos. Y así el Señor le conserve a Ud. la salud”. 

¡Qué inmensa desolación revelan estas breves pala¬ 
bras! Ha perdido toda esperanza de recobrar su felicidad. 


ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 41 


Y no se equivoca. El mal sigue su marcha y acabará con la 
vida de la esposa el 11 de febrero de 1824, cuando ya el 
héroe se encontraba bebiendo las amarguras del destie¬ 
rro. (1) 

El pequeño José María fué educado por su bondadosa 
abuela que le inculcó una gran veneración por su padre, 
cuyo recuerdo conservó siempre entre sus caros afectos 
infantiles. 

OFRENDA A LOS PADRES DE ARTIGAS 

Volvamos al hogar paterno, aquella tierra generosa 
que nos legara tan magnífico fruto. 

Hay en la vida privada del padre y del hijo muchos 
puntos semejantes. Casi a la misma edad, octogenarios 
ambos, abrazaron al hijo dilecto con la amargura de las 
despedidas eternas. El uno marchaba al destierro, el otro 
quedaba desterrado; pero el dolor tenía la misma inten¬ 
sidad. Aunque el padre fué más feliz que el hijo. El que¬ 
daba en su patria y en su hogar, tenía a su lado el corazón 
generoso de su hija, la dulce Martina, que nunca lo aban¬ 
donó. 

Su esposa lo había precedido veinte años a emprender 
el viaje sin retorno, pues había fallecido en 1803, en su 
estancia del Sauce. 

El anciano retribuyó siempre a su hija los solícitos 
cuidados que le prodigaba, con un inmenso afecto, supe¬ 
rior al de todos sus hijos. Prueba de ello es que cuando 
otorgó testamento, dieciseis años antes de su muerte, a 

(1) Por creerla aún inédita, damos a publicidad la partida 
de defunción de la esposa de Artigas, que hemos tomado del libro 
8, folio 30, de la Iglesia Matriz de Montevideo. 

Dice así: “Rosalía Rafaela Josefa: El once de febrero de mil 
ochocientos veinticuatro: se enterró en el Cementerio de esta Igle¬ 
sia Matriz de Montevideo el cadáver de Rosalía Rafaela Josefa: 
edad 47 años. Hija legítima de don José Díaz Villagrán y de doña 
Francisca Josefa Artigas, de esta ciudad. Casada con don José Ger¬ 
vasio Artigas. Recibió los Santos Sacramentos. Deja un hijo llama¬ 
do José María, de edad 17 años. En verdad lo firmo como Teniente 
Cura. — Fermín Bunguete Arias”. 




42 


ELISA A. MENENDEZ 


pesar de los prejuicios de la época que sólo relegaban a la 
mujer para las tareas domésticas o muñequita de salón, 
la nombró su albacea en primer término, con preferencia 
a Artigas, que lo tué en segundo. La dejó, además, here¬ 
dera de dos suertes de estancias en Chamamé, una chacra 
en Carrasco y otros bienes. Lo que prueba también la des¬ 
ahogada posición económica de que llegó a gozar el hogar 
de los Artigas. 

Sin embargo, al final de su existencia consagrada al 
deber y al trabajo, conoció Don Martín los aleves golpes 
de la fortuna. Así nos lo dice una carta escrita a su hijo, 
a la sazón jefe de los orientales. Es una carta de conmo¬ 
vedora sencillez y desgarradora realidad, en la cual le dice: 
“Que habiendo quedado completamente pobre por efectos 
de las guerras le preste auxilio para seguir trabajando”. 

¡El anciano tiene 82 años! Pero haciendo un supremo 
esfuerzo quiere ir a reemplazar a sus hijos que han partido 
al frente. — La vida es un eterno cine, cuyos cuadros Se 
repiten constantemente. ¡En el atardecer de su existen¬ 
cia estará el hijo guerrro altivo y fuerte de entonces, pi¬ 
diendo al más sombrío tirano de América, bueyes y ara¬ 
dos para seguir trabajando! 

¡Admirable dignidad en la pobreza, santa herencia 
legada por el ejemplo! Cuando los años y la miseria los 
azotan, los dos buscan en sus exhaustas fuerzas el recurso 
del trabajo honrado, antes de convencerse de que las le¬ 
yes naturales son inexorables. 

¿Y qué se hicieron las estancias y cuantiosos bienes 
de don Martín Artigas? — El mismo se lo dice a su hijo, y 
lo dicen también otros valiosos documentos que, como los 
anteriores, nos ofrece el señor R. Llambías de Olivar en su 
libro “El linaje de los Artigas en el Uruguay”: “Don Mar¬ 
tín Artigas fué de los que dió caballadas, sin responsabi¬ 
lidad ni obligación de reintegro alguno en la expedición 
contra los ingleses”. 

Pero más ampliamente lo dice una nota existente en 
el archivo de Montevideo, por la cual vemos que el hijo, 
capitán general de la provincia, se encontró ante el dilema 
de ser juez de su propio padre, en una causa, donde, por 
ventura, la justicia resplandecía inconfundible. Empero, 




ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 43 


su delicadeza personal le prohíbe ejercerla. Entonces se 
dirige al cabildo, por nota, en la cual se reflejan los senti¬ 
mientos doloridos del hijo y la altivez del patriota, que 
quiere pedir sólo justicia. 

Escuchadle: “Me es bastante doloroso oír los lamentos 
de mi padre, a quien amo y venero. Acabo de recibir por el 
correo una solicitud suya relativa a la mendicidad en que 
se halla, y la necesidad que tiene de agarrar algún ganado 
para criar y fomentar sus estancias y con ellas ocurrir al 
sustento de su familia. 

“Yo sin embargo de hallarme penetrado de la justicia 
de su solicitud, no he querido resoverla, librándola a la 
discreción de V. S. Sus padecimientos son notorios igual¬ 
mente que sus pérdidas. Todo el mundo sabe que él era 
un hacendado de crédito antes de la revolución, y que por 
efecto de las mismas todas sus haciendas han sido consu¬ 
midas o extraviadas. 

“Por lo mismo, y estando decretado que de las hacien¬ 
das de los emigrados se resarzan aquellas quiebras, es de 
esperar de la generosidad de V. S. libre la orden conve¬ 
niente, a fin de que se le den 400 ó 500 vacas, en el modo 
y la forma que estima más arreglado a justicia. 

“Yo no me atrevo a firmar esta providencia, ansioso de 
que el mérito decida de la justicia y que no se atribuya 
a parcialidad lo que es obra de la razón”. 16 de julio 
de 1816. 

¡Las guerras serán siempre sinónimas de ruinas y mi¬ 
serias! Observemos la fecha de la carta que comentamos: 
1816. — Fatídico año para la tierra oriental. En su trans¬ 
curso se realiza la segunda invasión portuguesa, que aca¬ 
bará con el poder militar del hijo. 

Víctimas de esta inicua invasión fueron los sencillos 
habitantes de la campaña, que vieron destruido el fruto 
de sus trabajos. Lógico es, pues, deducir que el padre del 
jefe de los orientales fuese una de las víctimas. Sus estan¬ 
cias quedaron desiertas. 

El viejo roble no se convence de su fatal decadencia, y 
piensa que desde la retaguardia puede ser aún útil a la 
patria. Y dejando las comodidades de la ciudad, parte a 
ocupar el puesto que sus hijos dejan vacíos. El sabe que 



44 


ELISA A. MENENDEZ 


el éxito del ejército patriota que comanda su hijo, radica 
en que sus gauchos tengan un fogoso potro y un buen 
asado criollo con que retemplar sus músculos de acero./ 
Y haciendo un supremo esfuerzo quiere ofrendar a la pa¬ 
tria su noble ancianidad. Pero ante la impotencia de sus 
esfuerzos y de su capital desaparecido, “pide a su hijo 
que lo auxilie para seguir trabajando!”. 

¡Magnífico esfuerzo de perseverancia! Bella lección 
digna de ser conocida e imitada por la juventud uruguaya. 
El caudillo conocía su padre. Sabía de su recia voluntad, 
sus hábitos de trabajo, su patriotismo. Y acaso no quiso 
hacerle perder sus últimas ilusiones de servir a la patria. 

El viejo octogenario, levantando su blanca cabeza, de¬ 
jará vagar su mirada cargada de recuerdos sobre las cuchi¬ 
llas repobladas, y sonreirá soñando con la nación que está 
gestando el cerebro de su hijo, sintiendo renacer en el fon¬ 
do de su alma, nuevas esperanzas para seguir trabajando! 

Y cumplió, el viejo centauro de blanca melena. 

Murió en su puesto, al frente de su estancia en Casupá, 
cuando ya casi tenía noventa años. 

Nos lo dice un curioso documento, fechado en ese pa¬ 
raje el 4 de marzo de 1822, por el cual lega a su hija Mar¬ 
tina, como valiosa herencia, una esclava, la negra Vicenta 
que ha comprado expresamente para ella. Y para que a su 
muerte, dice, ninguno de sus hermanos pueda tener inge¬ 
rencia en ella, ni en los hijos que tuviere, le otorga aquel 
documento, tal vez el último que redactó en su vida, que 
hace firmar con testigos, porque ya su mal estado de salud 
no le permite hacerlo. 

Esta última disposición del padre anciano se cum¬ 
plió en el hogar de los Artigas pues Martina en su testa¬ 
mento dispone “que deja libre a la negra Vicenta y a sus 
dos hijos Ambrosio y Marcelino”. 

No se ha encontrado la partida de defunción de don 
Martín Artigas, pero en el año 1825 ya se halla abierta su 
testamentaría. 

El noble viejo, duro como el ñandubay de su tierra, 
cayó vencido por los hachazos de los años; altivo y digno, 
luchando con las tormentas de la vida para legar a sus hi¬ 
jos la herencia de un nombre honrado. No nos explicamos 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERI 


por qué, en el Uruguay, tierra de escritores talentqlbSj^ 
de vigorosos historiadores e inspirados poetas, no haya 
habido, uno que se ocupase de exhumar del olvido los 
nombres de Martín Artigas y Francisca Arnal, padres dig¬ 
nísimos del fundador de nuestra nacionalidad. 

Apenas si en los bancos escolares aprendimos sus nom¬ 
bres escuetamente. Nombres pronunciados sin amor ni 
admiración, que el niño aprende y el hombre olvida. Se 
nos objetará tal vez, que no fueron notables personalida¬ 
des. Estamos de acuerdo. Fueron unos padres ejemplares, 
abnegados y bondadosos, como son la mayoría de los pa¬ 
dres para con sus hijos. 

¡Pero fueron los padres de Artigas! — ¡Y este nom¬ 
bre solo, llena los ámbitos de la patria, y sus ecos, traspa¬ 
sando las fronteras, van muy lejos, llevados por los vien¬ 
tos de la gloria, a perderse en los dominios de la inmorta¬ 
lidad! 


Cuando aparece en el escenario del mundo algo de va¬ 
lor que rebasa los límites de lo común, buscamos a su 
autor, y a continuación queremos conocer su origen, sus 
ideas, sus aficiones. Hasta los más simples detalles de su 
vida toman relieves extraordinarios. 

¿Dónde estaría sepultado el nombre de Cervantes, si 
no hubiese producido el Quijote? ¿Dónde el de Dante sin 
la Divina Comedia? ¿Dónde el de Shakespeare, sin sus 
obras inmortales? 

¿Dónde hemos dejado sepultar, nosotros, los nombres 
de aquéllos que nos legaron al precursor de nuestra na¬ 
cionalidad? Los padres de los héroes, como los de los dio¬ 
ses de la mitología, deben ser inmortales. 

Alguien podrá replicar: Los grandes hombres nacen 
grandes, como las montañas y el océano. Nadie los hace. 
Habría en ello mucha razón. Pero, ¿quién podrá negar la 
poderosa influencia que sobre el espíritu, durante la vida, 
ejerce la educación del hogar? ¿Quién niega las leyes de 
la herencia? 

Marco Aurelio confiesa que debe la rectitud de su ca¬ 
rácter y la base de su sabiduría a las enseñanzas de su ma¬ 
dre. Renán atribuye su grandeza a la influencia de su her¬ 
mana Enriqueta, doce años mayor, que l'ué su madre es- 



46 


ELISA A. MENENDEZ 


piritual. Los Gracos hicieron inmortal a Cornelia, su ma¬ 
dre. ¿Por qué hemos de negar, a nuestro Artigas, con quien 
la vida fué tan avara en satisfacciones, la que fué, tal vez, 
íntima inspiración de la suya, fuerza misteriosa que lo 
ayudó a luchar? 

¡Oh viejo patriarca de límpida memoria! Yo os pido 
perdón por el olvido en que hemos dejado sumergir la 
memoria de vuestros padres. 

Conociendo la veneración que el pueblo os profesa, 
yo, la menos autorizada de sus hijos, me atrevo a prome¬ 
teros, que en mi patria, los niños de mañana pronuncia¬ 
rán con amor los nombres de vuestros progenitores. 

No confío en mis fuerzas: mi pluma es torpe, mi in¬ 
teligencia débil. Confío ampliamente en el patriotismo, jus¬ 
ticia y talento de mis conciudadanos, y especialmente en 
el elevado espíritu del magisterio uruguayo. En su seno 
fecundo y generoso deposito esta semilla. 

Por eso espero que los nombres de Martín Artigas 
y Francisca Arnal, han de ocupar mañana, junto a su hi¬ 
jo dilecto, el sitial de honor que legítimamente les co¬ 
rresponde. 

¿Cómo no confiar en ello, si ayer no más la patria es¬ 
tremecida le ofrendaba el homenaje de su gratitud a “An- 
sina”, su fiel acompañante? 

¿Y puede, acaso, compararse el lugar que ocuparía 
en el alma del caudillo este humilde servidor, al que 
ocuparon sus venerados padres? 

Si el nombre de “Ansina” es pronunciado con res¬ 
peto y gratitud desde el uno al otro confín de la patria, 
¿cómo no confiar que el pueblo oriental sabrá ofrecer 
a su fundador el homenaje para quienes fueron los for¬ 
jadores de su personalidad? 

¡Puedes dormir tranquilo, noble Artigas! 

La gratitud fué una de las cualidades de tu espirita 
y la transmitiste al alma de tu pueblo. El se encargará 
de elevar al sitial de honor que les corresponde las fi¬ 
guras venerables de tus padres, que en su noble ancia¬ 
nidad, se durmieron soñando que un día el hijo dilecto 
los llamaría para compartir unidos el templo de la glo¬ 
ria ! 


PRIMERA PARTE 


EL MAS GRANDE CAUDILLO AMERICANO 


Iniciaremos el estudio de su múltiple personalidad 
desde el punto de vista de caudillo americano, ya que 
siempre se le ha consiáerado solamente como caudillo 
oriental- 

Encontraremos que merece contemplarlo desde este 
punto angular, porque nadie como Artigas comprendió 
la psicología de estas sociedades embrionarias en el mo¬ 
mento más difícil de su historia, ni nadie como él fué 
amado perseguido con tan espontánea sensibilidad nati- 
vista por esas mismas muchedumbres. 

El éxodo es la expresión inconcusa. Eran aquéllas, 
multitudes incultas, producto heterogéneo del suelo, de la 
época y de la sangre española. Pero unidas fuertemente por 
un ideal instintivo, subconsciente tal vez, el de la libertad 
del suelo en que nacieron. 

“Estos pueblos, decía Artigas en un oficio al direc¬ 
tor Pueyrredon, que han comprado la libertad al precio 
de su sangre, nada les acobarda tanto como perderla”. 

El hablaba así, porque conocía sus anhelos, sus dolo¬ 
res, sus miserias, sobre los cuales basaba su fe en la jus¬ 
ticia de su causa, que lo impulsaba a vencer todos los 
obtáculos y sufrimientos. 

Cabe destacar que Artigas nunca tuvo a sus espaldas 
el concurso de un gobierno organizado, que se encargara 
de prepararle nuevos elementos defensivos. No tuvo un 
estado mayor, ni un cuerpo consultivo, ni siquiera un dia¬ 
rio que lo defendiera- Estuvo siempre solo. Era cerebro 
pensante y brazo ejecutor. Sus tropas nacían espontánea¬ 
mente de aquellos campos desiertos, con la misma pujan¬ 
za y reciedumbre que sus talas y sus espinillos, los cuales 



48 


ELISA A. MENENDEZ 


por igual dan llores y acunan sin saberlo a un tierno nido, 
como arañan con sus punzantes espinas al osado que 
pretende arrebatarles sus tesoros. Y aquellas vidas tris¬ 
tes, perdidas en los campos desolados, entre los montes 
o las sierras, sin otro horizonte que el monótono correr 
de los días, sin estímulos, sin ambiciones, vacías de idea¬ 
les, hallaron de pronto en las mágicas palabras Patria y 
Libertad, un hálito de vida nueva con qué llenar sus al¬ 
mas, tan pobres como sus cuerpos. Un algo desconocido, 
haciéndoles entrever que sus vidas tenían una razón de 
existir y de morir por un fin superior. 

Este fué el secreto del valor denodado de los gauchos. 

Concibieron una Patria, cuya grandeza dependía de 
la libertad que ellos supieran darle, y se lanzaron a con¬ 
seguirla sin cálculos ni vacilaciones. La amaron más que 
a su madre, porque la patria era su propia concepción, 
y tuvieron por única ambición hacerla libre, grande, fe¬ 
liz, con esa desproporción que pone el niño en sus pro¬ 
yectos. Sintieron el orgullo de ostentar por ella el sacri¬ 
ficio, y levantaron un culto al coraje y al heroísmo, como 
único fin que daba grandeza al hombre- El índice de su 
valer estaba condicionado al valor brutal que demostraran 
en los entreveros. 

He ahí el gaucho, ese complejo semitrágico, valien¬ 
te hasta la temeridad, mezcla de generosidad e hidalguía, 
que brotó como producto autóctono de todas las latitudes 
americanas, porque en todas partes la semilla humana 
crecía en las mismas precarias condiciones, llevando en 
germen un ansia de justa redención. 

Por eso amaron y siguieron al hombre que considera¬ 
ron superior, capaz de conducirlos a la victoria. 

Y surgió otro producto americano: EL CAUDILLO. 

Los hubo buenos y malos, desinteresados y ambicio¬ 
sos, patriotas y egoístas. Nadie podrá negar que con esa 
arcilla humana se plasmaron las naciones americanas. 
Todos dieron su sangre generosa para fertilizar el suelo 
donde se enterraron muy hondas las raíces de potentes 
nacionalidades. Sin ese combustible nativo que se echó 
sin vacilar en la hoguera de la guerra, hubiera sido im¬ 
posible el triunfo de la Revolución de Mayo. 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 49 


Montevideo ha realizado un acto de estricta justicia 
levantando en bronce imperecedero un monumento al Gau¬ 
cho, como 16 ha hecho también con la Carreta, ornando 
uno de sus hermosos parques- 

Ambos elementos han entrado ya en el silencio largo 
de la tradición. Pero silencio no significa olvido, y Amé¬ 
rica no podrá olvidar a aquellos forjadores rudos y hu¬ 
mildes, que sirvieron de piedra angular al edificio de vein¬ 
tiuna naciones que se enorgullece de ostentar este rico 
continente. Tierra elegida para cumplir un gran destino, 
presagiado desde su nacimiento en la inmensidad de sus 
selvas, en la altura de sus montañas, en el vómito ígneo 
de sus volcanes, en sus ríos como mares, en el abrazo de 
los dos océanos, arrullándola en sus ondas, como a una 
deidad profética, con el canto de todos los mundos. 

Lógicamente, en una tierra enriquecida por tantas 
grandezas, el hombre, obra magistral de la naturaleza, no 
podía nacer empequeñecido. Estos pueblos en edad de in¬ 
fancia realizaron prodigios que asombraron a aquéllos 
que habían bebido las enseñanzas de las viejas civiliza¬ 
ciones y disponían de todos sus beneficios. Los hombres, 
vivían envueltos en la indiferencia de la ignorancia, como 
el puma y el cóndor, en las distintas latitudes de Améri¬ 
ca. Cuando el deber despertó sus corazones, se lanzaron 
a la heroica empresa, cada uno dispuesto a cumplir su 
destino, feliz o desgraciado, pero a cumplirlo, sin medir 
ni temer las consecuencias- 

Así vemos a Páez realizar proezas en las dilatadas 
sabanas de Venezuela, como a Giiemes en las sierras de 
Salta y Tucuinán, a Rivera en las Misiones, a Lavalleja 
llevando a feliz término su sueño épico de enfrentarse 
al Imperio del Brasil, con 33 hombres mal armados y ves¬ 
tidos. Serían incontables sus nombres y hazañas si inten¬ 
táramos enumerarlos. 

Por enchila de todos, con caracteres propios, se eleva, 
cual un potente faro iluminado el escenario que lo ro¬ 
dea, la figura de Artigas, como el más grande caudillo 
americano. 

Porque Artigas no estaba plasmado con la pasta co¬ 
mún de los caudillos. Poseía, sí, esa fuerza subyugante. 


50 


ELISA A. MENENDEZ 


magnética, que los caracteriza. Conocía la psicología del 
criollo, con sus, virtudes y defectos, y comprobando sus 
dolores, aspiró siempre mejorar su suerte. La sinceridad 
de su proceder despertó el amor y la admiración por él 
en aquellas masas desamparadas. 

Lo prueba la frondosa correspondencia de Artigas, 
que dirige a cabildos y congresos, en la cual hallamos con 
frecuencia frases sencillas, puestas al pasar, pero grandes 
en su modesta elocuencia. 

“Enseñemos a los paisanos a ser virtuosos”... “Que 
los hombres se compenetren de sus deberes”.. . “Haga¬ 
mos la felicidad de estos pueblos”... “Pensemos primero 
en los sacrificios de la provincia”.. . 

Palabras expresadas generalmente como complemento 
de otras ideas, que pasando inadvertidas para el lector 
indiferente, señalan, no obstante, lincamientos generales 
de su obra cívica, acaso más grande que la militar. 

Elevar el nivel moral y material de estos pueblos, 
predicando con el ejemplo, para lo cual despreciaba ho¬ 
nores, sueldos y títulos, fué una de sus constantes aspi¬ 
raciones. Asi lo dice al cabildo de Montevideo, reprochán¬ 
dole su afición a los honores, le cita el caso de haber re¬ 
chazado él mismo, ante aquella corporación, el 25 de Abril 
de 1815, el título de “Protector y Patrono de la Libertad 
de los Pueblos”. — “Los títulos son el fantasma de los 
estados, le dice, y sobra a esa ilustre corporación tener 
la gloria de sostener su libertad.. . Por lo mismo he 
conservado hasta el presente el título de simple ciuda¬ 
dano, sin esperar la honra con que el año pasado me dis¬ 
tinguió ese cabildo.. . Días vendrán en que los hombres 
se penetren de sus deberes y sancionen con escrupulosi¬ 
dad lo más interesante al bien de la provincia y honor 
de sus conciudadanos.. .” 

Quien piensa, se expresa y obra así, no es un cau¬ 
dillo vulgar, como han querido pintarlo sus detractores. 

Esta nota, como otras que vamos a transcribir, son 
códigos de austeridad; revelan el alto concepto que tenía 
de su responsabilidad como funcionario público; que con 
el ejemplo y la palabra se proponía inculcar en sus conciu¬ 
dadanos, ya que a aquella generación le cabía el honor 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 61 


de construir el basamento de la patria, por consiguiente 
habia de servir de ejemplo a la posteridad. 

Nacido en Montevideo en un hogar de honrosa tra¬ 
dición, el héroe formó su espíritu con el ejemplo de vir¬ 
tudes varoniles, rico patrimonio de la familia Artigas. 
En consecuencia, el hogar, la escuela y la vida, contri¬ 
buyeron a tejer su alma con recia trama americana. 

Y aquellas multitudes oscuras le confiaron su incier¬ 
to destino, porque cuánto más primitivo es el hombre 
siente con más vigor la fuerza orientadora del instinto. 
Hacía él iban aquellos hombres rudos, como moléculas se- 
miinconscientes, llevadas, a reunirse a ese núcleo central 
que los atraía con la fuerza de su espíritu. No alcanzaban 
a comprender su grandeza, pero la presentían en lo ín¬ 
timo de su ser, como una fuerza subyugante. 

El héroe, con un inmenso corazón de hombre, se sen¬ 
tía responsable de aquellos pueblos niños, que confiaban 
en él con candorosa fe de infancia campesina. Asi se lo 
dice a Rivera el 17 de diciembre de 1816, con motivo de 
la sublevación en Mercedes del Regimiento de Blanden¬ 
gues: “Vd. no ignora que mi interés es el de todos los 
orientales, y que si los motivos de una convulsión fueran 
bastante para sofocar nuestros deberes, ya antes de aho¬ 
ra hubiera rechazado un puesto que no me produce sino 
azares. Ud. no lo ignora, pero la confianza que depositaron 
en mí los paisanos para decidir de su felicidad, es supe¬ 
rior en mi concepto, a los contratiempos. Ella me em¬ 
peña a superar las dificultades, y a tirar el carro hasta 
donde me lleguen las fuerzas. Tome de mí un ejemplo: 
obre y calle, que al fin nuestras operaciones se regula¬ 
rán por el cálculo de los prudentes”- 

Helo aquí al caudillo, consciente de su deber y res¬ 
ponsabilidad. De ahí parte su visión de estadista, de so¬ 
ciólogo humano y comprensivo. Su vida de guerrero no 
le permitió colgar su espada; pero no pudo impedirle 
que pensase y expresara con inteligencia la organización 
definitiva que convenía a estos pueblos. Además de las 
históricas instrucciones del año XIII, toda su correspon¬ 
dencia sostenida con cabildos y congresos, está plena de 
resoluciones acertadísimas sobre las medidas a adoptar. 




ELISA A. MENENDEZ 


62 


Porque, como lo dice el doctor Acevedo: “Suprímase a 
Artigas del escenario de la revolución en el período de 
1811 al 1820, que es también el de la formación vigorosa 
de los pueblos del Río de la Plata, y las provincias argen¬ 
tinas hubieran constituido, lógica y naturalmente una 
monarquía, y no una monarquía autónoma, sino una mo¬ 
narquía tributaria de otras más fuertes, que habría rea¬ 
nudado, con ligeras variantes el régimen del coloniaje 
español”. 

Sin embargo, aun se sigue enseñando a niños ameri¬ 
canos la figura de un Artigas deformada por ambiciones 
personales, manchada de sangre, crímenes y robos; lle¬ 
gando a negarle, como lo hace Mitre, hasta “el instinto 
animal de su propia conservación”. 

No obstante es dable esperar que cuando la historia 
del Río de la Plata se escriba con sereno sentido crítico, 
con menos chauvinismo localista, basándose en los innu¬ 
merables documentos de la época, única fuente que nos 
conduce a la verdad, no ha de faltar en la tierra argenti¬ 
na, cuna de un pueblo hidalgo, un hombre que encarnan¬ 
do la justicia histórica, levante la voz para reivindicar 
en su patria la figura de uno de los más grandes defenso¬ 
res de los derechos de su pueblo, paladín de la forma de 
gobierno republicano-federal, que la Argentina ostenta 
con orgullo. Por cuyos fueros, hoy la humanidad espanta¬ 
da se desangra ante la amenaza de perder las valiosas pre¬ 
rrogativas humanas, que le otorga la más justa de las 
formas de gobierno, conocidas hasta el presente. Porque 
si nos detenemos a estudiar los vicios e imperfecciones 
de las instituciones republicanas, encontramos siempre 
que ellos son hijos de los hombres que aplican sus leyes, 
y no de su esencia misma, humana y justiciera. 

Artigas bregó por legarle esa valiosa herencia a los 
pueblos del Plata. 

Por eso esperamos que un día, en la gran metrópoli 
argentina, no ha de faltar un sitio prominente para que se 
yerga su figura de procer americano, fundida en el bron¬ 
ce de los héroes, o en el mármol de los mártires, como 
acto de justicia dictaminado por el pueblo de la federa- 


ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 5S 


ción del Sur, al que fuera salvador de la democracia rio- 
platense. 

Porque si las cosas inanimadas tienen alma, si hay 
hasta en los más humildes objetos hogareños algo de nues¬ 
tro yo, si a todo lo que amamos le transmitimos los más 
delicados átomos de nuestro espíritu, las estatuas, a pe¬ 
sar de su serenidad olímpica, deben estar impregnadas 
de los más nobles atributos de los seres que representan, 
de esa chispa genial que los elevó sobre la vulgaridad- De 
ahí que “las estatuas no se odien”, como dice Rodó, por¬ 
que han quedado diluidas en ellas, como sutilísimo per¬ 
fume espiritual, lo más puro del ser. Esa porción lumino¬ 
sa del alma, que en más o menos grados todos poseemos, 
y por la cual nos acercamos a Dios. 

No temamos, pues, reunirlas. Ellas nos darán, en su 
majestuosa serenidad, el raro ejemplo de saber perdonar 
los errores humanos. 

ESTADISTA MAS QUE GUERRERO 

Artigas no nació para la guerra. Su alma contenía un 
gran caudal de amor hacia los pueblos, estaba dotada de 
un hálito de idealismo. Creía en la lealtad de los hombres, 
en la fidelidad de las muchedumbres. Cualidades éstas 
que no caben en el espíritu insensible de un guerrero- 
“Artigas fué general, —dice el doctor Acevedo—, porque ha¬ 
bía necesidad de que alguien mandara los ejércitos”. 
Cuánto más nos internamos en el templo de su alma, con 
la unción del creyente y el escalpelo del anatomista^ nos 
encontramos con ideas directrices, recias y elevadas. 

Admiramos en él al estadista, al fundador de pueblos, 
al encauzador de multitudes, que marca rumbos, más que 
con la pluma, con aletazos de corazón, donde una clara 
intuición del ambiente y de la hora, juegan rol prepon¬ 
derante. 

Artigas no nació para guerrero, repetimos, porque 
estos destruyen siempre, ya que la destrucción entra 
en sus cálculos y éxitos. Y Artigas anhelaba construir, 
no fastuosas ciudades plenas de progreso material, que 
más tarde surgirían como corolario de su propia obra, 
sino un limo de alma virtuoso, rico en abnegación y pro- 



54 


ELISA A. MENENDEZ 


bidad, que sirviera de materia prima al gran pueblo ame¬ 
ricano que se esforzaba en formar. 

Nos permite formular estas afirmaciones, la lectura 
detenida de su frondosa correspondencia oficial, manteni¬ 
da con el cabildo de Montevideo durante los años 1815 y 16, 
desde su cuartel de Purificación que acaba de ser publi¬ 
cada por el Archivo Nacional de Montevideo. (1) 

Llama la atención la variedad de asuntos que son 
sometidos a su juicio. — Así hallamos a Artigas ya ac¬ 
tuando como juez, ya impartiendo órdenes, ya aconse¬ 
jando como debe obrar el cabildo, cuya autoridad respe¬ 
ta como partícipe del gobierno civil, político y militar 
de la provincia; pero al cual también le censura su pro¬ 
ceder cuando halla que no ha procedido con la justicia 
o altivez que su alta representación le exige. Empero, 
en todo momento se revela el hombre de conceptos cla¬ 
ros, acrisolada honradez y razonable tolerancia. No le 
importa ser severo si el caso lo requiere, y aconseja al 
cabildo que obre lo mismo, pero con justicia, dictando 
esta sentencia digna de un juez de alta investidura jerár¬ 
quica y moral: “Los magistrados deben ser enérgicos, 
garantidos en la solidez de sus virtudes”. 

. Magnifica frase de eterna aplicación, porque es la 
única base en que puede cimentarse la feble justicia hu¬ 
mana. 

En todos sus fallos campea la esencia misma del 
pensamiento citado. Oigámoslo: “...Estas ventajas, dice, 
debemos concedérselas al hijo del país para su adelanto. 
V. S. castigue severamente al que fuese ilegal en sus 
contratos o al que por su mala versación degradase el 
honor americano. Enseñemos a los paisanos a ser virtuo¬ 
sos a presencia de los extraños, y si su propio honor no 
los contiene en los límites de su deber, conténgalos al 
menos, la pena con que serán castigados”. 

Estas palabras tienen la sensatez y austeridad de un 
padre severo, que a cualquier precio quiera formar en 


(1) A esta fuente de seriedad insospechable pertenecen los 
documentos que insertamos en esta parte, dirigidos al cabildo de 
aquella época. 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 55 


sus hijos caracteres morales, a fin de que honren el nue¬ 
vo continente. Los estimula pero les exige honradez, 
sin cuyo requisito caerán bajo la sanción penal. 

En el segundo punto que trata el oficio, comproba¬ 
mos de nuevo al juez incorruptible, impetrando al ca¬ 
bildo a ser inexorable en su deber, pero después de la ab¬ 
soluta conformación de las faltas cometidas; no obstan¬ 
te ser el acusado un comandante del ejército. — Vemos 
que para Artigas los galones no eran un timbre de invio¬ 
labilidad, ni siquiera de mérito personal. Acaso por eso 
mismo él nunca los usó, conformándose siempre con su 
sencilla chaquetilla de blandengue, a pesar de que los 
pueblos, en el más libérrimo sufragio, porque había naci¬ 
do en lo íntimo de sus conciencias ciudadanas, lo ungieron 
con el grado de general. Sin embargo jamás hizo uso 
de este justísimo título, firmando siempre con lacóni¬ 
ca sencillez: José Artigas. La modestia era una de las 
columnas más sólidas de su espíritu, que armonizaba, 
además, con el ambiente de pobreza en que se desarro¬ 
llaba la vida americana. 

Sigámoslo estudiando en su carácter de juez: “Es 
la primera insinuación, dice, que tengo sobre los degra¬ 
dantes procedimientos del comandante Moreira. V. S- co¬ 
mo Gobernador político y militar obre francamente cuan¬ 
do llegue a su presencia, y después de la confirmación 
precisa de sus atentados... Para mí nada hay tan lison¬ 
jero, como ver plantado el orden y que los perturbado¬ 
res no queden impunes. Sea V. S. inexorable para este 
deber. No haya la menor condescendencia a presencia del 

delito y seremos felices”. 

Horas cruentas y difíciles se le presentaban al pro¬ 
tector, plenas de desbordes y pasiones, entre las cuales 
anhelaba echar las bases de una conciencia ciudadana, 
desconocida hasta entonces, que sirviera de ley y freno 
a la embrionaria nacionalidad que gestaba. 

Se sentía responsable de aquellos pueblos que sur¬ 
gían a la vida con todas las rebeldías de su inculta ju¬ 
ventud, y comprendía que para dirigirlos necesitaba em¬ 
plear mano de juez y corazón de padre- 

Sigamos estudiando el mismo documento; hallaremos 



56 


ELISA A. MENENDEZ 


un tercer punto, por el cual desaprueba la conducta asu¬ 
mida por otros dos oficiales, acusa al cabildo por no ha¬ 
ber sabido defender su propia autoridad ultrajada, exi¬ 
giéndole más dignidad en consonancia con su alta inves¬ 
tidura: “No he podido mirar con indiferencia, el despe¬ 
cho de los oficiales Iglesia y Fragata, ni dejaré de incre¬ 
par la indolencia con que miró V. S. el ultraje de su au¬ 
toridad. Debió V. S. mantener arrestados dichos oficia¬ 
les, y haber dado parte a su comandante como a mi, es¬ 
perando la resolución para soltarlos. Pues de esas con¬ 
descendencias no espere buenos resultados. Los magis¬ 
trados deben ser enérgicos, garantidos en la solidez de 
sus virtudes”. 

Es un soldado quien piensa y obra asi- ¿Llevaría la 
toga con más alta dignidad un hombre empapado en la 
difícil ciencia del derecho? 

Veamos cómo responde al cabildo cuando este le 
propone para desempeñar un puesto de responsabilidad 
a un ciudadano honorable, que posee todas las condicio¬ 
nes necesarias, pero le advierte que no es adicto a su 
persona. En seguida Artigas encuentra esta fácil solu¬ 
ción: “Hallando V. S. todas las cualidades precisas en el 
ciudadano Pedro Elisondo para la administración de fon¬ 
dos públicos, es indiferente la adhesión a mi persona. 
Póngalo en posesión de tan importante ministerio...”. 

¡Qué hermosa lección de tolerancia política! A esa 
fuente pura, que brotó allá en los cimientos de la patria, 
deben ir a beber esas sabias enseñanzas nuestras deficien¬ 
tes democracias, impulsadas por encontrados intereses, en¬ 
tre los cuales vemos, con dolor, zozobrar o perderse en 
la esterilidad los más puros valores ciudadanos. Allá de¬ 
ben volver sus ojos, como vuelven los suyos a la Atenas 
milenaria, las almas sedientas de refrescar sus ansias de 
perfección en las más elevadas concepciones artísticas 


# 

ARTIGAS Y EL COMERCIO EXTERIOR 


Lo encontramos ahora tratando con el comandante de 
las fuerzas de S. M. Británica, interesada en implantar 


ARTIGAS DEFENSOR DE DA DEMOCRACIA AMERICANA 57 


su comercio en los puertos de la Provincia Oriental; ve¬ 
mos con cuánta energía defiende los intereses y dignidad 
de su pueblo. 

Con clara visión de estadista, le ofrece las garantías 
necesarias para comerciar con libertad, pero exigiéndole 
que se someta a las leyes territoriales, como las imponen 
los ingleses en sus dominios. 

El documento que vamos a transcribir, fechado el 
12 de agosto de 1815, es una pieza interesantísima, llena 
del color de la época, que retrata con rasgos másculos su 
recia personalidad. 

“...Ya dije a V. S. lo que respondí al comandante 
principal sobre el comercio inglés: mis puertos estaban 
abiertos, que la seguridad de sus intereses mercantiles 
era garantida, debiendo los comerciantes para importar y 
exportar sus mercancías, reconocer por puertos precisos 
Colonia, Montevideo y Maldonado; Que dichos comercian¬ 
tes ingleses no pueden comerciar con Buenos Aires, mien 
Iras nuestras desavenencias con aquel gobierno no quedad 
allanadas...”. 

“Si no le acomoda haga V- S. retirar todos sus buques 
de estas costas, que yo abriré comercio con quien nos 
convenga. 

“En cuyo concepto, prevengo a V. S. no se rebaje 
un ápice de su representación... Los ingleses deben co¬ 
nocer que ellos son los beneficiados; por lo mismo, ja¬ 
más deben imponernos: al contrario, deben someterse a 
las leyes territoriales, según lo verifican todas las nacio¬ 
nes, y la misma inglesa, en sus puertos. Aún no he te¬ 
nido contestación. Yo avisaré a V. S. de cualquier resul¬ 
tado”- 

La conciencia de la gran causa que defiende eleva 
el valor moral de este varón de ingénita modestia, que 
acompaña a su pueblo en la indigencia, en un oscuro rin¬ 
cón de su provincia, para erguirse lleno de dignidad y 
tratar de igual a igual al representante de la nación más 
rica y dominadora del mundo. Encuadra perfectamente 
aqui, transcribir el juicio que uno de los hermanos Ro- 
bertson vierte sobre Artigas, por ser un comerciante in- 



68 


ELISA A. MENENDEZ 


glés que lo conoció, precisamente, en los momentos que 
historiamos (1815). 

Sus palabras son pinceladas de luz que dan color 
y vida al cuadro que bosquejamos, por la sencilla espon¬ 
taneidad que pone en los detalles; también por provenir 
de un hombre influenciado por las calumniosas pasiones 
del ambiente desatadas contra Artigas. 

Recordemos que estos hermanos Robertson eran de 
aquellos espíritus audaces, que desde todos los ámbitos 
del mundo, se lanzaron a nuestras playas en busca de for¬ 
tunas y aventuras. Hombres de incierta cultura, amantes 
de la investigación, hábiles observadores, describieron con 
claridad el ambiente, los hombres, las cosas, plenas del 
encanto de lo nuevo, que les ofrecía este rico continente, 
como lo prueban sus dos interesantes libros: Letters on 
South America y Letters on Paraguay. 

Eran estos viajeros, a pesar de su apariencia mer¬ 
cantil, verdaderos exploradores del nuevo mundo, en 
aquellos momentos que despertaba, más que nunca, las 
ambiciones de conquistas europeas. En 1815, los citados 
comerciantes remontaban el Paraná en un barquichuelo 
cargado de mercancías, cuando, según sus informes, fue¬ 
ron alcanzados por una partida de gauchos artiguistas, 
que lograron apoderarse del cargamento conducido. Co¬ 
mo la provincia de Corrientes estaba a la sazón bajo la 
égida del protector, aquéllos reclamaron los daños y per¬ 
juicios sufridos, a pesar de los pésimos informes que ha¬ 
bían recogido en sus viajes por las provincias platinas, 
tomadas especialmente del famoso libelo de Cavia y de 
las leyendas a que dió origen. 

No obstante, los citados hermanos se dirigieron a Ar¬ 
tigas en demanda de justicia; éste, en posesión de las 
pruebas del delito, ordenó en seguida la devolución de 
las mercaderías, así como la libertad de algunos prisio¬ 
neros. Lógicamente es suponer que la orden no era de fᬠ
cil realización, y sólo pudo ser cumplida en partes. 

Entonces uno de los Robertson resolvió ir hasta su 
campamento, a fin de conseguir de Artigas la indemniza¬ 
ción de las mercaderías no rescatadas, que avaluaba en 
unos $ 6.000. 


ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 5» 


Fácil es deducir que si el citado comerciante no co¬ 
nocía bien al protector, menos conocía la situación finan¬ 
ciera de su incipiente gobierno, cuando se resolvía a pre¬ 
sentar una demanda, que, aunque no carecía de justicia, 
era de imposible solución en aquellos difíciles momentos. 

A pesar de venir mal predispuesto hacia la persona 
que iba a entrevistar, no pudo disimular la admiración que 
le causó aquel hombre, del cual tantas difamaciones ha¬ 
bía escuchado. Con la lealtad propia de un caballero de 
esa raza fuerte, parca en palabras elogiosas, describió ma¬ 
gistralmente el cuadro de grandeza y miseria que le ro¬ 
deaba. Son unas breves páginas, interesantísimas, plenas 
de realismo y de color, escritas sin alardes literarios, que 
tienen la virtud de transportarnos, de hacernos vivir aque¬ 
llas horas genésicas de nuestra historia, donde un cere¬ 
bro fuerte que alimenta un carácter, amasa con sus ma¬ 
nos, en medio de todas clases de miserias, los cimientos 
de la libertad de los pueblos del Plata- 

Escuchésmolo: “...Y allí encontré al Excmo. Señor 
Protector de la mitad del Nuevo Mundo, sentado en una 
cabeza de buey, junto a un fogón encendido en el suelo 
fangoso de un rancho... Lo rodeaban una docena de 
oficiales andrajosos. El Protector estaba dictando a dos 
secretarios, que ocupaban en torno de una mesa de pino, 
las dos únicas sillas que había en la pieza, y esas mis¬ 
mas con el asiento de esterilla roto... El piso del depar¬ 
tamento de la choza se encontraba sembrado de ostento¬ 
sos sobres, de toda§ las provincias, distantes algunas de 
ellas 1500 millas... En la puerta estaban los caballos ja¬ 
deantes de los correos que llegaban cada media hora, y 
los caballos de refresco de los que salían con igual fre¬ 
cuencia ... De todos los campamentos llegaban a galope 
soldados, edecanes, exploradores... 

“Todos ellos se dirigían a S. E. El Protector, que sen¬ 
tado en su cabeza de buey, dictaba y despachaba todos 
los asuntos que le llegaban, con una calma distinta de la 
“nonchalance”... 

“Pienso que si los asuntos del mundo entero hubieran 
pesado sobre sus hombros, hubiera procedido de igual 
manera. Parecía un hombre abstraído del bullicio, y era 



«o 


ELISA A. MENENDEZ 


de este sólo punto de vista, si se me permite la alusión, 
semejante al más grande de los generales de nuestros 
tiempos.. . 

“Al leer mi carta de introducción, S. E. se levantó 
de su asiento y me recibió, no sólo con cordialidad, sino 
también, lo que me sorprendió más, con modales com¬ 
parativamente de un caballero y de un hombre realmen¬ 
te bien educado. Habló conmigo alegremente de sus apar¬ 
tamentos oficiales, y como mis corvas y mis piernas no 
estaban acostumbrados a ponerse en cuclillas, me pidió 
que me sentara en el canto de un catre de cuero, que es¬ 
taba en un rincón del cuarto y me hizo acercar al fuego- 

“Sin mayores preámbulos, puso en mis manos su 
propio cuchillo, con un pedazo de carne de vaca bien 
asada. Me pidió que comiera, me hizo beber, y por últi¬ 
mo me ofreció un cigarrillo. 

“Iniciada la conversación, la interrumpió la llegada 
de un gaucho, y antes de que hubieran transcurrido cinco 
minutos, ya el General Artigas estaba nuevamente dictan¬ 
do a sus secretarios, engolfado en un mundo de nego¬ 
cios, y al mismo tiempo que me presentaba excusas por 
lo que había pasado en la Bajada y condenaba a sus au¬ 
tores, me decía que apenas de haber recibido la carta 
del capitán Percy, había dado orden que me pusieran 
en libertad. 

“Era aquel un ambiente en que simultáneamente se 
conversaba, se escribía, se comía y se bebía, en razón de 
que no había cuartos distintos para cada tarea. El tra¬ 
bajo del Protector se prolongaba, desde la mañana has¬ 
ta la noche, lo mismo que su comida; porque así que 
un oficial se alejaba del fuego, otro tomaba su sitio jun¬ 
to al asado. 

“Habiendo pasado ya varias horas con el General, le 
entregué la carta del Capitán Percy, y con palabras tan 
moderadas como lo permitía la explicación de mi caso 
inicié el reclamo de indemnización. 

“Ya ve Ud. me contestó, con gran calma y esponta¬ 
neidad, de qué modo vivimos aquí. Es lo más que pode¬ 
mos hacer en estos duros tiempos, para conseguir carne, 
aguardiente y tabaco- Pagarle a Ud. $ 6.000 ahora, es 



ARTIGAS DEFENSOR DE DA DEMOCRACIA AMERICANA 61 


algo tan fuera de alcances, como pagarle $ 60.000 o $ 
600.000. 

“Mire Ud. dijo, y levantando la tapa de una^vieja 
caja militar, señaló una valija de lona que había en el 
fondo: aquí está todo mi tesoro, que llega a $ 300; y 
antes de la llegada de la próxima remesa debo ser tan 
cuidadoso del dinero como lo es Ud.”. 

Creemos que las páginas que acabamos de transcri¬ 
bir' son digno marco de su vigorosa figura moral. Ahí 
aparece en su severa modestia, viviendo en un rancho, 
“cuyo piso se halla cubierto de sobres”, mientras él dic¬ 
ta a dos secretarios que están constantemente ocupados”. 
Estos pequeños detalles son de un realismo indiscutible; 
especialmente cuando tenemos a la vista el grueso volú- 
men que, como magnífica ánfora, encierra solamente la 
correspondencia mantenida con el cabildo de Montevideo, 
durante estos años de fecunda labor constructiva; 1815- 
1816- 


EL PROTECTOR 

Confesamos que alguna vez, cuando conocíamos a 
Artigas más superficialmente que ahora, hemos pensado 
si el título de protector tendría sólido fundamento, o se¬ 
ría un aguinaldo con que sus panegiristas querían engran¬ 
decer su figura. 

Sin embargo, más profundizamos su historia, más 
penetramos en el dominio de la rica documentación que 
nos ha legado, más justicia encontramos para que los 
pueblos lo honraran con ese título. 

Acabamos de ver que Mr. Robertson, viajero de pa¬ 
so en estas comarcas, lo llama indistintamente “Protec¬ 
tor” o “General”, títulos que flotaban en el ambiente co¬ 
mo un homenaje popular de reconocimiento a su obra. 
Estamos acostumbrados a oírlo llamar “Protector de los 
Pueblos Libres”, pero con un concepto limitado, como si 
sólo abarcara la libertad política de los mismos. Al leer 
su correspondencia, casi inédita, que dormía en los archi¬ 
vos, nos hallamos que lo era también en muchos otros 
órdenes de la vida individual, social y política de sus con¬ 
ciudadanos. 



ELISA A. MENBNDEZ 


«2 


De todas partes, y por los más diversos asuntos, acu¬ 
den al protector, aún aquellos seres de más modesta con¬ 
dición, en demanda de justicia, de protección, de conse¬ 
jos. A todos atiende aquel hombre extraordinario, con 
una clara visión de justicia y de humana solidaridad. Así 
lo vemos, a veces protegiendo, defendiendo, castigando si 
el caso lo requiere, aún cuando se tratare de personas de 
elevada jerarquía; cabe señalar que Artigas nunca fué un 
demagogo- Lo hallamos rodeado de los ciudadanos de ma¬ 
yor ilustración y talento, aprovechando sus condiciones 
para elevar el nivel moral e intelectual de su pueblo. 

Considera a sus gauchos como niños grandes, muy 
buenos, capaces de todos los sacrificios; pero mal edu¬ 
cados, rebeldes, con los instintos de una naturaleza pri¬ 
mitiva, a quienes hay que educar, encauzándolos en las 
prácticas del bien por medio de una moderada organiza¬ 
ción política y social, nueva para ellos. Su actividad lo 
lleva a actuar y a resolver los más elevados asuntos de 
gobierno, como los más sencillos detalles de índole ad¬ 
ministrativo y comercial. Todo pasa por su severo con¬ 
trol. 

Aquel paupérrimo campamento de Purificación, que 
aspira a transformarse en villorrio, con su rancherío dé 
paja y terrón, entre barrosas callejuelas, su escuelita de 
primeras letras, su infaltable capilla, rudimentaria fábri¬ 
ca de armas o simple herrería para componerlas, es cere¬ 
bro y brazo de medio continente. Allí van a buscar solu¬ 
ción complicados problemas internacionales. 

Artigas, rodeado de sus secretarios, de sus gauchos, 
de su pueblo, no rehuye responsabilidades ni sacrificios. 
Allá está, altivo y digno, desafiando las tormentas que se 
preparan- Y mientras piensa y traza planes defensivos, 
moldea con sus manos los cimientos administrativos del 
estado. 

Es el jefe de provincias, general de ejército, director 
de pueblos; no considera menoscabada su personalidad, 
ocupándose de producir los medios necesarios para sufra¬ 
gar los gastos que demanda aquella incipiente administra¬ 
ción. 

Poseedor de dos barquichuelos destartalados, el San 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 65 


Francisco Solano y la balandra Carmen, los tiene en con¬ 
tinuos viajes a Montevideo, enviando al cabildo para la 
venta, cueros, astas, cebo, maderas, etc., y llevando de re¬ 
greso artículos de primera necesidad de las más variadas 
aplicaciones; cartillas de primeras letras, papel para hacer 
cartuchos, campana para una capilla, puertas para la mis¬ 
ma, tabaco, sacos de cal, hachas, sierras, vacunas contra 
la viruela, etc. 

Más que nuestras palabras hablarán los documen¬ 
tos, elegidos entre los más variados temas, para dar una 
idea de su extraordinaria actividad en aquella época, en 
que lo estudiamos como hombre de acción constructiva, 
buscando justificativo a su título de “Protector”. 

El 27 de abril de 1816, escribe: “He recibido la ca- 
jita con cinco vidrios de vacuna, igualmente tres ejem¬ 
plares que sirven de instrucción. Con este fin procuraré 
remitirlas a las demás provincias, deseando eficazmente 
la extensión de este gran consuelo de la humanidad...” 

Lo expresado nos demuestra, que su protección, li¬ 
mitada por las circunstancias, se extendía a todas las 
provincias de la Liga. 

Contemplémoslo desempeñando asuntos meramente 
comerciales, con patriótico fin de obtener recursos para 
continuar su obra. 

“Acompaño a V- S., la relación de los efectos que, por 
cuenta del estado, conduce la lancha San Francisco So¬ 
lano, para que sean vendidos en ese destino, y su pro¬ 
ducto aplicado a los fondos públicos. El resto del carga¬ 
mento que debe levantar en Paysandú, noticiaré a V. S. 
cuando me pasen los debidos conocimientos. Lo que en¬ 
cargo es que se haga economía y que no se malbarate el 
sebo. Si el precio corriente de la plaza no es equitativo, 
almacénense los efectos hasta mejor oportunidad”. 

En otro oficio similar, de los tantos que tenemos a 
la vista, dice: “Lo que interesa es el pronto regreso de 
este buque, como el San Francisco Solano, pues ya ten¬ 
go carga para entrambos, y quisiera que no se perdiese 
el momento para cubrir el crédito de la provincia. 

“Con el fin de alistar dos buques que aquí están de¬ 
tenidos e inutilizados, pedí a V. S- dos barriles de alqui- 




«4 


ELISA A. MENENDEZ 


trán y estopa para su composición. No han venido. Re¬ 
cuerdo a V. S. esta necesidad que remediada servirá a 
Ja provincia de no poca importancia” 

No descuidaba tampoco la honrada inversión de los 
fondos, y decía: es forzoso que V. S. pida a los Ministros 
de Hacienda una relación exacta de los ingresos de la 
provincia, desde agosto del año p.p. e igualmente de su 
inversión, como también de todos los empleados con es¬ 
pecificación de sus sueldos...” 

Creemos bastan estos documentos para probar con 
qué delicadeza e interés administraba los bienes del es¬ 
tado, sin descuidar ‘detalles, como lo demuestra este otro 
oficio: “Ya llegaron los barcos que conducían la pólvo¬ 
ra y útiles. Hoy se han abierto algunos rollos de taba¬ 
co, y han salido tan pasados que ni para los infieles 
sirven. Cuide V. S. en la remisión de los efectos que 
compra el estado, que no sean tan inútiles, pues para 
ello se paga el dinero”. 

Así lo vemos dividiendo su tiempo y atención con so¬ 
licitud paternal, entre quienes lo reclaman. Ahora son 
dos pobres esclavos que solicitan su libertad, y Artigas in¬ 
tercede por ellos con estas justas disposiciones: “Incluyo 
igualmente a V- S. esa presentación del moreno José Baile. 
Justificando haber servido a la patria, según los hechos 
que expone, su libertad debe ser decretada y permanecer 
a su servicio”. 

Y el otro documento dice: “Presentado a V. S. el 
moreno Florentino Camejo solicita en justicia su libertad. 
El se compromete a entregar $ 200 a su amo Alman- 
zora, y después de sus servicios, nada me parece que 
pueda exigírsele sino dicha cantidad. V. S. obre con jus¬ 
ticia” 

Todo esclavo que servía a la causa de la libertad 
tenía derecho a ella. Así le fué posible al protector for¬ 
mar batallones de libertos, asimilando voluntariamente 
a su obra esa desventurada masa humana, uncida al yu¬ 
go del más mísero estado social. 

Tres razas diferentes entre si, unidas en un mismo 
desamparo, primaban en este continente, viviendo en pau¬ 
pérrimas condiciones bajo la explotación del conquistador: 


ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 65 


la aborigen, la criolla y la negra. Artigas quería enraizar 
en la tierra ese elemento humano, sin derechos, que se 
entregaba a él con fe de niño abandonado. 

Escuchemos como habla al gobernador de Corrientes, 
el 3 de mayo de 1815: “Paisano de todo mi aprecio: Reen¬ 
cargo a Ud. que mire y atienda a los infelices pueblos 
de indios. Los pueblos de Santa Lucía, de Itaquí y de 
las Garzas, se me han presentado arguyendo la malver¬ 
sación de su administrador. Yo no lo creí extraño por 
ser una conducta tan inveterada, que ya es preciso mu¬ 
darla- Yo deseo que los indios en sus pueblos se gobier¬ 
nen por sí, para que cuiden de sus intereses como noso¬ 
tros de los nuestros. Así experimentarán la felicidad prác¬ 
tica y saldrán de aquel estado de aniquilamiento a que 
los sujeta la desgracia. Recordemos que ellos tienen el 
principal derecho, y que sería una desgracia vergonzosa 
para nosotros mantenerlos en aquella exclusión que has¬ 
ta hoy han padecido por ser indianos. Acordémonos de su 
pasada infelicidad, y si ésta los agobió tanto, que han de¬ 
generado de su carácter noble y generoso, enseñémosles 
nosotros a ser hombres, señores de sí mismos. Para ello 
demos la mayor importancia a sus negocios. Si faltan a 
los deberes, castigúeseles; si cumplen, servirá para que 
los demás se enmienden, tomen amor a la patria, a sus 
pueblos y a sus semejantes. (Hernán Gómez: “El Gral. 
Artigas y los Prohombres de Corrientes”)- 

Al año siguiente, ya tiene resuelto que las reducciones 
indígenas que lo deseen, pueden pasar a Purificación, 
donde les proporcionará tierras y medios de trabajos. 
Y Artigas oficia así al cabildo de Corrientes. ... “Efec¬ 
tivamente ha llegado el Cacique Juan Benávidez, quien 
se queja de la indolencia con que son mirados y de los 
ningunos auxilios que se le han franqueado para su trans¬ 
porte, por lo que no han podido traer sus familias y se 
hallarán, por consecuencia, imposibilitados para conducir 
los demás que quieran venirse del otro lado. Ya dije a 
V. S. que a mí, lejos de serme perjudiciales, me serían 
útiles. Es preciso que a los indios se trate con más con¬ 
sideración, pues no es dable, cuando sostenemos nues¬ 
tros derechos, excluirlos del que justamente les corres- 



66 


ELISA A. MENENDEZ 


ponde. Su ignorancia e incivilización no es un delito re¬ 
prensible; ellos deben más bien ser condolidos de esta 
desgracia, pues no ignora V- S. quien ha sido su causan¬ 
te, ¿y nosotros habremos de perpetuarla?...” (Obra ci¬ 
tada). 

En la misma forma, en prosecución de tan humani¬ 
tarios anhelos, se dirige al cabildo de Montevideo solici¬ 
tando su cooperación; tras fundamentales razones, ex¬ 
presa : “... Estos robustos brazos darán un nuevo ser a 
estas fértiles campañas, que por su despoblación no des¬ 
cubren todo lo que en sí encierran, ni todas las riquezas 
que son capaces de producir... V. S. sabe que mi situa¬ 
ción es aislada de recursos, y sin embargo corro presuro¬ 
so al sacrificio para el logro de aquel fin... En medio 
de las penalidades sólo me consuela esta dulce satisfac¬ 
ción ... Al efecto es preciso que V. S. nos provea de al¬ 
gunos útiles de labranza: arados, azadas, algunos picos, 
palas, hachas, para que empiecen estos infelices a for¬ 
mar sus poblaciones y emprender sus tareas. 

Es asi mismo necesario que V. S- remita las semi¬ 
llas de todos los granos que se crean útiles y aún nece¬ 
sarios para su subsistencia y de los demás...”. 

Muchos otros documentos similares podríamos agre¬ 
gar, pero creemos que éstos bastarán para probar el inte¬ 
rés que despertaban en su espíritu los explotados aboríge¬ 
nes, fueren cuales fuesen las provincias a que pertene¬ 
cieran. 

No descuida la población montevideana, cuando és¬ 
ta reclama su intervención. Precisamente, en estos mo¬ 
mentos, los vecinos le hacen llegar sus quejas por falta 
de carne y pan: Artigas se dirige al cabildo, con estas pa¬ 
labras : 

“Van ya dos insinuaciones que me han hecho los ve¬ 
cinos de esa ciudad sobre la escasez de carne y pan, por 
el mal arreglo y la arbitrariedad de los abastecedores. Por 
cuya razón el pueblo padece en medio de la abundancia 
de trigo y ganados que diariamente se matan...” 

Con lo expresado hasta aquí, y con lo que seguire¬ 
mos exponiendo al estudiar al hombre en sus múltiples 
aspectos, esperamos llegar a demostrar en forma incon- 



ARTIOAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 6T 


cusa la justicia que encarnaba el título de “Protector”. 

Ningún procer americano, de un confín al otro del 
continente, puede superar a Artigas en la gloria de os¬ 
tentar, con más equidad, este título, dado espontánea¬ 
mente por los pueblos. 


ARTIGAS Y LA IGLESIA 


En las inmortales Instrucciones del año XIII, Arti¬ 
gas establece categóricamente, “promover la libertad ci¬ 
vil y religiosa en toda su extensión imaginable”. Lo he¬ 
mos visto, profesando siempre la religión católica con 
sinceridad de creyente, y contribuyendo a su propagación 
por todas las provincias. No obstante, cuando confirma 
que las mismas autoridades pretenden explotar!# en be¬ 
neficio de sus intereses, levanta airado la voz en defen¬ 
sa de su pueblo; con santa indignación, semejante a la 
de Jesús cuando arroja a los mercaderes del templo, las 
obliga a salir de su provincia. 

Artigas había conseguido de las autoridades ecle¬ 
siásticas de Buenos Aires, autonomía provincial; habien¬ 
do sido designado vicario de Montevideo el Pbro. Larra- 
ñaga, con las atribuciones necesarias para nombrar y de¬ 
cidir en todos los casos. Pero el Provisor de aquella ca¬ 
pital, aprovechando los conflictos políticos, llenó por su 
cuenta varios curatos en la Banda Oriental, lo cual des¬ 
pertó gran indignación en Artigas, al ver que no se fcum- 
plían los compromisos contraídos. 

Se dirigió entonces al cabildo, dándole estas enérgicas 
y decisivas resoluciones: “Aquel pastor de la Iglesia si hu¬ 
biera sido más celoso de las almas hubiera conservado 
su autoridad, que en atención a las presentes circunstan¬ 
cias le pedí, y me concedió en julio del presente año, nom¬ 
brando al Pbro. Larrañaga para decidir en todos los ca¬ 
sos. ¿Acaso aquel Provisor pretendió triunfar de la igno¬ 
rancia con sus excomuniones, y fijar sobre esta base es¬ 
piritual sus miras a lo temporal? 

“V. S. no ignora el influjo de los curas, y cuánto por 
este medio adelantó Buenos Aires para entronizar su des- 



68 


ELISA A. MENÉNDEZ 


potisnio, y además para adelantar sus fondos con las ren¬ 
tas eclesiásticas que debían recibir de estos pueblos con 
notables detrimentos de ellos mismos. 

“Si este es su objeto, claudica su autoridad espiritual, 
y el Señor Provisor debiera ser más escrupuloso para 
no desunir el santuario y el estado. Y si no lo es ¿por qué 
pretende una reiteración degradante, que nunca debió 
creerla necesario después de las facultades concedidas? 
¿O juzga el señor Provisor que aun vive la América en 
tinieblas? ¿Y que la Banda Oriental es juguete de sus 
pasiones? Empiécelo a experimentar en sus efectos. En 
seguida V- S. pase orden para que los curas recién ve¬ 
nidos de Buenos Aires, Peña, el de San José, Gomensoro, 
el de Canelones, Giménez, el de Minas, el guardián de 
Montevideo Pbro. Peralta y Pbro. Risso, dejen sus pre¬ 
bendas y se manden mudar inmediatamente a Buenos 
Aires. 

“V. S. proponga algunos sacerdotes patricios, si los 
hay, para llenar esos ministerios, y si no los hay espe¬ 
raremos que vengan, y si no vienen, acaso sin ellos se¬ 
remos doblemente felices. 

“Reencargo a V. S- la ejecución de esta medida que 
creo necesaria para asegurar nuestra libertad”. 25 de no¬ 
viembre de 1815”. 

Estas palabras revelan su personalidad invulnerable. 
El valor moral es su escudo, y ante el fuerte se siente más 
fuerte. Conoce, como él lo dice en su recio lenguaje de 
soldado, el poder del clero cuando interviene en los ne¬ 
gocios del estado; señala el ejemplo de Buenos Aires, y 
dispone que salga fuera de fronteras todo elemento que 
considera contrario a la causa libertadora. 

Es un golpe de altivez que nos asombra, si nos trans¬ 
portamos a la hora en que lanza este reto a las autorida¬ 
des eclesiásticas de Buenos Aires, miembro del poder cle¬ 
rical, entronizado en el mundo- Evoquemos, la triste vi¬ 
sión de España, cuyo ejemplo habían venido inoculando, 
con misiones, pulpitos y conventos, durante la larga noche 
de tres siglos. 

La adhesión del clero a cualquier bando era un fac¬ 
tor importantísimo, y el mundo se disputaba sus favo- 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 69 


res. Por eso, entre las instrucciones que el rey de Portu¬ 
gal da, en estos mismos momentos, al general Lecor pa¬ 
ra afianzar su conquista en la Banda Oriental, entresa¬ 
camos la cláusula: 

“Comportamiento con los habitantes: 

“Deberá procurarse por todos los medios posibles ad¬ 
quirir los ánimos de los pueblos para el servicio de S. M. e 
inducir a los párrocos con destreza a tomar el partido 
de S. M. y esparcir semejantes opiniones entre sus parro¬ 
quianos. . 

No obstante. Artigas es y será hasta su muerte un, 
católico práctico- Pero su exacta visión de América, y 
de la hora mundial en que actuaba, le permitían ver 
entre las brumas que lo envolvían, quiso contrarrestar 
el influjo del clero español, dueño y señor de la direc¬ 
ción espiritual de estos pueblos. Por eso pide sacerdo¬ 
tes patricios, entre los que se contaron valiosos elemen¬ 
tos para la causa emancipadora, y dispone una razonable 
separación entre ambos poderes. Artigas sigue prestando 
a la iglesia católica, a cuyo místico aliento confía el alma 
de su pueblo, la ayuda material y moral que le es posible. 
Vemos cómo se interesa por la capilla de Las Piedras, 
atribuyéndole, en su fe de creyente, alguna intervención 
sobre su glorioso triunfo en aquel lugar. A pesar de las 
necesidades que lo rodean, promete su ayuda y pide al 
cabildo su intervención, a fin de salvar aquel pequeño 
templo de la miseria en que yace. “La capilla de Las Pie¬ 
dras necesita nuestro especial patrocinio, tanto por su ac¬ 
tual indigencia, cuanto por merecer nuestra recomenda¬ 
ción, por haberse estampado en ese punto los primeros 
pasos que harán inmarcesible nuestra gloria. 

“Yo a fin de realizarla me comprometo a auxiliarla 
con lo que de aquí pueda y me permitan las circunstan¬ 
cias, por lo mismo soy de parecer que se le franqueen al 
cura párroco Don Domingo Castilla, $ 500 pesos de pron¬ 
to para entrar en la recomposición de aquella Iglesia- El 
resto, hasta mil, se lo darán sucesivamente, luego que los 
fondos del estado puedan adelantarse con nuevos ingre¬ 
sos. Al efecto escribo con esta fecha a dicho cura...” 

Así extiende sus miradas y reparte su atención, con 


70 


ELISA A. MENENDEZ 


paternal solicitud, desde un ámbito al otro, de los territo¬ 
rios que lo proclaman su protector. 


ARTIGAS Y LA INSTRUCCION PUBLICA 


Este es? el punto básico en que cifraba la futura orga¬ 
nización de sus provincias. Hallamos en su corresponden¬ 
cia múltiples pruebas de su inteligente tenacidad por ele¬ 
var el nivel cultural de sus conciudadanos, basada en la 
enseñanza común. Hemos visto que apenas funda en Puri¬ 
ficación un incipiente núcleo humano, ya levanta, en un 
humilde rancho, una escuelita, que llevará luz de saber a 
aquellos cerebros oscurecidos por la ignorancia. En segui¬ 
da se dirige al cabildo, solicitando “siquiera cuatro doce¬ 
nas de cartillas para ocurrir a la enseñanza de estos jó¬ 
venes, y fundar una escuela de primeras letras en esta 
nueva población. También necesito, algunas resmas de 
papel para escribir y para hacer cartuchos”. 

Nada lo desvía de su idea fundamental: la formación 
de países libres y pueblos cultos; sabe que la democracia 
es planta que no puede florecer, si no hay luz en los ce¬ 
rebros y patriotismo en el corazón. 

Al mismo tiempo habla al cabildo de los movimientos 
realizados por los portugueses, como presagio de una 
nueva invasión; lo exhorta a tomar las medidas precisas 
en salvaguardia de la libertad amenazada, fin y norte de 
todos sus sacrificios- 

Pero no descuida la organización política, social y eco¬ 
nómica de la provincia, a fin de probar con hechos la 
bondad de “su sistema”... 

La extensión de la instrucción pública a todas las 
capas sociales, bulle en su mente como una noble obsesión. 

Hallamosi ahora a Artigas precisado a juzgar al maes¬ 
tro de su hijo José María, don Juan Manuel Pagóla, a 
quien el cabildo anterior ha penadlo por haber hecho 
manifestaciones hostiles a su gobierno. 

Al iniciarse el año escolar de 1816, Pagóla recibe en¬ 
tre sus nuevos alumnos a José María Artigas, que cuenta 
apenas nueve años de edad. Resuelve valerse de la influen- 




ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 71 


cía que el pequeñuelo debe ejercer sobre aquel corazón 
de padre, para solicitar, por su intermedio, que le sea 
levantada la sanción, a fin de poder dedicarse libremen¬ 
te a su profesión de educador. 

Artigas sabe que aquel maestro, a pesar de los be¬ 
neficios dispensados a la enseñanza, no comparte su idea¬ 
rio; ha procurado influir en tal sentido sobre sus alumnos. 
En consecuencia, Artigas mismo ha censurado su proce¬ 
der con esta severa; sentencia: “Dígnese V. S. llamar a di¬ 
cho Pagóla a su presencia y reconviniéndole sobre su com¬ 
portamiento, intimarle la absoluta privación de la ense¬ 
ñanza de niños, y amenazarle con castigo más severo si 
no refrena su mordacidad contra el sistema- 

“El americano delincuente debe ser tanto más re¬ 
prensible cuanto es de execrable su delito...” (16 de 
setiembre de 1815). 

Como lo hemos dicho, José María fué criado y edu¬ 
cado por su bondadosa abuela, desde que su madre ca¬ 
yó en largo letargo cerebral. Dado los difíciles medios 
de comunicación de la época, el padre no fué consulta¬ 
do en la elección de profesor para su niño. De modo que 
esa solicitud inesperada que llega a su solitario campa¬ 
mento, en nombre de su hijo, conmueve a aquel corazón, 
que consagrado al deber de la patria, se ha separado de 
todo afecto familiar. Reflexiona. El país necesita maes¬ 
tros, y especialmente maestros americanos, dado que la 
instrucción ha estado siempre en manos españolas. Confía 
en la enmienda prometida por este hijo del solar charrúa, 
que reclama, en nombre de su José María, el derecho a 
instruirse para todos los niños de su edad- El héroe, con 
ternura de corazón de padre, piensa que el porvenir de la 
patria está basado en la instrucción de la infancia, de la 
que forma parte ese pedazo de su alma, único retoño sal¬ 
vado de las ruinas de su hogar, y resuelve conceder la gra¬ 
cia solicitada. 

Aquel hombre altivo, pero humano, depone su or¬ 
gullo; no se avergüenza de este rasgo de sensibilidad; 
por el contrario, dice al cabildo: “El maestro de escue¬ 
la don Juan Manuel Pagóla se ha servido del fuerte re¬ 
sorte de mi hijo José María (a quien da enseñanza) pa- 




72 


ELISA A. MENENDEZ 


ra ser habilitado y poner una escuela pública. Por el Go¬ 
bierno anterior fué penado a no tener más que 25 mu¬ 
chachos. Creo que en concederle la gracia de que tenga 
cuantos quiera, se facilita la enseñanza de los jóvenes, y 
el que los padres de familia tengan ese recurso para la en¬ 
señanza de sus hijos. Así los maestros se empeñarán en 
inspirar confianza al público. , 

“Con este objeto me dirijo a V. S- esperando que re¬ 
conocerá lo favorable del resultado, y lo pequeño de la 
gracia para su ratificación”. (Marzo 17 de 1816). 

Artigas no limita su acción, por creerla reducida, 
a echar los cimientos de la escuela primaria; aspira a ex¬ 
tenderla a las clases sociales y a rincones de los territo¬ 
rios que comanda. Para ello recurre a la prensa, como efi¬ 
caz auxiliar, disponiendo que el cabildo funde la primera 
imprenta nacional, aprovechando las máquinas que se ha¬ 
bían salvado de la imprenta que la princesa Carlota enviara 
a Montevideo, a fin de contrarrestar la propaganda na¬ 
cionalista, al inicarse el movimiento de Mayo. 

El 14 de setiembre de 1815, Artigas tiene la satis¬ 
facción de recibir el primer ejemplar del “Periódico Orien¬ 
tal” como se le denomina, que, “por lo discreto y jui¬ 
cioso” merece su aprobación. 

Escuchemos ahora las atinadas observaciones que 
formula sobre la prensa, revelando la claridad del con¬ 
cepto y ecuanimidad de juicio, al señalar los beneficios y 
peligros que ofrece, según el espíritu que le imprima di¬ 
rección- En consecuencia, dice: “He recibido el prospecto 
oriental, primer fruto de la prensa del estado, y conve¬ 
niente para fomentar la ilustración de nuestros paisanos, 
yo propenderé por mi parte a desempeñar la confianza, 
que en mi se ha depositado con los escritos. Entre tanto 
V. S. debe velar porque no se abúse de la imprenta. La li¬ 
bertad de ella, al paso que proporciona a los buenos ciu¬ 
dadanos la utilidad de expresar sus ideas y ser benéficos 
a sus semejantes, imprime a los malvados el prurito de 
escribir con brillo aparente y contradicciones perniciosas 
a la sociedad. 

“Por lo mismo el periódico está juicioso y merece 
mi aprobación. V- S. mande invitar por el periodista a los 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 73 


paisanos que con sus luces quieran coadyuvar a nuestros 
esfuerzos, excitando en ellos el amor a su país, y al mayor 
deseo por ver realizado el triunfo de la libertad. V. S. es 
el encargado de este deber y de adoptar todas las medidas 
conducentes a realizarlo, como de evitar las que puedan 
conducir a imposibilitarlo” (24 de Setiembre de 1815). 

La aparición del periódico no despertó el entusiasmo 
ni tuvo el éxito esperado; resultado explicable, dado el 
ambiente poco propicio para las activdades intelectuales. 

Pero aquel espíritu de inquebrantable fortaleza y sa¬ 
no optimismo, no concibe la indiferencia ante una obra 
de transcendental importancia para la causa, que reclama 
unánimes esfuerzos y en la que cifra tantas esperanzas. 
Por lo tanto, recrimina al cabildo con amargura y dure¬ 
za, haciéndolo responsable del poco entusiasmo y activi¬ 
dades desplegadas. 

Empieza a notar que no halla en esa entidad la cola¬ 
boración que espera y necesita. La sombra de una duda 
debió rozarle el alma, dejándole dolorosa estela, y habló 
con la vehemencia que presta el peligro de un ideal, al 
que se han consagrado todos los esfuerzos. Sus palabras 
destilan dolor, pero no desaliento. Por el contrario, revelan 
energía y ardiente decisión de triunfo. Para ello se des¬ 
borda en la llama soberbia de que está poseído. Fustiga, 
recrimina, amenaza, expresando su desagrado con estas 
palabras llenas de varonil entereza: “Para mí es muy 
doloroso no haya en Montevideo un solo paisano que 
encargado de la prensa dé a luz sus ideas ilustrando a 
los orientales y procurando instruirlo en sus deberes. 

“Todo me penetra de la poca decisión y la falta de 
espíritu público que observo en ese pueblo...” 

No se equivoca. Apenas transcurrirán unos meses 
y ya verá comprobadas sus amargas dudas. 

Ese cabildo, seguido de algunos ciudadanos que ahora 
rehuyen ilustrar al pueblo con la luz de sus ideas, será 
el mismo que, cuando el invasor se presente a las puertas 
de Montevideo, saldrá a rendirle pleitesía. 

El héroe, desde su lejano compamento, presagia la tor¬ 
menta más allá del horizonte visible; en su afán de con¬ 
jurarla continúa: “Yo deposité en V. S. esta confianza. 



74 


ELISA A. MENENDEZ 


ansioso de verla desempeñada, y una frialdad degradante 
ha ocupado el asiento de las resoluciones- Más energías, 
más actividad, de lo contrario tomaré providencias más 
ejecutivas” (12 de noviembre de 1815). 

El fuego de sus palabras logra una aparente reacción 
en el cabildo, que se propone influir saludablemente en 
el espíritu público. 

No han transcurrido quince días desde que Artigas 
escribiera esa nota, y el periódico aparece arrancándole 
aplausos, por considerarlo que encierra motivos dignos de 
inspirar altas ideas. En su alma renace la fe, sus palabras 
trasuntan satisfacción por la reacción alcanzada en el es¬ 
píritu ciudadano. 

“Al cabo, la prensa de Montevideo ha salido a luz 
con objetos dignos de la pública estimación. Sobre ellos 
podrían formarse las mejores reflexiones: con ellos se 
adelantaría el convencimiento, la energía y la ilustra- 
cion... 

Desgraciadamente la reacción era ficticia y el perió¬ 
dico no tuvo vida; no se halló una sola persona que qui¬ 
siera hacerse cargo de la dirección. Le fué ofrecido a La- 
rrañaga el cargo de censor; lo declinó aduciendo sus múl¬ 
tiples ocupaciones. Así fué languideciendo hasta su agota¬ 
miento, el primer periódico oriental- La misión de la im¬ 
prenta quedó reducida a la impresión de cartillas, bandos, 
papeles de propaganda, etc. 

No obstante. Artigas entonces, como Varela después, 
piensa que “para establecer la república lo primero es 
formar los republicanos”. Comprende que la luz espiritual 
es el camino del triunfo, porque su programa de gobierno 
consiste en implantar en este continente las libérrimas 
leyes de la constitución norteamericana. Pero sabe que 
para poder ser respetadas y cumplidas, es necesario que 
el pueblo las comprenda; pues nada es más difícil al 
hombre que hacer lo que no entiende. He ahí, hasta hoy, 
la gran barrera que impide el desenvolvimiento sereno de 
nuestras democracias. 

Por eso Artigas quiere difundir entre sus compatrio¬ 
tas la historia de la gran república del Norte, como efi¬ 
caz auxiliar de sus ideas liberales. Sólo cuenta con un 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 75 


ejemplar propio y dos que le ofrece el cabildo; sus deseos 
son que cada oriental posea uno, dice, convencido de que 
cada libro seria un soldado más, que lucharía a su lado 
en la justa soberbia que realiza. 

Escribe al cabildo: “Espero los dos tomos que V. S. me 
ofrece referente al descubrimiento de Norte América, su re¬ 
volución, los varios contratos, y sus progresos hasta 1807. 
Yo celebraría que esa historia tan interesante la tuviera 
cada uno de los orientales. Por fortuna tengo un ejemplar; 
pero él no basta a ilustrar tanto como yo deseo, y por este 
medio mucho podría adelantarse”. 

Este hombre que desde su aislado campamento pide 
la historia del país más libre del continente para instruir 
a sus conciudadanos, es el mismo acusado ante el mundo 
de gaucho ignorante y bárbaro malevo! 

FUNDACION DE LA PRIMERA BIBLIOTECA NACIONAL 

\ 

EiTsiTobra de cultura nacional, Artigas tiene un valio¬ 
so colaborador en el eminente sabio don Dámaso Antonio 
Larrañaga. Este se propone fundar una biblioteca popu¬ 
lar con la donación que, a su muerte, hiciera de sus libros 
el primer doctor oriental y presbítero don Manuel Pérez 
Castellanos. Al comunicársele el proyecto a Artigas, res¬ 
pondió con términos encomiables para su digno autor: 
“Nunca es tan loable, dice, el celo de cualquier ciudadano 
en obsequio de su patria, como cuando es firmado por vo¬ 
tos reales, que lo caracterizan. Tal es el diseño que V. S* 
me presenta en el venerable cura y vicario de esa ciudad, 
don Dámaso A. Larrañaga. Yo jamás dejaré de poner el 
sello de mi aprobación a cualquier obra que llevara escul¬ 
pido el título de pública felicidad. Conozco las ventajas de 
una Biblioteca Pública y espero que V. S. cooperará con su 
esfuerzo a perfeccionarla, coadyuvando los heroicos es¬ 
fuerzos de tan virtuoso ciudadano. Por mi parte dará V. 
S. las gracias a dicho paisano, protestándole la más ínti¬ 
ma cordialidad, y cuanto depende de mi influjo por el 
adelanto de tan noble empeño... “Toda la librería que se 
halla entre los intereses de propiedades extrañas, se dedi¬ 
cará a tan importante obsequio”... 




76 


ELISA A. MENENDEZ 


La inauguración tuvo lugar el 25 de mayo de 1816, 
como uno de los números principales con que se celebró en 
Montevideo el VI aniversario de la Revolución de Mayo, a 
pesar de las divergencias surgidas entre Artigas y el go¬ 
bierno de Buenos Aires. La idea de consolidar una Amé¬ 
rica libre con sus pueblos unidos por los mil vínculos que 
los enlazan, formando una gran familia, primaba en la 
mente del jefe oriental sobre aquellas pasajeras rencillas 
familiares. 

He aquí algunos párrafos del discurso inaugural de 
Larrañaga,. en que pone* de relieve la valiosa cooperación 
de Artigas. 

. - El jefe que tan dignamente nos dirige y estos ma¬ 
gistrados, lejos de temer las luces, las ponen de manifiesto 
y desean su publicidad... 

“Si, amados compatriotas, os pondremos de manifiesto 
los libros más clásicos que hablan de vuestros derechos; 
las constituciones más sabias, entre ellas la británica, con 
su comentador Blakstone; la de Norte América, con las 
actas de los congresos; las constituciones provinciales y 
principios de gobierno, por Paine; la de la península, con 
su diario de Cortés; la de la República Italiana, por Napo¬ 
león, y su famoso código del pueblo francés..*” 

Vemos que desde su primera infancia, al pueblo orien¬ 
tal le brindaron claras fuentes de enseñanzas sobre la 
justicia de los derechos y deberes del hombre, en una 
sociedad libremente constituida. Decía bien el sabio sacer¬ 
dote: El jefe de los orientales no teme la luz para su pue¬ 
blo... Nada le ocultaba. 

Es el mismo Artigas de las inmortales Instrucciones 
del año XIII, siguiendo la ruta que trazó a si mismo, esca¬ 
brosa y áspera, pero siempre ascendente en la prosecu¬ 
ción de su ideal. 

El espíritu de Larrañaga está impregnado de la fe 
que irradia aquel apóstol de la libertad, cuya admiración 
expresa con estas palabras en el discurso que comenta¬ 
mos: “Gloria inmortal y loor perpetuo al celo patriótico 
del jefe de los orientales, que escasea aún lo necesario en 
su propia persona para tener que expender con profusión 
en establecimientos tan útiles como estos a sus paisanos”* 


ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 77 


Después de escuchar estas apreciaciones rebosantes de 
justicia de los labios de tan preclaro ciudadano, es dolo¬ 
roso comprobar que apenas transcurridos unos meses, vol¬ 
verá la espalda al jefe que hoy aclama, para ir a rendirle 
pública pleitesía al invasor. No siempre el talento y el sa¬ 
ber están refrendados por la fuerza de un carácter supe¬ 
rior. Los innegables beneficios que su vastísima prepara¬ 
ción legó a la obra de cultura y redención social de nuestro 
pueblo, le han hecho perdonar este desvío, propio de la 
feble naturaleza humana, y el nombre del vicario Dámaso 
Antonio Larrañaga continuará honrando la historia de 
nuestra cultura nacional. Su talento brilló con honor en¬ 
tre los sabios mundiales, principalmente en ciencias na¬ 
turales y sociales. La trayectoria honrosa de moral y vir¬ 
tud que dejara como vicario de Montevideo, es indiscuti¬ 
ble. Nos ha legado dos magníficos juicios sobre Artigas, 
que por la sinceridad que ellos reflejan y por los méritos 
de su autor, son brochazos de luz en las páginas de su 
historia. 

Vamos a comentar el más interesante; porque hace 
un retrato admirable, físico y moral, del jefe de los orien¬ 
tales. Es un cuadro vivo, lleno de color, en el que nos 
permite ver la figura inconfundible del personaje central- 

Lo que lamentamos es que nuestro sabio, tan hábil en 
el dibujo, no lo haya reproducido también gráficamente, 
inmortalizando más el recuerdo de aquella visita memo¬ 
rable a Purificación. 

Hagamos una pequeña síntesis sobre el motivo de la 
misma: 

Era el mes de mayo de 1815. El cabildo de Montevideo 
quiso imponer a la población un nuevo impuesto para 
aumentar el erario público. Consultado Artigas al respec¬ 
to, se opuso tenazmente, aduciendo la miseria en que ya¬ 
cía el vecindario después de cinco años de guerra. Como 
el cabildo insistiera. Artigas expresó que primero dejaría 
de ser jefe de los orientales, si no le era permitido defen¬ 
der a su pueblo, verdadera víctima de aquellas cruentas 
horas. Y lo hizo con tal energía y fundamentales razones, 
que la citada corporación, temiendo un conflicto mayor. 


78 


ELISA A. MENENDEZ 


resolvió enviar personalmente al vicario, a fin de que tra¬ 
tara de buscarle una solución al asunto. 

Este nos ha legado un “Diario de Viaje”, del cual 
transcribimos la parte correspondiente a su entrevista con 
Artigas, que dice así: “A las cuatro de la tarde llegó el 
general Don José Artigas acompañado de un ayudante y 
de una pequeña escolta. Nos recibió sin la menor etiqueta- 
En nada parecía un general: su traje era de paisano y 
muy sencillo: pantalón y chaleco azul sin vivos ni vuel¬ 
tas; zapatos, y media blanca de algodón, sombrero redondo 
con gorro blanco y un capote de balleta, eran todas sus ga¬ 
las, y aun todo esto pobre y viejo. Es hombre de una es¬ 
tatura regular y robusto, de color bastante blanco, de muy 
buenas facciones, con nariz algo aguileña, pelo negro y 
con pocas canas. Aparenta tener 48 años de edad. 

“Su conversación tiene atractivos, habla quedo y pau¬ 
sado; no es fácil sorprenderlo con largos razonamientos, 
pues reduce las dificultades a pocas palabras, y lleno de 
mucha experiencia, tiene una previsión y un tino extraor¬ 
dinarios. 

“Conoce mucho el corazón humano, principalmente el 
de nuestros paisanos, y así no hay quien lo iguale en el 
arte de manejarlos. Todos lo rodean y todos lo siguen con 
amor, no obstante que viven desnudos y llenos de miseria 
a su lado, no por faltarle recursos, sino por no oprimir 
a los pueblos con contribuciones, prefiriendo dejar el man¬ 
do al ver que no se cumplían sus disposiciones en esta 
parte, y que ha sido uno de los principales motivos de 
nuestra visita- 

“Nuestras sesiones duraron hasta la hora de la cena. 
Esta fué correspondiente al tren y boato de nuestro gene¬ 
ral: un poco de asado de vaca, carne, un guiso de carne, 
pan ordinario y vino servido en una taza, por falta de 
vasos de vidrio; cuatro cucharas de hierro estañado, sin 
tenedores ni cuchillo, sino los que cada uno traía; dos o 
tres platos de loza, una fuente de peltre cuyos bordes es¬ 
taban despegados, por asiento tres sillas y la petaca, que¬ 
dando los demás en pie”. 

Coincide perfectamente esta descripción de la severa 
modestia en que envolvía su vida aquel capitán de pro- 




ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 79 


vineias, con la que nos legara Mr. Robertson. Coincide, 
también, con una nota que pasa al cabildo, fechada el 19 
de mayo de 1816, por la cual vemos que Artigas se pre¬ 
para para recibir a los representantes electos después de 
un congreso, y pide al cabildo que le envíe: “Dos barriles 
de vino, una bolsa de azúcar, otra de arroz y dos docenas 
de platos que necesito, siquiera para obsequiar a los seño¬ 
res diputados cuando lleguen”. 

Mientras Artigas, en medio de su pobreza, se entregaba 
a la tarea de construir sólidos cimientos morales para le¬ 
vantar sobre ellos potentes nacionalidades, las diplomacias 
lusitana y porteña se encargaban, en la oscuridad de sus 
logias, de tender sus redes a fin de vencer el único obs¬ 
táculo, que “como un azote de Dios”, se les presentaba 
para desbaratar sus planes monarquistas. 

Sin Artigas al frente, que pensaba por todos, qué fácil 
hubiera sido al directorio de Buenos Aires someter a los 
pueblos provinciales al carro de una nueva Roma! 

En vista de su indomable resistencia, llamará a las 
reales puertas de don Juan de Portugal, a quien ha inte¬ 
resado siempre extender sus dominios hasta el Río de la 
Plata, y unidos alcanzarán su total aniquilamiento. 

¿Qué importa el sacrificio de esa pequeña provincia, 
que se le regalará como premio a su intervención, si se 
termina con el poder de ese “monstruo” y en consecuencia 
se logra realizar el magnífico plan de levantar un Trono 
regio en el Río de la Plata? 

En Río de Janeiro está el famoso canciller argentino 
don Manuel José García, habilísimo diplomático, encarga¬ 
do de combinar planes y maniobras hasta dejar resuelta 
la próxima invasión, que tendrá por fin, según se asegura 
públicamente, resguardar las fronteras de la anarquía ar- 
tiguista; tomar el país bajo su tutela para pacificarlo • 

Se ha designado ya jefe de las fuerzas invasoras al 
general don Carlos Federico Lecor, que en agosto de 1816 
invadirá por el Este con un ejército de 12.000 hombres 
bien equipados, los cuales irán a medirse con aquellos ge- 
rrilleros famélicos y semidesnudos. 



80 


ELISA A. MENENDEZ 


CAUSAS Y EFECTOS DE LA INVASION PORTUGUESA 

¡1816! Campana de tristes tañidos que esparces ecos 
de dolor por las desiertas campiñas orientales. Tus ecos 
retumban por los cerros, los valles, los montes y en los 
humildes hogares abandonados. 

Enardece el corazón de los gauchos artiguistas. Los 
cascos de los potros invasores huellan el terruño nativo. 
Ante tamaña afrenta, aquellos hombres rudos, que “han 
comprado la libertad al precio de su sangre”, no alcanzan 
a medir la grandeza de sus rebeldías; corren altivos a 
engrosar la cohorte de bravos que ha de acompañar en su 
empresa al jefe de los orientales. 

Nosotros también, con las alas que nos prestan los 
documentos históricos, seguiremos lo más cerca posible al 
apóstol de los pueblos americanos, en las múltiples y di¬ 
fíciles encrucijadas que le reserva el destino. 

Trasladémonos a nuestras verdes cuchillas ensangren¬ 
tadas donde se reinicia aquella contienda legendaria que 
admiró a sus propios enemigos. Guerra de recursos, de 
combates, de habilidades y cruentos sacrificios, con que 
desorientan a los bien equipados ejércitos portugueses, no 
acostumbrados a estas clases de luchas. Así lo hace cons¬ 
tar en sus “Memorias” el conde de Figueiras, uno de los 
principales actores de la contienda. Gauchos diestros, co¬ 
nocedores de todos los escondrijos de montes y serranías, 
dirigidos con inteligencia y patriotismo, se convertían en 
centauros invencibles. 

Así se concibe el sostenimiento de aquella guerra, que 
contra cuatro países, se prolongará durante nueve años. 

Encarnación del criollo audaz y valiente, que lleva en 
la retina el mapa del territorio en que actúa, era el general 
Rivera, realizador de proezas y ardides que desalentaban 
al invasor. Tenía por teatro de sus hazañas las sierras de 
Maldonado y Rocha, desde las cuales detenía el avance por¬ 
tugués; habiéndole presentado batalla campal en India 
Muerta fué completamente vencido, lo que facilitó la lle¬ 
gada de Lecor a las puertas de Montevideo. 

Como único medio de evitar el sacrificio de la peque- 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 81 


ña guarnición de la plaza, los patriotas Barreiro y Suárez 
que la dirigían, cumpliendo órdenes de Artigas, resolvie¬ 
ron evacuarla para reunirse a las fuerzas de García de 
Zúñiga, con las cuales sitiarían al invasor una vez ence¬ 
rrado dentro de la ciudadela- 

El espíritu de resistencia no decae en la campaña; 
no sucede así en el cabildo de Montevideo, que da el pri¬ 
mer ejemplo de sometimiento. Los miembros más dignos 
se retiraron a los campos; una minoría del mismo, celebró 
sesión el 17 de enero de 1817, resolviendo prestar acata¬ 
miento al invasor. En cumplimiento de lo dispuesto, en¬ 
viaron al vicario Larrañaga a tratar con Lecor; aquella 
minoría de cabildantes, salió a recibirlo, llevando las llaves 
de la ciudad, que el síndico procurador don Gerónimo 
Bianqui puso en sus manos, diciéndole “que lo hacía con 
suma dedicación y placer”. 

Luego de esta ceremonia, Lecor entró triunfante en 
la ciudad, y fué conducido por el mismo cabildo, bajo 
palio, á la catedral, donde se celebró un Tedeum en acción 
de gracias. A continuación, entre repiques de campanas 
y vivas, dados por los españoles que veían en el portu¬ 
gués un seguro aliado de su monarca, fué izada la ban¬ 
dera portuguesa en la fortaleza y edificios públicos de la 
ciudad. 

El primer cuidado de Lecor fué completar el cabildo 
con miembros que le eran adeptos; tomarlo de instrumen¬ 
to para llevar la confusión a los espíritus, a fin de que¬ 
brar en la ciudad el prestigio de Artigas, que como sa¬ 
bemos, se encontraba en campaña. Este ocupaba el centro 
del país, procurando evitar que el ejército de Curado, que 
se hallaba en el Norte, pudiera accionar junto con el del 
Sur, recientemente dueño de Montevideo. El ver flamear 
la bandera portuguesa en la ciudadela, desalentó a muchos 
espíritus menos dotados de la fuerza moral y clarividen¬ 
cia, que el de su jefe. Momento que supo aprovechar el 
astuto invasor para atraer a su causa, con bien dotados 
puestos y honores, a destacados ciudadanos, que hasta ese 
momento habían secundado eficazmente al jefe de los 
erientales- Vemos con dolor, abandonar la causa santa 
que defendían, a hombres de la talla de Larrañaga, Duran 




82 


ELISA A. MENENDEZ 


y Giró. Otros, que tuvieron la sensatez de desoír tan hala¬ 
gadoras promesas, creyeron en la buena fe de las públicas 
protestas que a la causa de los orientales hacía el director 
Pueyrredón, y fueron a Buenos Aires, esperando que con 
los auxilios ofrecidos por el directorio, podrían luchar 
contra los intrusos. 

Entre los muchos orientales que sufrieron esta felonía, 
citaremos, al coronel don Rufino Bauza, jefe del regimien¬ 
to de Libertos, formado por 600 soldados y tres piezas de 
artillería, que con esta fuerza pasó a Buenos Aires, para 
ofrecer “sus servicios y su sangre allí donde los creyeran 
más útiles a la causa de la libertad’’. Lecor, después de 
hacerles tentadores ofrecimientos para atraerlos, lo mismo 
que a otros oficiales, sin conseguirlo, les facilitó los me¬ 
dios para realizar el viaje. Iban engañados. Por eso cuan¬ 
do el coronel Bauzá se enteró del convenio escrito que 
existía entre Pueyrredón y Lecor, por el cual se estipulaba 
“que durante un año les estaba prohibido tomar las armas 
contra Portugal” reclamó con indignación y altivez, a lo 
que aquél contestó: “Viniendo ese regimiento a Buenos Ai¬ 
res, será remoto el caso a que se refiere el compromiso”. 

Es más censurable la conducta de Otorgués, que ac¬ 
tuaba bajo las órdenes de Rivera en las líneas sitiadoras. 
Se ha convertido en agente del directorio para provocar 
deserciones entre los fieles de Artigas, y mantiene con 
Pueyrredón correspondencia secreta, en una de cuyas car¬ 
tas le dice: ... “Por aquí ya están tomadas las medidas que 
faciliten el acierto. Yo estoy de acuerdo con todos los 
paisanos de mayor influjo; con la mayor cautela se han 
ido dando todos los pasos precisos y puedo asegurar a 
V. S. que todo está listo. 

“Sólo falta una persona autorizada para tratar con 
ella lo competente para sellar tan preciosa obra...” 

Otorgués había sido hasta entonces un buen solda¬ 
do de Artigas, que dirigido por éste había prestado gran¬ 
des servicios a la causa. Pero después, envanecido con 
el espejismo que ante sus ojos le presentaba Pueyrre¬ 
dón, prometiéndole que una vez de terminar con el pres¬ 
tigio de Artigas sería él su reemplazante, se prestó a 
las vilezas que la carta preinserta pone de relieve 


ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 85 


Desgraciadamente reina un momento de tétrico desa¬ 
liento en las filas patrióticas, que actúan frente a ios mu¬ 
ros de Montevideo. Están fuera del influjo magnético del 
caudillo y toda semilla ponzoñosa crece con vigor. 

Más tarde, el mismo Otorgués, parece arrepentirse de 
su proceder y seguirá luchando en las filas artiguistas, 
hasta que al año siguiente caerá prisionero de los por¬ 
tugueses. 

Artigas, con el alma dolorida por tantas defeccio¬ 
nes, resolvió abandonar la defensa de Montevideo, que 
estaba a cargo de Rivera y Barreiro; y reconcentró sus 
fuerzas en el Norte, desde donde le era posible atender 
la dirección de la guerra en ambas márgenes del Uru¬ 
guay. 

Halagado Lecor por las fáciles adhesiones que con¬ 
seguía, creyó toda conquista posible; tuvo la osadía de 
enviar sus emisarios ante Artigas para ofrecerle el títu¬ 
lo de coronel de infantería portugués y los honores y 
garantías necesarios para retirarse a vivir a Río de Ja¬ 
neiro o cualquier punto de Portugal, a trueque de disol¬ 
ver las reducidas fuerzas que lo seguían y entregar las 
armas. Esta proposición fué contestada, según el histo¬ 
riador Arreguine, con esta célebre frase: 

“Dígale a su jefe que cuando no tenga soldados lo 
pelearé con perros cimarrones”. 

Serán estas palabras verdad o leyenda; pero los he¬ 
chos se encargaron de demostrar que asi pensaba el jefe 
de los Orientales- 

Desgraciadamente, los hombres que lo rodeaban, aún 
los más ponderados, no veían con claridad en el turbión 
de fuerzas antagónicas que había levantado en toda Amé¬ 
rica la Revolución de Mayo. El mal se extendía por el 
continente, convirtiéndose la mayoría de los actores en 
instrumentos circunstanciales de la hora. Asi vemos a los 
mismos hombres luchando ya en un bando ya en otro. 
Ora junto a Artigas, que al frente de los pueblos pro¬ 
vinciales representaba la fuerza autóctona de América, 
en toda su pureza indígena, bravia, instintiva e inmen¬ 
sa, como sus selvas y sus ríos; ora frente a él, dejándo- 



84 


ELISA A. MENENDEZ 


nos atónitos el proceder de ciertos hombres que hemos 
admirado luchando. 

Había en ellos más confusión espiritual que maldad. 
Contribuían a aumentarla, como es lógico suponer, sus 
enemigos, representados por lo más distinguido de las 
diplomacias porteña y portuguesa, y por el patriciado y 
clero españoles, con el prestigio de su jerarquía políti¬ 
ca y social. 

De ahí el número de defecciones sufridas por el je¬ 
fe oriental a lo largo de su vida guerrera, en defensa del 
porvenir indoamericano. 

En medio de aquella época oscurecida por la igno¬ 
rancia, pasiones y ambiciones encontradas, aparece más 
grande su figura moral, irguiéndose como un faro golpea¬ 
do por las olas de un mar embravecido, que si bien alcan¬ 
za a iluminar la superficie de las cosas, no le es dado 
penetrar en su interior- El héroe permanece altivo, co¬ 
mo el faro mismo, mientras la tempestad ruge a su al¬ 
rededor, arrastrando a los hombres en su oleaje de ori¬ 
lla a orilla. 

Los hombres cumbres no tienen similares; por eso 
quedan solos defendiendo quiméricos ideales. 

El alma del hombre, fundida en el bronce de los hé¬ 
roes, recibía los golpes de la vida sin demostrar desalien¬ 
to; el destino le preparaba aún aleves y certeros golpes. 

El célebre Andresito, defensor infatigable de las Mi¬ 
siones, fué hecho prisionero por los portugueses. Lavalle- 
ja, jefe de toda su confianza, que comandaba la vanguardia 
del ejército, había caído en manos enemigas, lo que fué 
considerado un gran triunfo en el campo lusitano. Igual 
suerte le cupo a Manuel Francisco Artigas, hermano del 
procer, a Bernabé Rivera, Otorgués y otros elementos 
valiosos, que fueron enviados a las prisiones de la isla 
Das Cobras, en Río Janeiro. 

El integérrimo ciudadano don Joaquín Suárez, al en¬ 
trar a la ciudad, con el fin de hacer una compra de armas, 
cayó también prisionero. 

Todo eran sombras, tormentas de tempestad en el 
cielo de la patria, de un confín al otro, la sangre de los 
orientales regaba las cuchillas, los montes, los valles. Ar- 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 85 


tígas y Rivera eran las únicas columnas que aún seguían 
en el centro del país oponiendo tenaz resistencia, logran¬ 
do mantener separados los ejércitos de Curado y Lecor, 
protegido éste por una poderosa escuadra frente a Monte¬ 
video. 

Así finaliza 1819, después de nueve años de cruen¬ 
ta lucha, durante los cuales, al decir de un historiador 
brasileño: “Artigas era siempre batido, pero nunca ven¬ 
cido”. 

1820 se inicia aún más torvo para la Provincia Orien¬ 
tal, abandonada a Sus recursos frente a tan poderoso 
enemigo, ayudado ahora abiertamente por el directorio 
de Buenos Aires. 

El 22 de enero, estando el ejército patriota en las 
márgenes del Tacuarembó Chico, a las inmediatas órde¬ 
nes de Latorre, por haberse alejado Artigas en cumpli¬ 
miento de una importante misión, fué sorprendido por 
el conde De Figueiras al frente de poderoso ejército, ven¬ 
ciéndolo totalmente. 

Con esta batalla termina el poder militar de Artigas 
en su provincia. 

Como compensación, del otro lado del río, las provin¬ 
cias que lo aclaman su protector obtienen resonantes triun¬ 
fos, haciendo vacilar los cimientos del viejo edificio di- 
rectorial, que cada día se desprestigiaba más frente a 
la opinión sana del país, alarmada al ver los trabajos que 
realizaba a fin de conseguir la coronación de un rey en el 
Río de la Plata. 

Artigas sabía algo de esto. 

Aquella maraña oscura, que traman entre sí logistas 
y diplomáticos, enardece su espíritu, hace hervir de indig¬ 
nación su sangre americana. 

Cruzará el río patrio y allí reiniciará la lucha con 
la cooperación de las provincias que forman la Liga Fe¬ 
deral. 

Aún tiene a su lado a Rivera con su división invicta; 
pero éste, como Pedro, lo abandonará en breve. 

Estas amargas realidades eran golpes que destrozaban 
las entrañas del héroe. 

Sentía el frío de la soledad, de la incomprensión. 



ELISA A. MENENDEZ 


16 


levantarse a su alrededor. En nadie puede creer, en na¬ 
die puede confiar. Queda solo en medio del combate. 
Esta actitud viril enaltece su figura heroica. 

La naturaleza humana salvo raras excepciones, es 
débil y egoísta. En el camino del sacrificio cae casi siem¬ 
pre vencida por el miraje del oro, o de los sillones que 
vislumbra en las alturas del poder. 

Las figuras cumbres por su valor moral, más difícil 
de alcanzar que el valor heroico, tan comúnmente demos¬ 
trado al jugarse el hombre la vida en los entreveros de las 
batallas, aparecen en el escenario del mundo, solitarias 
y enormes como las montañas, en medio de la planicie 
vulgar que las circunda. 

BUSCANDO LUZ ENTRE LAS SOMBRAS 

Es éste, para Artigas, uno de los momentos de más 
desolación. No es que lo abatan los reveses, ni el número 
y calidad de sus enemigos. Sabe lo que es la guerra y sabe 
lo que es luchar con desventajas, porque en esas condi¬ 
ciones la ha sostenido siempre. Su dolor es moral, al ver 
que sus fieles se transforman y abandonan su causa. Sa¬ 
be también donde está la fuente venenosa que enceguece 
al que se mira en ella; tomando la péñola sin dejar la es¬ 
pada, desenmascara a su solapado enemigo. Con varonil 
entereza, enfrenta al director Pueyrredón y le enumera to¬ 
das las vilezas que trama ocultándose en las sombras que 
proyectan sus públicas declaraciones de adhesión a la cau¬ 
sa de los orientales, mientras está dando la mano al in¬ 
vasor portugués. Así lo declara al mismo Pueyrredón, 
en un pliego de instrucciones, fechado el 8 de enero de 
1817, en el cual, entre otras cosas, dice: “Podrá indicar 
la necesidad en que se ha visto el Supremo Director de 
publicar sus declaraciones al general Lecor y comunica¬ 
ciones con la Banda Oriental, para aquietar la general 
alarma <jue ya causaba la aproximación de las tropas por¬ 
tuguesas y satisfacer el clamor público...” 

El 13 de noviembre de 1817, Artigas, desde su cam¬ 
pamento de Purificación había ya dirigido a Pueyrredón 
una histórica nota, que es un reto pleno de altivez. Se atri- 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 87 


buye la redacción de la misma a su secretario, el célebre 
Padre Monterroso, por su estilo enérgico y violento. 

Vamos a transcribir algunos de los párrafos más 
salientes de esta pieza, que publica Antonio Díaz en “Ga¬ 
lería Contemporánea” 

"Promovida la agresión de Portugal, V. S. es altamen¬ 
te criminal en repetir los insultos con que los enemigos 
consideran asegurada su temeraria empresa... 

“Confiese V. S. que sólo por realizar sus intrigas pue¬ 
de representar el papel ridículo de neutral. Por lo demás 
el supremo Director de Buenos Aires no puede ni debe 
serlo. 

"Pero sea V. S- un neutral, o un indiferente, o un ene¬ 
migo, tema con justicia el enojo de los pueblos, que sa¬ 
crificados por el amor a la libertad nada les acobarda, 
nada, como perderla... 

"La grandeza de los orientales sólo es comparable 
a su abnegación en la desgracia. Ellos saben acometer y 
desafiar los peligros y dominarlos; resisten la imposición 
de los opresores, y yo al frente de ellos marcharé a donde 
primero se presente el peligro... 

"Yo en campaña y envuelto nuestro país en las san¬ 
grientas escenas de guerra contra los injustos invasores, 
y V. S. debilitando nuestra decisión y energías, suscitan¬ 
do negocios que no dejan de excitar nuestras justas sos¬ 
pechas. Yo empeñado en rechazar a los portugueses y V. 
S. en favorecerlos! En mi lugar, ¿V- S. habría mirado con 
rostro sereno tantas desgracias? Confieso que teniendo 
que violentarme he podido dominar mi indignación, pa¬ 
ra no complicar los preciosos instantes en que la patria 
reclamaba la reconcentración de sus esfuerzos, y por la 
rñisma razón invité a V. S. con la paz, ¿y .V S. provoca 
la guerra?... , 

"Pero es un hecho, desgraciadamente, que ha sido 
otro el resultado, y que hasta ahora nada ha hecho V. S. 
a este respecto Sus procederes han sido muy al contrario 
de lo que esperábamos y nos prometíamos.. . 

"Mis palabras tienen el sello de la sinceridad y la 
justicia. V. S. ha apurado mi moderación, mi honor re¬ 
clama, cuando menos mi vindicación. Hablaré esta vez 




88 


ELISA A. MENENDEZ 


y hablaré para siempre- V. S. es responsable ante la Patria 
por su inacción y perfidia contra los intereses generales. 
Algún día se levantará el tribunal severo de la Nación y 
administrará justicia equitativa y recta para todos. 

“Entretanto invito a V. S. a combatir al frente de 
los enemigos con decisión y energía y ostentar virtudes 
de las almas patriotas que hacen glorioso el nombre ame¬ 
ricano. ..” 

Vemos, a través de esta nota, que el espíritu de Arti¬ 
gas, lejos de amilanarse con los reveses y deserciones, se 
sublevaba en alas de su indignación, arrojando virilmente 
al rostro de su enemigo todas las bajezas que trama ba¬ 
jo el manto de mentida neutralidad. Descorre el velo y 
ataca al enemigo de frente. No se equivoca. Aún no sabe 
todo, pero sabe bastante. Lo demás está escondido entre 
aquella nebulosa diplomacia y la Logia Lautaro, presidida 
por el joven Alvear, del cual dice Mitre, refiriéndose al 
momento que estudiamos: “Alvear con su talento de in¬ 
trigas y sus ambiciones impacientes, se lisonjeó de tener 
en sus manos el instrumento poderoso que necesitaba para 
elevarse con rapidez”. 

De entre los “hermanos” salía el elemento destina¬ 
do a ocupar los más altos puestos públicos: Directores, 
gobernadores, jueces, parlamentaristas, sin que el pueblo 
tuviera ninguna intervención. Alvear mismo saltará de 
con 28 años de edad, para plantarse como Director Supre¬ 
mo de las Provincias Unidas del Río de la Plata, sin nin¬ 
gún apoyo popular. 

Artigas sabe que entre esa compleja trama, existe, 
como fin principal, la destrucción y aniquilamiento de su 
prestigio y de su influjo moral sobre los pueblos, por ser la 
única barrera que se opone a la realización de sus ideas 
monárquicas. 

Sabe también que esos hombres, contrariando las jus¬ 
tas aspiraciones del pueblo argentino, pueblo americano 
que no ama las exóticas realezas, están enviando una y 
otra vez, delegaciones a Europa en busca de un príncipe, 
sea el de Orleans, de Lúea o de Braganza, o de cualquier 
corte europea, con tal que se digne venir a coronarse rey 
de estos países. 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 89 


Artigas está allí para salvar la enseña republicana, 
como una débil lucecilla, que sólo logra hacer más pal¬ 
pable la oscuridad en que se debaten aquellos hombre» 
cegados por ambiciones, disputándose la posibilidad de 
alcanzar un título nobiliario. 

San Martín, el honrado San Martín, está sobre los 
Andes, como un inmenso cóndor mirando con dolor lo 
que pasa en el valle. Es también monarquista, más por 
tradición que por convicción. Pero cuando el directorio lo 
llama para que vaya con su ejército a vencer a los pue¬ 
blos provinciales, que bajo la dirección de Artigas ame¬ 
nazan terminar con el poder central de Buenos Aires, él 
desobedece y contesta: “Mi sable jamás se sacará de la 
vaina por opiniones políticas, como éstas no sean en 
contra de los españoles y de sus dependencias...” 

Se fué a Chile y luego al Perú, empujado por su glo¬ 
rioso destino. El héroe intuía su misión más amplia, in¬ 
mensa, cual las montañas donde posaba su planta. Sen¬ 
tía el llamado de los manes de América, como una fuer¬ 
za misteriosa que lo impulsaba a cumplirla. Sabía que 
esta resolución suya sería incomprendida, y le costaría 
el destierro con su cortejo de calificativos: traidor, ven¬ 
dido, ladrón... 

El mismo lo dice a su amigo Godoy Cruz, desde San¬ 
tiago de Chile, antes de partir, “que se despedía de él pa¬ 
ra siempre, pues fuere cual fuese la suerte de las armas, 
ha tomado la firme resolución de no volver más a su 
patria”. 

En ese momento explica también a su amado pueblo 
argentino las causas de su desobediencia a las órdenes re¬ 
cibidas, con estas emotivas palabras: “Compatriotas: Yo 
os dejo con el profundo sentimiento que causan las pers¬ 
pectivas de vuestras desgracias. 

“Vosotros me habéis acriminado aún de no haber 
contribuido a aumentarlas, porque éste hubiera sido el 
resultado, si yo hubiera tomado parte activa contra los 
federalistas; mi ejército era el único que conservaba su 
moral, y lo exponía a perderlo abriendo una campaña en 
que el ejemplo de la licencia armaría mis tropas contra el 
orden. 



90 


ELISA A. MENENDEZ 


“En tal caso era preciso renunciar a mi empresa de 
libertar el Perú, y suponiendo que la suerte de las armas 
me hubiera sido favorable en la guerra civil, yo habría 
tenido que llorar la victoria junto con los mismos venci¬ 
dos. 

“No, el general San Martín jamás derramará la san¬ 
gre de sus compatriotas, y sólo desenvainará la espada 
contra los enemigos de la independencia de América”. (Mi¬ 
tre: H. de San Martin). 

Belgrano está en Mendoza con su ejército. Es tam¬ 
bién un hombre íntegro y patriota sincero. Pero cree, co¬ 
mo San Martín, que la monarquía es el único remedio 
que salvará a América de la anarquía que padece. 

Es llamado, a su vez, por el directorio, para que va¬ 
ya con su ejército a terminar con Artigas y sus famosas 
“montoneras”. 

De menos carácter que San Martín y más respetuo¬ 
so del código militar, Belgrano obedece y se engolfa en 
la guerra civil. Bien pronto confesó cuán difícil era la 
empresa. Así se lo dice al directorio: “El ejército de mi 
mando no puede acabar con esta guerra. Los campos son 
inmensos y su movilidad facilísima; lo que nosotros no 
podemos hacer marchando con infantería, como tal. Por 
otra parte, ¿de dónde sacar caballos para correr por todas 
partes y con efecto? ¿De dónde hombres constantes pa¬ 
ra la multitud de trabajos y sin alicientes como tienen 
ellos?... Hay mucha equivocación en los conceptos. No 
existe la facilidad de concluir esta guerra... (Mitre: H. 
de Belgrano). 

Como se ve, el poder de Artigas se mantenía incon¬ 
movible en las provincias occidentales, aun en el momen¬ 
to en que se eclipsaba en su provincia natal. Lo comprue¬ 
ba aún más Belgrano, en la nota del 13 de junio, respon¬ 
diendo al directorio sobre su ya citado oficio. Este le dice 
que no puede mandarle refuerzos porque el erario público 
está exhausto, que en consecuencia haga uso de la pro¬ 
piedad particular, que es necesario vencer o morir... 
A lo que Belgrano contesta ya con indignación: “Dema¬ 
siado convencido estoy, como lo he estado siempre des¬ 
de el principio de nuestra gloriosa revolución, que es pre- 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA U 


ciso vencer o morir para afianzar nuestra independencia; 
pero también lo estoy, que no es el terrorismo lo que pue¬ 
de cimentar el gobierno que se desea y en que nos halla¬ 
mos constituidos... 

“Tampoco deben los orientales al terrorismo la gente 
que se les une, ni las victorias que los anarquistas han 
conquistado sobre las armas del orden. Aquéllas se han 
aumentado y le siguen por la indisciplina de nuestras 
tropas y excesos horrorosos que han cometido, haciendo 
odioso hasta el nombre de la patria... (Mitre: H. de Bel- 
grano). 

Este valioso documento prueba: 

1?) Que al hacer referencia a los orientales, Belgra- 
no reconocía que aquellos ejércitos provinciales, aunque 
argentinos, estaban bajo el influjo y la hechura del jefe 
oriental. 

29) Que éste no debía sus éxitos al terrorismo, co¬ 
mo lo afirman sus detractores. 

39) Que eran sus propias tropas, y no las de Arti¬ 
gas, las que cometían excesos horrorosos, que hacían 
odioso hasta el nombre de la patria. 

Comentando la respectiva actitud de los jefes argen¬ 
tinos aparentemente antagónicas, dice el Dr. Acevedo en 
su “Alegato Histórico”, que tienen un fondo común; pues 
ninguno de los dos aprueba la conducta seguida por el 
directorio de Buenos Aires, el cual no quería reconocer 
ningún derecho a las provincias, considerándolas como 
pueblos conquistados obligados a soportar su yugo. 

La actitud de San Martín, al no acatar las órdenes 
del directorio, era un reconocimiento tácito de la justicia 
de la causa federalista- Por eso dice, “que si la suerte de 
las armas le hubiera sido propicia, habría tenido que llo¬ 
rar la victoria junto con los vencidos”. Magnífica frase 
que revela los nobles sentimientos que animaban su alma, 
y que demostró a lo largo de su accidentada vida. 

San Martín, en su afán de evitar que el monstruo de 
la guerra civil devorara carne americana, solicitó y obtuvo 
del gobierno de Chile que mediara entre ambos belige¬ 
rantes, enviando comisionados a entrevistarse con Artigas 
a fin de invitarlo a concertar un armisticio. 



92 


ELISA A. MENENDEZ 


Pueyrredón rechazó indignado la intervención chile¬ 
na, y escribió a San Martín con fecha 11 de mayo de 1819, 
expresando: “Seria imposible celebrar un armisticio du¬ 
radero con esa fiera indócil. Por otra parte, cuán humi¬ 
llante es para nosotros que la embajada se dirija a Arti¬ 
gas para pedirle la paz y no a este gobierno! Esto pro¬ 
baría que él es el fuerte, el poderoso, el que lleva la razón 
a su favor, que nuestro lugar político es subordinado al 
de aquél...” 

Después de extenderse largamente en razones de esta 
Índole, termina: ''‘Que por ello ha resuelto prevenir a los 
diputados que suspendan todo paso en ejercicio de su 
comisión”. 

Convenía, al directorio tomar esta actitud, no permi¬ 
tiendo que un vecino fuera a intervenir allí, donde había 
tantas cosas que ocultar y tanto interés en ocultarlas. 

No hay duda que entonces se habrían puesto el des¬ 
cubierto las connivencias con los portugueses, porque es¬ 
ta aclaración hubiera sido el primer punto de las bases 
exigidas por Artigas. De ahí que nada pudo hacerse, a 
pesar de la buena voluntad que animaba a San Martín 
de poner término a aquella guerra fratricida. Lo que 
prueba, aunque no lo declara abiertamente, que él com¬ 
prendía y simpatizaba con la causa americanista soste¬ 
nida por el jefe oriental. 

El gran general argentino, sin ver realizados sus no¬ 
bles anhelos, se fué a Chile, en aquella gesta legendaria, 
a continuar luchando por la independencia de América; 
Artigas, al frente de sus “montoneras”, continuaba la su¬ 
ya, a fin de consolidar la libertad de los pueblos ya inde¬ 
pendizados. 

La obra de estas dos grandes figuras de la historia, 
se complementa. Y aunque uno era monarquista y el otro 
republicano, el uno contribuyó a la independencia de Amé¬ 
rica, el otro a la de la democracia americana. 

LA MONARQUIA EN EL RIO DE LA PLATA 

En aquel escenario confuso, resultado del cambio de 
régimen, “había más desorden material que caos espiri- 


ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 93 


tual”. Las ideologías estaban definidas. Buenos Aires, que 
tuvo la gloria de encender el foco revolucionario, se en¬ 
cargaría, muy pronto, de apagarlo- Con sus directorios, 
sus juntas, sus cabildos, la enorme fuerza del clero espa¬ 
ñol influyendo pesadamente sobre aquella sociedad patri¬ 
cia, era la metrópoli española transplantada al Plata, 
donde anhelaba seguir rigiendo, la vida política, adminis¬ 
trativa, económica y social de las provincias. Representa¬ 
ba el espírtu conservador español, encarnado en hombres 
americanos. En consecuencia, nació muy pronto en ellos 
la idea de levantar un'tr.ono en el antiguo virreinato, 
teniendo por capital a Buenos Aires. Contribuían las ideas 
predominantes del siglo y la efervescencia anárquica que 
cundía por el continente. 

Hagamos constar esto último en descargo del asom¬ 
bro que nos causa hoy comprobar, que los hombres más 
destacados de la sociedad porteña, por su ilustración, ta¬ 
lento o patriotismo, pues ni el mismo Rivadavia ni Bel- 
grano, cuyos servicios a la causa de la independencia 
son innegables, se libraron de acariciar esta idea y de lu¬ 
char por realizarla como única solución. 

Pusieron tal tenacidad por alcanzarla, que llegaron 
a sobreponerse a los fracasos y desaires recibidos en las 
cortes. Primero en la española, luego en la británica, por¬ 
tuguesa, francesa; por último pensaron restaurar el im¬ 
perio de los incas, desaparecido con Atahualpa hacía más 
de dos siglos, a propuesta del general Belgrano en el con¬ 
greso de Tucumán. 

Frente a este grupo monarquista, encabezado por el 
directorio y la Logia Lautaro, se levantaba Artigas enar- 
bolando la bandera de la república federal, semejante a 
la constituida por los Estados Unidos- Le seguían los pue¬ 
blos provinciales, a cuyas tropas algunos historiadores han 
llamado montonera, caudillaje, barbarie... Llámenle co¬ 
mo quiera, ¿qué importa el nombre? Es innegable que en 
esa tierra, tan inculta como fértil, habían arraigado los 
principios reivindicadores de la Revolución de Mayo. 

Contribuyeron a la tarea de su divulgación por las 
comarcas argentinas, los ejércitos de Belgrano, Castelli y 
Balcarce, que si no fueron siempre felices en sus empre- 


94 


ELISA A. MENENDEZ 


sas militares, cumplieron la gran misión de propagar el 
verbo revolucionario. 

Las proclamas de Artigas y de los jefes federales, eran 
claras y terminantes: No querían cambios de tutelajes. 
Odiaban las cadenas, ya proviniesen de la madre España 
o de la hija americana, que se presentaba más exigente 
y cruel dado lo trágico de la hora. 

Se le ha criticado acremente a Artigas, acaso no des¬ 
pojado de razón, lo inoportuno del momento para enca¬ 
bezar aquella revolución, cuando aun existían en Améri¬ 
ca fuertes reductos españoles que hacían peligrar la inde¬ 
pendencia. ¿Habría sido posible derribar un trono, una 
vez enterradas sus raíces, con los escasos medios defensi¬ 
vos de que se disponía? 

Artigas veía el peligro inminente cernirse amenaza¬ 
dor sobre el suelo de América; quería evitar que alcan¬ 
zara a convertirse en irreparable realidad. 

Para estudiar este punto nos hemos engolfado en las 
obras de los principales historiadores argentinos de la épo¬ 
ca, especialmente en Mitre, el más macizo de ellos, ofre¬ 
ciendo en sus obras abundantísima documentación, como 
también en Vicente Fidel López, Saldias y otros. De ellos 
serán, los documentos que probarán hasta qué punto lle¬ 
varon aquellos hombres los trabajos para implantar un 
reino en el Río de la Plata- 

Esta idea tomó mayor vigor con el establecimiento 
en Buenos Aires de la Logia Lautaro, creada por San Mar¬ 
tín, Alvear, Pueyrredón y los hombres más relevantes del 
mundo político porteño, que se hermanaron en esa so¬ 
ciedad secreta. 

Las asociaciones de esta índole estaban en boga en 
Europa; nada podía ser más inoportuno que su creación 
en estos pueblos, cuyo credo era hacer oír y respetar sus 
derechos. 

La afirmación de que San Martín, cuya moral inco¬ 
rruptible lo pone a prueba de toda sospecha, fuese su 
iniciador, pues más tarde fundó otras similares en Chile 
y Perú, da la pauta de que creía sinceramente sacar par¬ 
tido de ellas en pro de la independencia, juzgando por el 
suyo el patriotismo de sus conciudadanos. Desgraciada- 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 95 


mente no fué así. Desde su fundación fué designado para 
presidirla el joven Carlos Antonio de Alvear, cuya desme¬ 
dida ambición fué el sello característico de su personali¬ 
dad; en seguida hizo de ella un poderoso instrumento pa¬ 
ra alcanzar sus fines personales, consiguiendo ser ascen¬ 
dido a general apenas tenía 25 años de edad; a los 28, era 
Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la 
Plata. Oigamos lo que al respecto dice Mitre en su “His¬ 
toria de Belgrano”: “Elevado al mando supremo a los 28 
años de edad, más por influencia de una camarilla que 
por el voto público, se creyó en actitud de dominar la si¬ 
tuación, y se contrajo a disciplinar al ejército de la capi¬ 
tal. Este paso insensato, que puede explicarse por la im¬ 
paciente ambición de un joven sin bastante madurez en 
sus ideas, era tan indisculpable como el paso anárquico 
del ejército del Perú. Así es que Alvear subió al gobierno 
sin plan, sin ideas, sin fe en la revolución, sin objeto ha- 
eia el cual dirigir sus esfuerzos, sobreponiendo su ambi¬ 
ción personal; gastó su tiempo y su energía en cimentar 
su precaria autoridad, en lucha con la opinión, contra las 
provincias; contra la mayor parte de las fuerzas armadas, 
que le negó obediencia- Para colmo de desdichas las tropas 
argentinas se vieron obligadas a evacuar la plaza de Mon¬ 
tevideo, dejándola a disposición de Artigas, que también 
se declaró contra el nuevo director supremo”. 

Alvear quiso entonces aunar todos sus esfuerzos para 
cristalizar sus ideas monárquicas. A los quince días de 
subir al poder ya mandó ofrecer el país a la corona bri¬ 
tánica, como un presente particular suyo, invocando que 
la petición de dominio partía de los pueblos, ansiosos de 
ser gobernados por Inglaterra, cuando sólo había inter¬ 
venido en el asunto la pequeña camarilla que lo rodeaba. 

Con este fin envió como emisarios a don Bernardino 
Rivadavia y a don Manuel José García con sendos pliegos, 
uno para el Ministro de Relaciones Exteriores de Gran 
Bretaña, y el otro para Lord Stranford, representante di¬ 
plomático inglés en Río de Janeiro. 

Cuando Rivadavia, que al principio de su carrera po- 
lílica había sido republicano, se enteró de la forma en 
que iba planteado el asunto que debía tratar en Inglaterra, 



96 


ELISA A. MENENDEZ 


halló tal gravedad, que se reservó la nota para sí, porque, 
según sus palabras, “aquel asunto podía teñirse con los 
colores del crimen”. Aconsejó a su compañero que hiciera 
lo propio. Ambos se limitaron a solicitar, en forma gene¬ 
ral, el apoyo del gobierno inglés, aunque pronto se con¬ 
vencieron que no podían contar con él, dada la estrecha 
alianza que mantenía con España. A continuación trans¬ 
cribiremos las citadas notas, que probarán por si solas 
cómo no eran infundadas las reservas de los comisionados. 
Ambas están firmadas en Buenos Aires el 15 de enero 
de 1815. 

En la que iba dirigida al gobierno inglés, después de 
expresar que las provincias eran inhábiles para gobernar¬ 
se a sí mismas; que necesitaban una mano exterior que 
las dirigiese y contuviese en la esfera del orden, antes que 
se precipitaran en los horrores de la anarquía, agregaba: 
“Estas provincias desean pertenecer a la Gran Bretaña, 
recibir sus leyes, obedecer su gobierno, y vivir bajo su in¬ 
flujo poderoso. Ellas se abandonan sin condición alguna a 
la generosidad y buena fe del pueblo inglés, y yo estoy 
resuelto a sostener tan justa solicitud para libertarlas de 
los males que las afligen...” 

“Es necesario que se aprovechen los momentos, que 
vengan tropas que impongan a los genios díscolos, y un 
jefe plenamente autorizado que empiece a dar al país 
las formas que sean de su beneplácito, del rey y de la 
nación, a cuyos efectos espero que V. S. me dará sus 
avisos con las reservas y prontitud que conviene, para 
preparar oportunamente la ejecución”. 

Prescindiremos de los comentarios, porque no puede 
pedirse expresión más clara de una entrega sin condicio¬ 
nes a un poderoso país extranjero. 

La nota dirigida al embajador inglés en Rio de Ja¬ 
neiro, difiere de la primera porque empieza diciendo gran¬ 
des verdades; hacía referencia a la irritación producida 
en el pueblo argentino al saber el envío de un embajador 
ante el rey inglés, para terminar con una súplica desdoro¬ 
sa, comparando a los habitantes de América con los ne¬ 
gros africanos y pidiéndole para ellos la misma protección. 
Hela aquí: “Ha sido necesaria toda la prudencia política 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 97 


y ascendiente del gobierno actual, para apagar la irrita¬ 
ción que ha causado en la masa de estos habitantes el 
envío de diputados ante el rey- La sola idea de composi¬ 
ción con los españoles los exalta hasta el fanatismo, y 
todos juran en público y en secreto, morir antes que su¬ 
jetarse a la metrópoli. 

“En estas circunstancias, sólo la generosa nación bri¬ 
tánica puede poner un remedio eficaz a tantos males, aco¬ 
giendo en sus brazos a estas provincias, que obedecerán 
su gobierno y recibirán sus leyes con placer, porque cono¬ 
cen que es el único medio de evitar la destrucción del 
país, a que están dispuestos antes de volver a la antigua 
servidumbre, y esperan de la sabiduría de esa nación una 
existencia pacífica y dichosa. La Inglaterra que ha pro¬ 
tegido la libertad de los negros en la costa de Africa, im¬ 
pidiendo con la fuerza el comercio de esclavatura a sus 
íntimos aliados, no puede abandonar a su suerte a los ha¬ 
bitantes del Río de la Plata, en el acto mismo en que se 
entregan a sus brazos generosos”. (Mitre: H. de Belgrano). 

Nada más elocuente que estas palabras de Alvear, 
quien al condenar las justas y patrióticas aspiraciones del 
pueblo argentino, pone con inconsciencia juvenil, pince¬ 
ladas magistrales reflejando el alma popular de América. 

¿Cómo, frente a estos hombres que pensaban y obra¬ 
ban así, no iba a agigantarse, en el concepto de los pue¬ 
blos, la figura moral de Artigas, oponiéndose tenazmente 
a la realización de tan humillantes planes? 

No en vano lo proclamaban Protector de los Pueblos 
Libres. 

Convencidos los emisarios que nada podrían conse¬ 
guir en Inglaterra, se reunieron con Belgrano y Sarratea 
que se hallaban en Europa, a donde habían ido anterior¬ 
mente en cumplimiento de la misma misión ante el rey 
de España, sin obtener mejor resultado- 

En vista de los reiterados fracasos, pero resueltos a 
toda costa a traer un rey a Buenos Aires, resolvieron, a 
propuesta de Sarratea, dirigirse a Roma, donde se hallaba 
desterrado el ex rey de España Carlos IV, que había sido 
destronado por Napoleón I y, substituido por su hijo 
Fernando VII. El fin de la entrevista era interesarlo para 



98 


ELISA A. MENENDEZ 


que enviase, como rey de los que fueron sus vasallos, a su 
hijo Francisco de Paula. Todo marchaba a las mil mara¬ 
villas, habiendo redactado ya Rivadavia hasta la carta 
constitucional que debería regir la naciente monarquía, 
como también el elocuente manifiesto que el flamante so¬ 
berano lanzaría a sus súbditos, cuando Carlos IV, vislum¬ 
brando una ocasión favorable para recuperar su trono y 
sus dominios de América, se retractó de lo dicho, desba¬ 
ratando los planes monarquistas. 

A continuación vamos a transcribir los párrafos más 
salientes de la nota, de suplicante tono, en que hicieron 
la petición al monarca destronado, declarando en la misma 
“que solo a él reconocían como rey las provincias del Río 
de la Plata”. En consecuencia, considerando nula su abdi¬ 
cación y no pudiendo S. M. trasladarse a Buenos Aires, 
rogábanle cediera a favor de su hijo Francisco de Paula 
el dominio y soberanía de las Provincias Unidas, como 
rey independiente. 

Después de extenderse en largas consideraciones del 
mismo tenor, terminaban con estas palabras: “El favor, 
señor, que pedimos a las plantas de V- M. en su propio 
nombre y en el de sus constituyentes, imploran de V. M. 
como soberano, les otorgue el objeto de su ardiente sú¬ 
plica, y que V. M. se digne extender benignamente su 
paternal y poderosa protección a tres millones de sus más 
leales vasallos”. (Mayo 16 de 1815). (C. Calvo: H- de la 
Revolución). 

Antes de continuar describiendo la sinuosa ruta que 
seguían los citados comisionados, obsesionados en cum¬ 
plir, costare lo que costase, la misión encomendada, va¬ 
mos a transcribir algunas cláusulas de la carta-constitu¬ 
cional redactada por los mismos para presentarla al ex¬ 
monarca, que habla con más elocuencia de lo arraigado 
que estaba en ellos la idea de levantar un trono, y que 
publica el citado autor: “La nueva monarquía de la Amé¬ 
rica del Sur, se denominará “Reino Unido del Río de la 
Plata, Perú y Chile”. La corona será hereditaria; la per¬ 
sona del rey será sagrada e inviolable; pero sus ministros 
serán responsables: el rey mandará las fuerzas, declarará 
la guerra, hará los tratados, distribuirá todos los empleos. 


ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 99 


tendrá a su cargo la administración y nombrará la no¬ 
bleza compuesta de duques, condes y marqueses. El cuer¬ 
po legislativo será integrado por el rey, por la nobleza y 
representación común. Formarán la Cámara Alta los du¬ 
ques, condes y marqueses; la segunda sólo la formarán 
los diputados de los pueblos- Ninguna orden del rey será 
cumplida sin autorización de su ministro. Los jueces se-, 
rán nombrados por el rey. La nación gozará del derecho 
de propiedad, de la libertad de cultos y de conciencias, 
de la libertad de imprenta, de la inviolabilidad de la pro¬ 
piedad, y de la seguridad individual...”. 

Después de conocer esta declaración constitucional, de 
sometimiento voluntario a un rey destronado, hagamos 
una ligera biografía de este personaje, de triste memoria 
en la historia española. Como rey y como hombre, Carlos 
IV fué un imbécil, sin dignidad ni carácter; pues había 
entregado abiertamente el manejo de los negocios públi¬ 
cos a Godoy, astuto cortesano suyo, favorito de la reina, 
que de simple guardia de corps, llegó a ser ministro y go¬ 
bernante. Tal estado de cosas provocaba un descontento 
general en el pueblo y en la familia real, especialmente 
en su hijo mayor, el príncipe Fernando, que libraba es¬ 
candalosas querellas con el favorito de su madre, por lo 
cual el joven se captaba la simpatía popular. 

Estas disenciones de familia supo aprovecharlas Na¬ 
poleón para conseguir que el rey abdicara de la corona 
española “a favor de su amigo el gran Napoleón”, a fin 
de que pudiera desheredar a su primogénito. Dueño de 
un nuevo cetro, aquél lo pasó a su hermano José, provo¬ 
cando la célebre reacción popular que durante cinco años 
ensangrentó el suelo español, cavando aquel heroico pue¬ 
blo los umbrales de la tumba del emperador francés- 

E1 monarca fué desterrado a Roma, donde permane¬ 
ció hasta su muerte, siendo más tarde substituido en el 
trono por su hijo Fernando Vil. 

Allá lo encontramos, cuando los comisionados de Al- 
vear van a hacerle el ofrecimiento ya descripto. 

Ante tan inesperado reconocimiento, al escuchar tan¬ 
tas expresiones de obsecuencia y fidelidad, aquel hombre 
que jamás realizó nada bueno en su vida de soberano, se 




100 


ELISA A. MENENDEZ 


sintió un superhombre. No debe sorprendernos si en el 
manifiesto preparado expresaba que implantaría en el Río 
de la Plata dos reinos independientes, para coronar a sus 
dos hijos, don Carlos y don Francisco de Paula, redacta¬ 
do con estas palabras: . .En tan apurada crisis, las pro¬ 
vincias del Río de la Plata han ocurrido a mi real persona 
por medio de diputados plenamente autorizados, imploran 
mi real beneficencia y reclaman mi paternal protección. 
Las provincias del Río de la Plata han sido las primeras 
que postradas a mis reales pies, protestan que no han re¬ 
conocido, ni pueden reconocer otro soberano legítimo que 
yo, y como su rey y padre, claman y piden de mí el re¬ 
medio de los males que padecen y de las ruinas que les 
amenaza...” (Saldías: “La Evolución Republicana”), 

Después de reflexionar un momento sofire lo expuesto, 
¿podFá negarse el papel preponderante que le cupo desem¬ 
peñar a Artigas en el futuro de los pueblos americanos, 
al oponerse enérgica y tesoneramente a la realización de 
tales proyectos? 

Para apagar el brillo del Sol, necesitan reunirse en 
abundancia torvas y pesadas nubes. Así los detractores de 
Artigas han tenido que acumular tormentas de calumnias 
para eclipsar la luz de la verdad. Pero el triunfo de la 
mentira, por sólido que parezca, es efímero; le falta rai¬ 
gambre, no resiste las estocadas de la verdad documenta¬ 
da, que se aclara y cimenta a través de los tiempos- Es ella 
el génesis que da vida y valor a la historia. 

Todavía cabe agregar que los diputados de Alvear, en 
el afán de influir sobre la resolución del monarca, le ha¬ 
bían reconocido una renta vitalicia, equivalente a la que 
recibía de Madrid, siempre que ésta le fuera retirada. En 
caso de fallecimiento debía pasar, en igual carácter, a su 
esposa María Luisa. 

La nota en que presentaron este asunto, está fechada 
en Londres el 16 de mayo de 1815, encabezada del modo 
siguiente: 

“Don Manuel de Sarratea, don Bernardino Rivadavia 
y don Manuel Belgrano plenamente facultados por el Su¬ 
perior Gobierno de las Provincias Unidas del Río de la 
Plata para tratar con el rey nuestro señor, Don Carlos IV 


ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 101 


(que Dios guarde) a fin de conseguir del justo y piadoso 
ánimo de S. M. la institución de un reino en aquellas pro¬ 
vincias, y cesión de él al serenísimo señor don Francisco 
de Paula, en todo y la más necesaria forma: Prometemos 
y juramos por nosotros y a nombre de nuestros comi¬ 
tentes. ; 

Ningún ofrecimiento fué bastante para decidirlo, 
cuando el ex rey, vislumbrando una posible vuelta al tro¬ 
no, se retractó de lo pactado. 

Con este nuevo fracaso, la misión se deshizo y resol¬ 
vieron volver a Buenos Aires. Mas Rivadavia todavía in¬ 
tentó hacer, por parte suya, una nueva tentativa ante 
Fernando VII, en la cual había fracasado Sarratea; con 
este fin se dirigió a Madrid- Allí se encontró con que el 
rey preparaba una expedición de diez mil hombres, en 
Cádiz, con el fin de recuperar sus colonias. No obstante, 
Rivadavia trató el asunto, proponiendo instaurar una mo¬ 
narquía hispano-americana. Todo iba bien; pero Rivada¬ 
via tenía a su lado a Sarratea, el cual no le permitiría 
nunca que triunfara allí donde él no había podido. Re¬ 
currió a las intrigas, que fueron siempre sus armas de 
combate. 

A este respecto, dice el Dr. López: “Al dar este paso, 
Rivadavia no había contado con la perfidia de Sarratea, 
con el vil proceder de este intrigante, que podía clavarlo 
en una situación harto desairada y no poco peligrosa, 
denunciando ante la corte de Madrid, que no tenía papeles 
ni instrucciones; por lo cual, aunque Rivadavia reconocía 
el vasallaje de los pueblos del Río de la Plata, recibió or¬ 
den de salir inmediatamente de España”. Mientras Riva¬ 
davia hacía estas últimas tentativas en Europa, Belgrano, 
desilusionado, se vino a Buenos Aires dispuesto a restau¬ 
rar la monarquía incásica, ya sola, ya enlazándola a la 
casa de Braganza, en Portugal. 

Entregado con entusiasmo a hacer triunfar esta idea, 
lo encontraremos en el histórico congreso. 

EL CONGRESO DE TUCUMAN 

Corría el año 1816, señalado en la historia de Amé- 



102 


ELISA A. MENENDEZ 


rica por dos grandes acontecimientos: la invasión por¬ 
tuguesa a la Banda Oriental y el Congreso de Tucumán, 
realizado el 9 de julio para proclamar la independencia 
argentina- Una vez efectuado este hecho fundamental en 
la vida de un pueblo, surgió como lógica consecuencia, 
determinar la forma de gobierno que había de dársele. 
Aunque la idea monarquista primaba en aquel ambien¬ 
te, las opiniones estaban divididas. Belgrano y todos los 
diputados del Alto Perú pugnaban por restaurar el trono 
de los incas; proponiendo por capital a la ciudad de Cuzco. 
Los diputados porteños anhelaban hacer triunfar sus 
ideas monárquicas para traer algún príncipe de Portugal, 
por cuya causa venían trabajando desde hacía tiempo. Ar¬ 
tigas, en conocimiento de esta complicidad con su ene¬ 
migo, no había querido enviar representantes de las pro¬ 
vincias a su mando. 

A pesar de primar en el congreso el elemento rea¬ 
lista, la opinión pública argentina, con esa visión intui¬ 
tiva, propia de las multitudes cuando hay un peligro, 
era abiertamente republicana. Era inútil que los asun¬ 
tos se trataran en el misterio de las logias; el pueblo 
los intuía, los sabía, los desaprobaba, rebelándose a la 
sola idea de ver levantarse un trono en su suelo natal. 

Fue esa fuerza invisible, casi sin representación en 
el ambiente de Tucumán, la que influyó para que aquel 
proyecto no tuviera inmediata aprobación- Fueron otra 
vez los diputados provinciales los que salvaron la ense¬ 
ña republicana, levantada por el diputado cordobés Fray 
Santa María del Oro, quien afirmó resueltamente “que 
para decidir la forma de gobierno era necesario prime¬ 
ro consultar a los pueblos”. 

Así lo hace constar uno de los congresales enviados 
por Buenos Aires, el doctor Antonio Saenz, de cuyas de¬ 
claraciones publicadas por Mitre, transcribimos los si¬ 
guientes párrafos: “Luego que se declaró la independen¬ 
cia, los diputados por Buenos Aires nos propusimos entrar 
en la tarea de la constitución. Pero en este primer paso 
encontramos un atolladero tal que nos obligó a volver 
atrás, dejándolo enteramente abandonado. La desconfian¬ 
za, el desafecto y la rivalidad contra Buenos Aires se 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 108 


hablan descubierto públicamente desde que llcgumos 
«qul.. 

“Ya hahiamos sufrido en el Congreso el reproche de 
que se nos dijese que el gobierno de Buenos Aires era 
uno jerga rotu con quien nadie queriu toparse”. 

Como' vemos, aquel histórico congreso no pudo ha¬ 
cer triunfar sus ideas porque era inmenso el peso de lu 
opinión popular que las repudiubn. Aunque públicamen¬ 
te no llegó a imponerlas, siguió Irobujondo en secreto, 
conjuntamente con el directorio, para coronar n un prin¬ 
cipe de Portugal. Con tal fin hicieron invudir la Provin¬ 
cia Oriental por el general Lecor, apenas transcurrido 
un mes de aquellas memorables sesiones; lo que provo¬ 
có una reacción de protesta y doloroso angustia en am¬ 
bas márgenes del Piula, al ver amenuzuda su independen¬ 
cia- 

Contribuía a ilustrar la opinión púhlicn el diario “Lu 
Crónica”, comentando valientemente el peligro que para 
la vida nacional representaba esa invasión, por cuyo mo¬ 
tivo fue clausurado y sus directores y colaboradores en¬ 
viados al destierro. l)c modo que por defender la causa 
de la independencia, en el momento en que la proclama¬ 
ba aquel histórico congreso nacional, murchnron al exi¬ 
lio el coronel Porrego y Manuel Moreno, dueños y reduc¬ 
tores de “Lu (irónica”, junto con Pazos, Agrelo, Freneh, 
y otras dcstucadus personalidades. 

Desde el destierro podían hablar claro, contribuyen¬ 
do u iluminar la conciencia del pueblo argentino, que se 
agitaba patrióticamente, como fiera enjaulada, al ver que 
su gobierno permaneciu impasible ante el avance de los in¬ 
vasores a la Provincia Oriental, quienes fácilmente se ex¬ 
tenderían al otro lado del Uruguay, dudo que sólo se opo¬ 
nía la débil, pero tenaz resistencia de Artigas. Aquel es¬ 
fuerzo, grande por el heroísmo y el ideal, fuá combatido 
por los gobernantes de entonces; y lia sido peor juzgado 
por los historiadores, después. 

Mitre mismo, reconoce y expresa con nhundunlc docu¬ 
mentación la connivencia de aquellos directorios con los 
portugueses, y al referirse a la heroica resistencia de los 
orientales, llega a prodigar elogios a los soldados; pero 
escuchemos como juzga a su jefe: “A pesar de tantos y 




104 


ELISA A. MENENDEZ 


tan severos reveses los orientales no desmayaban en su 
heroico empeño. Defendían el suelo patrio y su indepen¬ 
dencia contra la invasión injusta de un poder txtraña, 
que tomando por pretexto la anarquía del limítrofe, sólo 
era movido por su ambición y su codicia. 

“Solos, mal mandados, mal tratados, mal organizados, 
casi sin armas y desprovistos de todo, se mostraban, em¬ 
pero, resueltos a hacer el último esfuerzo. Artigas, acaudi¬ 
llando esa valerosa resistencia, se habría levantado ante 
la historia, si hubiera poseído algunas de las cualidades 
del patriota y del guerrero- Pero desprovisto de toda vir¬ 
tud cívica, de toda inteligencia política y militar, hasta 
del instinto animal de su propia conservación, habría pre¬ 
ferido que su patria se perdiera antes que reconciliarse 
con sus hermanos, y se había hecho derrotar miserable¬ 
mente en todas partes, lo mismo que sus tenientes, sin 
tener una sola inspiración generosa, ni acertar una sola 
vez a combinar medianamente la más vulgar operación 
de guerra. 

“Jamás causa más sagrada, fué acaudillada por un 
ser más indigno e inepto, ni sostenida por soldados más 
llenos de abnegación... 

“No por tantas y tan fáciles victorias, los portugue¬ 
ses se habían adueñado del país. Señores de las fronteras 
del Cuareim y de las de Cerro Largo, protegidos por una 
poderosa escuadra, los portugueses no eran dueños sino 
del territorio que pisaban. 

“Después de la derrota de Catalán, Artigas reconcen¬ 
tró la defensa al interior del país, haciendo el desierto 
al invasor a todo lo largo de la frontera Norte. Don Fruc¬ 
tuoso Rivera, rehecho de la última derrota y reforzado 
con las tropas salvadas de Montevideo, retiró todas las 
subsistencias de alrededor de la plaza y estableció un 
bloqueo formal, reduciendo a Lecor al recinto de las 
murallas. 

“De este modo los ejércitos de Montevideo y del 
Cuareim quedaban interceptados y todo el interior del 
país en poder de sus defensores...” (Mitre: H. de Bel- 
grano). 

Surgen de este documento juicios contradictorios co¬ 
mo vamos a verlo. 


ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 105 


La pluma vigorosa del historiador describe el trági¬ 
co escenario que ofrecía la campaña oriental, partiendo de 
la batalla de Catalán, es decir, del 4 de enero de 1817. 
Después de pintar el desamparo en que combaten los 
orientales, niega a su jefe “toda virtud cívica y cualidades 
de patriota y de guerrero”. 

A pesar de la superioridad del ejército enemigo, 
de estar protegido por una poderosa escuadra, los por¬ 
tugueses “ sólo eran dueños del terreno que pisaban”. 
Despoja a Artigas de “una sola inspiración generosa, de 
capacidad para acertar una sola vez a combinar la más 
vulgar operación de guerra”. Describe cómo en cuatro me¬ 
ses de lucha “aquellos orientales, solos, mal mandados, mal 
tratados, mal organizados, casi sin armas y despro vis-' 
tos de todo, han logrado retirar todas las subsistencias 
de los alrededores de la plaza de Montevideo, establecer 
un bloqueo formal, reducir a Lecor al recinto de las mu¬ 
rallas”, bajo el mando de Rivera. Mientras Artigas “re¬ 
concentrando las defensas en el interior del país, ha lo¬ 
grado hacer el desierto al invasor a todo lo largo de la 
frontera Norte, aislando totalmente los ejércitos portu¬ 
gueses, del Sur y del Norte, y en consecuencia, dominan¬ 
do todo el territorio del centro del país”. 

¿Qué más se puede pedir, humanamente, a un jefe 
que lucha en las condiciones adversas que el mismo his¬ 
toriador describe? ¿Qué más se puede exigir, que en esa 
forma haya resistido durante cuatro años, hasta que al 
fin vencido, pero no moralmente quebrado, pasara al otro 
lado del río, a fin de rehacerse, para volver a la liza? 

¿Puede un historiador, a quien le sobra capacidad para 
abarcar en una mirada el cuadro que describe, negar a 
ese hombre cualidades de patriota y de guerrero, si obra¬ 
ra con el espíritu libre de rivalidades localistas? 

Afirma que la causa era sagrada porque “los orienta- 
tales defendían con heroico empeño su suelo patrio y su 
independencia, contra la invasión injusta de un poder ex¬ 
traño” ; a su jefe que supo sobreponerse, en aras de esa 
misma causa, “hasta al instinto animal de su propia con¬ 
servación”, sin que la sombra de la claudicación oscure¬ 
ciera su trayectoria, lo presenta como a “un hombre des¬ 
provisto de toda virtud cívica y de toda inteligencia poli- 



106 


ELISA A. MENENDEZ 


tica y militar” agregando “ jamás causa más sagrada fué 
defendida por un ser más indigno e inepto”• 

Sabemos que los soldados no son más que realizado¬ 
res autómatas de las órdenes de quien los manda, sea 
justa o injusta la causa porque luchan. Si la que defen¬ 
dían los soldados de Artigas era sagrada ¿por qué se abo¬ 
minaba contra su jefe, que los inspiraba, los dirigía y 
los acompañó siempre, sea cual fuere la suerte que co¬ 
rrieran? 

En este caso es imposible separar la idea que crea 
de la acción que realiza, porque cerebro y brazo están 
consubstanciados a un corazón' que siente profundamen¬ 
te un ideal, al cual ha consagrado la vida, superponiéndo¬ 
lo a los intereses humanos. 

Mitre, además, censura a Artigas “haber preferido 
que su patria se perdiera antes que reconciliarse con sus 
hermanos”; olvida que en aquellos momentos los argen¬ 
tinos estaban divididos por ideas en monárquicos y re¬ 
publicanos. Los primeros, representados por la pequeña 
oligarquía adueñada del poder, por lo tanto la más pe¬ 
ligrosa, porque obraba a espaldas de su pueblo en con¬ 
nivencia con el enemigo. Y era ante ella que se erguía 
altivamente Artigas, mientras confraternizaba con la par¬ 
te mayoritaria del pueblo argentino, hermanados en los 
mismos ideales por ser republicana. 

Sólo podía alzar su voz y rebelarse gallardamente en 
las provincias, dado que en Buenos Aires el elemento mo¬ 
narquista, desde el poder, hacía sentir el peso de su auto¬ 
ridad opresora. Ya hemos visto salir camino del destie¬ 
rro a los dirigentes republicanos, por ilustrar al pueblo 
desde las columnas de “La Crónica”. 

En consecuencia, si Artigas en aquellos momentos 
decisivos se hubiese unido al grupo gobernante, al cual 
el ilustre historiador argentino llama “sus hermanos , 
¿quién habría defendido la causa republicana en el Río 
de la Plata? 

Mitre reconoce, aprueba que el pueblo argentino fue¬ 
se contrario a la monarquía y al pequeño grupo que la 
propiciaba; pero no quiere reconocer que Artigas era 
su único defensor, al defender su ideal republicano; in- 


ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 107 


siste en presentarlo ante la historia como un elemento 
disolvente y anárquico. 

En tal sentido, dice a continuación: 

“Estas peripecias de la guerra en la Banda Orien¬ 
tal repercutían dolorosamente en el corazón de los ar¬ 
gentinos, embravecían las resistencias anárquicas del li¬ 
toral contra el gobierno general y daban pábulo a la opo¬ 
sición que fermentaba en Buenos Aires”- 

¿A qué se debía esa oposición que fermentaba en 
Buenos Aires y se extendía por el litoral, sino a que 
el pueblo argentino sabía que se estaba tramando la co¬ 
ronación de un principe extranjero, y veía, con la ver¬ 
dad de los hechos, que el sacrificio de los orientales era 
la única valla que se oponía al invasor de su propia he¬ 
redad? 

Para completar el cuadro, oigamos lo que escribe 
el citado autor: 

“Los pueblos anarquizados y los caudillos anárquicos, 
desenvolvían fuerzas que de otro modo hubieran perma¬ 
necido latentes, destruyendo con ellas el edificio viejo, 
obstando con su resistencia inconsciente a que triunfaran 
proyectos bastardos como los de Sarratea, Belgrano y Ri- 
vadavia, en Londres, y los de García en Río de Janeiro. 
El mismo Artigas, con su brutalidad y sus instintos di¬ 
solventes, representaba ante la sociabilidad argentina un 
principio de vida más transcendental que el que sostenía 
el diplomático argentino en la corte del Brasil, empujando 
o creyendo empujar a las tropas para eliminar una fuer¬ 
za, que aunque bárbara, era una fuerza cuya pérdida de¬ 
bía debilitar el organismo argentino. 

“Por eso ante la imaginación ardiente de los con¬ 
temporáneos, lo mismo que ante el juicio sereno de la 
posteridad, la política tenebrosa que venimos historiando 
ha sido igualmente condenada, porque ella, sin resolver 
ninguno de los problemas de la revolución, los complicaba. 
“Sacrificaba el porvenir de la república a los miedos del 
momento, y dado que sus designios se realizacen, ener¬ 
vaba por una serie de degeneraciones las fuerzas de un 
pueblo independiente y libre, degradando el carácter na¬ 
cional, y hasta renegando de la propia raza. 

“La opinión pública de la época, lo sentía y lo com- 



108 


ELISA A. MENBNDEZ 


prendía casi por instinto de conservación. Así es que 
cuando surgió el federalismo en Buenos Aires, oponien¬ 
do obstáculos a la consolidación de un poder central, y 
al desarrollo vigoroso de la revolución, el pueblo adivinó 
que la inercia del gobierno de Buenos Aires ante la pró¬ 
xima invasión portuguesa, que entonces se anunció, (ju¬ 
nio de 1816) importaba una complicidad con ella- 

“Lo era en efecto, puesto que como se ha visto, él esta¬ 
ba perfectamente impuesto, desde 1815, de las miras del 
gobierno del Brasil, y no ignoraba que tropas portugue¬ 
sas marchaban a ocupar Montevideo, sin que hasta en¬ 
tonces hubiera dado muestras de pensar en algo, siquiera 
fuera estar prevenido contra toda emergencia, al menos 
para garantir la integridad territorial del pueblo argen¬ 
tino”. 

Nada más concluyente que esta declaración del histo¬ 
riador, para probar la complicidad del directorio en la in¬ 
vasión portuguesa. Pero Mitre se empeña en negar a 
Artigas la valiosa participación que le cupo y en no reco¬ 
nocerlo como jefe autóctono de los pueblos provincia¬ 
les, único defensor de la causa republicana, en los mo¬ 
mentos en que crujían los débiles cimientos de nuestras 
incipientes nacionalidades. 

Nos pasma que un hombre de la talla del general 
Mitre se empequeñezca pretendiendo negar lo innegable, 
lo que no puede ocultarse a la luz de su talento, que llega 
a describir magistralmente el cuadro americano de la 
hora, y pretende no ver las proporciones colosales del 
héroe, que encarnando los ideales republicanos, opone 
solo su pecho, sin más coraza que la justicia de la cau¬ 
sa que defiende, ante aquella inicua invasión a los te¬ 
rritorios del Plata. 

Imposibilitado el autor de quitar de la escena aque¬ 
lla figura central, la deforma, dándole unos brochazos 
de brutalidad e inconsciencia, de bárbaro y anárquico. 
Sólo logra engrandecer al hombre, pues ¿cómo ese bár¬ 
baro e inconsciente veía más ciaro y obraba con más in¬ 
teligente decisión que aquellas cabezas, plenas de ilus¬ 
tración y de talento, que iban a postrarse ante las cortes 
europeas, presentando la raza americana como incapaz 
de dirigir sus destinos? 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 109 


Censura este proceder la justicia del historiador; pe¬ 
ro no alcanza a reconocer a Artigas como único salvador 
de los principios republicanos en el Río de la Plata. 

Esperamos que el tiempo, como el agua que en su eter¬ 
no correr va limando aristas a los guijarros, logre suavi¬ 
zar asperezas, hasta que un día surja del alma del pue¬ 
blo argentino la voz de la verdad que reivindique la me¬ 
moria del hombre, que, como ninguno, comprendió sus 
íntimos anhelos y se sacrificó por ellos. 

Sigamos estudiando, en autores argentinos, aquel mo¬ 
mento histórico; hallaremos que los hombres dirigentes 
se sucedían unos a otros, pero siempre inflexibles en su 
línea de conducta, tendiente a levantar un trono en la 
metrópoli argentina. 

Vemos desfilar por la más alta magistratura a los 
directores Posadas, Alvear, Pueyrredón, Rondeau, Sarra- 
tea, etc., sin que ninguno vea que jugando con el fu¬ 
turo de un pueblo, por salvar dificultades del momento, 
lo arrastran ciegamente a un precipicio. 

Cuando en 1812, el patriota Belgrano, aunque cega¬ 
do después por la vorágine monarquista, creó la bande¬ 
ra que hoy ostenta la República Argentina, y la izó por 
primera vez, recibió una severa reprimenda del directo¬ 
rio, con la prohibición de volver a enarbolar aquella en¬ 
seña que enardecía en el pueblo los anhelos de justicia 
y libertad- 

Después del congreso de Tucumán y de los fracasos 
que conocemos, siguieron los trabajos por coronar a un 
infante portugués, con no menos ardor y tenacidad que 
los que hemos visto realizar ante Inglaterra y España. La 
restauración de la monarquía incásica tuvo también sus 
adeptos, pero sin resultado. Por fin, cuando en 1820, des¬ 
pués del triunfo de Cepeda, las tropas federales entra¬ 
ron en Buenos Aires y obligaron a publicar las actas 
secretas de sus sesiones, el pueblo argentino se sorpren¬ 
dió al saber que estaban adelantadas las gestiones para 
coronar al principe de Lúea. Era éste un noble francés, 
de arruinada fortuna, soltero, sin herederos, por lo cual 
se proponían casarlo con una princesa del Brasil, a fin 
de que los portugueses, interesados en el asunto, evacúa- 




110 


ELISA A. MENENDEZ 


ran la Banda Oriental, que entraría a formar parte dei 
nuevo reino. 

Todo parecía encarrilarse bien, cuando acontecimientos 
ulteriores, deshicieron el impopular andamiaje directorial. 


ARTIGAS FRENTE AL JUICIO DE LOS BRASILEÑOS 

Algunos historiadores brasileños que hemos consulta¬ 
do, demuestran ser algo más justicieros para juzgar a su 
adversario, que los argentinos, al describir la campaña arti- 
guista, 1816 - 1820, que acabamos de historiar. 

Oigamos lo que dice al respecto Pereira Da Silva 
en “Historia da Fundacao do Imperio Brazileiro”: “Re¬ 
chazado de las fronteras de Río Grande y de la parte su¬ 
perior de Entre Ríos, hallábase Artigas como aprisiona¬ 
do entre el Brasil, el Paraguay indiferente, pero igualmen¬ 
te adversario suyo, y las tropas de Lecor, que habían 
subyugado a Montevideo... Maniobraba todavía el cau¬ 
dillo en la campaña de Montevideo y en Corrientes, don¬ 
de había un delegado de su suprema autoridad, lo mis¬ 
mo que en la provincia de Entre Ríos, oprimiendo a los 
pueblos bajo su dominio. No le faltaban soldados, aun¬ 
que los dividía en partidas de guerrillas para fatigar a 
sus adversarios- 

“Había puesto en armas a más de 12.000 hombres, 
obligando a todos los que podían servir, nacionales o ex¬ 
tranjeros, ricos o pobres, casados o solteros. En vez de 
pagarles sueldos, dábales en indemnización lo que roba¬ 
ban o cargaban. Nada gastaba en su alimentación, pues 
tomaba de las estancias y propiedades, abundantes en el 
país, vacas y ovejas... Tampoco compraba caballos que 
el territorio producía en cantidad abundante, de la que 
cada cual robaba lo que quería. Mudaba a cada instante 
de campamento y en breves horas recorría distancias 
asombrosas.. . 

“No vencía en campo raso y batallas regulares. Fa¬ 
tigaba, quebraba, desmoralizaba al adversario con mar¬ 
chas y contramarchas, movimientos y apariciones brus¬ 
cas. .. No estaba el general Lecor habilitado para estas lu¬ 
chas ... A las puertas de la ciudad osaban las guerrillas 




ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 11 


acercarse, llegada la noche, para realizar correrías, proferir 
amenazas, insultar al jefe del ejército. Cuando éste salía de 
muros lo hacía sólo para recorrer las poblaciones próxi¬ 
mas y arrebatar provisiones y ganados”... Eran difíci¬ 
les asimismo las comunicaciones por el lado del mar. 
Partidas inmensas acometían a las fuerzas durante las 
marchas. Las del interior y de los cerros eran dirigidas 
por Frutos Rivera, el más importante de los tenientes de 
Artigas, que vigilaba y acechaba desde las cimas, como 
un águila posada en las cumbres de los montes, para 
descargarse sobre la presa cuando juzgaba propicio el 
momento. 

“Artigas tenía su cuartel general sobre los cerros 
de Santa Ana, en medio del país, y desde allí expedía 
sus órdenes y dirigía fuerzas y partidas militares... No 
era posible ir a buscarlo en sitio tan perfectamente pre¬ 
parado por la naturaleza, para la más segura e inexpug¬ 
nable defensa...” 

Escuchemos ahora lo que al respecto dice el histo¬ 
riador Constancio en “Historia do Brazil”:... “Conti¬ 
nuó la guerra en 1817, saliendo victoriosas las fuerzas 
portuguesas en todos los encuentros, pero sin poder con¬ 
seguir el aniquilamiento de las fuerzas de aquel jefe de 
bandas, que a la manera de los beduinos o de los tártaros, 
se dispersaban después de las derrotas y volvían a reu¬ 
nirse en un sitio convenido. Sin bagajes, montados en 
ágiles y veloces caballos, diestros en el manejo de las 
armas, y rápidos para desmontar en medio de la carre¬ 
ra, eran terribles enemigos en las vastas planicies de 
aquellas regiones. Y la lucha prosiguió en 1819, quedan¬ 
do Artigas siempre batido y nunca del todo vencido, en 
repetidos encuentros de poca importancia y sin ningún 
resultado para nosotros. 

“Este jefe atrevido e infatigable, después de algunas 
ventajas parciales, sufrió una completa derrota en Ta¬ 
cuarembó, el 22 de Enero. Pero a pesar de este hecho 
continuó la malhadada lucha, cuyo éxito no debía apro¬ 
vechar ni a Artigas ni al Brasil y que sólo sirvió para 
asolar a aquellas vastas campiñas. El Ministerio celebró 
así mismo esta campaña como un gran triunfo, y anun¬ 
ció con jactancia que en breve quedaría consumada la 




ELISA A. MENENDEZ 


llí 


ruina de Artigas. • • Bien pronto se disiparon estas iluso¬ 
rias esperanzas.. 

Creemos innecesario seguir adelante para ver el 
cuadro que ofrecía la resistencia de Artigas al empezar 
el año 20. Los autores citados, adversarios suyos, han 
logrado bastante justeza en el conjunto de los hombres, 
las cosas y la época- No obstante, es de observar que el 
primero de los citados historiadores se expresa en esta 
forma: “En vez de pagarle sueldos a sus soldados, le daba 
lo que robaban o cargaban... “Nada gastaba en su alimen¬ 
tación, porque tomaba de las estancias vacas y ovejas”. 

¿De dónde iba a sacar Artigas fuentes de recursos 
para pagar y alimentar a sus soldados, sino de la pro¬ 
ducción del suelo que defendía? Era la contribución del 
pueblo oriental a los esforzados defensores del solar na¬ 
tivo. El invasor, con menos derechos, ¿no hacía lo pro¬ 
pio? 

En el concepto del historiador, cuando Artigas obra¬ 
ba así, robaba; cuando lo hacía Lecor, arrebataba provi¬ 
siones y ganados ... 

El segundo es más justiciero. Su espíritu sereno re¬ 
vela más bien admiración y respeto, que odio hacia su ad¬ 
versario. Describe la pujanza indómita del luchador y 
termina reconociendo la esterilidad, para ambos, de aque¬ 
lla lucha, a pesar de la victoria alcanzada por el Brasil. 

Pereira da Silva, agrega: “No es sin embargo Artigas, 
hombre de abatirse por los reveses... 

Por eso sólo pudo ser vencido con las armas de la 
traición, que nunca empleó. Su alma de varón, forma¬ 
da de probidad y rectitud, jamás osó ofender a sus com¬ 
pañeros de luchas y sacrificios con las sombras de la du¬ 
da, confiando en ellos con lealtad de hermano. 

A veces, los grandes espíritus suelen ser un tanto 
candorosos; talvez porque mirando a los demás a través 
de su alma, ven en ellos el reflejo de sus virtudes. En 
consecuencia son víctimas del engaño y la perfidia. Hay 
momentos en la vida del héroe que nos presentan este as¬ 
pecto de su personalidad; a pesar de las lecciones que el 
mundo le ha enseñado, cree ver en los demás la sinceri¬ 
dad que halla en sí mismo. 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 113 


SOMETIMIENTO DE RIVERA 

El año 1820 se anuncia en el escenario de la lucha 
con tonalidades de tragedia. Los vientos de la derrota, 
zumban sobre los campos de Tacuarembó. 

El héroe no se descorazona, dada su fortaleza espi¬ 
ritual. Sabe lo que es la guerra: una mezcla de triunfos 
y derrotas. Piensa que aun le queda Rivera con su división, 
último baluarte de las debilitadas fuerzas orientales, que 
por no haber tomado parte en la batalla citada, se había 
salvado del desastre- Además, del otro lado del río, el 
prestigio del protector conservaba su pujanza, que pron¬ 
to veremos aumentado con el triunfo de Cepeda y el de¬ 
rrumbe del poder directorial. 

No obstante, las victorias de los jefes artiguistas Ra¬ 
mírez y López, eran armas de dos filos, que supo aprove¬ 
char la hábil diplomacia bonaerense para hacer volver 
aquellas espadas triunfadoras sobre su jefe, vencido en 
Tacuarembó. Era un momento difícil, decisivo. Uno de 
esos momentos terribles, en la vida de los hombres y de 
los pueblos. 

Artigas necesitaba más que nunca disponer de un 
ejército organizado y fuerte, capaz de detener las am¬ 
biciones de sus tenientes, desatadas por los triunfos ob¬ 
tenidos, estimulada por la oligarquía recientemente des¬ 
tronada de sus posiciones. Esta veía en los jefes triun¬ 
fadores los instrumentos necesarios para alcanzar una 
fácil revancha sobre el protector. , 

Si Artigas hubiese contado con fuerzas suficientes, 
es presumible que Ramírez no se habría animado a eri¬ 
girse en su rival, y al haberlo hecho, la lucha hubiera 
sido más equitativa; probablemente la victoria se habría 
inclinado hacia Artigas que conservaba su prestigio en 
las provincias del litoral, mientras Ramírez era consi¬ 
derado como subalterno suyo. 

Al fin de reorganizar su ejército, se dirigieron los 
esfuerzos del protector- Una de sus primeras resolucio¬ 
nes fue ordenar a Rivera que marchara a reunírsele para 
pasar juntos a Corrientes, donde convocarían las mili¬ 
cias locales, al mismo tiempo que las de Misiones; pues 



114 


ELISA A. MENENDEZ 


* . 

allí el indio Siti, sucesor de Andresito, comandaba un 
ejército de 1500 hombres; con estas fuerzas reunidas for¬ 
marían un ejército respetable. 

Pero a aquel espíritu incorruptible lo? perseguían 
las furias de la deslealtad. 

¿Cómo Artigas iba a dudar de la constancia de Ri¬ 
vera, soldado patriota, valiente, que lo había acompaña¬ 
do durante nueve años, en una lucha cuyos sacrificios 
iban siempre en ascenso y en la cual habían ido dejando 
juntos jirones de sus vidas, mezclados con trozos de idea¬ 
les, amarguras y desesperanzas. 

Ambos estaban unidos por larga y vieja amistad de 
familias. El único hijo que Rivera dejara de su matrimo¬ 
nio con doña Bernardina Fragoso, fué bautizado por Arti¬ 
gas; ya sabemos que este sacramento era considerado en¬ 
tonces como un lazo familiar. Sus vidas estaban unidas por 
el deber y un acendrado afecto; el tiempo y los azares de 
la lucha habían creado raigambre en sus espíritus. Lo prue¬ 
ba la correspondencia de ambos, en la cual, con frecuencia, 
Artigas da a Rivera los títulos afectivos de “compadre y 
amigo”. Sin embargo, en aquel momento supremo, no en¬ 
contró en él el apoyo que esperaba. 

Así lo hace constar el mismo Rivera en un extenso 
oficio que dirige a Lecor desde Tres Arboles, el 2 de mar¬ 
zo de 1820; oficio que publica de María en su “Compendio 
de Historia”, y cuyos párrafos finales son los siguientes: 

“No contrariar esos principios es la razón por que con¬ 
voqué a todos los jefes y oficiales de mi mando, invitán¬ 
dolos-a la obediencia del gobierno de la capital, para evi¬ 
tar los males que se seguirían necesariamente de cualquier 
resistencia de mi parte. Verificóse el reconocimiento, como 
V- E. lo ha deseado, y el documento que lo acredita se en¬ 
tregó en manos del teniente coronel don Manuel Carnei- 
ro... ” 

Una vez de realizado el sometimiento, y después de 
disolver sus fuerzas, se puso Rivera en viaje hacia Mon¬ 
tevideo con una escolta de cien hombres. Su jefe, pasma¬ 
do de la inconstancia y versatilidad humanas, pasaba al 
otro lado del río, abandonado, solo, sin saber que se aleja¬ 
ba para siempre de su suelo natal. Allí dejaba vibrando en 
cada árbol, en cada encrucijada de las sierras y en cada 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 115 


piedra de los caminos que recorriera, una nota de gloria 
y de dolor, con las que se escribiría más tarde la historia 
de la patria oriental, que es la historia de su vida, de 
hombre, de soldado, de apóstol de la democracia. 

La opuesta actitud de estos dos hombres en un mo¬ 
mento culminante de su obra común, permite ver su dife¬ 
rencia espiritual. Rivera mira el presente desolador y som¬ 
brío, se descorazona ante tantos reveses, y resuelve aban¬ 
donar la liza por la pendiente que han seguido casi todos 
los prohombres de la revolución. Aunque más tarde lo ve¬ 
remos de nuevo luchando gallardamente por los mismos 
postulados libertarios en los campos mortales de Rincón 
y las Misiones. 

Artigas, ni un momento vacila en seguir el camino 
que se marcó a sí mismo. No importa que la realidad lo 
venza, el ideal lo sostiene. Sacando fuerzas de su fe, aren¬ 
ga a sus fieles, les transmite la conciencia del deber, y re¬ 
suelve con sus diezmadas fuerzas cruzar el río patrio; si 
el Jefe de los Orientales ha sido vencido, aun permanece 
el Protector de los Pueblos Libres. 

Pasada la frontera, Artigas redobla sus trabajos por 
reorganizar su ejército, a fin de luchar contra su ex aliado 
Ramírez, que, triunfante, no había querido exigir del nue¬ 
vo gobierno de Buenos Aires la declaración de guerra a 
Portugal, fin principal de aquella cruzada. 

El almirante Sena Pereira en sus “Reflexiones sobre 
el Río de lá Plata”, pinta el sometimiento de Rivera: 

Mediante un simple convenio de sumisión y lealtad, 
del que fué mediador y garante don Julián Espinosa, Rive¬ 
ra quedó incorporado a nuestro ejército, en el mismo gra- 
o en que se hallaba, comandando un regimiento de caba¬ 
llería de línea en su totalidad compuesto de orientales”. 

“Pocas son las naciones que se muestran tan genero¬ 
sas con sus más implacables enemigos!” 

Este documento del escritor portugués, concuerda con 
lo expresado por Rivera. 

El conde De Figueiras condensa el mismo aconteci¬ 
miento en dos oficios, fechados el 14 y 17 de febrero de 

El primero se expresa así: “En estos momentos el te¬ 
rritorio de Montevideo queda evacuado por las tropas de 



116 


ELISA A. MENENDEZ 


Artigas, y tal vez de las que pertenecieron al mando de 
don Frutos Rivera, porque la gran derrota que sufrió el 
primero debilitará el entusiasmo del segundo. 

Es de gran importancia este documento, no sólo por 
su valor intrínseco, sino porque nos suministra el cono¬ 
cimiento de la fecha exacta en que nuestro procer aban¬ 
donó su tierra: 14 de febrero de 1820. No se conocía con 
exactitud antes de la publicación de este oficio, por Homen 
de Mello, en la “Revista Trimestral” de Río Grande. 

El otro documento dice: “Por los datos que contiene 
la referida comunicación hay todas las probabilidades de 
que Fructuoso Rivera, despreciando el llamamiento de Ar¬ 
tigas, y desapoderándose de la mayor parte de sus tropas, 
retrogradó con cien hombres, con la idea, sin duda, de ir 
a presentarse a algunas de las autoridades que operan en 
la capitanía de Montevideo, porque si sus ideas hubieran 
sido otras no desmembraría su partida y al contrario, pro¬ 
curaría reforzarla o reunirse con Artigas como éste desea- 
ba”. 

“Cuando Rivera llegó con su escolta a Canelones, dice 
el Dr. Acevedo, ya estaba allí el general Lecor para pre¬ 
sidir la ceremonia del sometimiento de la última columna 
del ejército artiguista que quedaba en pie”. 

Hoy, los historiadores, al influjo de la serenidad que 
van dejando los días, hallamos explicación al proceder de 
Rivera en lo crítico y angustioso del momento que atrave¬ 
saba. Este atenuante no pudo tener cabida en el espíritu 
del jefe dada su voluntad de dominio y su fe en la justicia 
de la causa que sustentaba- 

FUNESTAS CONSECUENCIAS DE UNA VICTORIA: 

CEPEDA 

Vemos partir al héroe de su tierra, con dolor pero sin 
desaliento; la causa federalista se extendía pujante hasta 
la ciudad de Buenos Aires, amenazando derrumbar el di¬ 
rectorio y el congreso de Tucumán, trasladado a la capí a 
desde 1817, a pedido del director Pueyrredón; “para que 
fuera a ayudarle a soportar la carga que le creaba la opi¬ 
nión pública, unánimemente opuesta a su gobierno . 

Estando las cosas en tal estado, Artigas comprendió 


ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 117 


que era el momento para dar el golpe en la capital, y ter¬ 
minar con el foco monarquista allí existente, encaramado 
en las alturas del poder. Confió esta audaz empresa a sus 
dos jefes aliados, los gobernadores de Entre Ríos y Santa 
Fe, generales Francisco Ramírez y Estanislao López, po¬ 
niendo en sus manos aquella célebre conminatoria, cuyas 
palabras tienen la altivez del vencedor, no del vencido. 

Hela aquí: “Merezca o no V. S. la confianza de los 
pueblos que representaba es al menos indudable que V. S- 
debe celar los intereses de la nación. Esta representa la 
pérfida coalición de la corte del Brasil y la administración 
directorial. Los pueblos revestidos de dignidad están alar¬ 
mados por sus intereses y por los de América. V. S. decida 
con presteza. Yo, por mi parte, estoy decidido a proteger 
la justicia de aquellos esfuerzos. La sangre americana en 
cuatro años ha corrido sin la menor consideración: al pre¬ 
sente V. S. debe economizarla si no quiere ser responsable 
de las consecuencias ante la soberanía de los pueblos”. 

Ramírez y López, cumpliendo órdenes de Artigas, mar¬ 
charon sobre la capital argentina, siendo el mismo direc¬ 
tor Rondeau, que acababa de substituir a Pueyrredón por 
renuncia de éste, el encargado de detener las fuerzas fe¬ 
derales. 


Ambos bandos chocaron en Cepeda, el 1? de febrero de 
1820, alcanzando éstas un resonante triunfo, que fué la 
antesala de la caída de aquel gobierno sin calor popular. 

Ramírez, a cuyo cargo inmediato iban las tropas, dir 
rigió desde el mismo campo de batalla una vibrante pro¬ 
clama al pueblo bonaerense; y el gobernador López se di¬ 
rigió al cabildo, por ser la autoridad más representativa 
del pueblo argentino, haciéndole proposiciones de paz so¬ 
be la base de la disolución del directorio y del congreso. 
Le adjuntaron también la nota de Artigas, ya transcripta, 
manifestando siempre que ambos obraban como subordi¬ 
nados del caudillo oriental. No obstante, los historiadores 
argentinos que hemos consultado, tratan de desvirtuar esa 
declarada subordinación, presentando a los caudillos pro- 

rLÍTa 68 ° brand< ? por su cuenta, anulando al fundador 
del federalismo cisplatino. 

La nota de Artigas fué pasada al congreso, resolvién¬ 
dose solicitar la cooperación del cabildo a los fines de pa- 




118 


ELISA A. MENENDEZ 


cificación, y contestada en la siguiente forma: “Ha sido 
puesta en este Ayuntamiento la nota de V. S. del 27 de 
diciembre último, en que lamentándo la inutilidad de los 
esfuerzos de este pueblo recomendable, siente que ella 
traiga su origen de complicaciones con el poder directo- 
rial.. .. Mas si cree V- S. que al terrible estruendo de una 
borrasca, suceda lo apacible de una calma risueña, V. E. 
debe congratularse de que llegó para nosotros ese momen¬ 
to precioso. Un nuevo orden de cosas se ha sucedido en 
Buenos Aires, inmoble de sus antiguos principios libera¬ 
les marcha hacia la paz, por la que ansian los pueblos to¬ 
dos. 

“En este mismo momento se prepara por la Munici¬ 
palidad una diputación al Gral. don Francisco Ramírez, 
para que cerca de su persona levante los preliminares de 
un tratado de paz, que sea la obra de la fraternidad y el 
iris deseado de nuestras discordias- Bien pronto va a ver 
V. S. que Buenos Aires merece el título de recomendable, 
que sabe apreciar los sentimientos de los demás pueblos 
hermanos y que se caracteriza no menos la buena fe que 
la más acendrada sinceridad. 

“V. S. crea que sus votos son hoy los de la fraterni¬ 
dad y armonía y que si ella pudiera correr a la par de sus 
deseos, hoy mismo quedaría sepultada para siempre la 
horrible discordia, y afirmado por todas las provincias el 
estandarte de la unión”. 

Ramírez, desde su campamento, se había dirigido tam¬ 
bién al pueblo, expresándole que una vez disueltas las 
actuales autoridades, tenía el derecho de elegir, sin te¬ 
mor, el gobierno provisorio que más le conviniera, agre¬ 
gando: “Apenas nos anunciéis que os gobernáis libremen¬ 
te, nos retiraremos a nuestras provincias a celebrar los 
triunfos de la nación y a tocar los resortes de nuestro 
poder, para que no se dilate el día grande en que reunidos 
los pueblos bajo la dirección de un gobierno paternal, 
establecido por la voluntad general, podamos asegurar 
que hemos concluido la difícil obra de nuestra regene¬ 
ración política”- 

Este era, el ideario de Artigas, proclamado y prac¬ 
ticado por él desde el célebre congreso de Tres Cruces, 
realizado en abril del XIII, en el cual iniciara su discurso 


artigas defensor de la democracia AMERICANA 11» 


con estas patrióticas palabras, que nunca serán demasia¬ 
do repetidas: 

“Mi autoridad emana de vosotros y ella cesa con 
vuestra presencia soberana. Vosotros estáis en el pleno 
goce de vuestros derechos; ved ahí el fruto de mis ansias 
y desvelos, y ved ahí también todo el premio de mi 
afán...” 

¿Puede pedirse mayor armonía en las ideas, y has¬ 
ta en las palabras, del jefe y del soldado? Es indudable 
que la lección estaba bien aprendida; pero no bien arrai¬ 
gada en el alma del caudillo, enlrerriano. Por eso, en el 
momento culminante del triunfo, cuando la gloria lo lleva¬ 
ba de la mano para que escribiera una hermosa página 
en la historia de Amórica, Ramírez sufrió el vértigo, man¬ 
chando su nombre con el estigma de traidor. 

Estando los jefes federales en transacciones pacifis¬ 
tas, lograron entrar en la metrópoli, obteniendo como re¬ 
sultado inmediato que a propuestas del cabildo renuncia¬ 
ran el congreso y el directorio, convocándose en seguida 
a los ciudadanos para que por voto público eligieran el 
nuevo gobierno. 

TRAICION DE RAMIREZ Y LOPEZ 

En aquel mar político, enturbiado por pasiones, intri¬ 
gas y componendas, desgraciadamente tan común en nues¬ 
tras democracias, surgió como gobernador general d‘>n 
Manuel de Sarratea, de quien ya conocemos los turbios 
manejos.' Para pintarlo mejor, dejemos la palabra a al¬ 
gunos historiadores compatriotas suyos, entre ellos al 
J)r. López; “.. .Trampalón y entremedio, y movido siem¬ 
pre por un afán incorregible a tretas y manejos embro¬ 
llados, no era tan malo que pudiera ser tenido por un 
malvado de talla para despotizar por la fuerza y por la 
sangre, ni por peligroso siquiera fuera de los enjuagues y 
escamoteos, que lo hacían despreciable más bien que per¬ 
verso .. . “Extraña mezcla de buen carácter y cinismo, de 
habilidad y desvergüenza... De principios morales poco 
delicados, de viveza pervertida, etc”. 

Pastarla este bosquejo, que no desmintió en los prin- 



120 


ELISA A. MENENDEZ 


cipales actos de su vida, para que conociéramos su perso¬ 
nalidad moral. En 1812, fué encargado por el directorio 
de Buenos Aires de minar, por medio de la intriga y el 
soborno, al ejército artiguista, a la sazón en el Ayuí, rea¬ 
lizando aquel gesto que ha glorificado la historia con el 
nombre de “Exodo del pueblo oriental”. 

Allí estaba Artigas con su pueblo, hambriento y se- 
midesnudo, sostenido únicamente por el ejemplo moral 
de su jefe, que con el mismo estoicismo compartía su mi¬ 
seria y buscaba remedio a sus dolores. Nadie puede desco¬ 
nocer que sólo una fuerza espiritual rayando en lo sobre¬ 
humano, era capaz de sostener aquel pueblo formado por 
hombres, mujeres, niños y ancianos, viviendo a la intem¬ 
perie, en suelo prestado, esperando que la campana de la 
lucha lo llamara de nuevo a la defensa del solar nativo. 
Pocas veces, en la historia de la humanidad, se presenta 
un ejemplo de fuerza moral colectiva, tan unánime y per¬ 
severante. 

Es aquella masa humana famélica y desnuda, a quien 
Sarratea se propone desorientar ofreciéndole el miraje 
de un vellocino de oro, entretejiendo sus promesas con 
viles intrigas, que trama entre jefes y soldados. 

Artigas, indignado ante tanta bajeza, al regresar a 
Montevideo, exigió del gobierno de Buenos Aires la de¬ 
posición de Sarratea como base principal para integrar 
las fuerzas sitiadoras- En consecuencia, éste y su secre¬ 
tario don Pedro Feliciano Cavia pasaron a aquella capi¬ 
tal. 

Tal derrota moral no podía olvidarla Sarratea; apro¬ 
vechó la ocasión que ahora se ofrecía para desplegar sus 
condiciones ya citadas. 

Las presas que la suerte le ofrece son fáciles de en¬ 
gañar y manejar. Tanto Ramírez como López eran caudi¬ 
llos de espíritus simples, ignorantes, sin otra arista de 
mérito que un instintivo amor a la libertad del suelo na¬ 
tivo. Unos de los tantos criollos, que bien dirigidos, dieron 
la pasta generosa que hizo factible alcanzar la indepen¬ 
dencia americana; pero sin capacidad ni fuerzas morales 
para librarse de las redes pintadas de oro que les exten¬ 
día Sarratea y aquella diplomacia. Esos caudillos campe¬ 
sinos, bajo la dirección de Artigas, acababan de realizar 
una gesta estupenda, desbaratando los planes de un go- 



artigas defensor de la democracia AMERICANA 121. 


bierno que alimentaba ideas realistas, inadaptables en el 
ambiente y en el espíritu de los pueblos. 

Lo dice el general Balcarce: “que la libertad le era 
deudora a Ramírez de bienes inestimables”, agregando: 
“El nos ha sacado de la esclavitud a donde miserablemen¬ 
te éramos conducidos; es el genio benéfico que nos ha 
elevado nuevamente a la dignidad de hombres libres • 

Estas palabras del general Balcarce, con las cuales 
regala a su compatriota Ramírez la paternidad de la obra 
realizada, hacen referencia a que una de sus primeras re¬ 
soluciones fué exigir del congreso la publicación de las 
actas secretas, por las cuales el pueblo argentino pudo en¬ 
terarse que se estaba tramitando a toda prisa la corona¬ 
ción del duque de Lúea, aristócrata francés. 

Esta noticia causó asombro popular; lo que se presu¬ 
mía era que la corona seria ofrecida a un infante de la 
corte portuguesa, dada la adhesión, no disimulada, a los 
invasores de la Provincia Oriental; de ahí los ataques a 
fondo de la prensa opositora. 

La publicación de estas actas fué un gran triunfo pa¬ 
ra la causa federalista; en consecuencia, Ramírez exigió 
de Sarratea que los diputados firmantes fueran sometidos 
a un proceso político. 

Mitre, en “Historia de Belgrano”, juzga así este he¬ 
cho: “...Pero una vez jurada públicamente una consti¬ 
tución republicana, la ley dictada en violación de ella, 
aceptando aunque condicionalmente un monarca para el 
país, a la vez que el concurso de poderes extraños sin el 
consentimiento de los ciudadanos, es un acto que revestía 
los caracteres de la traición política y de perjurio a los 
principios proclamados por la Revolución. Por otra parte, 
su política tenebrosa, antes y después de la invasión por¬ 
tuguesa a la Banda Oriental, si no traidora, había sido 
más que equívoca. Y por lo menos su diplomacia la había 
alentado o consentido, según ha podido verse, combinan¬ 
do este hecho con el plan de monarquía”. 

El 14 de marzo iniciaba Sarratea el proceso a los con- 
gresales y diputados por el delito de alta traición- Y en 
la proclama conque lo inició, los calificaba de “criminales 
desnaturalizados”. Se olvidaba Sarratea que él había co- 



122 


ELISA A. MENENDEZ 


mulgado en los mismos altares, buscando en las cortes 
europeas un príncipe que finiera a gobernar estos paí¬ 
ses. Sin embargo, no tuvo reparos en enviarlos a la cár¬ 
cel, donde permanecieron dos meses, hasta que el nuevo 
gobernador Ramos Mejía los sacó de la prisión. El direc¬ 
tor Pueyrredón “acusado por el anatema popular de ser el 
principal causante de la invasión portuguesa y de la gue¬ 
rra civil”, había presentado renuncia el 31 de enero, soli¬ 
citando permiso para salir del país. El congreso, al ente¬ 
rarse de tal solicitud, decretó su destierro conjuntamente 
con su ministro y consejero Tagle, con la amenaza de ul¬ 
teriores procesos. 

Los tenientes de Artigas acababan de librar al pue¬ 
blo argentino de aquella oligarquía fanatizada' por ideas 
monarquistas. Al respecto, dice el historiógrafo Pelliza, 
“que la democracia era deudora de este servicio a la mon¬ 
tonera inculta del litoral”. Creemos que en este caso es¬ 
tá bien empleado el calificativo, porque los historiadores 
están de acuerdo en afirmar que tanto Ramírez como Ló¬ 
pez eran prototipos de gauchos provinciales. 

¿Es posible creer que esa “montonera inculta” fuera 
capaz dé realizar aquella cruzada libertadora, más gran¬ 
de en lo político que en lo militar, si no hubiera tenido 
un jefe superior que les trazara claramente el camino? 

Refiriéndose a Ramírez dice el Dr. Francia, censuran¬ 
do su traición ‘'de pobre peón de estancia, Artigas lo ha¬ 
bía elevado y hecho gente”. Mitre describe con estas grᬠ
ficas palabras la entrada de los jefes triunfadores en la 
capital porteña: “El 25 de febrero entró Sarratea a la ca¬ 
pital acompañado de López y Ramírez, trayendo éstos sus 
respectivas escoltas, cuyo aspecto agreste fué mirado por 
la población como un insulto premeditado que su gober¬ 
nador no había tenido energías o habilidad para prevenir. 
Para colmo de vilipendio, los montoneros vencedores ata¬ 
ron los caballos a las rejas de la pirámide de Mayo, que 
se levantaba en medio de la plaza de la Victoria, el Forum 
de los porteños, mientras los caudillos federales recibían 
los honores de la hospitalidad en las casas consistoriales”. 

Las turbas nunca han tenido noción de la medida 
de sus actos. Son capaces de llegar al heroísmo como a 
la atrocidad. Por eso es necesario que una cabeza supe- 



artigas defensor de LA DEMOCRACIA AMERICANA 123 


rior piense por ellas, las dirija y domine con el influjo 
de su prestigio. 

Es innegable que imprimiendo rumbos a aquellos 
gauchos indómitos estaba Artigas, de ahí que pudieron 
cumplir tan gran destino. En aquellos momentos estaba 
ausente, y si le fué posible trazar a sus tenientes el plan 
que los condujo a la victoria, no pudo preyenir los deta¬ 
lles. Si Artigas hubiera estado allí, no hay duda que hu¬ 
biera ahorrado esa ofensa al pueblo argentino, de quien 
fué siempre el más grande defensor de sus derechos y 
de su libertad. 

Si bien Artigas era el jefe de los orientales y luchó 
tenazmente para que su provincia natal no fuese entre¬ 
gada al invasor, no es menos cierto que jamás escatimó 
sacrificios en pro del pueblo argentino, a fin de librarlo 
de ser gobernado por príncipes extranjeros. Fueron las 
dilatadas campiñas argentinas teatro de sus mayores 
hazañas, glorias y derrotas. En todos los documentos es¬ 
tudiados, en los cuales expresa sus ideales de futuro so¬ 
bre formas de gobierno, jamás habla de “pueblo oriental” 
en singular; dice “pueblos” porque su visión se extendía 
a todas las provincias del antiguo virreinato. Además, 
el gobierno federal, base de su republicanismo, sólo po¬ 
día ser aplicado en la gran República, o sea en las Pro¬ 
vincias Unidas del Río de la Plata, como se denominaban 
entonces. 

Por eso, cuando en 1815 el gobierno de Buenos Aires, 
como una forma de transacción, le ofrece la independen¬ 
cia de su provincia como había reconocido ya la del Pa¬ 
raguay, Artigas no la acepta, porque ése no era el ideal 
por el cual luchaba. Lo veía disminuido, empequeñecido. 
No quería disgregación, de lo que tanto se le ha acusado 
injustamente; quería Confederación. Ver convertidas las 
inmensas comarcas del ex virreinato en un haz de pueblos 
unidos; con libre albedrío para darse las leyes que convi¬ 
nieran a su situación geográfica y a las necesidades que de 
ellas se derivan. 

Artigas luchaba con la fe de un creyente, porque es¬ 
peraba en las democracias, en su perfeccionamiento, en 
el altísimo rol que les tocaría desempeñar en el futuro 
del nuevo continente. 


124 


ELISA A. MENENDEZ 


Los historiadores citados, se empeñan en negar a 
Artigas el papel preponderante que tuvo en el génesis de 
las instituciones argentinas; como se empeñan en no re¬ 
conocerle la paternidad del gran movimiento federal que 
produjo la crisis de 1820, que acabamos de historiar. 

Es tan difícil vencer el valor de la verdad, que ellos 
mismos, en su carácter de historiadores, publican docu¬ 
mentos, los cuales hablan claro por boca de los jefes pro¬ 
vinciales que ambos obraban bajo la dirección de Artigas. 
Ya hemos transcripto la conminatoria de éste, que Ramí¬ 
rez entregó a las autoridades correspondientes, y la res¬ 
puesta del cabildo dirigida a aquél. 

Si ambos eran jefes autónomos, ¿por qué el cabildo 
les superponía la autoridad de Artigas, a la sazón ausente 
y derrotado en su patria? ¿Por qué se dirigía a él y no a 
Ramírez al tratar las bases pacifistas, citando sólo a éste 
como a un simple intermediario, “’para que cerca de su 
persona, dice, levante los preliminares de un tratado de 
paz?”. 

A continuación vamos a transcribir un notable oficio 
de Artigas, en el cual hace referencia a la proyectada cam¬ 
paña de Ramírez sobre Buenos Aires y al plan concer¬ 
niente a ese fin. Está dirigido a don Ricardo López Jor¬ 
dán, gobernador de Entre Ríos durante la ausencia de 
Ramírez, fechado el 20 de febrero de 1820, tres dias an¬ 
tes de firmarse el nefasto tratado del Pilar, lo que prueba 
que hasta entonces Artigas seguía confiando en sus alia¬ 
dos. 

Oigamos las palabras de nuestro héroe, plenas de op¬ 
timismo y energías, en aquellos momentos trágicos en 
que la sombra de la última derrota se mezclaba con las 
brumas del porvenir: 

“Cuando repasé el Uruguay lo hice compelido de 
mis enemigos- En mis anteriores había prevenido a Ud. 
este caso próximo posible y mi resolución de buscar hom¬ 
bres libres para coadyuvar sus esfuerzos. Este es mi de¬ 
seo, y para llenarlo no dude Ud. que estarán prontas mis 
tropas y las demás que tengan las otras provincias de la 
Liga, luego que se presente algún enemigo en observación 
de estas costas, que las veo expuestas... 

“.. .Para mí no es este el mayor trabajo, sino los re- 


ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 125 


cursos de su mantenimiento. Yo no me atrevo a sacarlo 
del vecindario, si él voluntariamente no quiere prestarlo. 
Hoy mismo he hecho marchar al señor comandante don 
Aniceto a ver si es realizable esta providencia”... 

Antes de continuar, detengámonos un momento para 
saborear este trozo magnífico en su sencillez, porque nos 
muestra una faz del alma de su autor. Con sinceridad, ma¬ 
nifiesta que él preveía el término fatal de la lucha en su 
patria. Pero lleno de energías, sin vacilaciones ni quejas, 
sin buscar justificativo a su derrota, grita su firme re¬ 
solución de llamar a los hombres libres para aunar sus 
esfuerzos, dando a la vez la señal de alerta porque ve 
expuestas las costas de Entre Ríos. 

El portugués ha derrotado a Artigas, pero no lo ha 
vencido. Allí está del otro lado del río patrio, no como 
el árbol destrozado que arroja la corriente junto a la 
orilla, tal como nos hemos acostumbrado a forjárnoslo 
a través de descripciones populares; sino, bravio, llaman¬ 
do a los hombres de temple y corazón de provincias libres, 
para que lo acompañen a continuar la lucha, que ha sos¬ 
tenido más por influjo moral de su fe, que por los me¬ 
dios materiales de que dispone. No le importan los sa¬ 
crificios. Se siente fuerte, capaz “de redoblar los traba¬ 
jos”. A pesar de la abundante producción de hacienda 
en la tierra que pisa, le preocupa el problema de la man¬ 
tención de la tropa. “Yo no me atrevo a sacarlo del ve¬ 
cindario si él voluntariamente no quiere prestarlo”, son 
sus palabras. Helo ahí, en su gallarda apostura de hom¬ 
bre honrado, que sobreponiéndose al guerrero, siempre 
destructor por noble que sea la causa que defiende, vaci¬ 
la ante el dilema de continuar la lucha a costa de los 
pueblos. Ni el más sagrado de los deberes lo cree bastan¬ 
te justificado para no respetar los bienes de aquellos 
hombres, que en lucha tenaz con el desierto, han ido acu¬ 
mulando día tras día en la ingrata soledad de los campos. 

¡Es éste el hombre calumniado por ladrón y contra¬ 
bandista!. 

Continuemos la transcripción de esta pieza histórica: 
“Yo esperaba las contestaciones de Ramírez, sobre mis úl¬ 
timas instrucciones, e igualmente espero los últimos re¬ 
sultados sobre Buenos Aires para arreglar mi conducta 




126 


ELISA A. MENENDEZ 


en lo sucesivo... Si esta vez no terminan los males de 
un modo satisfactorio a las provincias, tendremos que 
redoblar los trabajos, y si el gobierno de Buenos Aires 
queda en aptitud de redoblar sus maquinaciones, nuevos 
trabajos nos esperan- Entretanto he creído oportuno con¬ 
testar a las insinuaciones de Córdoba para firmar los in¬ 
tereses de la Liga, y oficiar igualmente a las demás pro¬ 
vincias que deben entablarse para no ver malogrados sus 
afanes, en obsequio de su libertad civil”. (Archivo Mitre). 

Confía en el triunfo, para el cual va preparado por 
medio de oficios y proclamas el espíritu de las provincias, 
logrando que hasta Córdoba, la cual sólo accidentalmente 
había formado parte de su protectorado, se ofrezca ahora 
para integrar la Liga, a fin de proteger la libertad civil de 
los pueblos provinciales. Vemos, 1 que hasta este momento, 
el prestigio del protector conservaba su grandeza, a pesar 
de los reveses sufridos. La perseverancia en sus propósitos 
se imponía, como lógica consecuencia. Dice a Ramírez, 
que aun cree su amigo y colaborador: “La salud de la 
Patria está confiada a nuestro cuidado y depende de 
nuestros esfuerzos...” 

Esa patria grande y libre con que sueña Artigas, es 
América, cuyo futuro sombrío le preocupa al ver que un 
poderoso invasor ha osado ya poner su planta atrevida 
sobre la hermana pequeña, abandonada. Desde allí ex¬ 
tenderá sus zarpazos, a los pueblos vecinos. Son ellos 
quienes lo proclaman “Protector de los Pueblos Libres”, 
y él no ha de defraudar sus esperanzas. 

Estudiando la correspondencia de Artigas con Ra¬ 
mírez, en esos momentos, hallamos que le habla del “plan 
ya convenido”, le da órdenes, le sugiere ideas, le pone 
en conocimiento de los hechos que se van sucediendo, 
recomendándole que vaya preparando la campaña, “que 
es lo que nos interesa tener siempre favorable”, dice, y 
“mirar a su vecindario con la debida consideración”. Es¬ 
tas palabras de Artigas, coinciden con la espontánea ex¬ 
presión de Belgrano, la citada: “Tampoco deben los orien¬ 
tales al terrorismo las gentes que se les une” y a la línea 
de conducta que se ha marcado al respecto. 

Artigas fué guerrero poique lo arrastró el deber y 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 127 


la vorágine de la hora: pero fué siempre, por encima de 
todo, un hombre de corazón- 

El guerrero, cuanto más desprovisto de sentimientos 
humanos, más cerca está del éxito, que le ofrecerá glorias, 
honores y el aplauso, aunque paradojal, de esa misma hu¬ 
manidad a quien asesina. 

Colocado Artigas en otro escenario y en otra hora del 
mundo, habría sido tal vez un gran estadista, un sociólo¬ 
go intuitivo, un demócrata sincero, sin ser un demagogo; 
porque sabía justipreciar la ilustración y el talento. Por 
eso buscó siempre para colaboradores de su obra social y 
constructiva el elemento más culto de la época. 

Su bandera revolucionaria fué de redención para los 
humildes, para el vecindario indefenso, para el criollo y 
el indio que vivían en los campos sin derechos ni leyes 
protectoras, llevando la civilización al desierto, cimentan¬ 
do el progreso con el dolor de sus cuerpos y el desaliento 
de sus almas, en lucha diaria con la naturaleza. 

Artigas jamás habría asolado el país con la guerra ci¬ 
vil, si los hombres que regían sus destinos hubieran desa¬ 
rrollado un programa de paz y de justicia social, con¬ 
cordante con el espíritu de la Revolución de Mayo. 

En el momento en que el triunfo coronaba sus as¬ 
piraciones, en el que podría realizar sus planes, sus alia¬ 
dos se encargaron de destruirlos, enlodados en vergonzo¬ 
sas traiciones. 


LOS TRATADOS DEL PILAR 

Este hecho origina una de las páginas más viles que 
mancillan la historia americana. Repugna por la bajeza 
de sus actores, que realizan la gran traición moviéndose en 
un escenario lleno de sombras en las afueras de Buenos 
Aires. Eran criminales políticos, que, escondidos, prepara¬ 
ban el golpe contra el jefe de una gran causa, cuando la 
veían culminar. 

Allí está dirigiendo las maniobras el astuto Sarratea, 
a quien ya conocemos, frente a aquellos dos hombres des¬ 
lumbrados ante el espejismo de grandezas que despliega 
ante sus ojos atónitos. Sarratea se comprometía a entre- 




128 


ELISA A. MENENDEZ 


garles el parque de guerra de Buenos Aires, hombres, mu¬ 
niciones, armamentos, la flotilla naval del Paraná y una 
regular suma de dinero. , 

Con estas fuerzas, Ramírez se encargaría de aventar 
el poder militar de Artigas, transformándose de subordi¬ 
nado en rival. Tan segura vió la ascención, que no se de¬ 
tuvo a observar que estaban ya carcomiendo los peldaños 
de la escala ofrecida, a fin de preparar su caída. No veía 
Ramírez que aquellos hombres que lo adulaban para arras¬ 
trarlo a la traición, iban a armar la mano de López, alli 
presente, para que lo destruyera a su vez. 

Lo que nunca pensó, fué que su cabeza iría en bre¬ 
ve como trofeo sangriento, encerrado en una jaula de 
hierro, a adornar el escritorio de su compañero de triun¬ 
fo. Nada sospechaba. Sus ambiciones lo cegaban, volvien¬ 
do cándidas aquellas almas caídas en la felonía. 

La historia nos enseña que los Judas encontraron 
casi siempre su merecida sanción, por lo menos negán¬ 
doles tranquilidad de conciencia. Pero el egoísmo, con¬ 
fiando en ser la excepción y librarse del castigo, deso¬ 
ye esa enseñanza, y, como malas hierbas, renace sobre 
la faz de*la tierra. 

El 20 de febrero, Sarratea anunció al pueblo que 
partía a la cercana población de Pilar, a fin de concer¬ 
tar con los jefes vencedores un tratado de paz honroso, 
que pondría fin a aquella cruenta lucha, pues éstos es¬ 
taban animados de los mejores propósitos. Acaso esto 
era verdad, antes de la metamorfosis sufrida, dadas las 
amplias manifestaciones hechas al pueblo de la capital. 
La fe que alimentaba Artigas en la obra salvadora de 
las democracias había sido transmitida a sus subalternos, 
como transmite un padre a sus hijos las ideas que dan 
carácter diferencial a su personalidad. 

El espíritu del héroe, recto, sincero, soñaba acaso qui¬ 
jotescamente; con la misma lealtad con que realizaba sus 
hazañas el caballero de Cervantes. De ahí su fe republi¬ 
cana. Fe semejante a la exaltación de Jesús por la reden¬ 
ción verbal del mundo. Artigas, por sus ideas, su cons¬ 
tancia, su desinterés, fué un apóstol de los pueblos de Amé¬ 
rica. Nada lo detiene, nada apaga la luz que lo ilumina. 



ARTIGAS DEFExVSOR de la DEMOCRACIA AMERICANA 129 


la esperanza que lo alienta, de fundar la gran federación 
del Sur. 

Acababa de ser vencido en su provincia; hacía cinco 
días que la había abandonado, cuando ya desde las cos¬ 
tas del Uruguay, el 19 de febrero, se dirigía al cabildo de 
Santa Fe trazando un nuevo programa de la revolución, 
de acuerdo a los sucesos ocurridos. Empezaba con estas 
palabras llenas de optimismo: “Parece que la suerte se ha 
empeñado en favorecernos en medio de los contrastes, y 
que la América será libre en medio de las grandes con¬ 
tradicciones ... Superada la barrera del poder directo- 
rial, ¿qué resta, a los pueblos, para sellar la libertad de 
América? Nada, en mi concepto, sino que las provincias 
quieran realizarla...” 

Comparemos la fecha en que Artigas escribe estas 
palabras, de esperanzas para un futuro cercano; hallare¬ 
mos que es casi la misma en que se firmaba el tratado 
del Pilar: 19 y 23 de febrero de 1820- 

A través del tiempo que aclara el horizonte histó¬ 
rico, aparecen más grandes las diferencias espirituales 
de los actores que intervienen en aquella obra trascen¬ 
dental- 

Alma de romántico, la de Artigas; todo lo mira a 
través del prisma de su propia sinceridad. Aunque la vi¬ 
da le ha enseñado con dureza que la cobardía y el inte¬ 
rés personal son plantas que crecen en la esencia misma 
de la especie humana, él no lo aprende. La rectitud de 
su carácter, su conducta moral y austera, no le permiten 
medir a sus semejantes sino con el rasero que emplea 
para juzgar sus acciones. A veces el destello interior de 
los grandes espíritus, produce el espejismo de ver en 
los demás sus propias cualidades, donde sólo hay mez¬ 
quinas ambiciones. Son siempre estos, seres exóticos en 
su medio, incomprendidos hasta en el seno de su hogar; 
caen al fin vencidos por la maraña de bajezas que tejen 
sus enemigos. 

Miremos esa caravana que comienza allá en la pe¬ 
numbra de la historia, con Sócrates, Arístides, Jesús, Gali- 



130 


ELISA A. MENENDEZ 


leo, Servet, Lincoln, y llegando a nuestros días nos en¬ 
contraremos que* la humanidad egoísta, reserva a sus 
bienhechores coronas de martirio. 

Artigas, no podía substraerse a esa regla- Jamás ha¬ 
bía dudado de sus aliados. Seguía creyendo en Ramírez 
y en López, como en su fidelidad a la causa que defen¬ 
dían. Consecuente con sus sentimientos, no podía pensar 
que mientras él trazaba ese programa de la revolución 
triunfante para enviarlo al cabildo de Santa Fe, consi¬ 
derando a esa provincia como su más valiosa aliada, su 
gobernador don Estanislao López, en conciliábulo con 
sus enemigos, afilaba el puñal de la apostasía. 

Era la hora del nacimiento doloroso de pueblos que 
reclamaban los derechos; el héroe sentía el orgullo del 
padre que quería dar a sus hijos el pan que ha ganado 
después de dura faena. Veía el final triunfante de su obra. 

Era también la hora sombría en que, mientras se 
vislumbraba los rayos de la aurora, entre sombras se ges¬ 
taba el más ominoso crimen político que mancilla las pᬠ
ginas de la historia americana. 

Era el 23 de febrero de 1820, día en que se firmó el 
tratado del Pilar- 

El reloj del tiempo, indiferente, como las fuerzas de 
la naturaleza, a las miserias humanas, marcaba la hora pa¬ 
ra el apóstol, y para aquellos que negándolo, discutían 
el precio de la traición. 

Allí se trataron cláusulas públicas y secretas. Entre 
las primeras, únicas que podían darse a conocer, no se 
consideraba a Artigas como jefe de la causa federalista, 
sino cudillo de su provincia. Como tal se le consultaría, 
nada más. 

Por las cláusulas públicas daban el triunfo al progra¬ 
ma artiguista; en el articulo 109 su jefe quedaba anu¬ 
lado. 

Decía así: “Aunque las partes contratantes están con¬ 
vencidas de que los artículos arriba expresados son con¬ 
formes con los sentimientos y deseos del E. S- Capitán 
General de la Banda Oriental don José Artigas, según lo 
ha expresado el señor Gobernador de Entre Ríos, que di- 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 131 


ce hallarse con instrucciones privadas de dicho Señor Ex¬ 
celentísimo para este caso. No teniendo suficientes pode¬ 
res en forma se ha acordado remitirle copia de esta acta 
para que siendo de su agrado, entable de nuevo las relacio¬ 
nes que puedan convenir a la provincia de su mando, 
cuya incorporación a las demás federadas se miraría co¬ 
mo un dichoso acontecimiento”. 

¡Pasma el cinismo de estos hombres! 

¡Entregan su provincia vencida y abandonada al in¬ 
vasor, y hablan de unión con las demás! ¿Y la declaración 
de guerra a Portugal? ¿Y su programa de federación, 
dando libertad política y civil a los pueblos? ¿Y su obra 
proyectada, por cuya realización había luchado tanto? 

Bien sabían los contratantes que Artigas iba a reac¬ 
cionar con altivez al recibir por la espalda aquella puña¬ 
lada. 

En espera de las consecuencias había que armar el 
brazo de Ramírez para resistirle. 

Las exigencias de éste no fueron pocas. Ellas se 
estipulaban en las cláusulas secretas, dado que también 
Sarratea obraba a espaldas de su pueblo. Aunque los histo- 
ridores no logran ponerse de acuerdo al referirse a las 
cantidades entregadas en hombres, armas y dinero, por¬ 
que tratándose de cláusulas secretas es razonable pensar 
que la mayoría de las veces serían cumplidas por simples 
órdenes verbales, todos concuerdan en afirmar que a raíz 
de este hecho, el parque de guerra y las arcas del estado 
quedaron vacías. En cumplimiento de lo estipulado le fué 
entregada, la flotilla de nueve buques enclavada en San 
Nicolás, con la cual quedaba Ramírez dueño de los ríos y 
de la ciudad y provincia de Buenos Aires, entregadas a su 
voluntad, produciendo este acto gran inquietud popular. 

Por el mismo tratado, Sarratea cometía una doble 
traición, comprometiéndose a armar a don José Miguel 
Carreras, exilado chileno, que había influido en su favor 
durante la concertación del tratado, para que llevara ¡a 
guerra civil a su país a fin de acabar con el ejército de 
San Martin, e impedir que realizara su proyectada expe¬ 
dición al Perú. ^ 



132 


ELISA A. MENENDEZ 


POLEMICA ENTRE ARTIGAS Y RAMIREZ 

Artigas, que desde su campamento en Corrientes ha¬ 
bía seguido las alternativas del tratado, vió presentarse la 
traición. Pero no desfalleció. Se irguió con indignación, 
contó los fieles que le quedaban, famélicos, semidesnudos. 

Con el estoicismo propio de su estirpe, el héroe miró a 
lo largo de las jornadas de nueve años de sacrificios que 
habían caído vencidos por la urdimbre de intrigas y trai¬ 
ciones. No los consideró estériles; y este pensamiento re¬ 
confortó su espíritu. No, no podía ser estéril aquel ejem¬ 
plo de maestro americano que había enseñado a los pue¬ 
blos a jugarse enteros, sin egoísmos ni vacilaciones, en 
aras de la libertad. 

El Uruguay cercano, el “rio de los pájaros”, seguía 
insensible su curso arrullador. El héroe solitario, volvió 
a él sus miradas como buscando el numen de América, y 
se sintió reconfortado por un soplo de inmortalidad 

Contemplaba su obra desde donde había ascendido y 
la veía por la fuerza vital del ideario, entroncando en recio 
raigambre americano. 

Los hombres pasan rápidos en el raudo correr del 
tiempo. Sólo sus obras, buenas o malas, los retiene asidos 
a una época y al escenario en que actuaron. 

La fuerza de las legiones artiguistas había sido ven¬ 
cida. La siembra de ideales superiores que su jefe había 
realizado sobre aquella tierra, quedaba en ella para for¬ 
talecer las almas de las generaciones. 

Con la tranquilidad del padre que al cerrar sus ojos 
ve prolongarse su existencia en numerosa progenie, el hé¬ 
roe dejó vagar su mirada visionaria, y se convenció que 
aquella tierra, inmensa como su soledad, no había naci¬ 
do para soportar exóticas coronas; que aún cuando él ca¬ 
yera, no faltaría algún vástago que siguiendo su huella 
enarbolara la enseña republicana. 

Con la serenidad que presta al alma la conciencia del 
deber cumplido, resolvió verter en el papel, para arrojar 
al rostro del que fuera su aliado, todas sus bajezas de trai¬ 
dor. Aquella histórica nota que dirigió a Ramírez ha si¬ 
do extractada por el Dr. López y publicada en su “Histo- 


A LITIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 13S 


ria de la Rea. Argentina”. La transcribimos tal cual la 
hallamos: 

.. . “El objeto y los fines de la convención del Pilar 
celebrada por V. S. sin mi autorización ni conocimiento, 
no ha sido otro que confabularse con los enemigos de los 
pueblos libres, para destruir su obra y atacar al jefe su¬ 
premo que ellos se han dado para que los protegiese, y 
sin contar los otros muchos pormenores maliciosos que 
contienen las cláusulas de esa inicua convención y que 
prueban la apostasía y la traición de V. S. 

“Al ver este atentado no he podido vacilar y he co¬ 
rrido a salvar la provincia entrerriana de la influencia 
ominosa de V. S. y de la fracción directorial entronizada 
en Buenos Aires, que ya la destina también para entre¬ 
garla al yugo portugués. Y lo he hecho, no sólo porque 
así me lo imponen los altos deberes del puesto que me 
han dado los pueblos, sino en resguardo deí la Banda 
Oriental, cuya ruina quedaría consumada si yo permitie¬ 
ra que V. S. y aquella infame legión de logistas entrega¬ 
ran al enemigo la costa entrerriana. 

“V. S. ha tenido la infame avilantez de detener en 
la Bajada los fusiles que remití a Corrientes. Este acto 
injustificable es propio solamente de aquel que habién¬ 
dose entregado en cuerpo y alma a los pueyrredonistas, 
procura ahora privar de sus armas a los pueblos libres, 
para que no puedan defenderse del portugués. Esta es 
una de las pruebas más claras de la traición de V. S. y 
de la perversidad que se ocultaba en la convención del 
Pilar; y no es menor crimen haber hecho ese vil tratado 
sin haber obligado a Buenos Aires a declarar la guerra 
a Portugal y entregar fuerzas suficientes, para que el 
Protector de los Pueblos Libres pudiera arrojar del país 
al enemigo aborrecido que trata de conquistarlo”. 

“Otras reconvenciones más graves, dice el Dr. Ace- 
vedo, debía contener el oficio extractado por el historia¬ 
dor argentino, según se deduce de la réplica de Ramírez, 
datada del 25 de mayo de 1820, que extracta también el 
mismo autor”. 

La respuesta pasma por el cinismo con que desmien¬ 
te su papel de traidor. 




134 


ELISA A. MENENDEZ 


Escuchésmole: “Es V. S. quien se ha atrevido a usur¬ 
par con tropas suyas el mando de una provincia que 
tiene sus jefes naturales, con lo cual ha dejado también 
traslucir miras de dominación, que si los pueblos no ha¬ 
bían sospechado antes era sólo porque estaban alucina¬ 
dos. Pero ha llegado ya el momento de que con una re¬ 
petición inaudita de esos actos tiránicos, han marcado el 
mando de V. S. en Corrientes, en Mandisoví, y en la Ban¬ 
da Oriental, se ha disipado el prestigio y V. S. es ahora 
conocido como lo es en realidad. 

“Su provincia misma ha tenido el heroísmo de re¬ 
pelerlo. La provincia de Entre Ríos no se halla en la de¬ 
bilidad que se le atribuye para encubrir su pasaje del 
Uruguay, cuya barrera no necesita defensa, ni corre ries¬ 
go de ser invadida por los portugueses, desde que ellos 
tienen el mayor interés en dejarla intacta para acabar 
con la ocupación de la Banda Oriental, a la que debió V. 
S. dirigir todos sus esfuerzos. 

“Es una vergonzosa calumnia esa que V. S. me le¬ 
vanta de que la convención del Pilar tuviera artículos 
secretos sobre V. S. para favorecer a los portugueses, 
y llevar adelante la traición de la anterior administra¬ 
ción directorial... Por mi parte afirmo que son falsos 
los compromisos que el vulgo dice firmé en el Pilar con¬ 
tra su persona: soy honrado y jamás lo hubiera hecho 
en secreto. 

“La confianza que los pueblos le habían acordado 
estaba de conformidad a esa libertad decantada con que 
V. S. le lisonjeaba. Pero al enseñarle la experiencia que 
es muy distinto el objeto, ellos se alarman y se deciden 
a sostenerla contra V. S. mismo. ¿Por qué extraña que 
no se le declare la guerra a Portugal? O V. S. no conoce 
el estado actual de los pueblos, o traiciona sus propios 
sentimientos. ¿Cuál es la fuerza efectiva y disponible de 
Buenos Aires y de las demás provincias para empren¬ 
der nuevas empresas, después de la aniquilación a que 
las condujo una facción horrorosa y atrevida? ¿Qué in¬ 
terés hay en hacer esa guerra ahora mismo y en hacer¬ 
la abiertamente? ¿Cuál es, en una palabra, su poder pa¬ 
ra repartir su atención y dividirla del primer objeto que 
es asegurar el orden interior y consolidar su libertad? O 




ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 135 


cree V. S. que por restituirle una provincia que ha per¬ 
dido, han de exponerse todas las demás con importuni¬ 
dad? Aguarde V. S. la reunión del congreso que ya se 
hubiese celebrado a no hallar entorpecimiento de su par¬ 
te; y no quiera que una declaración formal de guerra con 
una nación limítrofe, que debe afectar los intereses ge¬ 
nerales y particulares de cada provincia, sea la obra de 
dos o tres pueblos separados que no han debido abrogar¬ 
se los derechos suficientes al efecto”. 

Con la osadía del hombre que se siente fuerte, Ra¬ 
mírez intenta su defensa queriendo desmentir lo indes- 
mentible. Es una defensa, en la cual hace protestas de 
honradez, negando las cláusulas secretas del tratado y 
su connivencia con el enemigo, ya públicamente conoci¬ 
das. Nada hay en ella que logre justificar su conducta, 
por el contrario, en su negativa está la tácita confesión 
de su proceder. 


ARTIGAS NO FUE REGIONALISTA 

Al comentar la actitud de los dos caudillos provin¬ 
ciales actuando por su cuenta, después del triunfo de 
Cepeda, y la proclama lanzada por los mismos al pueblo 
de Buenos Aires, que ya conocemos. Mitre se expresa así: 
“Es un documento capital que nos da la clave de la época. 
Vese en él cuánto habían progresado las ideas políticas y 
el sentimiento nacional. No respira aquel odio del artiguis- 
mo contra Buenos Aires, ni aquella tendencia antinacional 
y disolvente del caudillo oriental, empeñado en la destruc¬ 
ción sin ningún propósito de organización futura. (1). 

“Cualquiera sea la sinceridad con qué en él se invo¬ 
quen los principios que tan mal comprendían y practica¬ 
ban, vese que los caudillos reconocen una patria indisolu¬ 
ble, que buscan un gobierno para todos, que respetan 
un interés general, y que se inspiran en un sentimiento 
verdaderamente argentino, lo que indica que están dis¬ 
puestos a romper con las tradiciones segregatistas del 
artiguismo, como inmediatamente sucedió”. 


1. Nuestro el subrayado. 



136 


ELISA A. MENENDEZ 


Nos parece que para rebatir este juicio del ilustre his¬ 
toriador argentino, más impregnado de odio al artiguis- 
mo que el odio contra Buenos Aires, que el autor le 
atribuye, nada más elocuente que dejar la palabra al 
propio acusado “por sus tendencias antinacionales y di¬ 
solventes y por sus tradiciones segregatistas”. 

Los documentos que escribió en su vida, sobran para 
permitirle levantar su voz, si es que descansar pueden los 
grandes, y gritar con la voz de la verdad, que él jamás 
fué “elemento disolvente”, y menos estuvo “empeñado 
en la destrucción sin ningún propósito de organización”. 
Que las ideas que preconizan los caudillos respecto a la 
soberanía de los pueblos, son las mismas sustentadas y 
expresadas por él en todos los actos de su vida pública, 
hoy ya ampliamente conocidas. 

Así lo expresó a Rondeau, cuando éste, habiendo asu¬ 
mido el cargo de director supremo, envió emisarios a su 
campamento a fin de conseguir una solución pacifista, 
en una nota que decía así: “Cuatro renglones habrían 
bastado para firmar la unión deseada, cuando ella sea 
medida por la cordialidad de los votos que deben expre¬ 
sarla .. . ¿Qué falta para que nuestros comunes votos 
se hallen reunidos para la destrucción de nuestros ene¬ 
migos comunes? Ud. lo sabe, lo compenetra, y es muy 
extraño que no haya adelantado el paso preciso a esa dul¬ 
ce satisfacción... Empiece V. S. a desmentir esas ideas 
mezquinas de su predecesor (Pueyrredón) y a inspirar 
la confianza pública. Empiece V. S. por el rompimiento 
con los portugueses, y este paso afianzará la seguridad 
de los otros. Entonces aparecerá el iris de paz que hará 
la felicidad de los americanos del Sur... La patria exi¬ 
ge de nosotros tan interesante medida... Nuestra unión 
es el mejor escudo contra todos y cualquier especie de 
coalición. Demos el ejemplo y deje que el universo se 
desplome sobre nosotros”... (Saldías, Obra citada). 

¿Puede exigirse a un hombre mejor disposición para 
llegar a una solución pacifica? 

Sus palabras revelan alborozo espiritual al pensar que 
se vislumbra una posible conciliación con el directorio de 
Buenos Aires, que preside ahora Rondeau, a quien siem¬ 
pre Artigas ha tenido consideración por su carácter hon- 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 1S7 


rado como militar y ciudadano, y al cual lo unen afecti¬ 
vos lazos de amistad juvenil, desde la época en que am¬ 
bos iniciaron su carrera militar en el ejército español, y 
luego lucharon juntos en los sitios de Montevideo. Artigas 
espera que su patriotismo contribuirá a encontrar la so¬ 
lución deseada. Pero le dice “que se extraña no se haya 
apresurado a dar este paso”. “¡Cuatro palabras habrían 
bastado para sellar la unión deseada!” 

¿Qué exige Artigas para firmar la paz después de 
nueve años de cruentos sacrificios? Nada. Absolutamente 
nada para sí, ni para sus aliados. Pone sólo una condi¬ 
ción: La declaración de guerra a los portugueses. Ese es 
el nudo vital que lo pone frente al directorio y mantiene 
a las provincias en constante guerra civil. 

Por eso dice: “La Patria exige de nosotros tan inte¬ 
resante medida”. ¿A qué Patria se refiere? No es por cier¬ 
to a su provincia natal, vencida, abandonada al enemigo. 
La patria en esos momentos la forman todos los pueblos 
del Río de la Plata, a quienes amenaza un peligro común; 
en consecuencia expresa que “alejarlo, hará la felicidad 
de los americanos del Sur”. Y termina: “Unámonos. De¬ 
mos el ejemplo y deje que el universo se desplome sobre 
nuestras cabezas...”. 

¿No revelan estas palabras ardiente anhelo de paz y 
concordia? ¿Dónde está ese odio ciego contra Buenos Ai¬ 
res que le atribuye el ilustre historiador argentino? 

En los múltiples documentos que hemos estudiado, 
con amplio espíritu, n fin de reconocer los errores de 
nuestra naturaleza, no hemos hallado ese regionalismo de 
que se le acusa; como tampoco prueba de los crímenes, 
robos y contrabandos, que a grosso modo, le atribuyen. 

Se le podría acusar a Artigas de haber sido un intran¬ 
sigente por implantar el régimen republicano-federal, en 
momentos en que estos pueblos no estaban preparados pa¬ 
ra resolver por sí los difíciles problemas que el ejercicio 
de la democracia requiere. No se le puede acusar de re- 
gionalista o segregatista, cuando el sistema federal preco¬ 
nizado por él, a imitación de los Estados Unidos, es sinó¬ 
nimo de unión, de fusión de pueblos, bajo la bandera de 
una gran república. Ese fué su sueño de soldado, norte y 
fm de sus sacrificios. 



138 


ELISA A. MENENDEZ 


Podría acusársele de haber levantado el estandarte de 
la confederación en las horas angustiosas en que aún no 
se había terminado la obra de la independencia america¬ 
na. Pero, si en aras de esa independencia hubiera contri¬ 
buido a la instauración de un trono europeo en América, 
¿habría sido posible suprimirlo después, sin dolorosos de¬ 
rramamientos de sangre? Probablemente no se hubiera al¬ 
canzado a ningún précio. Este continente seguiría someti¬ 
do a un cetro extranjero, como lo había estado desde su 
nacimiento. 

En uno y otro caso, el tiempo ha dado a Artigas la 
razón. Ningún procer de la independencia, por grandes 
que hayan sido los servicios prestados a la causa, tuvo 
una visión más clara de la psicología y el porvenir de los 
pueblos indohispanos. 

Ningún hijo, digno de haber nacido en este continen¬ 
te, ha de recriminarle, con justicia, el haber luchado con 
tenacidad sobrehumana para evitar el nacimiento de una 
corona real en esta tierra, cuyos habitantes aman la li¬ 
bertad. 

Al glosar los anteriores documentos, no nos ha extra¬ 
ñado que los citados juicios contra Artigas provengan de 
escritores como Mitre, Saldías, López, y aquellos que es¬ 
cribieron la historia de estos países sobre las ruinas hu¬ 
meantes de las pasiones. Lo que llama la atención es que 
hasta hoy, en que el estudio sereno de los múltiples do¬ 
cumentos aparecidos han aclarado un tanto el panorama 
y el criterio histórico tradicional, se continúen divulgando 
esas afirmaciones. 

Nos ofrece estas sugerencias la lectura del interesan¬ 
tísimo libro “El Santo de la Espada”, cuyo autor el Dr. 
Ricardo Rojas, honra de las letras americanas, estampa 
el juicio que de “regionalista” tiene formado sobre Arti¬ 
gas. Refiriéndose a San Martín, dice: “Lo que no compren¬ 
dió en la revolución americana fueron dos sofismas, las 
luchas por el regionalismo a lo Artigas, o por dominación 
a lo Bolívar”. 

Sintéticas palabras que encierran una opinión por la 
alcurnia de su procedencia; no las compartimos por las 
razones que al respecto hemos venido demostrando; y que 
fluyen, analizando la página que el autor escribe a con- 




ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 139 


tinuación. “Diez años antes, al comenzar la crisis federal, 
San Martín habíase dirigido desde Mendoza, en febrero 
de 1919, a Francisco Ramírez y Estanislao López, caudi¬ 
llos argentinos, pidiéndoles que transaran las querellas con 
Buenos Aires, a fin de unirse todos hasta concluir con los 
enemigos exteriores. En el mismo sentido se dirigió San 
Martín a Artigas, a quien, entre otras cosas, le decía: “ca¬ 
da gota de sangre americana que se vierte por nuestros 
disgustos, me llega al corazón”. “En el momento que la 
patria se vea libre, renunciaré a todo empleo para reti¬ 
rarme”; — “mi sable jamás se sacará de la vaina por 
opiniones políticas”; “en fin, paisano mío, hagamos una 
transacción de los males presentes y unámonos contra los 
maturrangos”. Artigas contestó en diciembre: “Estoy dis¬ 
puesto a defender a estos pueblos mientras no desaparez¬ 
ca esta pérfida coalición del Brasil”. “Créame inexorable 
para este deber”, Pero en el año 1820, el orgulloso Artigas 
ya vencido, vivía refugiado en el Paraguay. (Obra citada, 
página 398). 

Bellísima, conciliadora, plena de sentimientos desin¬ 
teresados, la carta de San Martín. Magnífica, en su justa 
altivez, la de Artigas. 

Se encuentran frente a frente dos egregios caballeros 
de limpios blasones dispuestos a cumplir sus altos destinos, 
aunque aparentemente la realidad los torne antagónicos. 
El uno ha tomado a su cargo la misión heroica de inde¬ 
pendizar América del tutelaje español. El otro, la no me¬ 
nos importante de no dejarla caer en las garras lusitanas 
o en las del primer príncipe que se digne ceñir su frente 
con la corona del “Reino Unido del Río de la Plata, Perú 
y Chile”, como lo denominaron Don Bernardino Rivada- 
via, Don Manuel Belgrano y Don Manuel de Sarratea. 

Artigas expresa categóricamente que no puede haber 
transacción mientras no desaparezca esa pérfida coalición 
del Brasil con el directorio de Buenos Aires, en cuyas 
sombras están tejiendo la corona ofrecida. 

Esa es la causa fundamental para el porvenir de 
América por la cual lucha Artigas, y no por mezquinos 
regionalismos, como se le atribuye. Por eso responde con 
cnergia dispuesto a cumplir la misión que le impone el 
deber: “Seguiré defendiendo a estos pueblos”... 


140 


ELISA A. MENENDEZ 


—¿A cuáles? 

—A todos los pueblos dej Río de la Plata. 

—¿De quién? 

—De las fauces insaciables del jaguar portugués, cu¬ 
yas garras están ya enterradas en las carnes de la virgen 
oriental. Artigas termina la respuesta con estas lacónicas 
palabras, irrevocables como su decisión: “Créame inexo¬ 
rable para este deber”. 

El gran glosador argentino finaliza su comentario: 
“Pero en el año 1820 el orgulloso Artigas, ya vencido, vi¬ 
vía refugiado en el Paraguay...” 

¡El orgulloso Artigas! ¡Vaya si lo era! Jamás inclinó 
la cerviz ante ningún prepotente. Cuando ya en el borde 
de la tumba, octogenario, recibió del presidente don Fruc¬ 
tuoso Rivera, la invitación para regresar a su patria, tuvo 
el orgullo de devolverle los pliegos cerrados. No quería 
deber atención alguna a quien había abandonado la cau¬ 
sa que defendían juntos, en el momento del peligro. 

Considerando mi pluma demasiado modesta para re¬ 
futar el juicio de un escritor de la talla del Dr. Ricardo 
Rojas, voy a respaldar mi réplica en la no menos autori¬ 
zada del Dr. Eduardo Acevedo, considerado a justo título 
una de las cumbres de nuestros historiadores. En su cé¬ 
lebre “Alegato Histórico” se expresa así. “Una sola cosa 
no hizo Artigas: estimular entre sus compatriotas la idea 
de segregarse de las Provincias Unidas para organizar 
una república independiente. Si hubiera sido un caudillo 
del molde común, como cualquiera de los que surgieron 
en el país después de su eliminación del escenario, la idea 
de presidir una república sobre la base de la Provincia 
oriental, y hasta de las de Entre Ríos, Corrientes y Mi¬ 
siones, como reiteradamente le ofreció el gobierno porte¬ 
ño, habría constituido su grande y realizable aspiración 
del momento. Pero Artigas, que era una gran cabeza a la 
par que una gran voluntad, quería una patria amplia y 
poderosa, compuesta de todos los pueblos del Río de la 
Plata, que entraran en ella con su organización propia, 
con sus poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, con sus 
derechos garantidos y en plena actividad, a la sombra de 
una constitución que sólo acordaría al Gobierno Central la 
administración de los intereses generales, y que al arran- 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 141 


car el asiento de ese poder de la ciudad de Buenos Aires, 
donde dominaba la oligarquía monarquista y centralista, 
lo trasladaría con toda seguridad a Montevideo, conver¬ 
tida así en cabeza de ia nación más fuerte de la América 
del Sur... 

EL HEROE AL BORDE DEL ABISMO 

Volvemos a nuestro héroe que hemos dejado en su 
pobre campamento, junto al Uruguay; lo hallamos en el 
momento en que recibe Ja nota de Ramírez, que ya co¬ 
nocemos, cuyo contenido lo ha dejado abismado. 

Su sinceridad y sus convicciones patrióticas, no pue¬ 
den permitirle medir la intensidad de las pasiones que 
bullen en otras almas, como no puede sentir las emocio¬ 
nes del arte él que no está dotado para comprenderlas. 
Sufría sus efectos al chocar con otros espíritus tas opues¬ 
tos al suyo. 

Hacía dos meses que la actitud de Rivera lo había 
dejado anonadado. Tal era la fe en él depositada. 

Con esa herida en el alma, rubricando la que acaba¬ 
ba de recibir con su última derrota, volvió sus ojos a 
las provincias hermanas; y aquellos a quienes confió la 
misión, apenas alcanzada la victoria, blandían sobre su 
cabeza el puñal de la apostasía... 

La decepción y el desaliento procuraban abrir brecha 
en aquel espíritu, forjado como la roca andina, para re¬ 
sistir las furias de todos los vendavales. Era en la lucha del 
hombre contra la adversidad que lo atacaba despiadada. 
Lucha en la que siempre se cae vencido. 

Ensimismado, miraba su tropa dormida, entre pon¬ 
chos raídos, ropas andrajosas, fusiles rotos, lanzas de ta¬ 
cuara; iba repasando en su mente los nombres de los je¬ 
fes que aun lo acompañaban: Latorre, Aguiar, el indio 
Siti, López Chico, su secretario el Padre Monterroso, Pe¬ 
dro Campbell, jefe de su flotilla en el Paraná... 

Y no queriendo mancillar el sueño de sus fieles, que 
no eran culpables de la deserción de los otros, hizo volar 
su pensamiento hacia sus compañeros de otros días: Lava- 
lleja, su hermano Manuel Francisco, Bernabé Rivera, An- 
dresito, Otorgués y otros, que allá en el Atlántico, en los 



142 


ELISA A. MENENDEZ 


calabozos subterráneos de las islas Das Cobras, estaban 
prisioneros, impotentes para defender su patria y sus idea¬ 
les. Comprendió que la suerte de aquéllos era más triste 
que la suya, por lo tanto eran su brazo y su cerebro los 
que tenían que luchar por todos. 

Vio el espectro del deber, que le señalaba su camino; 
la visión de América desangrándose. Y dejando vagar 
sus miradas por los campos bañados de luna, oyó la voz 
de los esqueletos abandonados a lo largo de sus jornadas, 
que se levantaban para pedir justicia. Ante el mandato de 
sus fieles muertos no titubeó en atacar al traidor. Allí, 
en medio de aquel cuadro desolador, de amargo realis¬ 
mo como su estado psíquico, empezó a concebir un nue¬ 
vo plan defensivo; plan de vida o muerte, heroico como 
su vida de soldado. 

Las luces de la aurora lo hallaron en vela, meditan¬ 
do, planeando, lo que podría hacer con aquel despojo de 
ejército, en el cual lo único que se erguía era una bande¬ 
ra tricolor, con diagonal de sangre, hecha jirones por los 
vientos, los soles y las balas... 

Dispuso que el indio Siti, que substituía a Andresi- 
to en la comandancia general de las Misiones, pasara a 
Corrientes a reunírsele con 1500 hombres, y convocar a 
las milicias de Corrientes para invadir Entre Ríos, donde 
Ramírez se había establecido y roto hostilidades desde Pa¬ 
raná. 

Arengó a los soldados que lo rodeaban, casi todos 
indios, de rostros escuálidos, reconcentrados, taciturnos, 
por el momento solemne a que, sin comprenderlo, asistían. 
Fué éste, uno de los instantes más crueles de la vida 
del héroe. El punto decisivo de su destino tenía por ba¬ 
se el borde de un abismo. 

No sólo era América, en plano superior que recla¬ 
maba nuevos sacrificios, cuando ya no había sangre que 
dar, energías que consumir, esperanzas que alimentar. 
Eran, su honor de jefe desobedecido, su lealtad de hom¬ 
bre honrado, traicionada; era la indignidad de la aposta- 
sia que hacía hervir su sangre, eran los nueve años de sa¬ 
crificios realizados por aquellos pueblos que lo acom¬ 
pañaban, y que la traición de dos hombres hacían rodar. 

Reflexionó sobre el camino a tomar, y vió que el más 



artio.as defensor de LA DEMOCRACIA AMERICANA 143 


digno ora continuar la lucha. Rendirse a un enemigo que 
ha vencido en franca lid, está dentro de las normas caba¬ 
llerescas de los hombres y de los pueblos; entregar una 
espada cargada de gloria, por la que ha alcanzado el justo 
título de Protector de los Pueblos Libres, a un traidor 
que era su protegido y subalterno, y que sólo podía ven¬ 
cerlo enmascarándose en la apostasia, era imposible! 

,Optó, sin vacilaciones, por el camino del honor. La 
lucha era peor que la muerte, porque veía flotar la visión 
espectral de la derrota. 

¡Todavía ha habido historiadores como el Dr. Luis 
Mclian Lafinur y don Francisco Bau/.á, que le han re¬ 
criminado no haber luchado hasta el fin! 

—“¡No supo morir”! — dice este último. 

¡Incomprensión que nos abisma! 

La muerte en aquellos momentos hubiera sido una 
mano generosa, que abreviando la lucha estéril, por lo 
desigual, le abría la puerta de la inmortalidad. No era 
el héroe quien huía a la muerte. Si hubiera caído en a- 
quella hora, en que luchnbu solo, creemos que hasta la 
calumnia se hubiera sentido abita, por lo menos el silen¬ 
cio que inspira la muerte, se habría extendido, un mo¬ 
mento, sobre su cadáver. 

Decimos, un momento, porque hombres de su talla 
llevan las tormentas que desataron en vida, más allá de 
sus tumbas. 

No pudo ser. Acaso no debía ser. La muerte no re¬ 
clamó su presa porque la (iloria, exigente siempre con 
sus elegidos, le pedía nuevos y largos sacrificios, Y el hé¬ 
roe se dispuso a ofrendarlos. 

Recogió su vida como una nueva cruz, pensando que 
tal vez el destino, le reservara el momento de terminar 
su obra que no quería dejar inconclusa. 

BUSCANDO UNA MUERTE HONROSA 

Vemos, a nuestro gladiador, dispuesto a lanzarse a 
la arena donde le tocaba medirse con los brazos encade¬ 
nados. Tan seguro estaba de sucumbir, como lp estaba 
de que allí encontraría una muerte honrosa, preferible 
a una humillante capitulación. Hacia ella se lanzó, sin 



144 


ELISA A. MENENDEZ 


medir que esos esfuerzos exigen hasta la última gota vital. 

Cuando hubo recibido el contingente que el indio Siti 
le trajo a Misiones, compuesto en su mayoría de soldados 
indígenas, desarmados, peor preparados, sin más bagaje 
que su valor, se enfrentó al traidor y lo venció en Las Gua¬ 
chas, el 13 de Junio, a costa de las últimas reservas fí¬ 
sicas y morales de su ejército. 

Ramírez, derrotado, se retiró a la Bajada del Para¬ 
ná a esperar nuevos refuerzos, que le llegaron a cargo dej 
general Lucio Mansilla. Allí se parapetó esperando el 
segundo reto, que no dudaba le lanzaría su antiguo je¬ 
fe, recio como su voluntad de acero. Artigas también 
procuró rehacer su ejército, pero sólo pudo transfundir¬ 
le las reservas morales de su espíritu. Nadie llegó en su 
auxilio. Su aislamiento militar era tan grande como su 
soledad espiritual. 

Sólo le quedaban en las provincias fuerzas parciales, 
núcleos dispersos, grupos de indios, que en nada pudieron 
contribuir a rehabilitar aquel ejército extenuado por tan 
prolongada lucha, que tenía que enfrentarse con un ad¬ 
versario bien equipado con piezas de las tres armas, que 
Sarratea, cumpliendo lo pactado en el Pilar, había prepa¬ 
rado y enviado a Ramírez a fin de que lograra echar por 
tierra el poder de Artigas. 

¿Pretenderán justificarse ante la historia aquellos di¬ 
rectorios, y el mismo Ramírez, de no contar con recursos 
suficientes para declarar la guerra a Portugal, cuando 
Artigas había resistido la invasión durante cuatro años, 
sin disponer de otros medios que los que espontáneamen¬ 
te le ofrecian los paisanos como último homenaje a la pa¬ 
tria agraviada? 

No obstante su desamparo, la fe no decaía en aquella 
alma granítica, y logrando reunir algunas fuerzas corren- 
tinas, atacó a Ramírez en sus posiciones que eran muy ven¬ 
tajosas, además de la superioridad de sus fuerzas; y fué 
completamente batido. 

Ramírez inició entonces una tenaz persecución; y sin 
darle tiempo a rehacerse, lo venció en Paso de Luna, des¬ 
pués en Yuquery y por último en Avalos, donde Artigas, 
en un esfuerzo extraordinario, había logrado levantar un 
campo atrincherado. 

Desde la derrota sufrida en la Bajada del Paraná por 


ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 145 


las fuerzas artiguistas, la lucha se convirtió en una perse¬ 
cución a muerte, logrando Ramírez ir venciendo las fuer¬ 
zas dispersas que al mando de jefes indios, sus antiguos 
aliados, como Perú Cuti, Matías Avacú y otros, seguían re¬ 
sistiendo en un esfuerzo desesperado de agonía. 

Eran las últimas chispas de un incendio que se extin¬ 
guían en los montes, en los cañadones, en los barrancos 
de los ríos y en las llanuras encharcadas de sangre, mien¬ 
tras el núcleo central envuelto en trágicos resplandores, se 
perdía en las márgenes del Paraná. 

Hasta allá llegaron los despojos de aquel ejército glo¬ 
rioso que se había batido desde el Plata a las Misiones, 
durante nueve años! 

Cuando Artigas se encontraba en este difícil trance, 
nos narra el primero de sus biógrafos, don Isidoro de Ma¬ 
ría, con los perfiles de la autoridad que le presta su plu¬ 
ma, un episodio de magnífica grandeza, en el cual vemos 
al hombre, en carne mortal, sintiendo las palpitaciones de 
otra carne lacerada por humanos sufrimientos. 

La vida de guerrero, que tanto insensibiliza a los que 
la practican, no logró secar el venero inagotable de sus 
conceptos humanitarios. 

Artigas recuerda a sus compañeros de causa y sacri¬ 
ficios, que yacían en los calabozos de Río Janeiro. 

Para dar idea de lo que allí pasaba, vamos a publi¬ 
car una carta que, con sencillez familiar, escribe Manuel 
Francisco Artigas a su esposa doña Estefanía Maestre, 
que dice así: “Ve a don Hilarión España y dile que me 
favorezca eon alguna libranza de dinero, porque estamos 
en la mayor necesidad. Me lo ofreció cuando estuve en 
la ciudadela y no quise adihitirlo entonces. Llégate a 
don Juan José, el vicario, y algún amigo que ahora tie¬ 
nen valimiento, y dile que hagan algo por los paisanos 
que padecemos tantas necesidades y trabajos en los ca¬ 
labozos de bajo tierra. Pide siquiera que me tengan pre¬ 
so en ésa, donde tengo tu amparo y el de mis amigos. 

Te hablo como tu esposo, que si no fuera por don 
Francisco Magariños ya nos habría muerto la necesidad. 

Te encargo que siempre que le escribas le agradez¬ 
cas los favores que estamos recibiendo todos los días de 
su casa. 17 de agosto de 1820”. 

Estos y otros gritos de dolor, escapados de las pro- 



146 


ELISA A. MENENDEZ 


fundidades de los calabozos en que yacían sus compañe¬ 
ros, llegaron a herir el alma del soldado, que conservaba 
su corazón de hombre. Dispone que las últimas reservas 
de la caja del ejército para el sostenimiento de aquella 
guerra, la cual por muchas causas no podría continuar, 
y que alcanzaban a unos cuatro mil patacones, , fueran 
enviados a aquellos infelices atormentados por la miseria 
y el desamparo. Se desprendió de todo su capital que as¬ 
cendía a veintidós onzas, para aumentar la partida que 
algún alivio podría llevar a la infortunada suerte de sus 
compatriotas encarcelados. Eligió entre sus soldados a un 
moreno, Francisco de los Santos, natural de Rocha, para 
encargarlo de tan arriesgado cometido, que supo cumplir 
con precisión, poniendo en manos de Lavalleja, según las 
instrucciones de Artigas, dicha suma, la cual era una ofren¬ 
da de reconocimiento a sus sacrificios. 

Así nos narra don Isidoro de Maria este bello epi¬ 
sodio de admirable desprendimiento. Coincide con el pe/- 
fil desinteresado de la vida que estudiamos, y lo confirma 
la expresión de Francia: “Artigas llegó al Paraguay sin 
más bienes que una chaqueta colorada y una alforja”. 

El héroe terminaba su vida de soldado; iniciaba la eta¬ 
pa del renunciamiento. 

Sigamos en el camino de su derrota; en esos momen¬ 
tos decisivos que marcan la curva de un destino, en los 
cuales todo hombre bebe la amargura de dos grandes 
desengaños; dejar su obra inconclusa y ver cómo le vuel¬ 
ven las espaldas aquéllos que creía amigos y hermanos 
de idealismos. Siente el desaliento de la soledad que le 
ofrece la gran cobardía humana. 

Desde todos los tiempos, el hombre se ha proster¬ 
nado ante el triunfador, el cual ve multiplicarse inespera¬ 
damente sus amigos; olvida al vencido por más noble que 
sea la causa por la cual se inmola. Sus numerosos discí¬ 
pulos han desaparecido. 

Artigas no tuvo en el amargo trance de su muerte 
civil, más trágica que la física, el consuelo de la palabra 
reconfortante de una mujer. Vaso de agua fresca en los 
labios del sediento. Su soledad tenía el espacio de los 
abismos, aumentada por la concentración de sus pensa¬ 
mientos; Artigas nunca fué hombre dado a confidencias. 
A su alcázar muy pocos pudieron penetrar. Esta modali- 


artigas defensor de DA DEMOCRACIA AMERICANA 147 


« 

dad de su carácter es resultado de la norma que marcó 
su vida. Hombre de acción, de vida azarosa múltiple, sus 
facultades fueron absorbidas por los problemas que recla¬ 
maron las actividades de su ser. 

El héroe se entregó a su obra, en un generoso olvido 
de sí mismo. 


SOLEDAD ESPIRITUAL 

Vamos a abandonar su ruta de guerrero, para inter¬ 
narnos en su vida privada, a fin de inquirir las causas de 
esa soledad. Es común hallar junto a un gran hombre, el 
apoyo moral de una mujer, sea ésta esposa, amante, novia, 
madre, hermana o amiga. Por la vida de nuestro héroe 
pasaron todas estas mujeres. En este momento de sacrifi¬ 
cio, más trágico que entrar en lo infinito, ninguna estaba 
a su lado. Su madre había muerto. Su esposa yacía en las 
nieblas de su cerebro. Hijas no tenía; su unigénito José 
María era un niño. Algunas mujeres habían cruzado su 
vida, como Isabel Sánchez, de Villa Soriano, madre de su 
hijo Manuel, inscripto con su apellido en los registros pa¬ 
rroquiales; una aventura de años juveniles (1790). 

Más tarde encontramos a Melchora Cuenca, en Puri¬ 
ficación. Ambas no tuvieron influencia en su vida; no de¬ 
jaron huellas en el alma del caballero andante. Apenas co¬ 
nocemos esas relaciones por los registros parroquiales, 
con la inscripción de alguna descendencia. 

De Melchora, compañera en los últimos años, tuvo 
dos hijos: Santiago y María. Luis Alberto Thévenet, en 
su folleto “De la estirpe artiguista”, cita datos interesan¬ 
tes; entre ellos dos cartas familiares que Artigas dirige 
a su hijo Manuel, a la sazón ya hombre de 29 años, ca¬ 
sado, que tiene su familia en el Queguay, En sus refe¬ 
rencias sobre Melchora, confirma nuestra aseveración. Am¬ 
bas están escritas en Mandisoví, población entrerriana, 
donde Artigas solía pasar temporadas, destruida después 
por los portugueses. La primera es del 20 de agosto de 
1819, en ella da instrucciones a su hijo, como presagian¬ 
do su destino, en aquella hora que se presenta con tan 
sombríos colores. Sus recomendaciones se concentran en 
su pequeño Santiago, objeto de sus desvelos. Respecto a 



148 


ELISA A. MENENDEZ 


la niña nada dice en aquella caria, que encierra su testa¬ 
mento familiar. Manuel vive en unos campos que ocupa¬ 
ba Artigas en el Queguay; de los cuales ha dispuesto que 
Melchora usufructúe una parte, como medio de subsisten¬ 
cia para sí y sus hijos; encarga a aquél la dirección de 
la familia, con estas palabras: 

“No te encargo más que cuides a Santiago, como que 
es tu hermano. Socórrelo, que al fin poco puede hacer. 
Si Melchora se aburriese de estar ahí y quisiera irse a 
otra parte, no le permitas en manera alguna que se lle¬ 
ve al niño. Tú sabes que por eso la mantengo. Y mientras 
quisiera subsistir ahí te encargo que se lleven bien y no 
la incomodes, ni se le prive de nada de lo que ella tiene. 
Para ella se lo di, y que disponga como le parezca; me¬ 
nos de Santiago. A éste deberás cuidarlo y recogerlo en 
cualquier caso”. 

El lugar preferente en el alma del caudillo lo ocupa 
su tierno vástago. Para él son sus recomendaciones de 
futuro. Autoriza a la madre a disponer de su destino, no 
del niño. Este es su tesoro, al cual no quiere perder. Mel¬ 
chora es la madre de sus hijos, por lo tanto pide para 
ella respeto y amparo, a fin de que no pase necesidades 
y miserias. Sus palabras revelan que no ocupa ningún 
lugar en su espíritu. Da lo que puede darle, ya que el 
sentimiento escapa a la voluntad del hombre: nace, cre¬ 
ce, muere, señor de si, en los pliegues del alma. Lo vuel¬ 
ca en su tierno hijo con prodigalidad de padre. 

¡Qué diferente estado anímico nos pinta aquella es¬ 
quela íntima, escrita años antes a su madre política, en 
la cual, refiriéndose a su esposa enferma, le decía: “Ven¬ 
da Ud. cuanto tengamos para asistirla, que es lo primero, 
y atender a mi José María que para eso he trabajado...” 

Este es un grito del alma. Grito de dolor y abnegación 
a la vez. Rafaela, a pesar de sus años de enfermedad 
mental que los separa, sigue siendo lo primero en el al¬ 
ma del cruzado, cuya ruda vida de guerrero no ha lo¬ 
grado borrar la veta romántica de su estirpe. 

Más tarde, la vida, la necesidad de hogar, el incu¬ 
rable mal de su esposa... 

Artigas, en la carta que comentamos recomienda a 
Manuel el cuidado de algunos bienes que deja a la fami- 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 149 


lia, pintando, sin pensarlo, el color de una época, con es¬ 
tos trazos: “Manuel: Tío Carvallo regresa. El está ahí 
de más, lo mismo que los soldados que están con él. Por 
lo mismo he ordenado que venga a reunirse con ellos 
trayéndose la tropilla de colorados. Para cuidar lo que 
está ahí sólo basta con los negrillos, si quieres conser¬ 
varlos. 

“Ya he dicho a Carvallo que te entregue los bueyes, 
las carretas, las yeguas, los caballos, fuera de los que 
debe traer. Todo lo demás debes recibirlo y tratar de con¬ 
servarlo, que si lo cuidas tendrás para mantenerte y si 
lo hechas por ahí para ti será... 

“Procura cuidar las pocas vacas que hayan queda¬ 
do. El viejo Techera tiene las ovejas. Si las necesitas 
puedes recogerlas y cuidarlas. También te prevengo que 
tiene una carreta y otra don Félix Rodríguez, que es re¬ 
gular que las necesiten. También te entregará Carvallo 
a tío Jorge y a Francisquito para que te ayuden a cuidar, 
y tú procura cuidarlos y hacerlos trabajar. Expresiones 
a Juanita (') y tú recibe el afecto de tu padre, 

José Artigas. 

Con fecha 19 de octubre vuelve a escribir a su hijo, 
extendiendo sus recomendaciones a los que fueron sus 
esclavos, a quienes ha quitado ese título, porque, según 
su “sistema”, los hombres son libres. Conserva para ellos 
el afectuoso calificativo de “tío”, que daban en la época 
a la gente de color, y recomienda prestarles humanitaria 
atención. 

Son estas esquelas íntimas, de sencillo estilo, luces del 
alma que nos hacen ver cómo el héroe se muestra tan 
humano frente a los grandes problemas continentales, 
como ante los pequeños del círculo familiar. A veces en 
estos detalles, sin valor aparente, cuando lesionan pro¬ 
pios intereses, vemos desmentirse a hombres que creía¬ 
mos nobles, mostrándonos el egoísmo de su prédica, que 
levantan como bandera de generosidad y justicia mien¬ 
tras sólo van exponiendo ajenos intereses. 

A Artigas lo encontramos siempre el mismo, huma- 


I . Juana Isabel Ayala, esposa de Manuel. 


150 


ELISA A. MENENDEZ 


no, justo, sobre la línea recta que mareó a su vida defen¬ 
diendo sus principios. 

Sigamos escuchando su lenguaje familiar, tan poco 
conocido. Suena con emoción en el alma, a pesar de ser 
severo, hasta adusto, como padre que aconseja a un hijo, 
en cuya conducta parece no tener mucha confianza, pen¬ 
sando que será, acaso, la última vez. 

Escuchémosle: “Mi querido Manuel: Por tu apre¬ 
ciable del 2 del próximo pasado, quedo enterado de cuan¬ 
to has recibido. 

“Con esto, y con lo que desde antemano te tengo 
dado, me parece tienes bastante para sostener a tu fa¬ 
milia, a tu hermanito y a nuestros criados, tío Pancho, 
tío Jorge, el Hornero y Francisquillo, a quienes debes 
proporcionar todo lo que necesiten, aun los vicios, aun¬ 
que sea vendiendo algunos animales. 

“Las carretas es de necesidad que las tengas siem¬ 
pre listas. Si se ha ido como me anuncias, el maestro car¬ 
pintero, no faltará otro que pagándole su trabajo las pon¬ 
ga en estado de servir. Con ellas y los criados puedes ad¬ 
quirir lo necesario para vivir, siempre que arregles tu con¬ 
ducta y no malbarates. 

“Este debe ser tu anhelo. Debes hacerte cargo que 
tú ocupas en el dia mi lugar para proveer de lo necesa¬ 
rio a tu familia, tus esclavos, tu hermano y la madre de 
éste; que mis atenciones no permiten lugar para esto, y 
que sólo con tu conducta arreglada puedes proporcionar¬ 
les lo que yo haría en iguales circunstancias, y he hecho 
cuando me ha sido posible. 

“Da mis expresiones a Juanita, Santiago, Melchora 
y demás familia, y tú recibe la bendición y afecto de tu 
padre, José Artigas”. O 

En estas palabras, escritas al finalizar el año 19, se 
ve al hombre que mira de frente su destino. No ha de 


( J ) Estas dos cartas, de las pocas de estilo íntimo que nos 
han llegado son casi desconocidas; fueron halladas por el profe¬ 
sor don Luis Alberto Thévenet, en el Archivo de la Sección Militar 
de la Contaduría General del Estado, en una carpeta del año 1889. 
Habían sido enviadas allí con motivo de una solicitud de pensión 
presentada por la hija de María, anciana, ciega y pobre, residente 
en Concordia; fueron publicadas en el folleto citado. 




ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 151 


volver a la patria, no quiere que ninguno de los seres 
para los cuales su corazón guarda un afecto, quede en el 
desamparo y la miseria. No olvida ni al último de sus 
servidores, al Hornero, a Francisquillo... en los cuales 
adivinamos a esos seres anónimos, casi niños, golpeados 
por la vida desde el nacer, que crecían a la sombra de 
las casonas de antaño... 

Todo lo confía a su hijo Manuel, que espera lo reem¬ 
plazará. El, mientras tanto, seguirá luchando por los de¬ 
más hijos, los parias del continente, ilotas en la propia 
tierra en que nacieron y fecundaron con su sangre gene¬ 
rosa. 

Al seguir investigando en el círculo de sus afecciones, 
nos encontramos que, en el momento de su declive fatal, 
casi todos sus demás familiares habían desaparecido. 

Su padre, don Martín José, aquel anciano pleno de cí¬ 
vicas altiveces, cpyo nombre figura con orgullo en la lis¬ 
ta de los orientales que acompañaron al patriarca en el 
éxodo inmortal, era ahora un anciano octogenario, de¬ 
cadente, enfermo, incapaz de seguir a su hijo en su aza¬ 
rosa vida de soldado. A su cuidado estaba consagrada la 
única hermana del procer, Martina, viuda desde su ju¬ 
ventud. Su hermano José Nicolás, el prisionero de Las 
Piedras que se incluyó en canje como un, “regalo” al ven¬ 
cedor, pues Posadas no quiso exigir por él el prisionero 
correspondiente, falleció en esa misma época. Sus her¬ 
manos menores, Pedro Antonio y Cornelio Cipriano ha¬ 
bían muerto en temprana juventud. De modo que de los 
cinco hermanos Artigas sólo sobrevivía, además del pro¬ 
cer, Manuel Francisco, prisionero de los portugueses, como 
ya hemos dicho. 

¿Puede concebirse a un hombre más aislado, frente 
a los embates de la adversidad, demostrando mayor for¬ 
taleza para resistirlos? Ya hemos visto, que los amigos, 
compañeros de glorias y derrotas, lo abandonaban uno a 
uno, como la flor marchita que ve caer sus pétalos y que¬ 
da sola la semilla fecunda, símbolo de la supervivencia 
de las ideas y de los valores morales. 

Bien pudo exclamar entonces el gran desamparado, 
cqmo lo hiciera otrora, cuando en carta íntima, confiaba 
a su madre política la desolación de su alma: “¡Cómo ha 




152 / 


ELISA A. MENENDEZ 


de ser! Cuando Dios manda los trabajos no viene uno so¬ 
lo. El lo ha dispuesto así y así me convendrá”. 

. La resignación cristiana se mezclaba al valor de los 
estoicos para retemplar aquella alma, que como los arreci¬ 
fes de la costa, recibía los embates del oleaje. 

Nuestra mente se abisma al penetrar con unción mís¬ 
tica en este templo anímico y hallar el misterio de los 
grandes silencios... 

Profundas interrogantes lo circundan. Arrojamos de 
nuevo nuestras saetas investigadoras en los tiempos idos. 

¿Quiénes fueron sus amigos íntimos? ¿Tuvo alguno 
que mereciera sus confidencias? ¿Hubo alguna mujer en su 
vida que comprendiera su gran espíritu y lo acompañara 
en la gloria como en su dolor? 

La historia enmudece cuando lanzamos estas pre¬ 
guntas, cuyas respuestas serían un poderoso auxilio pa¬ 
ra el conocimiento de su vida. 

Hemos recorrido la vida privada de nuestro procer, 
a fin de exponer las causas que originaron su aislamien¬ 
to familiar en estos trágicos momentos. 

Volvemos, a encontrarlo en los días sombríos de 
1820. 

La semilla estaba sembrada, aunque aparentemente 
la tierra que la cubría apareciera reseca y estéril. Cinco 
años más tarde, Lavalleja le ofrecerá el riego requerido 
para hacerla germinar en frutos imperecederos. El espíri¬ 
tu del viejo sembrador seguía flotando sobre las desiertas 
campiñas orientales, mientras su cuerpo era encerrado en 
la celda de un claustro conventual. 


LA PATRIA DE WASHINGTON LE OFRECE ASILO 

El gobierno y pueblo norteamericanos miraron con 
simpatía los esfuerzos realizados por sus hermanos del 
Sur, tendientes a conquistar su independencia, pensando 
que implantarían la forma republicana. Así lo manifesta¬ 
ron a los primeros delegados de la junta de Buenos Aires, 
que en 1811 llegaron hasta allá, a fin de hacerles cono¬ 
cer la revolución y conseguir su apoyo moral y material 
en la venta de armamentos. 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 153 


Dada las buenas relaciones que los Estados Unidos 
mantenían con España, la misión era reservadísima, lle¬ 
vando los comisionados don Diego de Saavedra y don 
Juan Pedro Aguirre, los nombres de Pedro López y Jo¬ 
sé Cabrera. Después de algunas audiencias confidenciales 
con Monroe, que a la sazón era ministro del presidente 
Madisson, le contestó: “Que Estados Unidos vería con 
agrado la emancipación de sus hermanos los pueblos del 
Sur, bajo una constitución liberal. Que en ese concepto 
le prestarían el apoyo compatible con las circunstancias”. 

En esos momentos, Buenos Aires veía sucederse en 
el gobierno los directorios y los triunviratos; en aquellos 
continuos cambios la misión tuvo que regresar sin haber 
podido concretar nada, realizando sólo la compra de mil 
fusiles. 

Transcurren seis años; estamos en 1817. Año aciago 
para la patria oriental, que cae bajo las garras del portu¬ 
gués. 

Las embajadas extraordinarias han recorrido las cor¬ 
tes europeas en busca del soñado príncipe. Mejor las 
han visto los diplomáticos norteamericanos que repre¬ 
sentan a su país ante esos mismos monarcas, y siguen 
con interés el curso de las negociaciones, enterándose 
de los sucesos rioplatenses en todos sus detalles; estu¬ 
diando principalmente las tendencias y doctrinas de los 
hombres dirigentes. 

Algunos han sido presentados a Rivadavia y a Al- 
vear en Londres y París. Han sostenido con ellos largas 
conversaciones, a través de las cuales han entrevisto la 
figura de Artigas, entre dicterios, de bárbaro y anárqui¬ 
co facineroso y bandolero; pero luchando impertérrito 
contra el español y el portugués, y que seguirá luchando 
contra todo rey extranjero que ose poner su planta en 
tierra americana. 

Los representantes de la democracia del, Norte, vie¬ 
ron, a pesar de la nebulosa en que la envolvían, la úni¬ 
ca personalidad que encarnaba sus ideas. Recio tronco 
que da vida a un árbol desgajado sin piedad. Lo demás 
son para ellos hojas caducas que el viento se lleva. Re¬ 
cogieron la clara visión del hombre a través del disfraz, 
que le quitaron inteligentemente para presentarlo, ante 




154 


ELISA A. MENENDEZ 


el gobierno de Washington. Allí se le comprendió, se le 
amó y le llamaron sinceramente hermano. 

El gobierno de la Unión tenía en el Plata un agente 
consular que lo informaba de las alternativas e inciden¬ 
cias de la lucha. En el año 1817 desempeñaba ese cargo 
el señor Thomas Lloyd Halsey, quien mantenía relacio¬ 
nes personales con Artigas y lo puso en comunicación 
directa con el presidente Monroe, como lo prueba la car¬ 
ta que de§de Purificación le dirige aquél, con fecha 1? 
de setiembre del mismo año, la cual empezaba así: “He 
tenido el honor de comunicarme en primer término con 
el señor Thomas Lloyd Halsey, cónsul de los Estados 
Unidos en estas regiones, y debo congratularme de tan 
afortunado incidente. Le he ofrecido todos mis respetos 
y servicios y me valdré de esta ocasión favorable para 
presentar a V. E. mi más cordial saludo”. 

Artigas habla de sus luchas en pro de la libertad y 
bienestar generales, de los sacrificios que realizan los pue¬ 
blos que lo acompañan. 

No hemos podido conocer la respuesta de Monroe; 
hemos sabido que el archivo de este consulado fué a pa¬ 
rar a Buenos Aires en la época del gobierno de Pueyrre- 
dón, por quien fué expulsado el citado cónsul de las Pro¬ 
vincias Unidas, según lo expresa una nota del mismo di¬ 
rigida a Monroe, fechada el 31 de enero de 1818, en la 
cual le explica los motivos que lo obligan a proceder así: 
“Ha llegado al abuso de su poder y no ha hesitado en 
promover los intentos insidiosos de los descontentos y 
de los perturbadores de la paz. Hasta se ha puesto en 
contacto con el leader de los anarquistas don José Ar¬ 
tigas. ..” 

En los archivos del departamento correspondiente de 
Estados Unidos existe una carta que e 1 señor Halsey, al 
dejar el consulado, escribiera al comisionado especial de 
la Unión en Sud América, Mr. John Graham, datada el 
26 de agosto de 1818. No podemos dejar de transcribirla; 
encierra un juicio consagratorio de nuestro procer, ex¬ 
presado por un hombre que lo conoció personalmente, que 
supo comprender y valorar los sacrificios que realizara y 
los escollos que venciera en sus luchas. Después de tra¬ 
tar varios puntos describiendo el panorama rioplatense. 


ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 155 


Halsey se refiere a Artigas: “El general Artigas ha esta¬ 
blecido su campamento en el Río Negro, equidistante de 
un cuerpo de tropas que está frenie a los portugueses en 
el rio Uruguay, arriba de Purificación (de cuyo sitio él 
los ha expulsado) y de los que están cerca de la Colonia. 
Pero Artigas carece de casi todo lo necesario para las 
operaciones militares, tal como provisiones, armas, pól¬ 
vora, balas y dinero. Cómo él mantiene unidos a sus 
hombres y hace frente a los portugueses, es extraordina¬ 
rio. Nadav sino su gran genio y el amor de su pueblo ha¬ 
cia él, puede efectuarlo...” 

En la hermosa lengua de Byron, este pensamiento, 
que es una condenación de lo que hemos venido demos¬ 
trando a lo largo de esta obra, dice así: “Nothing but his 
great genius and the love of tlie people to him could pos- 
sibly it”. Halsey para finalizar agrega: “¿No harán algo 
los Estados Unidos por Artigas, el mejor y más desinte¬ 
resado patriota de estas regiones?” 

Cuando con este conocimiento de los hombres y de 
los hechos se expresaba el cónsul norteamericano, Artigas 
no podía ser un desconocido en su país. 

Estamos ante la sorpresa con que se encontrará el 
nuevo delegado del directorio que preside Pueyrredón, 
el cual en 1818 llegará ante aquel gobierno a solicitar 
el reconocimiento de la independencia de las Provincias 
Unidas del Río de la Plata, que acaba de proclamar el 
Congreso de Tucumán. Esto lo sabemos nosotros; también 
lo saben en Norte América. Este delegado, que va confia¬ 
do en el éxito de su misión es don Manuel Hermenegildo 
Aguirre. Preside entonces la gran nación del Norte el ilus¬ 
tre Monroe, que ya conocimos como ministro de Madis- 
son tratando con la delegación que llegó en 1811. Mr. 
Adams, que será su sucesor, es ahora su ministro. Su 
ascensión a este puesto, antesala de la presidencia de la 
república, hizo surgir un rival, Mr. Clay, que se conver¬ 
tirá en leader de la oposición al gobierno en la cámara 
de representantes. Estos dos adversarios políticos serán 
las columnas centrales que discutirán el reconocimiento 
inmediato o no de las Provincias Unidas, en las cuales 
va incluida la Banda Oriental; esa tierra que con tanto 
tesón defiende Artigas, ellos lo saben muy bien, de las 



156 


ELISA A. MENENDEZ 


ambiciones europeas. Será el presidente Monroe, el mis¬ 
mo que en 1823 lanzará su célebre doctrina de “América 
para los americanos”, quien tendrá que intervenir. ¿Pue¬ 
de pedirse mayor comunidad de ideales entre los hom¬ 
bres del Norte y nuestro modesto, pero grande, caudillo 
del Sur? 

El delegado Aguirre que lleva representación del di¬ 
rectorio de Buenos Aires y de O’Higgins, como jefe del 
territorio chileno, no lleva ninguna de Artigas. ¡Qué ha¬ 
bía de llevar! Eso es, precisamente, lo que se le ocurre 
a Mr. Adams preguntarle al representante argentino. 

Ha de ser también este punto, que por insignificante 
ni siquiera se pensó en él al enviar al delegado, el que 
ha de ocupar cinco sesiones consecutivas, las del 24, 25, 
26, 27 y 28 de marzo de 1818; las cuales resultaron una 
apoteosis tributada a nuestro procer. 

Veamos cómo sucedieron las cosas. 

El enviado de Pueyrredón fué recibido una sola vez 
por el presidente Monroe, quien le reiteró las protestas 
de amistad de los Estados Unidos a sus hermanos del 
Sur. Trató ampliamente con su ministro Mr. Adams, y 
éste conocía, tal vez mejor que el comisionado, los en¬ 
tretelones de la turbia política rioplatense. Zorrilla de San 
Martín ha resumido, del libro de sesiones, aquellas lar¬ 
gas conferencias en una interesante página que vamos a 
transcribir, respetando la autoridad de su pluma: “El 
agente argentino, dice, se pone entonces en comunicación 
escrita con el Ministro Adams, al que elocuentemente ex¬ 
pone los títulos que tienen las “Provincias Unidas” al 
reconocimiento; pero al entrar a precisar su negocio el 
representante de Buenos Aires se ve desconcertado por la 
siguiente pregunta: “¿Cuáles son los territorios que han 
de constituir el nuevo Estado, cuya representación invo¬ 
quéis y cuya independencia queréis ver reconocida por 
la democracia de Washington?” 

Aguirre contesta con vacilación: “Son los que cons¬ 
tituyeron el virreinato del Río de la Plata”. 

—“Y ese territorio que gobierna Artigas, jresponde 
Adams, ¿no formaba parte del virreinato?... Habéis pre¬ 
sentado poderes del gobierno de Buenos Aires; me traéis 
una carta de O’Higgins, jefe de los chilenos, ¿traéis/al- 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 157 


guna de Artigas, el jefe de los orientales, con quien ha 
tratado nuestro cónsul, que ha estado en comunicación 
con nuestro Presidente, que nos ha ofrecido su amistad 
republicana?... ¿Quién os da la representación de ese 
pueblo heroico que, como Chile, está separado de Buenos 
Aires por fronteras naturales y quiere su autonomía?... 
Yo veo allí a ese hombre Artigas, que lucha solo con su 
pueblo, y que, cuando menos, representa tanto como 
O’Higgins... ¿Quién es ese Artigas? Yo veo a Montevideo 
en poder de una monarquía europea, del portugués her¬ 
mano del español, protegido de la Santa Alianza, que no 
puede ser nuestra amiga. Y ese extranjero está allí, con 
el beneplácito del gobierno de Buenos Aires. ¿Y si Arti¬ 
gas, jefe de la Banda Oriental, me pide el reconocimien¬ 
to de su independencia? ¿Qué le contesto, si hoy reco¬ 
nozco su dependencia de vosotros, sin su voluntad o con¬ 
tra de ella? 

“¿Me he de poner contra él, en la lucha que sostiene 
contra vosotros, aliados del rey de Portugal, en defensa 
de la democracia? ¿Y si el mismo portugués me pide el 
reconocimiento de su dominio sobre Montevideo... ?” 

Hasta aquí la voz de Mr. Adams. Escuchemos ahora 
la contestación de Aguirre, también por intermedio de 
Zorrilla de San Martín, en cuya “ Epopeya” ofrece abun¬ 
dante documentación y ricas sugerencias sobre este pun¬ 
to magno de la historia del ítio de la Plata, en el cual 
se dan brochazos de luz y justicia a la figura de nuestro 
procer. 

“Aguirre, dice, tuvo que responder a la formidable 
objeción de Adams... Oid su contestación que os va a 
llenar de asombro: 

“Artigas, aunque en hostilidades con el gobierno de 
Buenos Aires, dijo, sostiene la causa de la independencia 
contra España. En cuanto a la invasión portuguesa, el 
motivo principal de esa guerra es la antigua pretensión 
de Brasil a mayores límites territoriales. Será prpbable- 
mente imposible que lo consiga porque uno de nuestros 
más distinguidos jefes, ayudado por los más amplios re¬ 
cursos está ahora comprometido en el rechazo de esas 
tropas. Y no obstante el doble vínculo en que se une aho¬ 
ra ese soberano al rey de España, nuestra existencia na- 




158 


ELISA A. MENENDEZ 


cional, lejos de estar seriamente comprometida por la gue¬ 
rra en ese rincón está fortalecida por ella”. 

‘‘Ese rincón, sigue diciendo Zorrilla de San Martín, 
era la Banda Oriental; ese distinguido jefe, ayudado por 
los más amplios recursos... yo no sé quién era. ¿Sería 
Artigas? ¡Artigas representado por el agente de Puey- 
rredón! 

“Convengamos en que la posición del señor Aguirre 
era muy escabrosa y llena de peligros”. 

No obstante, como es lógico, Estados Unidos tenía 
interés en que las colonias del Sur se transformaran en 
países independientes, siempre que contribuyeran a ex¬ 
tender sus principios republicanos. Pero a fin de proce¬ 
der con conocimiento de causa, el gobierno de Monroe dis¬ 
puso el envío de una delegación especial al Río de la 
Plata, para que estudiando los hechos sobre el terreno 
pudiera obrar con imparcialidad. Fueron designados al 
efecto tres personalidades: Mr. César Rodney, Juan Gra- 
ham y Teodorico Bland, que debían partir en la fragata 
de guerra “Congreso” hacia nuestras playas. Antes fué 
necesario llevar ese asunto al parlamento. Aquí se pre¬ 
sentó la ocasión inesperada para que el nombre de Ar¬ 
tigas llenara los ámbitos de aquel congreso durante cinco 
sesiones consecutivas. 

Al ser puesto sobre el tapete el citado psunto, Mr. 
Clay, a quien ya conocemos como rival de Mr. Adams, 
protestó enérgicamente por el no reconocimiento inme¬ 
diato de la independencia de las Provincias Unidas, adu¬ 
ciendo que reunían las condiciones necesarias para formar 
un pueblo soberano. Norte América, no debe esperar a 
que los reyes le den el ejemplo de reconocimiento a la 
única república que existe en el mundo después de la 
nuestra. Aquí se levanta la voz de Adams, Smith, Forsth 
y otros, rebatiendo que los hombres en cuyas manos es¬ 
taba la dirección del movimiento político del Sur, no 
eran de ideas republicanas, estaban en connivencia con 
las cortes europeas, especialmente con la portuguesa, la 
cual ya había iniciado su conquista en los antiguos do¬ 
minios españoles. Eso y mucho más dijo Adams. 

El nombre de Artigas resonó en aquel congreso co¬ 
mo numen forjador de la democracia sudamericana. Era 




ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 159 


la primera vez que aparecía en la historia, despojado del 
disfraz calumnioso que le envolvía; Adams lo rubricó no¬ 
blemente con estas célebres palabras: “El único campeón 
-de la democracia en aquellas regiones es el bravo y ca¬ 
balleresco republicano general Artigas”. 

Así se deslizaron aquellas cinco sesiones, que fueron 
de amplio reconocimiento a la obra de nuestro procer, 
ignoradas por él mismo, mientras atravesaba la época 
más trágica de su vida. 

¡Qué lejos de pensar estaba Artigas, que su nombre 
tan calumniado en la tierra que defendiera, auroleado por 
la justicia, llenaba el recinto del parlamento de la nación 
más libre del mundo! 

Acaso nunca llegó a saberlo. El egoísmo humano dis¬ 
pone de tantos medios eficaces para retener oculto lo bue¬ 
no que se dice del prójimo, como para propalar lo malo. 

Por aquel congreso pasó, para ser estudiada y dis¬ 
cutida en sus puntos fundamentales, toda la historia del 
Río de la Plata. La figura modesta del paladín republi¬ 
cano del Sur, permaneció de pie, pasando sobre el fuego 
de la discusión, como Cristo sobre el Tiberiades, sin que 
las olas que levantaba intentaran enlodar la orla de su 
túnica. Una nueva consagración alcanzó su nombre cuan¬ 
do Mr. Smith, diputado por Maryland, expuso textualmen¬ 
te: “El Directorio del Río de la Plata, hace la guerra co¬ 
mo aliado del rey de Portugal, contra Artigas, que es el 
jefe de la Banda Oriental y que parece ser en verdad un 
republicano, un hombre de cerebro fuerte y de inteligen¬ 
cia vigorosa, valiente, activo, abnegado por su paíj, y 
poseedor de la plena confianza del pueblo del cual es 
jefe”. 

La controversia crecía en proporciones y los argu¬ 
mentos se multiplicaban: ninguno de los contendientes 
puso en tela de juicio el honrado patriotismo del jefe de 
ios orientales. Allí nadie lo presentó como facineroso y 
ladrón. A las puertas de aquel libérrimo congreso, que 
encontró cerradas, se detuvo la calumnia, que no conside¬ 
rándose vencida, siguió aullando por todos los ámbitos 
de la América del Sur. 

El formidable argumento de Adams, que no podía 
reconocerse la independencia de las Provincias Unidas 




160 


ELISA A. MENBNDEZ 


mientras la patria de Artigas estuviera sometida al mo¬ 
narca portugués, y él y su pueblo se desangraran luchan¬ 
do por su libertad, no pudo ser rebatido. Al ser llevado 
a votación, una mayoría aplastante apoyó a M. Adams en 
su victoria. Ciento cincuenta congresales lo aplaudieron, 
mientras que sólo cuarenta y cinco acompañaron a Mr. 
Clay. 

En resumen, el triunfo de Adams, que era el triunfo 
moral de Artigas en la historia del Río de la Plata, ha¬ 
bía sido completo. El envío de la comisión, que motivó 
aquella célebre controversia, fué resuelto favorablemente. 
La fragata llegó a Buenos Aires en 1818, durante lo más 
recio de Ja lucha de Artigas contrá el portugués y Puey- 
rreaón, quienes querían deshacerse de él a cualquier pre¬ 
cio, aun contra la voluntad del pueblo argentino que mi¬ 
raba con dolor el sacrificio del hermano oriental. 

Imposible ocultar esta magna figura en el escenario 
de las luchas rioplatenses a los comisionados de Monroe, 
que quieren ver por sus propios ojos cómo se desarro¬ 
llan los sucesos, sin conformarse con lo que les dicen. 
Han de informar separadamente cada uno, según sus pro¬ 
pias impresiones. 

A fin de facilitarles la tarea y de que no hubiese 
discrepancias de opiniones, pensó Pueyrredón regalarles 
un resumen escrito que condensara en todas sus fases 
esa figura tan discutida, para que los tres comisionados 
estudiaran en él al diabólico personaje, sin necesidad de 
molestarse en investigaciones oficiosas. Fué encargado de 
este trabajo, que lo ha hecho tristemente célebre, Pedro 
Feliciano Cavia, que ya conocemos como secretario de 
Sarratea, en el Ayuí, y expulsados juntos del segundo si¬ 
tio de Montevideo. Ahora le llegaba el momento de poner 
a prueba sus dotes de calumniador. ¡Y a fe que las de¬ 
mostró! Este fué el origen del panfleto de Pedro F. Ca¬ 
via, que a la sazón ocupaba el puesto de oficial mayor 
del Ministerio de Relaciones Exteriores. No hay duda que 
estaba bien interiorizado del asunto; expuso solamente 
todo aquello que de más terrorífico e inhumano pudo ur¬ 
dir. El libelo, no tuvo el éxito esperado en el espíritu de 
los comisionados estadunidenses; no hay duda que llenó 
su misión en otras personas menos enteradas de los 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 161 


asuntos políticos de la historia del Río de la Plata, en 
viajeros que la bebieron en esa emponzoñada fuente. 

Los agentes de Monroe no se conformaron con lo que 
le decían los informadores oficiales, ni el libelo citado, 
la prensa que escribía para ellos, ni los documentos que 
se les ofrecían. Ellos escucharon la voz de los pueblos, 
dieron crédito a todas aquellas personas que creyeron 
dignas de merecerlo. Ninguno de los tres pudo ver a Ar¬ 
tigas, ni escuchar sus razones, ni oir su voz; pero lo 
presintieron. Vieron en él y en su pueblo a la única ne¬ 
bulosa capaz de concretar en el Sur el ideario realizado 
por sus hermanos del Norte. 

Oigamos lo que al respecto dijo cada uno de ellos, 
a pesar de no tener informadores artiguistas: 

Rodney, después de resumir la historia platense, de 
transmitir lo que ha visto y oído, y hasta de enviar do¬ 
cumentos que le han dado con ese fin, termina su infor¬ 
me con este sintético juicio sobre Artigas: “Es justo 
agregar, sin embargo, que el general Artigas es conside¬ 
rado por personas dignas de crédito, como un amigo fir¬ 
me de la independencia del país. Difícilmente podría es¬ 
perarse de mí una opinión decisiva sobre esta delicada 
cuestión sobre el estado de todo el territorio. No he te¬ 
nido la satisfacción de celebrar un interview formal con 
el general Artigas, que es incuestionablemente un hom¬ 
bre de excepcionales y singulares talentos. Pero si tuviera 
que arrojar una conjetura, creo que no sería difícil que 
en ésta, como en la mayor parte de las disputas domés¬ 
ticas, haya falta de ambas partes. Es de lamentar que 
estén en abierta hostilidad”. 

Este Rodney entrevio a Artigas, como se distinguen 
los perfiles de una montaña a través de la niebla. Lo vió 
grande, no definido; le ocultaron la magnitud de su obra, 
como le ocultaron la de sus enemigos, parte de la cual 
ha venido a conocerse cuarenta o cincuenta años después. 

Sin embargo, vió más de lo que los enemigos del hé¬ 
roe hubieran deseado. Vió, a pesar de no haberlo visto, 
que el general Artigas era un hombre de excepcionales 
talentos, y vió también que era amigo firme de la inde¬ 
pendencia del país. 

Graham, el otro comisionado, tampoco pudo ver a 



162 


ELISA A. MENENDEZ 


Artigas, tuvo las mismas fuentes oficiales de informacio¬ 
nes que sus compañeros. Pero a pesar de todo recoge 
impresiones personales sobre Artigas, que le parecen muy 
justas y razonables, y las comunica a su gobierno sinte¬ 
tizadas en esta forma: “El general Artigas y sus partida¬ 
rios sostienen que la intención del gobierno de Buenos 
Aires es dominarlos y obligarlos a someterse a un estado 
de cosas que les arrebate los privilegios del “self-govern- 
ment” que se consideran con derecho a reclamar. 

“Dicen ellos que están deseosos de unirse a los pue¬ 
blos de la margen occidental del río; pero no en forma 
de quedar sujetos a la tiranía de Buenos Aires. 

“Esta guerra ha tenido por origen una combinación 
de causas, en la que quizá ambas partes tienen algo de 
que quejarse, y algo de que arrepentirse ellas mismas. El 
mutuo interés requeriría la unión, agrega, pero mucha 
moderación y discreción son necesarias para conseguirlas, 
mucho más de lo que en estos momentos puede esperar¬ 
se de los ánimos irritados de algunos de los personajes 
principales de ambos lados”. 

Hasta aquí la palabra de Graham, que sabe escuchar 
la voz de los orientales cargada de protesta ante la in¬ 
justa sumisión a que anhela someterlos al centralismo 
porteño. También ha visto que los orientales ansian unir¬ 
se al pueblo argentino, que comparte con ellos sus aspi¬ 
raciones de justicia. 

El más explícito de los tres comisionados es Teodo- 
rico Bland, que traza en claros rasgos todo el cuadro que 
sus ojos vieron: la ambición de predominio de Buenos 
Aires, la opinión pública dividida en republicana y mo¬ 
narquista, en federalista y unitaria, la mordaza impuesta 
a la prensa, etc., para finalizar con este juicio: “Artigas 
puso a prueba los planes del gobierno de Buenos Aires 
exigiendo que la Banda Oriental fuese considerada como 
un estado.. . Fué considerado esto como lo más irracio¬ 
nal, criminal y declarada rebelión contra el gobierno 
único, legítimo, de las Provincias Unidas, que según su 
doctrina alcanzaba a todo el virreinato, dentro del cual 
la ciudad de Buenos Aires había sido, y debía ser siem¬ 
pre, la capital de la cual emanase toda autoridad... Ar¬ 
tigas denunció y combatió esto como manifestación de 




ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 163 


un espíritu de injusta arbitrariedad, al cual no debía ni 
podía someterse.. . “Artigas, arrastrado primero en una 
dirección después en otra; atacado por los portugueses y 
por Buenos Aires, y en guardia siempre ante un ataque 
de España, mantiene toda la población sometida al im¬ 
perio de su voluntad...” 

“Podría decirse que Artigas y sus gauchos defienden 
generosamente sus hogares, sus derechos y su patria, y 
que el Rey de Portugal tiene el propósito de agrandar 
su dominios con la anexión de una parte de la provincia 
al Brasil.. .” 

Después de haber escuchado las opiniones serenas 
de estos hombres ajenos a las pasiones dominantes, que 
han visto entre las sombras del ambiente, la figura del 
procer republicano, no nos sorprenderá que cuando dos 
años más tarde se desplome, sea el hermano del Norte, 
el único capaz de comprender la trágica grandeza de su 
caída. A través de mares y océanos, selvas y ríos, ha de 
llegar una atenta nota, en la que “a nombre de su go¬ 
bierno le ofrece generosamente al General Artigas los me¬ 
dios de seguridad para trasladarse a los E.E. U.U. donde 
sería bien recibido, se le asignaría el sueldo de su clase 
para vivir tranquilamente, con comodidad y con las con¬ 
sideraciones debidas a su rango...” El gobierno de Was¬ 
hington, agrega la nota, tendrá mucha satisfacción en 
recibir a huésped tan honorable en la Unión Americana”. 

¡Qué intima sensación de gratitud inunda el alma 
al escuchar estas palabras, rayo de luz en el vendaval! 

Noble actitud de un pueblo, que ennoblece a la hu¬ 
manidad. Porque rara vez el poderoso, cuando nada debe 
ni espera del vencido, le tiende su mano amiga en tan 
fraterno ademán. 

Por eso nos sentimos impulsados a exclamar: ¡Gra¬ 
cias, hermanos del Norte! ¡Gracias por vuestro generoso 
recuerdo y reconfortantes palabras, únicas que llegaron, 
como bálsamo reparador, hasta el corazón del vencido! 

Tan noble rasgo no ha de ser olvidado por los hijos 
de la patria que proclamara a Artigas, padre espiritual 
de la misma. En los pueblos, como en las familias, se 
transmiten a las generaciones los recuerdos y la venera- 



164 


ELISA A. MENENDEZ 


ción para quienes tuvieron gestos tales, con nuestros an¬ 
tepasados. 

Casi todos los historiadores, al llegar a este punto 
decisivo de la vida de Artigas, se asombran ante la ines¬ 
perada resolución de negarse a aceptar un asilo tan es¬ 
pontáneamente ofrecido, en el único país donde han com- 
* prendido su misión y valorado su sacrificio. “¡Alma fuer¬ 
te y extravagante”, exclama Zorrilla de San Martín, al su¬ 
mergirse en su espíritu; del que dice “tiene el silencio 
de los lagos de las montañas, inmóviles y profundísimos 
en sus nieblas...” “No en vano los comentarios son aquí 
contradictorios”, agrega. Nadie se explica el por qué de 
esa negativa. 

Lamy Dupuy, Leandro Ipuche y otros historiadores 
modernos, afirman que Artigas entró al Paraguay, no a 
solicitar un asilo sino a concertar una alianza, que Fran¬ 
cia lo tomó prisionero encerrándolo en un convento. 

Si Francia, dudando de Artigas, lo hubiera hecho su 
prisionero, jamás lo habría tratado como huésped colmán¬ 
dolo de obsequios. Porque es necesario conocer la psico¬ 
logía del dictador y su proceder hacia aquellas personas 
que no le inspiraban confianza, para convencernos de 
que Artigas debió merecer la suya, cuando así lo trató, 
a pesar de la severísima vigilancia que desarrolló a su 
alrededor durante su destierro. Nos parece inverosímil 
que Artigas hubiese pensado en esta supuesta alianza, en 
momentos de derrota e incertidumbre, cuando no la ha¬ 
bía copseguido en los tiempos de su protectorado, no obs¬ 
tante las reiteradas veces que, como medio defensivo 
contra los enemigos comunes, lo propuso al dictador. 

Nosotros, pretendiendo desentrañar el misterio de su 
negativa al ofrecimiento del gobierno norteamericano, 
prefiriendo solicitarlo al doctor Francia, con quien nunca 
se han comprendido ni se comprenderán, nos hemos su¬ 
mergido en el problema y sin pretensiones decisivas, 
emitiremos nuestro juicio. 

Hemos estudiado el momento histórico y el lugar 
geográfico en que se hallaba Artigas en aquel momento 
en que, vencido, lo consideramos con derecho a disponer 
de su destino. 

Si en este dificil trance se hallara hoy un militar de 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 165 


nuestros días, fácil le seria dominar el espacio como las 
aves, desplegar sus alas donde encontrara propicio el cli¬ 
ma y generoso el suelo. 

Pero transportémonos al momento en que Artigas 
habia llegado perseguido por Ramírez, hasta Misiones, 
provincia mediterránea, en cuyas azarosas jornadas había 
recibido la citada nota. Recordemos que su perseguidor 
era dueño de todos los territorios que habían quedado a 
espaldas del héroe vencido, es decir: Entre Ríos, Corrien¬ 
tes y Misiones, con los cuales había proclamado la re¬ 
pública de Entre Ríos, designando la ciudad de Corrien¬ 
tes por capital. También dominaba los ríos, desde que se 
había apoderado de la flotilla artiguista comandada por 
el afamado Pedro Campbell, aquel soldado inglés de Be- 
resford que quiso unir sus esfuerzos a los de estos hom¬ 
bres que tan denodadamente se batían por su libertad. 
Los territorios situados al oriente del Paraná y Uruguay 
estaban en posesión de los portugueses, sus enemigos, lo 
mismo que Montevideo resguardada por su poderosa es¬ 
cuadra. En Buenos Aires gobernaba Sarratea, cuyas re¬ 
laciones con Artigas, ya conocemos. ¿Por dónde, pues, 
podía salir de aquel anillo de hierro, si se hubiera re¬ 
suelto aceptar el generoso ofrecimiento del gobierno de 
Washington? 

La situación de Artigas, encerrado en un bolsón, en 
el centro de América, era singularmente difícil. Ya había 
estado a punto de caer en manos de Ramírez, en el en¬ 
cuentro sobre el río Mocoretá, donde “le puse en tales 
aprietos, dice en su parte oficial, que dejó ensillado su 
caballo y se escapó en ancas del que montaba su hijo 
Manuel”. 

Por eso, conocedor del terreno y de los peligros que 
lo rodeaban, Artigas comprendió que le sería imposible 
aceptar aquel fraternal llamado, que el único camino a 
seguir era saltar las barrancas del Paraná y entrar en la 
tierra donde dominaba la férrea mano de Gaspar de Ro¬ 
dríguez Francia. Esa única puerta también estaba cerra¬ 
da. Era necesario llamar y esperar que, después de largas 
investigaciones, el dictador resolviera si permitía correr 
o no sus pesados cerrojos. El héroe se inclinó, y llamó a 
la hermética puerta. 




166 


ELISA A. MENENDEZ 


¡Paradojas del destino que salpican la vida de nues¬ 
tro procer! ¡El apóstol de la libertad pidiendo asilo a la 
sombra de la tiranía! 

Allá irá, a compartir la suerte de ese pueblo oprimi¬ 
do. Su inmenso desengaño de los hombres necesitaba, pa¬ 
ra dormirse, el silencio de las selvas, entre las fieras sal¬ 
vajes! 

Ha terminado su vida pública, él mismo se decretó 
su muerte civil, sin detenerse a pensar en la suerte que 
le estará reservada, dado que para morir son iguales to¬ 
dos los lugares de la tierra! 

El 20 de agosto ya el héroe ha tomado una resolución 
definitiva. En esta fecha escribe a Francia manifestándo¬ 
le su decisión de abandonar la lucha, “desengañado de las 
defecciones, traiciones e ingratitudes de que había sido 
objeto y víctima”. En consecuencia solicita un asilo de 
la “generosidad del Dictador”; agregando que si no se lo 
otorgaba se iría a vivir en los montes”. 

No fué necesario. La respuesta de Francia no se hizo 
esperar mucho tiempo; y como él mismo lo dice, envió a 
un oficial con 20 húsares en su busca. A ellos entregó el 
héroe su espada cargada de gloria. Así terminó su misión 
épica, austeramente como él la realizó. Pero su ejemplo 
arrojado en semillas fecundas, quedaba gestándose en sur¬ 
cos generosos. 

Las riberas del Paraná, insensibles como el Tiempo, 
acogieron su vida de proscripto. Nada ni nadie lo arran¬ 
cará de allí. Fué inflexible consigo mismo, sin debilida¬ 
des ni sentimentalismos, en la hora de la inmolación co¬ 
mo lo había sido cuando se impuso cumplir la alta mi¬ 
sión con que lo invistió el destino. La barquilla de Ca- 
ronte lo conduciría al otro lado del Paraná, donde reina¬ 
ba el misterio de las sombras. 

Ruidos de cadenas, dolor de prisiones, ayes de un 
pueblo oprimido, retumban en el silencio ... 

Ese es el nuevo escenario en que va a posar su plan¬ 
ta el hombre que todo lo sacrificó por la libertad de los 
pueblos. Ante la puerta aún cerrada, el Protector de los 
Pueblos cambió su ropaje de soldado por el tosco sayal 
laico; las sandalias con que cumpliría su misión de Pa¬ 
dre de los Pobres. 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 167 


TRILOGIA AMERICANA 

En el escenario americano de los tiempos épicos, apa¬ 
recen, como montañas en los valles, tres figuras que su¬ 
pieron cumplir grandes destinos, complementándose, a pe¬ 
sar de aparente oposición, para echar los cimientos de 
los países que formarí la indohispania. 

Si hemos de juzgarlas por el brillo de sus talentos, 
tenemos que descubrirnos ante el genio refulgente de 
Bolívar, a quien la ática pluma de Rodó abarca con ma¬ 
gistrales pinceladas. “Grande en el pensamiento, grande 
en la acción, grande en el infortunio; grande para mag¬ 
nificar la parte impura que cabe en el alma de los gran¬ 
des, y grande para sobrellevar, eñ el abandono y en la 
muerte, la trágica expiación de la grandeza”. 

Si estudiamos a estos hombres desde el punto de 
vista militar, haremos justicia al decir que a San Martín 
le cabe la gloria de haber sido el más ponderado militar 
de la independencia americana. Su genio no poseía el 
brillo ni la fuerza avasalladora del de Bolívar, tenía la 
precisión matemática y paciente del estratega, respalda¬ 
do en una voluntad de acero y en una moral inquebran¬ 
table. Sin estas condiciones, aristas angulares de su per¬ 
sonalidad, no le hubiera sido posible preparar y realizar 
la monumental jornada de los Andes, que por sí sola 
bastaría para inmortalizar su nombre. 

Artigas no tenía el talento ni la cultura intelectual 
de Bolívar, ni la táctica militar de San Martín, adquirida 
en las más modernas escuelas y campos de batallas eu¬ 
ropeos; pero fué, indiscutiblemente, el más americano. 

Vió a la luz de su propio espíritu, lo que no alcan¬ 
zaron a ver los dos grandes Libertadores, que supieron 
realizar la independencia de América y no acertaron a 
determinar la forma de gobierno que estos pueblos re¬ 
querían. Ambos soñaron con testas coronadas en esta 
América indiana, que por su configuración solitaria en 
medio de dos inmensos océanos, parece que está ento¬ 
nando un himno a la libertad. Aunque Bolívar y San 
Martín convergían en un ideal monárquico, diferían en 
su forma. El primero soñaba con una gran confedera¬ 
ción dirigida por príncipes americanos. Por eso cuando 



168 


ELISA A. MENENDEZ 


Bolívar alcanzó la independencia de Bolivia y redactó él 
mismo su primera carta constitucional, le dió el nombre 
de República, pero regida por un presidente y gobierno 
vitalicios, lo que era un paso directo hacia la monarquía. 

San Martín dudaba del éxito, porque pensaba que 
“esos hombres que habían fumado con su pueblo en el 
mismo cigarro” no lograrían inspirar a sus súbditos esa 
devoción casi mística, producto de tradiciones milenarias, 
que sienten los pueblos de allende los mares hacia sus 
monarcas. 

De ahí que compartiera la idea de algunos de los 
prohombres de su patria —aunque a este punto no le 
dedicó preferente atención, porque su ideal obsesionan¬ 
te fué la independencia de América— de traer algún prín¬ 
cipe europeo que viniera ya ungido con la aureola de 
majestad, a fin de que influyera para que estos pueblos 
semibárbaros inclinaran su cerviz y le juraran obedien¬ 
cia y fidelidad. 

Aunque hoy nos parezca inverosímil que los dos 
grandes capitanes de América, después de haber alcan¬ 
zado su independencia, pensaran así sobre su organiza¬ 
ción política y social, se le halla clara explicación. Am¬ 
bos habían formado sus espíritus en Europa, viendo cor¬ 
tes, tratando cortesanos, viviendo entre pueblos sumi¬ 
sos que consideraban en cada monarca a un semidiós. 
San Martín era hijo de españoles. Don Juan de San Mar¬ 
tín, su padre, fué durante años gobernador de Yapeyú, 
pequeño pueblo de Corrientes, por lo cual ese lugar apar¬ 
tado y selvático, tuvo el honor de haber mecido la cuna 
del hombre que más tarde llenaría con su gloria los con¬ 
fines de América. Cuando tenía apenas siete años, sus pa¬ 
dres regresaron a España y allí inició sus estudios en 
el Seminario de Nobles de Madrid. Como es lógico su¬ 
poner, hogar, maestros, camaradas y ambiente social, con¬ 
tribuyeron a formar su espíritu de acuerdo al criterio 
hispánico de la época. 

San Martín, a los treinta y cuatro años de edad, 
trunca su carrera militar europea, en que actuaba con 
el grado de coronel de caballería, y se embarca en la 
quijotesca aventura de luchar por la libertad de una 
tierra que apenas conoció. 


ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 169 


¡Quién sabe qué secretos impulsos contrae el hom¬ 
bre al nacer, que a través de las vicisitudes de la vida 
lo atraen las tuerzas telúricas, al sitio donde vió la luz! 

Bolívar descendía de una familia española, de ele¬ 
vada alcurnia y cuantiosa fortuna, radicada en Caracas. 
Huérfano muy joven, habiendo terminado sus estudios en 
su ciudad natal, resolvió completar su educación viajando 
por países extranjeros en compañía de un ilustrado pro¬ 
fesor español, Simón Rodríguez, “que le enseñó a inter¬ 
pretar clásicos y enciclopedistas y los monumentos y ca¬ 
rácter de los pueblos que visitaban”. 

Su arribo a Europa debió dejar en el alma ardien¬ 
te del adolescente, una huella profunda; llegó en mo¬ 
mentos en que las dianas victoriosas de Napoleón llena¬ 
ban los aires del mundo. Asistió a su coronación como 
Emperador, en París, participando de aquellas fiestas; 
trató lo más granado de la nobleza europea, y a poco 
contrajo enlace con una sobrina del Marqués del Toro, 
en Madrid. 

Tanto Bolívar como San Martín, al tener que deci¬ 
dir la organización política del continente, desearon imi¬ 
tar lo que habían visto brillar con tanta esplendidez. Pa¬ 
ra gloria de ambos y de América, ninguno aspiró ceñir 
coronas a sus frentes. Aunque no faltaron oficiosos ca¬ 
lumniadores, y más tarde historiadores también, que los 
agraviaron con esa ofensa. Si esta ambición vulgar hubie¬ 
ra sido el móvil de sus acciones, ambos Libertadores tu¬ 
vieron en sus manos, más de una vez, brillantes oportuni¬ 
dades de realizarla. 

Bolívar amaba, sí, la vanidad de la gloria. Fué gran¬ 
de, se sabia grande, gozaba en la contemplación de su 
ci n d 6 z d. 

San Martín, era modesto, severo consigo mismo no 
obstante el valor inmenso de su obra. 

Artigas, sencillo con los humildes, era altivío ante 
los fuertes. Sabía justipreciar el valor de los hombres mi¬ 
diéndolos por sus acciones, sin tener en cuenta las altu¬ 
ras donde estaban encaramados. 

Estudiando la correspondencia particular de Bolívar 
y San Martín, se hallan, a veces, expresiones que deno¬ 
tan sus simpatías por los principios democráticos. Pero 



170 


ELISA A. MENENDEZ 


Ies temen. No les inspira confianza el carácter levantisco 
y altivo de estos pueblos. Ellos habían aspirado aún 
fresco, el vaho de sangre y horror que dejaron flotando 
en el ambiente europeo las trágicas jornadas de la Re¬ 
volución Francesa. Se asieron a la monarquía como ta¬ 
bla salvadora. 

Artigas, nunca salió de América, por suerte para 
ésta. Su espíritu fué modelado por padres, maestros y 
ambiente americano, lo que le permitió conservar el vigor 
original de la tierra en que naciera, y la conciencia del 
valor de la misma, unida a una amplia visión del porve¬ 
nir que le correspondía. Tal vez Artigas no dijo ni oyó 
nunca la frase “América para los americanos”, pero es 
indudable que este pensamiento guiaba sus actos, que 
lo practicó, con axiomática fe. Esta intuición lo llevó in¬ 
sensiblemente al estudio de los problemas constituciona¬ 
les de los Estados Unidos por ser la forma de gobierno 
que, de acuerdo a sus amplios conceptos democráticos, me¬ 
jor se adaptaría a la psicología de estos pueblos, más 
inclinada a la rebeldía que a la sumisión. En conse¬ 
cuencia, ve, con la convicción del que pisa el terreno 
en que jugó de niño, que sería profundo error imponer¬ 
les un cambio de tutelaje, al que jamás se iban a so¬ 
meter. 

Con amplia visión, abarcó todos los ámbitos de A- 
mérica y se convenció que las monarquías serían plan¬ 
tas exóticas y malditas, bajo cualquier clima americano 
donde intentaran hacerlas florecer. Antes que la semilla 
germinara, no titubeó en reunir todas las energías de su 
alma, para mezclarlas al alma popular que ritmaba al 
mismo diapasón; y en un grito de enérgica protesta, que 
era el grito del porvenir, enarboló la bandera de la re¬ 
volución republicana para salvar a cualquier precio la 
libertad y dignidad de América. 

PARANGON ENTRE ARTIGAS Y BENITO JUAREZ 

En la convicción por los ideales republicanos, en su 
clara visión del devenir, en su contextura moral, sólo pue¬ 
de equiparársele el defensor de Méjico. Benito Juárez, al 
ver un día amenazada la independencia de su patria y le- 



artigas defensor de LA DEMOCRACIA AMERICANA 171 


yantarse en ella la fatídica figura de un emperador, no 
vaciló con menguadas fuerzas, hasta conseguir, en gue¬ 
rra de cinco años, ver rodar la cabeza de Maximiliano, 
salvando el honor y la independencia de Méjico. 

Artigas primero, Benito Juárez varias décadas más 
tarde (1862-67), fueron los dos grandes paladines que 
salvaron en América, de un naufragio fatal, la causa 
republicana. Eran hombres símbolos, de acción realiza¬ 
dora, fecunda. Númenes de pueblos que saben morir por 
su libertad. Ambos héroes se habían compenetrado del 
alma de indohispania, la sentían vibrar como parte inte¬ 
grante de su ser. Juárez, principalmente, llevaba en sus 
venas sangre de cepa indígena. Su sino fué de tragedia 
y grandeza. Perdió a sus padres cuando apenas contaba 
cuatro años; pero la misma crueldad de la muerte cortó 
las amarras de su bajel atado a la toldería. 

En su infantil desamparo fué recogido por un tío, 
indígena como él, que le ofreció el asilo de su pobre ca¬ 
baña. El pequeñuelo crecía, deambulando solitario por 
los bosques circundantes, soñando que más allá del ho¬ 
rizonte aldeano habría otros mundos, otros hombres su¬ 
periores a los que él conocía. Un ansia de luz espiritual, 
un deseo dé superación, lo torturaban. Anhelaba saber, 
instruirse, conocer el por qué de las cosas, el misterio del 
más allá. Aquel mundo estrecho y misérrimo lo asfixia¬ 
ba con su monotonía desoladora, mostrándole todos los 
días el mismo árbol, el mismo arroyo, el mismo paisaje 
agreste. La tragedia del genio incomprendido bullía en el 
cerebro del niño, pugnando por dar forma y acción a 
aquellas ansias insatisfechas. Asi llegó a los doce años, 
sin saber leer ni escribir, ni siquiera hablar español. 

Un día, empujando él mismo su destino, sin saber 
hacia dónde, abandonó la toldería y partió, sin más equi¬ 
paje que sus esperanzas ni más tesoro que su voluntad, 
que ya empezaba a perfilarse como brújula de su carác¬ 
ter. Se dirigió, después de algunas andanzas, a Oajaca, 
capital del estado en que naciera. Allí el niño indio, hu¬ 
raño deslumbrado, vagó por la ciudad indiferente, que 
no le dió abrigo ni pan. Rodando, dió con un buen hom¬ 
bre llamado Salanueva, que lo recogió; y descubriendo 
en él cualidades no comunes, lo envió a la escuela, con- 



172 


ELISA A. MENENDEZ 


virtiéndose en su protector. A poco lo matriculó en el 
Seminario Eclesiástico, donde inició estudios de filosofía 
y latinidad, con el deseo de que siguiera la carrera sacer¬ 
dotal, que el niño rechazó. 

Pero como toda luz lleva en sí la fuerza lumínica que 
le da vida, Juárez iluminó su propio destino, con tal 
potencialidad, que a los veintiún años terminaba bri¬ 
llantemente la carrera de abogado, deslumbrando a to¬ 
dos con su portentoso talento. 

Pronto fué arrastrado por la vorágine de la políti¬ 
ca turbulenta de su patria, que lo llevó a desempeñar 
los más elevados puestos. 

La cátedra, el parlamento, el foro, la presidencia 
de la Alta Corte de Justicia y de la República, todos 
fueron cargos que él desempeñó. Pero no para gozar de 
la muelle placidez de los sillones, sino en franca lucha 
contra la rutina y la ignorancia, a fin de realizar una sa¬ 
na reforma basada en conceptos humanitarios y justos. 
Como a todo redentor, le cupo sufrir persecuciones, inju¬ 
rias, calumnias, cárcel, destierro. Sólo una feliz casuali¬ 
dad impidió que fuera fusilado con otros compañeros. 
En estas luchas políticas, mezcladas de frecuentes gue¬ 
rras civiles, lo acompañaba la opinión pública, frente a 
la clase conservadora. 

Esta no pudiéndolo vencer, propició la invasión al 
país de Francia, Inglaterra y España, en momentos difí¬ 
ciles en que Juárez ocupaba la presidencia de la repúbli¬ 
ca, y aprovechando que Estados Unidos se hallaba en gue¬ 
rra civil y no podía defender el continente. 

Ante aquella afrentosa invasión, Juárez no vaciló en 
salir a campaña, tomando personalmente la dirección de 
los ejércitos y convirtiéndose en alma y guía de la defen¬ 
sa nacional. Cinco años de terribles luchas entre sierras 
y montañas, con un ejército caído en la desmoralización, 
minado por el hambre y las defecciones; en cuyo lapso, la 
deslealtad de muchos, puso a prueba la fortaleza de 
su espíritu. ,Cruenta guerra, de intensa dramaticidad 
plena de contingencias infortunadas, sólo comparable a 
la que sostuvo Artigas con los invasores de su patria, y 
mantenida con el mismo empuje varonil. 

España e Inglaterra levantaron al fin el bloqueo; pe* 



artigas defensor de la DEMOCRACIA AMERICANA 173 


ro el trono del emperador francés quedaba implantado 
en Méjico como un insulto a la majestad de América. 

Los ejércitos franceses, envalentonados, recorrían el 
país creyéndose señores. Juárez no desmayaba ante la ad¬ 
versidad que parecía acorralarlo, y corrido de una ciu¬ 
dad pasaba a otra, donde establecía su gobierno. El 
mismo Maximiliano rindió tributo a esta fortaleza so¬ 
brehumana. 

Cuando ya vió sus ejércitos disueltos y perdidos, 
con sus principales jefes muertos o pasados al enemigo, 
seguido de pocos fieles, que hoy la historia mejicana 
recuerda con el título de “Inmortales”, se dirigió a Pa¬ 
so del Norte y desde allí lanzó en una enérgica proclama 
su irrevocable decisión de continuar la lucha contra el 
invasor. 

Por fin, el año 1867, en uno de esos recodos impre¬ 
vistos que el destino mantiene oculto al cálculo más 
matemático del hombre, apareció la victoria dispuesta 
a favorecerlo, como resultado de una actitud amenazan¬ 
te de los Estados Unidos, que obligó a Francia a cambiar 
el rumbo de su política internacional. Abandonado Ma¬ 
ximiliano a sus solos recursos, pronto se operó un cam¬ 
bio radical en los sucesos. Los patriotas reconquistaban 
puertos y ciudades; el emblema republicano, mecido por 
los vientos aztecas, hacía renacer la esperanza y la fe 
en el alma de aquel pueblo agraviado. La capital fué re¬ 
cuperada, y el mismo Maximiliano cayó en poder de los 
patriotas. Sin mayores preámbulos fué mandado fusilar, 
en el cerro de las Campanas, junto con los generales Mira- 
món y Mejía —junio de 1867— para demostrar al mun¬ 
do que los pueblos de América no habían nacido para 
ser súbditos monárquicos. 

Bien .merecen hermanarse en la historia americana 
los nombres esclarecidos de Artigas y Juárez, recios va¬ 
rones de patriotismo ejemplar, puestos por el destino, 
al Norte y al Sur del continente, como murallas contra 
las cuales se estrellaron, rotas en pedazos, las ambicio¬ 
nes de conquistas imperiales. 



174 


ELISA A. MENENDEZ 


GRANDEZAS Y TRAGEDIAS DE LOS PROCERES 

AMERICANOS 

Internándonos en el mundo psicológico de los pro¬ 
hombres continentales, hallamos que hay en todos ellos 
una herida que los hermana. Llámense Artigas, San Mar¬ 
tin, Bolívar, Alberdi, Sarmiento, Rivadavia, Juan Carlos 
Gómez, la maledicencia, desgarra o tergiversa las más 
santas de sus intenciones. 

Refiriéndose a San Martín, dice Ricardo Rojas en 
“El Santo de la Espada”: “Fué destino de San Martín el 
soportar injusticias que aún perduran hasta en los tex¬ 
tos escolares de las naciones que sirvió con sp espada”. 

Verdad, tan grande como su gloria. Cambiando el 
nombre de San Martin por Artigas, esta amarga frase ¿no 
encuadraría al proceder de la patria del autor para con 
el que fuera incansable defensor de los derechos de su 
pueblo? 

¡Cuántas rectificaciones habría que hacer en la his¬ 
toria americana acerca de tantos proceres que en vida 
fueron víctimas de tales injusticias! 

Es obra impostergable, si queremos afianzar la uni¬ 
dad espiritual del continente. Mientras enseñemos a los 
pueblos, inoculándoles desde la infancia, a menospreciar 
los héroes que otros pueblos veneran, minaremos los ci¬ 
mientos de toda confraternidad. Esta decantada palabra 
de que hacemos gala, será siempre huera, protocolar. Los 
pueblos son como los niños, no olvidan las ofensas, justas 
o injustas, inferidas a sus padres. 

Los prohombres de América se confunden en sus 
virtudes y defectos. Son seres humanos, juzgados por 
otros seres humanos, no despojados de pasiones. Admi¬ 
tida esta verdad, fácil es encontrarles y adjudicarles 
errores. 

Ya sabemos, cuánto más fácil es emitir juicios desde 
el retiro de un escritorio, que obra!. Por eso los seres 
que en la vida nunca realizaron nada, son los más mor¬ 
daces críticos de las acciones ajenas. 

Se encuentran libres de la censura. Los historiado- 




artigas defensor de la DEMOCRACIA AMERICANA 175 


res tenemos que contarnos en este grupo, con relación 
a los hombres que juzgamos de otras épocas. 

Tengamos, por lo tanto, para sus yerros, un velo de 
indulgencia, recordando que todos pasaron por la vida, 
como si hubiera sido el precio inflexible impuesto por 
la gloria. 

Todos han podido exclamar como San Martín, mien¬ 
tras se preparaba la expedición trasandina: “jAy! amigo. 
¡Y cuánto cuesta a un hombre de bien la libertad de su 
país! Baste decir a Ud. que no es una, sino en, tres o cua¬ 
tro cartas que dicen lo siguiente: (Se refería a los cor¬ 
dobeses) ‘TJds. tienen en ésa un hombre que no lo co¬ 
nocen. El es ambicioso, cruel, ladrón y poco seguro de 
la causa, pues hay fundadas sospechas que haya sido 
enviado por los españoles; la fuerza que con tanta ra¬ 
pidez está levantando no tiene otro objeto que oprimir 
esa provincia para después hacerlo con las demás ...” 

“Ud. dirá que me habré incomodado. Sí, amigo mío, 
un poco; pero llamé a la reflexión en mi ayuda e hice 
lo que Diógenes: zambullirme en una tinaja de filosofía 
y decir: Todo esto es necesario que sufra un hombre pú¬ 
blico para que esta nave llegue a puerto”. 

En febrero del año siguiente decía: “Sus cartas me 
manifiestan el odio cordial con que me favorecen los di¬ 
putados de Buenos Aires. La continuación hace maestros, 
así es que mi corazón se va encalleciendo a los tiros de la 
maledicencia, y para ser insensible a ella, me he aferra¬ 
do en esta máxima de Epícteto: “Si l’on dit mal de toi 
et qu’il soit véritable, corrige-toi; si ce sont des menson- 
ges, ris en”. Lo que traducida a nuestro idioma, diría: 
“Si se habla mal de tí y ello es verdad, corrígete; si son 
mentiras, ríe de ellas”. 

A Bolívar, hasta en su lecho de muerte, se le apare¬ 
cían las visiones de las persecuciones y calumnias su¬ 
fridas en su patria, que atormentaron su espíritu. Decía 
a su fiel criado que velaba su lecho de muerte en el des¬ 
tierro: “José, vámonos que de aquí nos echan... ¿Dón¬ 
de iremos?” 

Los dos grandes Libertadores, que fueron los más 
implacables enemigos de los españoles, hallaron en sus 
horas de abandono, las almas abiertas y generosas de 



176 


ELISA A. MENENDEZ 


dos hijos de España, que supieron hacer honor a la hi¬ 
dalguía de su tierra prodigándoles cuidados y atenciones 
en su hogar, poniendo a cubierto de la miseria a aquellos 
dos grandes proscriptos. 

Fué en el hogar de don Joaquín de Mier, en Santa 
Marta, rodeado de sus desvelos y cuidados, unidos a los 
de su bondadosa esposa, que se extinguió aquel meteoro 
de fuego, que rasgó con su luz la noche de América. 

Fué en las afueras de París, junto al Sena, en su des¬ 
tierro vitalicio, que el Libertador de Chile y Perú se li¬ 
bró de la miseria, debido a la mano generosa del espa¬ 
ñol don Alejandro Aguado, que veló su vejez, previen¬ 
do las posibles contingencias del ilustre desterrado pa¬ 
ra el caso en que él se adelantara a emprender el viaje 
sin retorno. 

San Martín y Aguado habían sido compañeros en 
el Regimiento de Murcia, en sus años juveniles. Luego 
el destino les marcó distintas rutas, pasaron más de un 
cuarto de siglo sin verse. Cuando el azar los reunió ape¬ 
nas se conocieron. El uno estaba envuelto en gloria y 
pobreza; el otro en dinero y bienestar, convertido en rico 
banquero de París. Fué un encuentro providencial para 
San Martin, que en el destierro lo acosaban enfermeda¬ 
des y desgracias; hasta el cólera se ensañó con su cuer¬ 
po marchito y en el de su tierna hija. El rico banquero, 
generosamente, lo llevó a su lado y lo ayudó a adquirir 
una finca, el “Grand Burg” frente a su regia morada, 
apenas separadas por el Sena, que hizo atravesar por un 
puente colgante para unir ambos castillos, lo que le per¬ 
mitía ofrecerle compañía familiar y tibieza de ambiente 
hogareño. Allí vivió el héroe de los Andes durante ca¬ 
torce años, libre de las preocupaciones de otrora, en la 
placidez tranquila de una fraterna amistad. A la muer¬ 
te del banquero, acaecida repentinamente en España, ha¬ 
llaron en su testamento que nombraba a San Martín tutor 
de sus hijos y albacea de sus bienes. 

“Sin este generoso protector, escribía San Martín, 
mis días hubieran ido a terminar en un hospital”. 

Siguiendo el derrotero de los prohombres america¬ 
nos, encontramos que todos convergen hacia el calvario. 
Recordemos al gran Rivadavia, valor en la historia poli- 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 177 


tica argentina durante las horas de la construcción na¬ 
cional, —vilipendiado, incomprendido—, con un pesado 
fardo de calumnias sobre sus espaldas, deportado al Bra¬ 
sil. Allí ordenaba a su criado: “Si algún argentino llega 
a preguntar por mí, dile que Bernardino Rivadavia no 
existe para los argentinos”. 

Frase plena de desaliento, refleja un espíritu ator¬ 
mentado por cruel escepticismo, fruto de las injusticias 
sufridas. 

El general Sucre, una de las figuras de más limpio 
blasón en la historia de América, a quien le cupo la glo¬ 
ria de vencer el último baluarte español, en Ayacucho, 
víctima de las facciones, sucumbió, bajo el puñal asesino, 
en un camino desierto de su patria. 

No olvidemos a Alberdi, el grande pensador ameri¬ 
cano, poseedor de un concepto de justicia tan elevado, 
que lo | llevó al sacrificio de su carrera dipomática, de to¬ 
do aquello que en el mundo ofrece un aporte al bienestar 
humano. 

Representaba a su patria en París, como ministro 
del general Mitre, cuando éste se embarcó en la trágica 
aventura de la Guerra de la Triple Alianza. Espíritu 
pacifista, el insigne autor de “El Crimen de la Guerra”, 
estudió, el problema con serenidad y amplitud de ame¬ 
ricano, despojado de todo chauvinismo localista. Halló 
tal injusticia en la empresa, que no tuvo reparos en 
renunciar al ministerio para lanzarse en una ardiente 
polémica periodística, condenando abiertamente los mó¬ 
viles y fines de la guerra al Paraguay. 

Se le acusó de traidor y vendido; todos los dicterios 
fueron pocos para condenar su viril actitud, que sólo 
encerraba la defensa de la más santa de las causas: evi¬ 
tar una guerra fratricida entre cuatro naciones america¬ 
nas. Lo acompañaron en la controversia, otros caballe¬ 
ros del ideal, capaces de medir la grandeza de aquel va¬ 
liente grito de protesta. Entre ellos, nuestro insigne po¬ 
lemista y vate romántico, el doctor Juan Carlos Gómez, 
y el no menos viril y caballeresco poeta José Mármol. 

Sufriendo las contingencias de su actitud de lucha¬ 
dor, Alberdi siguió morando en la Ciudad Luz, en la 
miseria, soportando un solitario destierro tan largo como 




178 


ELISA A. MENENDEZ 


sus días. Ya anciano, una mañana fué encontrado muerto 
en una mísera bohardilla de posada, en París, envuelto su 
cadáver en una sábana sucia, según la gráfica frase ha¬ 
llada en una Carta íntima de un testigo presencial. 

En tal olvido y abandono terminó aquel insigne hi¬ 
jo de Tucumán, uno de los cerebros más esclarecidos y 
medulosos del continente americano. 

Creemos bastarán estos ejemplos. Si asi fueron tra¬ 
tados estos prohombres que actuaron en el escenario de 
su propio país, concordando los ideales políticos de mu¬ 
chos de ellos con los de sus gobernantes, y disponiendo 
de todos los medios periodísticos para defenderse, ¿có¬ 
mo no iban a detractar a Artigas que luchó siempre en 
el llano, por consiguiente, sin tener puestos que dar ni 
honores que ofrecer? El libelo de Cavia sirvió de tronco 
a aquel árbol de calumnias, que extendiendo su ramaje 
cargado de sombras por los ámbitos de América pretendió 
obscurecer aquella figura moral, de “cuyo funesto ascen¬ 
diente entre los pueblos” se admira el mismo Cavia. 

Artigas nunca intentó defenderse; hubiera tenido que 
perder tiempo y energías que necesitaba para la acción, 
puesto que no disponía de medios ni de colaboradores. 
De modo que cuando sus amigos le hacían conocer las 
flechas envenenadas que le lanzaban sus adversarios, 
respondía; “Nosotros probaremos con hechos lo que ellos 
pretenden destruir con palabras”. 

Con el mismo temple y seguridad en la justicia de su 
obra, contestaba a Andresito, jefe de las Misiones, en 
1815. “Deje Ud. que hablen y prediquen contra mí. Es¬ 
to ya sabe Ud. que existía aún entre los que me cono¬ 
cían, cuánto más entre losi que no me conocen. Mis 
operaciones son más poderosas que sus palabras, y a 
pesar de suponerme el hombre más criminal del mun¬ 
do, yo no haré más que proporcionar a los hombres 
los medios de su felicidad y desterrar de ellos aquella 
ignorancia que los hacía sufrir el más pesado yugo de 
la tirania. Seamos libres y seremos felices”. 

A pesar de que la vida no le escatimó dolores, no 
fué el de Artigas un espíritu atormentado. Influyó en 
él su fe de cristiano, para contenerse en los límites del 
estoicismo. Ni la calidad y el número de las traiciones 



ARTIGAS DEFENSOR DE DA DEMOCRACIA AMERICANA 179 


recibidas, que por sí solas bastarían para sacar de qui¬ 
cio el espíritu mejor templado; ni el dolor de las derro¬ 
tas, ni las calumnias, ni la soledad de sus treinta años 
de destierro, ni la miseria desoladora que conoció, ni 
los grillos, ni el calabozo, ni su hogar deshecho en ple¬ 
na floración, lograron arrancar de sus labios una recon¬ 
vención contra el destino. Sus frases de amargura, con 
que desahogaba su corazón, las hallamos envueltas en 
una resignación serena: “Cómo ha de ser! Cuando Dios 
manda los trabajos no viene uno solo. El lo ha dispuesto 
así, y así me convendrá”. 

De este modo escribía a su señora madre política, 
en carta que ya hemos comentado. 

“Es todo lo que me resta de tantos trabajos! Hoy 
vivo de limosna!” Así hablaba también en el triste atar¬ 
decer de su existencia, cuando un día en el destierro, 
llegó hasta su choza un militar brasileño, Beaurepaire 
Rohan, manifestándole que lo llevaba allí la fama de sus 
hazañas, de las cuales había oído hablar desde su infancia. 

Así podríamos enumerar muchas citas, todas ellas 
impregnadas de serena filosofía, sin que las enturbie la 
desesperación de la impotencia. 

Ni aun se encuentran en las confidencias hechas a 
su hijo José María, cuando lo visitara, ya hombre, en su 
ostracismo, que transcribiremos más adelante. Cuando 
reflexionaba que la vida es producto de una suprema fuer¬ 
za incognoscible, que los reveses forman parte de la misma; 
que la desesperación y la rebeldía contra el dolor conden¬ 
san en sí el mayor de los dolores, frenaba sus protestas y 
su alma recobraba la placidez de los lagos. Fué un as¬ 
ceta, un estoico, que alcanzó un admirable dominio de 
si. Murió en la miseria, solo, sin afectos, sin patria ni 
hogar; pero sin queja, serenamente, con la mirada en lo 
infinito, refugio de las almas creyentes. 

Por esa intensa trama de lucha, dolor, amor, abne¬ 
gación con que tejió su vida, bien merece el titulo de 
Santo Criollo. 

ORIGEN DE LA AMISTAD PARAGUAYO-ORIENTAL 

Los pueblos que nacen con carácter y anhelos de in- 




180 


ELISA A. MENENDEZ 


dependencia son como fruta en sazón, que se desprende 
de la planta impulsada por su necesidad. 

Del conglomerado de provincias que formaban el an¬ 
tiguo virreinato, sólo dos se rebelaron contra la influen¬ 
cia directriz, considerando a Buenos Aires como poder 
extraño a sus derechos y aspiraciones. Las demás, se sen¬ 
tían hijas de su sangre y entraron a formar parte inte¬ 
grante de la gran República Argentina. 

El territorio situado al Oriente del Uruguay, que hoy 
forma la República de este nombre, durante la domina¬ 
ción española, era la vaquería de Buenos Aires; ni si¬ 
quiera llevaba nombre de provincia. Ese título se lo dió 
por primera vez Artigas. Es él quien da jerarquía de 
Provincia al territorio, y de Pueblo Oriental a sus mora¬ 
dores, al dirigirse a la junta de Buenos Aires, en notas 
y oficios. Es él también, acaso inconscientemente, el nú¬ 
cleo central a cuyo poderoso influjo se van uniendo las 
moléculas de esa nebulosa, que apenas se bosqueja en el 
horizonte del mundo con caracteres de nacionalidad. Pero 
que crece con la rapidez y el vigor de las cosas destina¬ 
das a subsistir. 

Es admirable la cohesión existente en este pueblo, 
que se bautiza a los pocos meses de vida con el acto de 
más bello heroísmo que enriquece las páginas de su his¬ 
toria, conocido con el nombre de Exodo del Pueblo Orien¬ 
tal. Es el espíritu del jefe que actúa como poderoso imán, 
el que disgustado con la política del gobierno de Buenos 
Aires, aunque cumpliendo lo dispuesto por el mismo, le¬ 
vanta el sitio de Montevideo —octubre de 1811— y mar¬ 
cha con la patria naciente. Sacrificio de un pueblo cuyo 
ejemplo pocos similares tiene en la historia del mundo. 

Consideramos justísimo el título con que se honra a 
Artigas de Fundador de la Nacionalidad Oriental; no de 
la República Oriental del Uruguay, porque ésta no fué 
su obra, sino la de sus discípulos, realizada a partir del 
año 1825, como resultado de aquella gesta no menos le¬ 
gendaria de los treinta y tres orientales. Admirable por 
su audacia y resultados fué la obra de éstos, sólo posible 
porque ya estaban echados los cimientos de la patria y 
creado y difundido el concepto de pueblo autónomo, que 
dió unidad al movimiento e hizo factible la acción. La 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 181 


obra de Artigas era más difícil; se trataba de creación en 
un momento embrionario de la historia. No obstante, vió 
formarse y crecer rápidamente a su lado un conglome¬ 
rado humano con caracteres definidos, étnicos y espiri¬ 
tuales; con un concepto intuitivo de independencia, con 
intereses comunes, capaces de desarrollar las fuerzas ne¬ 
cesarias para dar cohesión a los individuos de un mismo 
Estado. 

No importa que esa nación que no se ve, pero que 
palpita y vive, se vea arrojada de su suelo por el impulso 
de los acontecimientos. Se levantará, sintiéndose ente so¬ 
cial vivo con derecho a la existencia. En ansias de su 
propia conservación rodeará, con las ramas y las hojas 
tiernas al tronco amoroso que le da vida, formando así 
su fronda secular. 

Vemos a Artigas en su rol de patriarca joven, que 
nos evoca a Moisés salvando al pueblo hebreo de las fu¬ 
rias faraónicas, arrastrando con el suyo, formado por más 
de dieciséis mil personas, de distintos sexos, edades y 
posiciones sociales, toda la resistencia que les opone la 
desolada campaña atravesada de innumerables ríos y 
arroyos. A sus espaldas queda ardiendo el rancho aban¬ 
donado, la sementera, el bosque, para hacer el desierto 
al invasor. Los hombres, con armas improvisadas, forman 
desordenado ejército y protegen por sus flancos, contra 
partidas portuguesas, a aquella enorme y pesada carava¬ 
na que va aumentando a lo largo de las jornadas hasta 
con indios de distintas tribus, que ven en Artigas al jefe 
que los defiende contra el opresor secular. Todos mar¬ 
chan: a pie, en carretas, en sopandas, a caballo, y sobre 
cueros de vacas atados a las cinchas de las cabalgaduras. 
Las fatigas no les arredra. Van en busca de una tierra 
prestada donde poder subsistir hasta que le devuelvan el 
derecho de regresar a defender el terruño que les sirvió 
de cuna. 

Aquel pueblo infantil, en el cual primaba la mujer, 
el niño y el anciano — y entre los cuales daba ejemplo de 
fortaleza y patriotismo, el padre del patriarca, don Mar¬ 
tín José, llevando la carga de casi ochenta años — resis¬ 
tió la dura prueba de pasar catorce meses a la intempe¬ 
rie, sufriendo todos sus rigores. Eran los años de 1811 



182 


ELISA A. MENENDEZ 


y 1812 en que, en eb yunque del sacrificio se gestaba una 
Patria y se forjaba el carácter de un Pueblo. Desde en¬ 
tonces ese Pueblo Oriental reclamó, como todo ser vivo, 
sus derechos a la vida. A una vida libre y digna, que él 
sabría hacer grande con su esfuerzo realizador. 


En el corazón de América, bordeada por los grandes 
ríos que marcan sus límites con caracteres propios, exis¬ 
tía otra provincia, que desde sus primeros vagidos tam¬ 
bién reclamó con energía viril el derecho de ser indepen¬ 
diente. Fué la provincia del Paraguay, que sentía un ins¬ 
tintivo repudio a ser simplemente miembro secundario de 
aquel organismo, del cual había sido cabeza y madre de 
otras ciudades, como Buenos Aires, Santa Fe, Santa Cruz 
de la Sierra y Corrientes. En parte por eso, en parte por 
su situación geográfica y por la misma raza que la po¬ 
blaba, el Paraguay se mostró reacio a aceptar la civiliza¬ 
ción española, que en vano intentó introducir en ella su 
lengua, como lo hiciera en las demás regiones conquista¬ 
das. Allí sucedió lo contrario; fueron los guaraníes quie¬ 
nes transmitieron a los criollos su lenguaje autóctono, 
con tanto vigor espiritual, que éstos lo amaron más y lo" 
sintieron más suyo que el idioma castellano. 

Hoy mismo, transcurridas varias centurias, y de es¬ 
tar oficializado el español, el pueblo paraguayo lo habla 
sin amor, como cosa impuesta, sintiéndole un sabor ex¬ 
traño y desagradable. Lo vemos deshacerse de él con pla¬ 
cer, en cuanto puede hablar libremente el guaraní. El idio¬ 
ma de Cervantes, a pesar de sus riquezas, seguirá siendo 
en el Paraguay un extranjero con carta de ciudadanía. 
No obstante los siglos pasados desde que el español posó 
su planta arrogante, no ha conquistado aún, ni conquis¬ 
tará, el alma del pueblo paraguayo, que ama el guaraní, 
lo siente, lo saborea con fruición de cosa nativa que 
aprendió a amar desde la cuna. Porque en guaraní fue¬ 
ron sus cantos de niño, en guaraní aprendió a balbucir 
sus infantiles anhelos, y fueron en el dulce guaraní que 
pronunciaron las primeras palabras de amor sus labios 
de adolescente. Un paraguayo se siente verdaderamente 




ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 183 


tal cuando vierte sus ideas en la forma original y propia 
de su lengua vernácula. Su rostro cobra entonces anima¬ 
ción y vida, los ojos brillan, la sonrisa florece en sus 
labios. Es en la masá popular y en los niños campesinos 
donde se hace más visible el placer de hablarlo. Al ex¬ 
presarse en español lo hacen con dificultad, sin expresión 
en la voz ni en la mirada, les falta el fuego del sentimien¬ 
to, el calor de la vida espiritual. Observando cómo narran 
en guaraní sus anécdotas diarias, sus cuentos y chistes 
picantes, sus tradiciones, o simplemente las conversacio¬ 
nes familiares, vemos cómo todo cobra color, animación, 
vida, sabor local, propios de un pueblo que tiene hondas 
raíces en la tierra en que nació y en la historia qüe es¬ 
cribió con su sangre. 

El pueblo paraguayo es profundamente tradicionalista. 
Vive feliz sumergido en su historia. 


★ * 


★ 


Como resultado de lo expresado sobre las dos pro¬ 
vincias citadas^ vemos que ambas se desprendieron del 
centralismo secular por la fuerza subconsciente de sus 
propias necesidades vitales. También porque en cada una 
surgió un hombre que les sirvió de núcleo, imprimiéndo¬ 
les dirección,-despertando el carácter propio que latía en 
el fondo de sus espíritus. 

Artigas y Francia fueron los hombres elegidos para 
cumplir tan alta misión. Estos dos varones de sinos tan 
similares, eran la antítesis respecto a sus ideales y a la 
concepción forjada para encauzar el futuro de sus respec¬ 
tivos pueblos. La libertad de éstos fué la divisa de Arti¬ 
gas, a cuya felicidad aspiraba como supremo bien. La de 
Francia fué la independencia del suelo paraguayo, sin 
preocuparle la organización, la educación y menos la li¬ 
bertad de sus compatriotas. Francia amó la tierra para¬ 
guaya, más que al pueblo paraguayo, al que hundió en 
la ignorancia, el aislamiento y el terror; trilogía que im¬ 
plantó en grado sumo. Sólo así se concibe que este pue¬ 
blo, proverbialmente valiente, haya soportado en silencio 
una tiranía que se prolongó tanto como los años del 
tirano. 



184 


ELISA A. MENENDEZ 


No obstante los pueblos paraguayo y oriental, herma¬ 
nados en su origen, pero de distinta infancia y opuesta 
educación, ya que opuestos eran los idearios de sus di¬ 
rectores espirituales, sintieron una atracción recíproca, 
sincera. Anhelaron formar una liga defensiva y a la vez 
de mutuo auxilio contra sus enemigos comunes, princi¬ 
palmente el portugués, que en esos momentos amenazaba 
la frontera de ambos países. 

La iniciativa partió de Artigas, que envió a un comi¬ 
sionado con un extenso oficio dirigido a la junta de go¬ 
bierno que en 1811 iniciaba los trabajos de organización 
política y civil del Paraguay, estando presidida por don 
Fulgencio Yegros e integrada por los vocales Francia, de 
la Mora, Caballero y Bogarín. 

El capitán don Juan Francisco Arias fué el encarga¬ 
do de conducir la citada nota, en la cual Artigas, después 
de describir su situación y los motivos fundamentales del 
éxodo, le proponía una ayuda recíproca, que impresionó 
muy bien, siendo aceptada con unánime complacencia. 
Aunque debemos hacer notar que al iniciarse esta corres¬ 
pondencia amistosa de fraternal entendimiento, Francia 
se encontraba alejado de la junta, en una de las tantas 
renuncias que presentara mientras integraba aquella cor¬ 
poración. 

Considerando poco conocidas y de interés para la his¬ 
toria, vamos a extractar algunas notas cambiadas entre 
Artigas y la junta, hasta que al iniciarse la dictadura de 
Francia cerró el ciclo de esta interesante correspondencia, 
iniciada bajo tan nobles auspicios y anhelos de frater¬ 
nidad. 

He aquí fragmentos de la nota de Artigas, enviada 
desde su cuartel general de Daymán, el 7 de diciembre 
de 1811, en viaje con su pueblo hacia el Ayuí: “El oficial 
comisionado, teniendo presente que el objeto de su mi¬ 
sión es instruir al Gobierno del Paraguay de nuestro pre¬ 
sente estado y de las consecuencias que debe producir; 
y que en los límites estrechos de este oficio no han po¬ 
dido comprenderse con extensión las explicaciones nece¬ 
sarias, podrá usar de los conocimientos que le asisten 
para contestar verbalmente todos los puntos que puedan 



ARTIGAS DEFENSOR DE DA DEMOCRACIA AMERICANA 185 


tocarse relativo a nuestras operaciones bajo los principios 
siguientes: 

“El ejército sigue sus marchas: el portugués extiende 
sus partidas basta nuestras inmediaciones, roba y saquea 
escandalosamente por todas partes; los pueblos inferiores 
han sido y son teatro de sus iniquidades y de su mala 
fe. Mandisovi y Salto han sufrido diurnamente. Sin em¬ 
bargo de que las tropas portuguesas con arreglo al tra¬ 
tado de pacificación, deben cesar en sus hostilidades, no 
lo verifican y estas operaciones se toman como una alte¬ 
ración del tratado por parte de los portugueses. 

“Luego que nuestras circunstancias lo permitan, se¬ 
rán atacados los portugueses si no desalojan nuestro te¬ 
rritorio ... 

“Aunque nuestra fuerza no está aún examinada es¬ 
crupulosamente podemos contar con seis mil hombres 
útiles y sobre tres mil fusiles. Esto se considera bastante 
para intentar una acción, pero puede que no lo sea para 
continuar nuestras operaciones, dejando los puntos de las 
fronteras y costas 'que deben servir. 

“La Junta de Buenos Aires se ha comprometido, por 
intermedio de su diputado el señor Julián Pérez, a dar¬ 
nos todas clases de auxilios, incluso las tropas necesarias; 
pero los vecinos de esta Banda están resueltos a no ad¬ 
mitir éstas sino en caso de última necesidad... 

“La junta del Paraguay, no puede dudar de la cor¬ 
dial afección con que serán recibidas las disposiciones re¬ 
lativas al artículo anterior; los vecinos orientales se con¬ 
sideran uno con los paraguayos en todas sus relaciones. 

“Este ejército padece las necesidades que produce una 
campaña penosísima y sin auxilios. El oficial comisiona¬ 
do conoce cuanto nos convendría el tabaco, yerba mate y 
lienzos que acaso podrían proporcionarse si ese gobierno 
se propusiese favorecerlo a este respecto. El ejército com¬ 
pensaría este sacrificio de la mejor manera posible... 

“También conoce el oficial comisionado, cuánto inte¬ 
resa la prontitud de su regreso, y si algún accidente lo 
obliga a detenerse, cuidará de avisar inmediatamente las 
primeras ocurrencias. 

“Estas instrucciones se consideran reservadas para 
dirigir las sesiones verbales del oficial comisionado con 



186 


ELISA A. MENENDEZ 


el Gobierno del Paraguay, o con su ilustre Ayuntamiento 
si se ofreciere, y aún para las relaciones particulares”. 

La nota que hemos extractado fué recibida con gran 
beneplácito por la junta de Asunción, que se sintió hala¬ 
gada por la confianza depositada en ella; resolvió corres¬ 
ponder en la medida de sus fuerzas a la gentileza de que 
se le hacía objeto, como lo veremos en la respuesta de 
la cual vamos a transcribir los párrafos más interesantes. 

Dicen: “Con indecible complacencia hemos recibido y 
leído los oficios de V. E. del 7 de diciembre, no sólo por 
la exacta y bien circunstanciada relación que se sirve ha¬ 
cernos de los gloriosos acontecimientos y triunfos con 
que han sabido coronarse esas tropas”... “y también por 
el innato deseo de V. S. de reunirse a esta Provincia con 
su ejército y vecindario con el interesante objeto de lle¬ 
var a cabo el sistema que hemos adoptado y combatir a 
los portugueses, que, contra las solemnes convenciones 
tratan de invadir y perturbar nuestros establecimientos. 
“V. S. puede estar cierto y asegurar a todas sus tropas, 
que nuestra alianza con el generoso pueblo de Buenos 
Aires, en que entran las legiones del mando de V. S. será 
firme e inviolable y duradera, igual la concordia y uno 
mismo el interés de todos nosotros... “En prueba de 
ello despachamos al capitán graduado don Francisco Bar¬ 
tolomé Lagu ardía con el pronto socorro de cincuenta zu¬ 
rrones de yerba y otros tantos de tabaco, cuyos artículos 
nos ha pedido en nombre de V. E. el capitán emisario 
don J. F. Arias. Y nos será de mucha complacencia que 
V. S. reciba esta demostración como índice de nuestra 
propensión en obsequio de la causa comón que defen¬ 
demos. ..” 

“ El mencionado Laguardia va con las credenciales 
para cumplimentar a V. S., dar razón de la actual situa¬ 
ción ventajosa, y oir de boca de V. S. el plan que se ha 
de poner en ejecución contra los portugueses...” “Lien¬ 
zo no hay en la Provincia por haberse agotado desde años 
atrás la cosecha de algodón, cuya especie nos ha venido 
de Corrientes y valle de Catamarca, con los tejidos que 
llaman tucuyo, de que por ahora hay notable escasez en 
esta plaza, V. S. vea si entre los demás renglones y arbi¬ 
trios de esta Provincia hay algunos que puedan llenar 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 187 


las medidas de sus deseos, y a ley de buena concordia 
y en debido reconocimiento de la ilimitada oferta de ca¬ 
ballos y de hacienda de asta que nos hace en nombre de 
V. S. el mismo Capitán enviado, el cual será el mejor 
intérprete y panegirista de la obligación en que V. S. 
nos deja.. . 

“V. S. no debe dudar del cumplimiento de esta sin¬ 
cera manifestación de que daremos exacto cumplimiento 
al ilustre cuerpo municipal, por la indicación que hace 
de él en su oficio, que no sólo aplaudirá su importante 
adhesión a esta Provincia, sino que reanimará el valor y 
constancia de los paraguayos, teniendo un recurso pronto 
contra los portugueses en las tropas de V. S....” Enero 
de 1812, día 9. Firmaban la nota, Yegros, Caballero, de 
la Mora y Mariano Larios Galván, como secretario este 
último. 

Como vemos, de ambos oficios fluye un espíritu de 
sinceridad y anhelos de recíproca ayuda para alcanzar un 
fin en el cual se sienten hermanados. Notemos que el 
nombre de Francia no figura entre los firmantes. Ha re¬ 
nunciado momentáneamente, y por tanto falta en ella su 
aliento absorbente y sobre todo de astucia al expresar 
ideas y sentimientos que está lejos de sentir, pero que 
convienen a sus planes de futuro, como cuando habla de 
federación, según se halla en algunos oficios suyos. Por 
eso Artigas, en 1815, escribía a de Silva: “Es muy lison¬ 
jero oir hablar al señor Francia, pero es muy degradante 
verlo obrar”. 

Los hombres que lo rodean son producto del suelo y 
del ambiente; criollos sencillos y patriotas, con menos luz 
intelectual, pero capaces de sentir la vibración anímica 
del hermano que los llama para dar unidad e indepen¬ 
dencia a los tres grupos sociológicos que se bosquejan en 
los inmensos territorios de la cuenca del Plata: el ar¬ 
gentino, el oriental y el guaraní; con fronteras más equi¬ 
tativas, a fin de formar países fuertes y progresistas, que 
aquellas que las circunstancias les asignó después. Para 
ello era necesario detener el avance de la conquista lu¬ 
sitana, que atacaba en primer término la heredad orien¬ 
tal-paraguaya. De ahí partió el llamado a la unión y re¬ 
cíproca ayuda que hizo Artigas a sus hermanos guaraníes. 



188 


ELISA A. MENENDEZ 


Cuando Artigas proponía esta alianza y concebía un 
amplio plan defensivo, que si se hubiese realizado, muy 
distinta habría sido en magnitud nuestra herencia hispa¬ 
na, era en los días sombríos del éxodo. Allí, rodeado de 
su pueblo, sin más techumbre que los cielos, lo mismo 
consolaba al niño, confortaba a las mujeres, como alen¬ 
taba con su ejemplo a los hombres y meditaba planes de 
guerra, soñando con una organización definitiva para 
América, que hiciera libres y felices a los pueblos. 

Vamos a transcribir fragmentos de la descripción que 
de este cuadro hace el enviado paraguayo, capitán La- 
guardia, quien después de casi dos meses de viaje a tra¬ 
vés de los ríos Paraná_y Uruguay, ha llegado al campa¬ 
mento de Artigas en su pequeño barquichuelo, conducien¬ 
do los zurrones de yerba y tabaco enviados por la junta, 
y que dirige a ésta con fecha 2 de marzo de 1812. La 
narración es larga, interesante y pintoresca por el rea¬ 
lismo que pone en ella el hombre sencillo que no sabe de 
literatura y sólo dice lo que ve y siente, sin omitir los 
propios aprietos en que a veces se halla para correspon¬ 
der a los agasajos de que es objeto, “a causa de mi corta 
política” dice. Cuadro vivo, de pinceladas felices y opor¬ 
tunas observaciones personales, expresadas con sinceridad 
por un testigo ajeno al ambiente, que tiene el deber de 
informar ampliamente a su gobierno. Empieza describien¬ 
do aquel ejército heterogéneo, compuesto de gauchos, in¬ 
dios, pardos y de los famosos “salteadores”, que atrave¬ 
saban montes y cuchillas. “Pero todos, tan endiosados con 
el general, que no han de admitir otro jefe en caso de 
que Buenos Aires quisiera substituirlo”. He aquí una ob¬ 
servación muy acertada. 

Llama en seguida su atención las innumerables fa¬ 
milias que lo rodean, y expresa su admiración con estas 
palabras: “Toda esta costa del Uruguay está poblada de 
familias que salieron de Montevideo; unas bajo carretas, 
otras bajo los árboles, todas a la inclemencia del tiempo, 
con una conformidad y gusto que causa admiración y 
da ejemplo”. 

No se equivocaba el buen hombre al auscultar la 
heroica fuerza espiritual que sostenía a las familias orien- 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 189 


tales. Cumplían, sin comprenderlo, la misión trascenden¬ 
tal de cimentar una patria. 

Con fe y fortaleza sobrehumanas rodeaban a aquel 
hombre inmenso que les inspiraba confianza y alentador 
optimismo. 

El ejército se compone de cuatro o cinco mil hom¬ 
bres, con fusiles, carabinas y lanzas, reuniendo dos di¬ 
visiones que se hallan con otras partidas, ocupando va¬ 
rios puntos, inclusive la división de Pardos que ya se 
ha agregado y que consta de trescientas plazas; y dos¬ 
cientas que están en marcha para este mismo destino”. 

Siguiendo en sus cálculos, agrega, “es la cuenta que 
he podido computar comprometiendo los informes circuns¬ 
tanciales, con la especulativa...” 

“Cuatrocientos indios charrúas armados con flechas 
y bolas; estoy persuadido que aún en los pueblos de indios 
ha resuelto formar compañías, porque he visto algunos 
Corregidores uniformados. En el pueblo de Yapeyú, qui¬ 
nientos indios sin armas, en compañía formados...” Pól¬ 
vora hay como para operar en un sitio de seis meses, guar¬ 
dando la intermisión que corresponde en los tiros...” 

Compendia la exposición coii estas palabras: “La 
tropa es buena, bien disciplinada, toda gente aguerrida.. 

Refiriéndose a Artigas: “El general es hombre ,de 
entera probidad, paraguayo en su sistema y pensamien¬ 
to, tan adicto a la Provincia que protesta guardar la 
unión con ella, aun rompiendo con Buenos Aires, por te¬ 
ner conocimiento de los sinceros sentimientos del gobier¬ 
no de aquélla y malignos de éste; principalmente hallándo¬ 
se persuadido que unido este ejército con el paraguayo se 
haría esta Banda inconquistable... 

“No sabe cómo encarecer se haga un movimiento 
contra los portugueses, con el objeto de llamarles la a- 
tención y de este modo tener más seguridad de ases¬ 
tarles el tiro y atacar a Montevideo después de haberle 
cortado este auxilio. Hace entender con las más vivas 
persuasiones que, de convenio, ambas fuerzas, es indis¬ 
pensable haga el Paraguay su movimiento, porque perdi¬ 
do este ejército se perderá Buenos Aires, y estaremos a pi¬ 
que de perderlo todo...” 



190 


ELISA A. MENENDEZ 


Con qué poca lealtad respondía Buenos Aires, reali¬ 
zando tratados secretos con los propios invasores! 

El Paraguay, a pesar de la sinceridad que anima a 
los hombres que tratamos en estos momentos, será pron¬ 
to absorbido por la influencia de Francia, que lo alejará 
del soplo libertador, asfixiando sus pulmones en un ais¬ 
lamiento de casi treinta años. De cuyas consecuencias le 
ha sido difícil curarse, como de esas lesiones graves que 
quedan en el organismo cuando ha sido minado en la 
niñez. 

Francia, una vez alcanzado su propósito de erigirse 
en dictador, se llamará neutral; sobre esta base concerta¬ 
rá. tratados con Portugal y la Argentina, dejando que 
la patria oriental se desangre sola y desamparada. Su 
sacrificio salvará la heredad hispana, donde están com¬ 
prendidos los dos países que se cubren bajo el manto de 
la neutralidad. 

Sigamos la descripción que nos transmite este buen 
paraguayo; es interesante por su sencillez y realismo. Nos 
narra con cuánta satisfacción y honores fué recibido en 
el campamento artiguista, como nuncio de fraternal unión, 
atando las almas de estos pueblos que se iniciaban en 
la vida luchando por un ideal común. Como en los se¬ 
res, la amistad más trascendente es la que tiene sus raí¬ 
ces en la infancia, o la que crece confundiendo sacrifi¬ 
cios, esperanzas y desilusiones en los avatares del vivir. 

Asi nació la amistad oriental-paraguaya, en aquel 
campamento no sólo de soldados, sino de pueblos en que 
se entremezclaban mujeres y niños, a jóvenes y ancianos, 
los desdichados esclavos' que soñaban con su redención, 
adolescentes y adultos, el indígena huraño y bravio, to¬ 
dos convertidos en soldados, baluartes de una patria que 
nacía en doloroso alumbramiento. Aquel pacto amisto¬ 
so fué sellado con un abrazo prieto y sincero en que 
Artigas estrechó al delegado paraguayo, simbolizando la 
unión fraternal con que soñaban los pueblos. 

Desgraciadamente no pudo ser. La alianza material 
no llegó a realizarse; pero desde entonces ha quedado la 
espiritual, invencible al correr de los años. 

Francia, convertido en dictador, destruyó pronto las 
aspiraciones de su pueblo. Corría por sus venas fuerte san- 



artigas defensor de LA DEMOCRACIA AMERICANA 191 


gre portuguesa, transmitida por su padre, oriundo de 
la península; quién sabe qué fuerzas ancestrales obra¬ 
ban sobre aquel ser, mezcla de clara inteligencia, de ca¬ 
rácter, y refinada crueldad. Francia, que no comprendió, 
o no quiso comprender a sus compatriotas, tampoco po¬ 
día, o no quería comprender a Artigas, que encarnaba 
las justas aspiraciones redentoras de los pueblos ame¬ 
ricanos. La alianza concebida con tan patrióticos pro¬ 
pósitos, fracasó en manos del dictador apenas pudo arro¬ 
garse este título. 

Escuchemos ahora cómo Laguardia, a quien vamos 
siguiendo en su visita al campamento de Artigas, nos des¬ 
cribe las demostraciones afectivas de que fué objeto. 

“Fué tal la complacencia del Ejército con la unión 
del Paraguay, el General tan obsequioso y adheso a la 
Provincia, que me tributó los mayores honores que por 
ningún título yo merecía. A distancia de diez leguas de 
su campamento mandó a tres capitanes y a su secreta¬ 
rio a recibirme y a acompañarme; a las dos leguas el 
mayor General con toda la oficialidad y la múJsica a 
distancia de dos cuadras, a pie, recibiéndome icón un 
abrazo al encontrarnos. Llegamos a la tienda de cam¬ 
paña y después de muchos cumplimientos y consideran¬ 
do ser ya ocasión oportuna, me paré, y pedido venia al 
General y oficiales les hice mi narración, que en substan¬ 
cia le signifiqué como la Junta del Paraguay me había 
hecho el honor de comisionarme al objeto de felicitar a 
él y demás señores oficiales como reconocimiento de su 
gratitud, y en obsequio de la unión a nombre de aquel 
gobierno y de toda la provincia y comprometiendo sus 
facultades y respetos, como igualmente todas las pro¬ 
porciones que disfrutaba aquel país, asegurando que 
nuestra unión sería invariable... 

“A que me satisfizo con iguales expresiones y un... 
¡Viva al Paraguay y su sabio Gobierno! con golpe de 
música. Se siguió desde aquella hora una fiesta que du¬ 
ró casi cuatro días con sus noches y otros tantos de comi¬ 
lona con muchos víveres y bombas y Víctores de; ¡Viva 
el gobierno del Paraguay! A que a pesar de mi corta po¬ 
lítica, hice los mayores esfuerzos en corresponderles con 
iguales cumplimientos y gratitud. 




192 


ELISA A. MENENDEZ 


Al tercer día, a la tarde, mandó formar sus tropas y 
revistarlas, haciendo que cada división en el acto obrase 
sus evoluciones y ejercicios, y en su conclusión me dijo 
que todas aquellas tropas y el ejército se contaban por la 
Provincia del Paraguay que asi dispusiese dé ellas su 
gobierno. A que satisfice con el mayor cariño y cumpli¬ 
miento haciendo una protesta pública de reconocimien¬ 
to y gratitud, a nombre del citado gobierno; cuyas fine¬ 
zas y una función aparte que hizo la división de los pa¬ 
raguayos, me obligaron a ley de duelo a hacer una espe¬ 
cie de gratuita demostración de mis afectos, en la pro¬ 
clama que va incluida, por no quedarme menos en pa¬ 
garles como ellos en tributarnos; sin embargo de que la 
experiencia nos ha enseñado el corto influjo de un papel; 
pero como digo, yo me dirigí únicamente a demostrarles 
de algún modo mi gratitud. 

“Ha llegado a justificar su voluntad el General, con 
otras acciones más relevantes con el Paraguay. Los ofi¬ 
ciales pardos han pedido por seis desertores de su cuer¬ 
po que iban a ser pasados por las armas al siguiente día 
de mi llegada al campamento, a nombre del Gobierno 
del Paraguay, y les indultó la vida a todos seis, y a otros 
presos los libertó, sin embargo de ser muy tenaz en sus 
justicias; y a este tenor otras acciones recomendables 
que califican su reconocimiento al auxilio que les remi¬ 
tió y que en el día ya se acabó de expenderse...” 

La nota preinserta está firmada en el campamento 
de Salto Chico el 2 de marzo de 1812. 

Como se ve, la alianza quedaba concertada con el 
beneplácito de ambos pueblos, pero no pudo hacerse efec 
liva. Francia apareció de nuevo, después de corta ausen¬ 
cia, en el escenario de su país. Sin mayores dificultades 
fué absorbiendo poco a poco las funciones públicas, hasta 
convertirse en amo de la situación. Aisló el país, cortando 
toda comunicación entre Artigas y la junta. 

En vano es que hurguemos en los archivos buscan¬ 
do nuevas luces que nos iluminen en esta noche que se 
inicia. 

Hecho el silencio, se extenderá como sudario sobre 
el suelo guaraní, durante varios lustros. Sin embargo. 
Artigas confió en la ayuda que podría prestarle este pue- 




ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 193 


blo que tenía derecho a soñar en un futuro mejor. 
Esperaba que, en aras de su propia conservación y anhe¬ 
los de progreso político y social, sacudiera aquella opro¬ 
biosa tiranía, entrando a formar parte de la Liga de pue¬ 
blos libres. Tampoco pudo ser. Los trágicos resultados 
de fatales acontecimientos, destruyeron toda ambición 
de libertad. No obstante el héroe parecía atraído por una 
fuerza misteriosa hacia este pueblo oprimido; y cuando 
llega a la cima de su calvario no teme la mano que lo 
esclaviza, se encamina resignado a compartir su destino. 





SEGUNDA PARTE 


VIDA DE ARTIGAS 
EN EL PARAGUAY 


Todos los documentos correspondientes 
a este punto, que insertamos a continuación, 
han sido tomados personalmente por la que 
suscribe de los archivos históricos de Asun¬ 
ción del Paraguay, por lo tanto certificamos 
su autenticidad. 

Esta declaración nos permitirá omitir su 
origen en cada caso particular. 


LA AUTORA 




VIDA DE ARTIGAS EN EL PARAGUAY 


SU ENTRADA AL PAIS 

Artigas, después de los reveses sufridos, está en Mi¬ 
siones esperando la respuesta de El Supremo para en¬ 
trar en esta tierra, donde viven tiranizados los hijos del 
suelo. La grandeza del cóndor herido conmueve un tan¬ 
to aquella alma acerada y resuelve abrirle las puertas de 
su país, cerradas al mundo. 

Ya hemos transcripto párrafos de la nota que Arti¬ 
gas dirigió a Francia. Apenas obtenida la autorización, 
atravesó el Paraná el 5 de setiembre de 1820 (y no el 23 
como se dice) llegando a la Asunción el 16 del mismo 
mes, como lo hallamos comprobado en el Libro de la 
Contaduría de la Nación en una nota que expresa: “Por 
suprema orden verbal se le suministrará a don José Ar¬ 
tigas, a su llegada a esta capital, todo lo necesario para 
su decente vestuario v ropa interior.—16 de septiembre 
- 1820”. 

La anotación preinserta aclara dos puntos: la fecha 
exacta de su llegada al convento, y confirma lo que Fran¬ 
cia expresara más tarde: que “Artigas llegó sin más 
equipaje que una chaqueta colorada y una alforja”. Es¬ 
ta manifestación condice con el perfil moral de su vida. 
Ya conocemos sus rasgos de desprendimiento, que pare¬ 
cen encerrar un voto de pobreza. No nos sorprende ver¬ 
lo llegar al destierro en tan deplorable estado. Los Qui¬ 
jotes de todos los tiempos, después de librar batallas por 
los ideales de humanidad, han regresado a sus lares, o 
partido de ellos al ostracismo, maltrechos y en la mise¬ 
ria. 

Sin estas figuras morales, que como columnas de 
luz se yerguen para vivificarlo, el mundo, la humani¬ 
dad sería una multitud gregaria que iría a despeñarse 
en el fondo de sus egoísmos. 

Por eso los espíritus apostólicos, especie ya casi des¬ 
aparecida son como titanes, luchando solos por ideales 
de justicia y de amor. De ahí que siempre caen venci¬ 
dos, ya víctimas de la incomprensión de sus contempo- 



198 


ELISA A. MENENDEZ 


ráneos, ya del brazo prepotente a quien estorban para 
cumplir sus egoístas designios. Mas nunca serán estéri¬ 
les sus sacrificios, porque desde ultratumba continuarán, 
como lampo de luz, iluminando y guiando, a veces con 
más eficacia que en la vida, a aquellos seres capaces de 
comprender sus grandezas y reconfortarse en el ejem¬ 
plo de sus virtudes. 

La figura de nuestro Artigas, hecha de recio carác¬ 
ter, de acción fecunda y varonil entereza, cruzada como 
la diagonal de sangre de su bandera por innegable veta 
romántica, nos ha legado el ejemplo, de no saber claudi¬ 
car; el heroísmo de los grandes renunciamientos en aras 
de un ideal. Esa lucha invisible que debió librar con su 
daimón interior, es de más subidos quilates, requiere 
más excelencia espiritual, que el heroísmo vulgar de que 
hizo derroche en las batallas y con el cual tanto se ha 
magnificado su historia. Este momento de su vida, con¬ 
siderado desde el punto de vista humano, es el más 
grande, difícil y trágico de su existencia. Atraviesa la 
hora de las grandes decisiones, en que se quiebra un 
destino, el ideal de una vida. Va a entregarse con el 
alma rota como su obra, “reducido a la última fatali¬ 
dad”, según dice Francia, en manos de aquel hombre de 
fama sombría, en los momentos en que le imprime ca¬ 
racteres nefastos. 

Por "años del terror” son conocidos en la historia 
paraguaya los comprendidos entre 1820 al 22; los mis¬ 
mos en que el héroe posara su cansada planta en esta 
tierra envuelta en su tragedia de matter dolorosa. 

Ha terminado su misión de soldado y de apóstol. Pe¬ 
netra, en este país tan enigmático entonces para el mun¬ 
do, como para él, donde impera la voluntad de un hombre 
de incompatible ideología. 

No obstante, aquella grandeza desamparada, irra¬ 
diando sinceridad, induce al dictador a tratar a su asi¬ 
lado con demostraciones de consideración y respeto, que 
jamás concedió a nadie. No hay duda que influía en su 
ánimo el saberlo traicionado y perseguido por Ramírez, 
cuyas amenazas de invadir el Paraguay le habían gran¬ 
jeado un odio mortal. Lo demuestra en los propios juicios 
que emite sobre el proceder de éste para coja Artigas. 



artigas defensor de LA DEMOCRACIA AMERICANA 199 


He aquí algunos expresados en un oficio del 12 de 
mayo de 1821: “De pobre peón de estancia. Artigas lo 
había levantado y hecho gente”... “pero el hecho de 
este pérfido es manifiestamente infame y lo reprobará 
todo el mundo imparcial”... “se le podría preguntar 
a un general portugués si le agradaría que en algún su¬ 
ceso adverso que tuviera en la guerra, algún oficial su¬ 
balterno se le alzara con sus caudales, tropas y armas 
y apoderándose de su mando tirase a perseguirlo de 
muerte para que no pudiese hablar...” 

Juzgando así al enemigo de Artigas, quiso recibir a 
éste con respeto y generosidad para demostrarle la consi¬ 
deración que le merecía. Lo colmó, de ropas finas, som¬ 
breros, calzados, paños ingleses, frac, encajes, cuya lista 
completa, hasta ahora inédita, publicaremos más adelante. 

Esta ayuda material ofrecida generosamente al pros¬ 
cripto, contrasta con la negativa de apoyo moral; se ne¬ 
gó a verlo y hablarle, como lo dice el mismo Francia. 
Describe la entrada de Artigas a su país en esta forma: 
“Artigas reducido a la última fatalidad- vino como fugi¬ 
tivo al paso de Itapúa y me hizo decir que le permitiera 
pasar el resto de sus días en algún rincón de la Repú¬ 
blica por verse perseguido aún de los suyos; y que si no 
le concedía este refugio iría a meterse en los bosques. 
Era un acto no sólo de humanidad, sino aun honroso 
para la República, el conceder asilo a un jefe desgracia¬ 
do que se entregaba. Así mandé un oficial con 20 húsa¬ 
res para que lo trajesen, y aquí, se le tuvo incluso al¬ 
gún tiempo en el Convento de la Merced, sin permitirle 
comunicación con gente de afuera, ni haber podido ha¬ 
blar conmigo aunque él lo deseaba...” 

La forma en que describe la entrada del héroe a su 
país, nos parece real, patética. ¡Llegó reducido a la úl¬ 
tima fatalidad!... 

Amarga verdad. Fatalismo de estrella declinante. 
Había llegado al fin de su existencia moral. Acató con 
resignación y hasta agradecido, las resoluciones que so¬ 
bre él se tomaron. 

Francia, era un hombre de una psiquis extraña, com¬ 
plicada. Sentía un orgullo tan grande en su omnímodo 



200 


ELISA A. MENENDEZ 


poder, como tal vez no lo sintieron los emperadores. A 
ninguno se le ha oído exclamar como a él: “Si el Papa 
viniera al Paraguay no lo haría más que mi Capellán’*. 
Menospreciaba a los grandes, en talento, ideas, fuerza o 
posición. Así lo demuestra cuando los hombres y centros 
científicos del mundo alzan su voz para hacerle llegar 
sus ruegos, pidiendo la libertad del sabio francés Ammé 
Bonpland, a quien tuvo prisionero en su país durante 
diez años (1). 

A nadie contestó, sino con un despreciativo silencio, 
inclusive a Bolívar que le había escrito una expresiva y 
bella carta; ni a Humboldt, ni al emperador del Brasil, 
ni a cuántos se le dirigieron en ese sentido. Un día que 
se le ocurrió, le dió tres días de plazo para que saliera 
del país. Llega Articas “reducido a la última fatalidad” 
y manifiesta que “albergarlo es un honor para la Repú¬ 
blica y un acto de humanidad”. 

Esta última palabra queda aún resonando en nuestros 
oídos, como ecos raros, cuya procedencia no logramos 
establecer con precisión; creemos que es la única vez que 
la palabra “humanidad” endulzó, aquellos labios, como 
fruto de su alma inaccesible a la piedad. ¿Qué sentimien¬ 
tos contradictorios la iluminaron?. 

En seguida recobra su habitual lobreguez y expresa 
en el mismo oficio: “Aquí se le tuvo recluso por algún 
tiempo en el Convento de la Merced sin haber podido 
jamás hablar conmigo, aunque él lo deseaba”. 

Vuelve en seguida a cegarle el sahumerio de orgullo¬ 
so desdén con que envolvía su personalidad, elevándose 
a tal altura que veía a sus semejantes convertidos en 
pigmeos. 

Refiriéndose a este punto, dice Zorrilla de San Martín: 
“¿Quién inmunizaba esa cabeza que nadie en el mundo 
podía defender?... Nadie que yo sepa, se ha propuesto 
hasta ahora esa cuestión... ¡Lo que pensaba Francia 
de Artigas! — ¿Era temor?... ¿Admiración?... ¿Com¬ 
pasión, por dicha?— El caso es que Artigas fué el único 
ser humano que logró sacudir aquel corazón de piel du- 


(*) Este punto ya ha sido ampliamente tratado en nuestro 
folleto: “Artigas y Bompland’’. 


ARTIGAS DEFENSOR DE DA DEMOCRACIA AMERICANA 201 


risima cerrada a todo afecto. Pero siempre será aventu¬ 
rado afirmar en qué sentido”. 

Hacemos nuestras las palabras transcriptas porque 
tampoco hemos logrado ver claro en aquel espíritu lleno 
de sombras. El héroe vencido va a entregarse a ese hom¬ 
bre extraño a quien todos miran con reconcentrado te¬ 
mor. Es el cancerbero de esta dulce tierra, de noches 
argentadas y plácidas mañanas, con fragancias de bos¬ 
ques florecidos y murmullos de remansos cristalinos, 
impregnando los seres y las cosas de indefinible sua¬ 
vidad. Pero una mano despótica, fruto inconciliable de 
esta misma tierra, ha convertido en un inmenso presi¬ 
dio donde vegeta un pueblo resignado... 

A hermanarse en su dolor, penetra silencioso, el Pro¬ 
tector de los Pueblos Libres, abarcando el cuadro de 
opresión que lo envolvía. Habrá evocado sus días de ges¬ 
tas, cuando uno de sus anhelos era que su influjo mag¬ 
nético de libertad, que electrizó a los pueblos del Sur, 
enardeciera el alma del pueblo paraguayo. Pero la Li¬ 
bertad y la Tiranía son dos fuerzas de contrario mag¬ 
netismo. Francia continuó imprimiendo su férreo domi¬ 
nio hasta que se extinguió su último aliento. 

Dicen que en ese instante el pueblo paraguayo lloró 
la muerte de El Supremo!!... 


CRUZANDO EL PARANA 

Artigas está aún con el grupo de fieles que le siguen 
entre las boscosas costas del Paraná, esperando la res¬ 
puesta de Francia. Entrará al Paraguay o se irá a vivir 
a los bosques, dice al hacer la solicitud. La contestación 
es afirmativa y llega conducida por el oficial que coman¬ 
da veinte húsares, los cuales lo escoltarán hasta Asunción. 
A él entregó el héroe, silenciosamente, su modesto sable 
de campaña. 

Un grupo de soldados fieles, indígenas en su mayor 
parte, lo miran, sin comprender... Algunos lloran. Están 
en libertad de seguir sus caminos. La grandeza de su jefe 
vencido los atrae más que nunca. Muchos lo siguen; otros 
se quedan acompañándolo con la mirada triste, hasta 



202 


ELISA A. MENBNDEZ 


verlo desaparecer en el último recodo del camino polvo¬ 
riento. .. 

Acompañémoslo también nosotros en esta declinante 
etapa. 

La inseguridad de su suerte no le preocupa. Es la in¬ 
certidumbre de su obra inconclusa. Siente la angustia del 
padre que se ve al borde del sepulcro, dejando hijos huér¬ 
fanos en las horas de la infancia. En los ojos húmedos de 
aquellos pobres hombres que abandona, despojos de su 
ejército glorioso, ve la encarnación de su pueblo desam¬ 
parado y teme por lo incierto de su destino. Abarca en. 
toda su magnitud su fecunda misión de sembrador. Igno¬ 
ra el fruto que dará la simiente. Con estas sombras en el 
alma inicia el nuevo camino. . • 

El soldado se transforma en asceta. Su espíritu tiene 
flexibilidad para cumplir con dignidad sus diferentes mi¬ 
siones. Si su senda lo hubiera conducido al patíbulo, hu¬ 
biera llegado a él con la misma serenidad. 

¡Grandeza de trágicos silencios! ¡Cuántas tormentas 
ocultáis! 

El concepto del panorama americano que lo rodeaba 
tenía para Francia la claridad de las cosas familiares. Lo 
dominaba desde su torre amurallada oteando diariamente 
el horizonte. Desde allí había contemplado impasible a 
Artigas realizando esfuerzos sobrehumanos por detener 
las ambiciones de los enemigos comunes a las dos patrias. 
La aspiración de Buenos Aires de reunir bajo su dominio 
todas las provincias del antiguo virreinato y las continuas 
acechanzas de los portugueses por extender sus fronteras 
occidentales, eran tormentas siempre amenazadoras. Fran¬ 
cia comprendía que Artigas defendiendo su heredad, de¬ 
fendía también la suya. Pero no se preocupó por ayudarlo. 
Lo dejó hacer, lo vió sacrificarse y se encerró más en su 
torre almenada. Así lo dice él mismo al comandante don 
Joaquín Duarte, en nota del 7 de mayo de 1820: “Ya está 
descubierta y conocida la mala correspondencia y falta de 
buena fe de los portugueses, que después que yo no he 
querido auxiliar al caudillo Artigas contra ellos por mi es¬ 
píritu pacifista y por desear vivir en paz con todos...” 

Luego cuando lo vió desplomarse, le abrió la puerta 
y lo dejó entrar a su recinto, “para tenerlo bien guarda- 



artigas defensor de la DEMOCRACIA AMERICANA 203 


dito como los ingleses a Napoleón, en Santa Elena”, son 
sus palabras en el ya citado oficio del 12 de mayo, que 
al respecto dice así: “Al Craveiro que le dijo que Artigas 
estaba aquí bien guardadito, le hubiera dicho que Bona- 
parte, que fué Emperador de los franceses, estaba igual¬ 
mente bien guardadito en poder de los ingleses, donde se 
refugió en su última desgracia; y aunque estaba en guerra 
con ellos y los ingleses fueron sus mayores enemigos, lo 
recibieron y lo mantienen hasta ahora asistido generosa¬ 
mente en la isla Santa Elena...” 

EL HEROE LLEGA AL CONVENTO 

Era de noche. Una de esas serenas noches de prima¬ 
vera en el Paraguay, plena de silencio, perfumada de 
bosques y profusión de estrellas. Plenitud lunar, que per¬ 
mite ver bosquejadas las siluetas de los seculares árboles 
del jardín conventual. La ciudad, envuelta en ropajes es¬ 
pañoles, duerme el sueño de sus horas iguales, roto ape¬ 
nas por el graznido de algún ave agorera. El río cercano, 
con su canción maternal, acompañado por las arpas que 
prestan a la brisa el sauce y el timbó de sus orillas, arru¬ 
lla a la ninfa dormida. 

Ruidos de sables y cascos de caballos quiebran la ma¬ 
jestad del silencio. Suenan los viejos goznes carcomidos 
del inmenso portón; y penetra el héroe vencido. El ofi¬ 
cial que comanda los veinte húsares, lo acompaña. A cor¬ 
ta distancia está el grupo de soldados fieles que han que¬ 
rido compartir su suerte en el destierro. Entre ellos, los 
dos sirvientes negros. El prior del convento recibe a su 
huésped con respetuosa consideración; lo conduce a una 
celda ya destinada. Allí, “por suprema orden verbal” se 
le provee de todo lo necesario para vivir con decoro, ya 
que el héroe no porta equipaje. El dictador es generoso 
en colmarlo de bienes materiales. 

¡Alma incomprensible la de este doctor Francia! 

No vió, no quiso ver, que para aquel espíritu dotado 
de apostólico desinterés, le hubiera reconfortado más su 
asistencia espiritual; por lo menos haberle dado la opor¬ 
tunidad de agradecerle personalmente aquellas atencio¬ 
nes, como lo solicitara y le fué negado. 



204 


ELISA A. MENENDEZ 


Eran dos espíritus opuestos como la 'luz y la sombra. 
Aunque Francia era también de una severa austeri¬ 
dad para consigo, quiso ser dadivoso con su huésped; mo¬ 
dalidad desconocida en su temperamento, caso único en 
la historia de su vida. Y lo fué; pero a semejanza del 
niño con el débil pajarillo que cae en sus manos y que 
encierra en una jaula dorada, rodeándolo de abundante 
alpiste y finas confituras. 

El dictador enjauló a Artigas, colmándolo hasta de 
cosas superfluas, incompatibles con el ambiente conven¬ 
tual y el medio selvático en que lo recluyó después. 

He aquí la lista tomada del Archivo Nacional de 
Asunción: 

“Lista de útiles y enseres proveídos al General Artigas 

por el Dr. Francia” 

Asunción y Dibre. 25 de 1820. 

“Habiéndose dispuesto que Dn. José Artigas pase a 
morar en la Villa de San Isidro: el Tesorero de Guerra le 
proveerá competentemente de los efectos que puedan ser 
útiles para su decente vestuario y ropa interior, presen¬ 
tando la nota de ellos con agregación de los que a su 
llegada se le suministraron para el mismo fin, unos y 
otros con expresión del costo que haya tenido su compra. 
“El Dictador Francia”. 

“Relación del valor de los efectos que por Suprema 
orden del veinte y cinco de Diciembre de mil ochocientos 
veinte, que va inserta se ha comprado para vestuario y 
ropa interior de Don José Artigas, hallándose próximo a 
morar en la Villa de San Isidro; y de los que a su llegada 
a esta Capital se le suministraron para el mismo fin por 
Suprema orden verbal desde el diez y seis de Septiembre 
de dicho año; y son 

Por 32 ps. que importaron ocho varas casimir 

fino color áplomado a quatro pesos vara $ 32” 

Por 4 ps. lrl. que importaron seis varas de 

Zaraza fina a cinco y medio reales vara 4-1 
Por 25 ps. 4 rs. que importaron tres Piezas 
de Bretaña de Francia ancha a ocho pe¬ 
sos cuatro reales pza. 25-4 




ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 205 


Por 12 ps. 4 rs. que importaron veinte varas 

de Bramante a cinco reales vara . 12-4 

Por 9 ps. que importaron seis pares de medias 

de hilo a doce reales . 9 ” 


< A la vuelta 83-1 

de la vuelta 83-1 

Por 10 ps. 4 rs. que importaron siete varas 

Cotonía acolchada a doce reales vara .. 10’’4 

Por 20 ps. que importaron dos varas Paño 

fino azul a diez pesos vara . 20” 

Por 10 ps. 1/2 que importaron diez y nueve 
varas Puntibí de hilo a quatro y medio 

reales vara . 10”-Vi 

Por 3 ps. 4 rs. que importaron quatro Pañue¬ 
los para bolsillos a siete reales . 3-4 

Por 2 ps. que importaron quatro Suspensorios 

de Punto a cuatro reales .... . 2 ” 

Por 4 ps. que importaron cuatro Ligas de se¬ 
da a ocho reales . 4 ” 

Por 4 ps. que importaron cuatro Pañuelos para 

cuello a ocho reales . 4 ” 

Por 14 ps. que importaron dos Sombreros finos 

a siete pesos . 14” 

Por 11 ps. 3 rs. que importaron siete varas 

Piel arrasada a trece reales vara . 11-3 

Por 6 ps. V* de real que importaron nueve y 
tres cuartas varas Bramante a cinco rea¬ 
les vara . 6 "-Vi 

Por 4 ps. 2 Va rs. que importaron seis y cuar¬ 
ta varas Zaraza a cinco y medio . 

Al frente 169-2 Vi 

Del frente 169-2 Vi 

Por 4 ps. rs. que importaron siete octavas razo 

negro . 4-2 V» 

Por 1 peso 3 rs. que importaron dos y media 

varas Coleta a cuatro y medio rs. varas 1-3 
Por 23 ps. 3 rs. que importaron dos varas y 

tercia. Paño azul fino a diez pesos vara 23-3 
Por 6 ps. que importaron dos Estuches de a 

dos navajas a tres pesos c/uno . 6 ” 

Por 3 ps. que importó media docena Cubiertos 

a cuatro rs. uno . 3 ” 

Por 6 rs. que importaron diez y seis Botones 

a cinco reales docena . 6 ” 




















ELISA A. MENENDEZ 


20# 


Por 1# ps. que importaron dos pares de Botas 

mandados trabajar a ocho pesos cada uno 16” 
Por 4 ps. que importaron dos pares de zapa¬ 
tos mandados trabajar a dos pesos cada 

uno . 4 

Por 2 ps. que importó un Almo'fres mandado 

trabajar en . 2 ” 

Por 6 ps. que importó la echura de dos levita^ 

de Zaraza a tres pesos . 6 


A la vuelta 240-2 % 

De la vuelta 240-2 Va 

Por 8 ps. rs. que importó la hechura de siete 

chalecos a diez reales . 8-6 

Por 11 ps. 2 rs. que importó la hechura de 

cinco Pantalones a diez y ocho rs. c. uno 11-2 
Por 3 ps. que importó la hechura de una Cha¬ 
queta . 3 ” 

Por 6 ps. que importó la hechura de un Fraque 6 ” 

Por 8 r. que importaron dos Jarros de lata a 

cuatro reales . 1 ” 

Siguen los que se le suministraron a la 
llegada desde el 16 de setiembre de 1820 
Por 44 ps. que importaron cuatro piezas bre- 

taña de Francia anchas a once pesos .. 44” 

Por 42 ps. que importaron ... 

diez y media varas Casimir azul fino a 

a cuatro pesos vara . 42 

Por 7 ps. 4 rs. que importaron cuatro y dos 

tercias varas de Morsulina lisa a ocho rs. 4 % 


Al frente 

Del frente 368-4 Va 

Por cuatro ps. que importaron cuatro Pañue¬ 
los'de nariz a ocho reales . 4 " 

Por 20 ps. que importaron una Frasquera con 
doce Frascos, tres Copas, dos vasos de 

cristal ... 20” 

Por 9 reales que importaron un frasco de 
aguardiente y otro de mistela a cuatro y 

medio reales el Frasco . 

Por 2 ps. a 4 rs. que importaron dos frascos 

de Vino . 

Por 2 ps. 4 rs. que importaron dos frascos de 

vino Carlon a diez reales el frasco . 2-4 
















ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 207 


Por 3 ps. que importaron dos frascos de vino 

de la tierra a doce rs. el Frasco . 3 

Por 2 ps. 5 rs. que importaron siete vas. En¬ 
cajes ingleses a tres reales vara . 2-5 

Por 3 ps. que importaron las hechuras de cua¬ 
tro Paños de mano a seis rs. uno . 3 

Por 8 rs. que importaron las hechuras de dos 

Peynadores a cuatro reales . 1 ” 


4 05-6 i/ 8 

Suma a la cantidad de quatrocientos cinco pesos 


y seis y un octavo reales fuertes y siguen 
los ministrados de cuenta de la Tesorería. 

Por 5 ps. 2 rs. que importaron tres piezas 

Mahones anchos a 14 reales . 5-2 

Por 6-ps. 4 Vi rs. que importaron diez y media 

varas Cotonía rayada acinco rs. vara ... 6-4 Vz 

Por 7 ps. que importaron cuatro piezas Maho¬ 
nes anchos a catorce reales . 7 ” 

Por 14 ps. 3 1/2 rs. que importaron tres y tres 
cuartas de Casimir blanco a veinte reales 

la vara . 9-3 

Por 10 ps. que importaron tres y media varas 

Casimir color caña a tres pesos vara .— 10-4 

Suma a la Cantidad de cincuenta y tres pesos 
un real plata fuerte, y sigue el 


RESUMEN 


Por 405 ps. 6 Vb rs. $ de la 1 Suma .. 405’6 Va 

Por 53 ps. 1 rl. $ de la última . 43-1 


458-7 i/a 

Sumadas ambas partidas dan la cantidad de 
cuatro cientos cincuenta y ocho pesos siete y 
un octavo reales ufertes. 

ASUNCION ENERO 1? de 1821. 

BERNARDINO VILLAMAYOR 

Artigas agradeció estas demostraciones en una ex¬ 
presiva nota que dirigió a Francia, con fecha 27 de di¬ 
ciembre, antes de partir para Curuguaty, uno de cuyos 
párrafos dice así: ... “En virtud, y como conozco ya de¬ 
bidamente que la generosidad suprema de V. S. se había 
empeñado en multiplicar los obsequios a mi persona, y 
favorecer a un individuo desnudo de todo mérito para con 
V. S. no queda por cierto un lugar a mi disimulo para 













20S 


ELISA A. MENENDEZ 


omitir una demostración como la presente, que refiera a 
V. E. mis finos agradecimientos y avive el ansia de mis 
deseos con que cada momento anhelo conocer y tratar 
aquel bienhechor...” 

Estas palabras plenas de sinceridad no tuvieron res¬ 
puesta. 

Tres meses permaneció Artigas en el convento bajo 
la más estricta vigilancia, que Francia tenía la habilidad 
de disimular. Dos veces al día enviaba a un empleado su¬ 
yo para enterarse de su saliid y de sus deseos. El prior 
del convento lo visitaba dos veces al día y mantenía con 
él largas pláticas. Quería conocer sus aspiraciones, sus 
pensamientos. Francia, por su intermedio, le insinuaba 
que practicara los servicios religiosos, lo que en nada 
contrariaba sus sentimientos; ya conocemos en Artigas 
su fe cristiana. Nos extraña qiie el nihilista dictador se 
preocupara del estado espiritual de su huésped. No olvi¬ 
demos, que las pláticas religiosas eran uno de los medios 
de que se valía para llegar a lo íntimo de las concien¬ 
cias. Así había descubierto una conspiración que debió 
haber estallado el viernes santo de ese año, por interme¬ 
dio del P. Atanasio Gutiérrez y del confeso Bogarín; que 
dió lugar a aquella serie de fusilamientos y procesos que 
ensangrentaron los años de 1820 al 22, siendo fusilados 
todos los proceres de la independencia paraguaya. 

Artigas llega, en el momento en que los cadalsos se 
llenan de cadáveres y las cárceles de presos. 

Rengger y Longchamp, testigos oculares de la época, 
describen en su opúsculo “Ensayo Histórico sobre la 
República del Paraguay” el ambiente, en la siguiente 
forma: “El terror era tan grande, que nadie quería ser 
depositario del secreto de otro, por temor de hacerse cóm¬ 
plice. Las personas se saludaban sin hablarse. Cuando un 
hombre había tenido la desgracia de ser encerrado en un 
calabozo, parecía que había caído un anatema sobre toda 
la familia: Nadie podía visitarla sin hacerse sospechoso. 
Todo el que procuraba hablar con un reo de Estado era 
encarcelado inmediatamente”. 

¿Podemos extrañarnos, después de escuchar este jui¬ 
cio imparcial, que el espionaje y la delación, como el sil¬ 
bido del viento nocturno, penetraran sin llamar por las 



cfí JL ® O 

| .2 -o -C 

"3 § m ■§ 

3 <cd S 

w «¡ e a 
3 4) fi 3 

»S „ 

C cj » 

' <? S 5 .. 

í« r* Q) 4J 

a S o 
£¡ 0> 
cd ai ** ¡3 
os-™ 

« « ® 5 

® cd 
-O ed 3 cd 

?Sl ¡E 

'O o 

J C O 3 . 

S* .S* 

■o « 2 £• 

w 'O c cd ~ 
1 c te J. 

: 7 «2 .13 

! « e í «>> 
j.£ x o 

:í 

;^1J! 

^¿gsg 

h-> t, ti u 
í-< 

‘ fi’T (0 <D — 
“ * id i 

£ 'o -o ’o 

f5 —" 1 r^í T-J 

Cd 

£ 


>-. 


O 

o 

Vi 

o 

■+-» 

P 

b£ 

0- 

a 

cd 

cd 

K 

cd 

£ 

jd 

& 

cd 

ÍH 

di 

tii 

o 


'o *c 
c 

-*-> 

C 

o 'O 
£ 

cd cd 
♦ J ec 

.£ c 

O 

4 C 
C 3 





ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 209 


puertas cerradas de los hogares para enterarse de los más 
íntimos secretos? En este ambiente pernicioso, fruto tris¬ 
te de las tiranías, todos los medios son lícitos para tan 
bajos fines. Hasta el aire se llena de dudas, desconfian¬ 
zas y temores. 

La llegada de Artigas al Paraguay no podía realizar¬ 
se en hora menos feliz. El dictador veía conspiradores por 
todas partes; hacía pagar con Ja muerte sus más leves 
sospechas. ¿Cómo no mirar con desconfianza aquella ines¬ 
perada solicitud de asilo? Lo veía vencido. Lo tenía en 
sus manos. Sabía que su enorme prestigio estaba sólo 
dormido, no muerto; como la hidra de la leyenda, podía 
despertar en cualquier momento con el poder de sus siete 
cabezas. Todas las medidas le parecían insuficientes para 
aislarlo del contacto del mundo. Por eso dice Francia: 
“Estuvo recluso sin permitirle verse con gente de afue¬ 
ra” ... 

Aun quería más. 

Quería penetrar en su interior, develar sus íntimos 
pensamientos, escudriñar los repliegues de aquella alma, 
cuyas profundidades no alcanzaba a sondear: por eso 
procuraba valerse de las afables pláticas del prior; hasta 
de las rendijas de las puertas, de la complicidad del 
viento! 

No logró saber nada más que lo que Artigas quiso 
que supiera. Nada tenía que ocultar. Su obra estaba es¬ 
crita con sangre y sacrificios en el libro americano, abier¬ 
to a la luz del mundo para que lo juzgara el tribunal de 
la historia. Francia lo conocía hoja por hoja, pero duda¬ 
ba, temeroso de ser engañado. Artigas se envolvió en si¬ 
lencio, no con ocultos fines, sino porque no le agradaba 
hablar de sí y de su obra. Toda su correspondencia, aun 
en los días de gloria, es parca en ese sentido. Creemos que 
al pisar esta tierra hizo voto de pobreza y de silencio, pues 
fueron estas las aristas que sobresalen en su personalidad 
de desterrado, y que conservó hasta el último instante de 
su existencia. 

La vida del héroe, paladín de la libertad, encerrado 
en la celda de un convento, se deslizaba en una monoto¬ 
nía aterradora que no pasó inadvertida al prior, bajo cu¬ 
ya custodia se encontraba. En una de sus diarias visitas. 



210 


ELISA A. MENENDEZ 


llevó inteligentemente la conversación sobre este punto y 
le preguntó si se encontraba bien allí; Artigas le manifes¬ 
tó, someramente, su deseo de vivir en un ambiente más 
de acuerdo con su vida de soldado. 

Al día siguiente, el prior le comunicaba de parte del 
dictador su resolución de que en breve pasaría a morar 
en la villa de Curuguaty, pequeña población, situada en 
medio de un desierto selvático, a ochenta y cinco leguas 
de Asunción; lugar de destierro y confinamiento para sus 
presos políticos, que mantenía bajo la vigilancia de una 
comandancia militar. Francia la describe así: “Aquí estu¬ 
vo recluso hasta que hice venir al comandante de San Isi¬ 
dro de Curuguaty, con quien lo hice llevar a vivir en 
aquella villa, donde se halla con los dos criados o sirvien¬ 
tes que trajo, por ser aquel lugar remoto el de menos co¬ 
municación con el resto de la República. Allí le hago dar 
una asistencia regular, porque él vino destituido de todo 
auxilio” (Oficio del 12 de mayo, 1821). 

Artigas, en su citada nota, “agradece la muy justa 
determinación de su destino y residencia, que tan gusto¬ 
samente ha aceptado”; agrega: “El prior superior de este 
Convento me previno en esta forma hasta otra providen¬ 
cia”. 

Esperaban la llegada del comandante de Curuguaty, 
a que hace referencia, para'que lo condujera. Mientras, se 
efectuaban los preparativos de viaje, por el río hasta vi¬ 
lla del Rosario; después se dispuso que lo realizara por 
tierra. “Lo hice salir de noche, escoltado por algunos hú¬ 
sares, y viajando siempre de noche llegó a su destino”. 
Ignoramos el día de la partida. Deducimos por las fechas 
de las notas que fué en los primeros días de enero de 
1821. Allá, en la lejana villa, vejetaría veinticinco años 
de soledad selvática, completada más tarde con el olvido, 
la miseria, la cárcel, el engrillamiento. 

En la gama de los dolores, la vida no le privó de nin¬ 
gún matiz. La gloria es una madre cruel que mora en la 
montaña más áspera del mundo, y para conceder sus do¬ 
nes, exige que sus hijos recorran la cuesta llevando el 
madero de su martirio. Aquel espíritu extraordinario la 
ascendió sin desfallecimientos, con valor de estoico, o la 
serenidad de un mártir. “El hombre grande, forzosamen- 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 211 


te tiene que soportar grandes desgracias”, dice Shakespea¬ 
re, el genio que penetra en las reconditeces del alma. 

Artigas había entrado en el Paraguay. Se le trataba 
consideradamente. La calma, como sucede después de las 
grandes crisis morales, empezaba poco a poco a renacer 
en su alma lacerada. Las furias de sus enemigos eran in¬ 
cendios inextinguibles, y éstos, como cuervos ávidos de 
carne, batían sus alas, graznando sobre su presa. El cau¬ 
dillo entrerriano, que lo había perseguido de cerca, no 
podía conformarse que se le hubiera escapado; del otro 
lado del río, sediento de venganza y ofuscado por el des¬ 
pecho, husmeaba la impronta del héroe aun fresca en la 
arena, mientras concehia su silueta perdiéndose en la es¬ 
pesura de las selvas guaraníes. 

Sabemos que Ramírez y Francia se guardaban recí¬ 
procamente un odio irreconciliable, aumentado ahora al 
saber que éste había dado asilo a su enemigo vencido, y 
por lo tanto se consideraba con sobrados derechos a re¬ 
clamarlo. De pasiones fuertes y ardientes, el jefe entre¬ 
rriano pensó en rescatar su presa por la fuerza de las ar¬ 
mas, invadiendo el Paraguay. Se cree que debido a los 
prudentes consejos del Padre Monterroso, el secretario de 
Artigas, caído prisionero en Corrientes y a quien Ramí¬ 
rez hizo, a su vez, secretario suyo, no se embarcó en esa 
nueva aventura guerrera. No obstante, ambos rivales se¬ 
guían afilando las garras y se miraban recelosos a través 
de las fronteras, a las cuales reforzaban militarmente. De 
pronto Ramírez cambia de táctica y recurre a la astucia 
para alcanzar su fin. No llevará la guerra al dictador; 
conseguirá por medio de una nota amistosa, llena de pro¬ 
mesas, que le entregue a Artigas. 

¡Qué poca sagacidad demuestra Ramírez al tomar es¬ 
ta resolución! ¡Vencer a Francia por este medio, cuando 
la astucia política era una de sus armas más certeras! 

En esta justa, Ramírez representa un cachorro de 
tigre que apenas sabe juguetear junto a la madre, frente 
a su progenitor, felino aguerrido, que jamás salió vencido 
en esta clase de luchas. Mientrás que al incauto caudillo 
entrerriano lo hemos visto ya, después de salir victorioso 
en Cepeda, caer en Pilar, envuelto en las redes que le 
tendió Sarratea y en sus propias perfidias, de cuyos des- 




212 


ELISA A. MENENDEZ 


graciados sucesos sería él, al fin, una de las víctimas. Por 
otro lado, hemos observado a Francia, desde su atalaya, 
jugar con los sutiles hilos que le tiraron algunos de los 
más hábiles diplomáticos y políticos mundiales. Suspicaz 
y desconfiado, dudaba de todos; por eso no quería saber 
de alianzas y tratados internacionales. Cuando tenia que 
tomar una resolución, optaba sin vacilar por su propia 
conveniencia, sin detenerse a reflexionar si sus fallos en¬ 
cerraban o no enormes injusticias, así se tratara de hu¬ 
mildes conciudadanos o de encumbrados personajes. 

¡Ramírez, su odiado enemigo, se le acerca vestido con 
la piel de cordero, a tenderle su mano pidiéndole a la vez 
la extradición de su protegido! 

Los rasgos del flemático dictador se habrán ilumi¬ 
nado con una sonrisa al recibir aquella nota; por única 
respuesta y providencia, mandó meter en la cárcel al por¬ 
tador del oficio. No, no. Entre Artigas y Ramírez se que¬ 
dará con Artigas. Fiel a su norma de conducta de no con¬ 
fiar en nadie, lo guardará bajo siete llaves. Al morir el 
dictador, no sabemos si por orden postuma, sus sucesores 
en el poder ordenarán ese mismo día que “lo pongan en 
seguras prisiones”, remachando en sus pies una barra de 
grillos y con centinela de vista. 

¡Ese es el trofeo que Ramírez pretende arrebatarle 
por medio de promesas y ventajosos tratados comercia¬ 
les, de adhesión y amistad! 

Leamos esta nota, que es interesante, después de to¬ 
do, por su descarada hipocresía. Está fechada en su Cuar¬ 
tel General de Corrientes, el 22 de setiembre de 1820: 
“Con hallarse, el continente de Entre Ríos libre del domi¬ 
nio de Artigas, creo que ha cesado la causa que justa¬ 
mente impulsara a V. S. a mantener cerrados los puertos 
de la República, habilitando el tráfico y relaciones con 
éstos, a efectos de obviar que el comercio sufriera tantos 
descalabros como experimentaba por los malvados saté¬ 
lites del pretendido Libertador. Ya el dominio del opresor 
de los pueblos libres terminó con su total ruina y la del 
grupo de miserables que lo seguían con la esperanza de 
conseguir un patrimonio como el que tenían formado en 
el Bando Oriental y Entre Ríos; todos estos se hallan 
purgahdo los crímenes que han cometido contra la patria 




ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 213 


y ciudadanos y pronto serán juzgados por el respetable 
Tribunal que al efecto se establecerá sin tardanza para 
este- caso. Recuerdo a V. S. la necesidad que hay de la 
persona de Artigas para que responda en juicio público 
a las Provincias Federales de los cargos que justamente 
deben hacerle, por suponérsele a él la causa y origen de 
todos los males de la América del Sur. Por estas pode¬ 
rosas razones y otras que omito espero que V. S. me re¬ 
mita a dicho ArtigasC ) pues tengo noticias muy funda¬ 
das (como lo verá V. S. por el parte original que adjun¬ 
to) de haberse refugiado o hallarse preso en esa de su 
mando”. 

Francia no contestó aquella nota; es obvio decirlo. 
Sintió aumentar su desprecio por el autor, y ofendido su 
orgullo al comprobar que lo creía capaz de caer en sus 
redes. Ya hemos transcripto algunos juicios de Francia 
sobre el proceder de Ramírez para con Artigas. Lamen¬ 
tamos no haber podido hallar y dar a conocer los que 
emitió a raíz de la lectura de este oficio. 

No. Ramírez estaba equivocado. Francia jamás entre¬ 
gará a Artigas, no sólo por el odio que guarda para el 
peticionante, sino porque piensa y lo manifiesta, “que al¬ 
bergarlo es un honor para la República”. Considera su 
posesión como un trofeo valiosísimo, el cual ha tenido la 
suerte de conquistar sin guerras ni batallas. Nada le costó 
conseguirlo. Un cóndor con las alas rotas, que desde los 
altos picachos, ha caído desplomado, sorpresivamente, en¬ 
tre sus manos. En aquellas manos que nada habían he¬ 
cho por apresarlo ni por defenderlo. ¡Ahora es él, único 
dueño y señor de su vida y su destino! El dictador son¬ 
ríe, pensando en la larga lista de enemigos del héroe, que 
anhelaron poseerlo vivo o muerto; como aquel Posadas, 
con su famoso decreto, y el pérfido de Sarratea, los cuales 
hoy estarán, como Ramírez, envidiando su suerte. 

Francia seguirá guardando a Artigas, con el cuidado 
que inspiran las cosas de valor. Lo conservará con las 
precauciones imaginables; para mayor seguridad lo en¬ 
viará a Curuguaty, lugar que, según sus palabras, “es el 
de menos comunicación con el resto de la República”. 


(1) Nuestro el subrayado. 



214 


ELISA A. MENENDEZ 


El proceder de este hombre nos ofrece siempre sor¬ 
presas inesperadas. Por eso es difícil estudiar su psicolo¬ 
gía, bosquejar su personalidad. Asi quedamos pasmados 
ante el famoso proceso, que dos años después de tener a 
Artigas en sus manos, levanta a éste y al coronel Manuel 
Cabañas, el héroe de Tacuarí, o más bien a su memoria, 
porque ya había fallecido, por supuesta conspiración con¬ 
tra él, en 1815. Lo inicia en 1822, y lo guarda, sin que 
sepamos que haya vuelto a ocuparse del asunto. Diez años 
duerme el proceso encarpetado, como duerme Cabañas en 
su tumba y Artigas en Curuguaty, sin que los acusados 
(a lo menos Cabañas) se enteren de nada. A los 11 años, 
o sea en 1833, se acuerda un día que debía dictar senten¬ 
cia, ya que él encarnaba la justicia del país, y redacta el 
fallo que vamos a leer: 


AUTO 

“Asunción Agosto tres de mil ochocientos treinta y 

tres. 

“Resultando que Manuel Atanasio Cabañas, muerto 
sin herederos ha sido un traidor a la patria y al Gobierno 
por haber mantenido correspondencia con el malvado cau¬ 
dillo de bandidos y perturbador de la pública tranquilidad 
José Artigas, y haberse encargado de venir y aprontarle 
gente de auxilio para cuando viniese, según sus ridículos 
ofrecimientos a tomar la república y llevarse la cabeza del 
Dictador y ponerle a él y a otros en el gobierno; cuya 
nueva infamia y ruindad cometió el citado Cabañas, des¬ 
pués que no quiso tomar parte alguna en la revolución 
que aquí se hizo para extinguir el mando de España, 
cuando avisado del cuartel en que se habían reunido los 
patricios para que viniese a incorporarse a ellos, no sólo 
se enfadó con el portador del recado sino que con desca¬ 
rada vileza, respondió que vendría en siendo llamado por 
el Gobernador que era el europeo Velazco; no obstante lo 
cual, el presente gobierno, por exceso de bondad le dió 
los despachos de coronel, aun sin méritos, sin servicios 
ni suficiencia, comprobándose con tan infames procedi¬ 
mientos que era un verdadero enemigo de la patria, y que 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 215 


resuelto a auxiliar al Caporal de Ladrones y salteadores. 
Artigas, estaba dispuesto a quedarle vilmente subordina¬ 
do y tenerle sometida a la República, como era consi¬ 
guiente, a fin de que después no lo despojara de su sue¬ 
ño de Gobierno, en que él y otros atolondrados, con quien 
igualmente estaban en correspondencia, como también 
consta en autos, creían en su delirio y necedad que pon¬ 
drían a unos y engrandecerían a otros sin reflexionar por 
su inepcia que lo que intentaban era ver si al abrigo de 
algunos simples infautados y embaucados con el alicien¬ 
te, y engaños de varias y disparatadas ofertas, lograba 
introducir sin peligro al Paraguay sus cuadrillas de mise¬ 
rables bandidos y facinerosos a robar y saquear cuanto 
pudiesen para remediar sus miserias, sus pobrezas y sus 
extremas necesidades, como hacían en otras partes, vi¬ 
niendo últimamente después de tanto ruido, alboroto y 
afectada valentía o fanfarronada, cuando se vió arruinado 
y perseguido de muerte, aun de los suyos, por consecuen¬ 
cia y efecto natural de sus desórdenes, locuras y desati¬ 
nados procedimientos, a implorar la clemencia y amparo 
del mismo Dictador, cuya cabeza había ofrecido llevar, 
el cual reventando de generosidad, sin embargo de que 
el alevoso y bárbaro malevo no era acreedor a la compa¬ 
sión, no obstante le admitió, sino que ha gastado liberal¬ 
mente centenares de pesos en socorrerlo mantenerlo y ves¬ 
tirlo, habiendo venido desnudo, sin más vestuario que una 
chaqueta colorada y una alforja, sin que los ruines, atur¬ 
didos y revoltosos que fundaban en él las mayores espe¬ 
ranzas de gobierno, ventajas y adelantamientos, viéndolo 
en tal angustia y fatalidad, que acaso la providencia ha 
permitido para que los ilusos o deslumbrados, los faccio¬ 
sos, los depravados encubiertos y los deseosos de trastor¬ 
nos políticos abran los ojos y entiendan que las gentes 
de otros países, envidiando y odiando al Paraguay por no 
haberse sometido a sus ideas de logro predominio y con¬ 
veniencia lo que desean y buscan es entrar a apoderarse 
del Estado engañando a los incautos y simples, subyugar 
e imponer las leyes a los paraguayos, extraer y sacar ri¬ 
quezas, caudales, y la plata que solo aquí corre todavía, 
y, finalmente llevar gentes para sus empresas y servicios. 



216 


ELISA A. MBNENDEZ 


para después reirse del Paraguay y mofar orgullosamen- 
te a las paraguayas: 

“En virtud de todo, se declaran confiscados y apli¬ 
cados a gastos públicos y servicios del Estado todos los 
bienes que aparecieran corresponder al citado Manuel 
Cabañas, o ser de su pertenencia en su fallecimiento, y 
en efecto se expedirán las providencias del caso, conve¬ 
nientes, rompiéndole igualmente el insinuado tituló de 
Coronel, de que se ha mostrado indigno y sin honor para 
obtener semejante grado, cuya denominación tampoco se 
le ha de poder dar en lo sucesivo”. — FRANCIA . —'PoZi- 
carpo Patino , Actuario del Supremo Gobierno”. 

¿Qué se proponía alcanzar el dictador con este proce¬ 
so levantado a un muerto y a un vivo? A éste, que es su 
prisionero desde hace trece años, lo responsabiliza de los 
mayores cargos, agotando la gama de los adjetivos más 
degradantes. Y cuando vamos subiendo la cuesta de la 
lectura de esta pieza, cuyas inculpaciones se van acumu¬ 
lando con tal precipitación, que parece no dar tiempo a 
la mano que escribe para detenerse a puntualizar los pᬠ
rrafos, pensamos que al final nos hallaremos, por lo 
menos, con dos sentencias de muerte. 

No. Nada de eso. Al dictar su fallo, parece haberse 
olvidado de Artigas y de todas sus fechorías, y nos en¬ 
contramos con la'sorpresa de que resulta condenando a un 
cadáver a la pérdida de todos sus bienes — aunque hace 
eonstar que no tiene herederos — y además, por indigno, 
le romperá el titulo de Coronel. 

A Artigas lo condena a seguir viviendo. Continuará 
en el silencio de Curuguaty, sin saber, pensamos, que su 
nombre figuraba en tan infamante proceso. De haber es¬ 
cuchado estos epítetos, hubiese evocado los días lejanos 
del decreto de Posadas, los calificativos del libelo de Ca¬ 
via, y exclamado: ¡A todo debe acostumbrarse el hombre 
que lucha por redimir multitudes! 


SAN ISIDRO DEL LABRADOR DE CURUGUATY 

Así se llama la aldea donde Artigas pasó 25 años de 
destierro. Está situada a ochenta y cinco leguas de la 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 217 


capital, hacia el Noroeste, no lejos de la frontera brasi¬ 
leña, entre selvas lujuriosas e intransitables. Debido a 
su difícil acceso, es todavía un lugar casi desconocido 
para la mayoría de los habitantes del país. 

Cuando me propuse escribir este libro, pensé que no 
debía faltar en él la descripción de ese lugar, por ser 
históricamente el de mayor valor, dado que allí se deslizó 
casi toda su vida de desterrado; y a donde, que sepamos, 
nunca ha llegado un compatriota. Comprendía, que po¬ 
cos datos fehacientes podría recoger allí, después de trans¬ 
currido un siglo extendiendo su capa de olvido sobre los 
seres y las cosas. Pero quería ir. Sentía una fuerza supe¬ 
rior que me impulsaba ! a cumplir este sagrado deber, con 
ese imperio que lleva al musulmán a visitar la Meca; al 
cristiano a recorrer los lugares que inmortalizara en su 
peregrinar el Redentor. Quería rendir ese homenaje al 
patriarca, y a la vez describir el estado emocional de aque¬ 
llos sitios, hollados tantas veces por su planta, produci¬ 
rían en mi espíritu, para verterlo, como mística oración, 
en el alma de este libro. Amo las intensas emociones ex¬ 
traídas del fondo de recuerdos lejanos; ansiaba beberías 
en aquella fuente. 

No escapaban a mi criterio las dificultades que ha¬ 
llarla para trasladarme allá, por falta de medios de loco¬ 
moción y de alojamiento. Pero había concebido el viaje 
con entusiasmo; estaba dispuesta a realizarlo por cual¬ 
quier medio, incluso el avión o la carreta. En procura de 
datos, me dirigí a cuántas personas consideré autorizadas 
a suministrármelos. Todas me respondieron que nunca 
habían llegado hasta allá. Alguien me sugirió que tal vez 
el Arzobispo Mons. Sinforiano Bogarín podría informar¬ 
me con conocimientos prácticos, por ser una de las per¬ 
sonas que mejor conocía el país. A él me dirigí, mante¬ 
niendo una extensa, interesante conversación, en la cual 
me refirió sus andanzas por esos lugares allá en sus 
años mozos. Desde entonces, me dijo, ha transcurrido 
mucho tiempo; pero sé que poco ha variado aquello. Me 
indicó hacer el viaje en vapor hasta villa del Rosario, 
donde se llega después de día y medio de navegación por 
el río Paraguay. Desde allí puede ir, —agregó— en ca- 




218 


ELISA A. MENENDEZ 


miones o a caballo hasta San Estanislao, pequeña pobla¬ 
ción existente ya en la época de Artigas que dista unas 
veintidós leguas del citado puerto. Desde ese punto hasta 
Curuguaty existe casi la misma distancia; sólo se puede 
salvar a caballo o en carretas, a través de selvas intran¬ 
sitables por su exuberante espesura, lo mismo que donde 
está situada la aldea. A mis indagaciones acerca de los 
medios de alojamiento que podría hallar en el trayecto, 
me dijo que en la mitad del camino que une a San Esta¬ 
nislao con Curuguaty, sobre el río Corrientes que hay que 
atravesar, existía una pequeña posada para viajeros, úni¬ 
ca población en aquellas soledades; pero que no sabía si 
existía aún. 

A pesar de que los datos suministrados por el vene¬ 
rable anciano no ofrecían halagüeñas perspectivas, no lo¬ 
graron hacerme renunciar al viaje. Siempre en ese plan 
de ideas, me dirigí por carta al maestro, director de la 
Escuela del lugar, pensando que como él habría efectua¬ 
do su traslado allí en más reciente época, sus informa¬ 
ciones podrían ser más precisas. Sobre todo me interesa¬ 
ba conocer el problema alojamiento en ese largo y soli¬ 
tario trayecto, lo mismo que en aquella lejana población, 
donde debe serlmuy reducido el número de viajeros para 
permitir el sostenimiento de hoteles. Pronto recibí del 
amable colega una extensa carta, en la cual me describía 
minuciosamente el trayecto a recorrer, las inevitables 
contingencias del viaje, la aldea, sus alrededores, el am¬ 
biente y sus recuerdos históricos. Voy a transcribir los 
párrafos más interesantes literalmente, a fin de que con¬ 
serven el pintoresco colorido, con sabor de realidad, que 
ha puesto en la descripción, sin omitir algunas suposicio¬ 
nes risueñas sobre la futura viajera, que completan el 
cuadro. 

Hela aquí: “Su carta del 11 del corriente, que recibí 
ayer con alborozo único, constituyen el primer puente es¬ 
piritual que unirá al Solar de Artigas de San Isidro de 
Curuguaty, con el alma vibrante del Uruguay...”. 

Después de extenderse en consideraciones de orden 
histórico, las resume en estas palabras: 

“En el año 1702 el Gobernador español don Gregorio 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 219 


Bazán de Pedraza fundó este pintoresco pueblo en el co¬ 
razón de un inmenso bosque”... Los antiguos pobladores 
de Curuguaty desaparecieron totalmente con la guerra del 
70. En 1902 fué refundada sobre los escombros dé la ciu¬ 
dad incendiada, con familias venidas de Yhú, San Esta¬ 
nislao, Villarrica, etc.”. “Actualmente Curuguaty cuenta 
con 800 habitantes. La escuela media y única recibió este 
año 70 alumnos en sus aulas. El comercio se reduce a 
cuatro almacenes. La iglesia actual la mandó construir 
la Sociedad Anónima *‘La Rural Belga” — propietaria, de 
los inmensos y valiosos yerbales que circundan la aldea — 
se halla muy destruida, porque solamente una vez al año 
es visitada por el cura de San Estanislao; y el resto del 
año se mantiene cerrada. Pues hasta el mismo Dios es 
indiferente con este pueblo del silencio y eso que somos 
de fe cristiana. 

“De Artigas, dicen, que todos los domingos venía a 
caballo al pueblo y usaba barba larga. La casa de Arti¬ 
gas, en vez de alambrados, tenía como cercado profundas 
trincheras, que los animales no podían pasar. Hasta hoy 
existe un horcón de urundeymí en el solar y los escom¬ 
bros de la casa derrumbada por los años. La trinchera en 
parte está bien marcada todavía. Esto queda en pleno 
bosque, a más de un kilómetro del pueblo. 

“Si Ud. viene, que no creemos, estaremos más que 
contentos de conocer a un miembro más de la raza cha¬ 
rrúa, raza esforzada, generosa y valiente... 

“Vialidad. La mejor vía para venir es por puerto Ro¬ 
sario, Itacumbú, San Estanislao. En Rosario hay camio¬ 
nes que se pueden alquilar hasta San Estanislao. Desde 
aquí a Curuguaty son 23 leguas y se hacen en dos días a 
caballo. El camino es transitable — boscoso — todas pica¬ 
das largas, de cuatro y cinco leguas, sin ver campo. De 
San Estanislao acá pueden encontrar caballo fácilmente. 
Para hospedarse en Curuguaty tiene Ud. mi casa a sus ór¬ 
denes. Si Ud. quiere puedo ir yo con mi señora a San Esta¬ 
nislao a buscarla. Debe indicarme el número de caballos 
que necesita para llevarle con todo el equipo, porque creo 
que no viajará sola. Anímese, aproveche a venir este año. 
No deje para el otro lo que este año puede hacer. Valor, 
adelante! 




220 


ELISA A. MENENDEZ 


“De Rosario a San Estanislao quedan 22 leguas y 
puede con facilidad viajar. 

“Debe preparar mosquitero de género, porque el pol¬ 
vorín que apenas se ve, no respeta tul. Debe traer tam¬ 
bién sombrero de paja con velo cubriendo la cara para 
viajar de día. Hay muchos tábanos y panambí que le mo¬ 
lestarán y arruinarán su elegancia... 

“Las señoras viajan con pantalones y polainas. Hága¬ 
se una bombacha y póngase botas. La blusa debe ser de 
mangas largas y usar guantes. De lo contrario arruinará 
todo lo que de fifí tiene. En el verano hay muchos anima¬ 
litos que molestan de día y de noche; pero todo consti¬ 
tuirá las delicias del viaje. 

“Campo de aviación no tenemos. Sólo San Estanislao 
tiene base aérea. Por otro lado, no queremos que Ud. 
venga por un solo día... 

En espera de su respuesta, cumplo con el deber de 
presentarle mis saludos y los de mi señora. — Gerónimo 
López”. 

A pesar de las gentilezas con que mi amable colega 
quería contribuir a la realización del viaje, la descrip¬ 
ción consciente y precisa de las inevitables peripecias y 
lo arriesgado del mismo, lograron disuadirme, no sin do¬ 
lor, de mi propósito, que había concebido con tanto entu¬ 
siasmo y decisión. 

Amé y acaricié esta idea mucho tiempo, con volun¬ 
tad de llevarla a la práctica; no por lo que ella tuviera 
de placentera, sino, por las sugestiones espirituales que 
esperaba recoger en la contemplación de aquellas ruinas 
que prestaron calor de hogar, aunque misero y frío, al 
héroe desterrado. En el arrobamiento místico, sugerido 
por el imponente silencio de nquellos bosques amigos, 
que tal vez le ayudaron a ocultar alguna lágrima, pug¬ 
nando por empañar la limpidez de sus ojos, que vieron 
serenos rugir sobre su cabeza las furias de tantas tem¬ 
pestades. Quería hollar la misma tierra que el patriarca 
hiciera fecunda con sus manos; respirar el aliento ardo¬ 
roso de las selvas, que lo envolvió en las horas silentes de 
25 años, que el reloj del Tiempo fué desgranando al paso 
lento de días amargos... 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 221 


Pero no pudo ser. Insistí aún, a ver si podía realizar¬ 
lo en avión; mas como lo dice la carta transcripta, el cam¬ 
po de aterrizaje más próximo al lugar es el de San Esta¬ 
nislao, distante 23 leguas, las cuales habría tenido que 
atravesar venciendo todas las dificultades que mi colega 
describe, y que tuve la debilidad de no animarme a afron¬ 
tar, ¡Mujer, al fin! 

Así, mi viaje a Curuguaty, pasó a ser uno de los tan¬ 
tos bellos sueños que en la vida quedan sin realización. 


EL HEROE SE TRANSFORMA EN LABRIEGO 

Allí está, en medio de las selvas formadas por mil 
plantas distintas, las cuales se anudan entre sí en tan 
prieto abrazo, que en vano la luz del sol pretende ilumi¬ 
nar sus entrañas. Lo acompañan los dos sirvientes negros 
de que nos habla Francia, que como canes fieles han 
venido sumisos siguiendo las huellas de su amo. No sa¬ 
bemos con precisión sus nombres. Son tan humildes que 
la historia ha olvidado recogerlos. Nos los ha transmitido 
la tradición; esa voz de los pueblos que llega a nosotros 
desde lejos, y que a veces, sin archivos ni^ papeles, nos 
cuenta grandes verdades. A uno lo llama “Ansina”, de 
quien nos hablará más tarde, con admiración y cariño, 
el hijo del héroe cuando visite a su padre en el destierro, 
aunque dándole el nombre de “Lenzina”, de semejante 
eufonía. Joaquín Martínez es el nombre que dan al otro 
criado algunos historiadores. Dejaremos este punto para 
ocuparnos en el capítulo siguiente. 

Artigas, después de las tormentas morales sufridas, 
al encontrarse solo en medio de aquella naturaleza, com¬ 
prendió (jue no podría permanecer en la inacción. Nada 
más difícil que convertir el oleaje incesante del océano, 
en la mansedumbre del arroyuelo azul. Durante más de 
veinte años, las madrugadas lo hallaron sobre su caballo 
de guerra. En este momento es un náufrago arrojado por 
la vorágine en el mar verde de la selva, sin horizonte ni 
orilla. La calma y el olvido, únicas aspiraciones de su 
alma, le permiten, poco a poco, recobrar la noción de su 
yo. Tiene 56 años. Aun siente correr sangre vigorosa por 




222 


ELISA A. MENENDEZ 


sus venas. Aquel hombre fuerte que disfrutó, como don 
del cielo, de envidiable salud, se encuentra en la mitad 
de su existencia en el goce de sus facultades físicas y 
morales. No puede acostumbrarse a una vida inactiva; 
piensa que aun puede ser útil a sus semejantes. Un alma 
generosa encuentra nobles fines a, que dedicar sus acti¬ 
vidades; aunque sea sofocando, a veces, las justas rebel¬ 
días de su propio dolor. La bondad es el complemento 
del talento que da jerarquía espiritual; sin ella los más 
preclaros cerebros pueden ser azotes de la humanidad. 
Artigas, como Cincinato en las campiñas romanas, quiso 
ser labrador. 

Sabemos que Francia, en los primeros tiempos de su 
destierro, le prestó su ayuda material. Por eso, porque la 
mirada del dictador pesaba hasta en sus actos más sim¬ 
ples, el comandante militar, bajo cuya inmediata vigi¬ 
lancia se encontraba Artigas, no se lo permitió, cuando és¬ 
te le expuso su pensamiento. 

Es necesario que se dirija Ud. a El Supremo, le dijo. 

Artigas lo hizo por su intermedio; Francia le contes¬ 
tó que no tenía necesidad de trabajar, que pidiera lo que 
necesitara. 

Cuando supo que Artigas sólo lo hacía por dar utili¬ 
dad a sus actividades, consintió en ello, ordenando que 
se le suministraran los útiles necesarios y un terreno del 
estado, que tanto abundaban en el país. 

Aquel conductor de pueblos, que interpretaba con 
inteligencia y aplicaba con justicia los elevados preceptos 
de la constitución más libre del mundo; aquel soldado, 
que desde su modesto campamento de Purificación, dis¬ 
ponía que los cabildos levantaran escuelas y contribuía a 
la fundación de la primera biblioteca pública de Monte¬ 
video, por considerarlas fuentes básicas de las nacionali¬ 
dades que gestaba, aró la tierra. 

Con sus manos limpió el terreno, preparó y sembró 
la semilla, y el suelo agradecido le devolvió maíz, zapa¬ 
llos, mandioca. Era lo único que él podía dar ahora a 
aquel pueblo que amaba, porque era americano, y porque 
lo veía indefenso y doliente atado al carro de cruel ti¬ 
ranía. 




ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 223 


Artigas, dice Larrañaga, era muy sensible a la des¬ 
gracia ajena. 

Sublime recurso de las almas generosas que saben ex¬ 
primir sus propias amarguras para ofrecerlas a sus seme¬ 
jantes, transformadas en dulce y medicinal consuelo! 

Artigas nunca habia sido labrador. Apenas si en los 
años juveniles, cuando fué secretario del sabio naturalista 
don Félix de Azara, quien le encomendó la tarea de medir 
y repartir las tierras a las familias españolas, que debían 
servir de pacífico baluarte a las pretensiones lusitanas de 
extender sus fronteras occidentales, comprobó práctica¬ 
mente los resultados de la agricultura. Allí, en contacto 
directo con la tierra y en las diarias conversaciones con 
el sabio naturalista, cuyo fecundo y razonable plan se 
ponía en práctica, comprendió sus beneficios, no sólo 
como medio vital, sino como factor importantísimo ^>ara 
vincular el hombre al suelo. Y el estadista en ciernes, el 
fundador de pueblos que se gestaba en aquel joven, cuyo 
trascendente destino sobre América nadie podía prever, 
conservó la lección que la vida le ofrecía. 

Tal vez desde ese momento vió la necesidad de encau¬ 
zar por ese camino estas sociedades embrionarias, de 
origen nómade por su ascendiente autóctono, y aventu¬ 
rero por la sangre española, que dió esa mezcla, el criollo, 
más inclinada a las andanzas bélicas que al trabajo pací¬ 
fico y regenerador. 

Esta disposición de Artigas hacia el trabajo de la 
tierra, la hemos comprobado siempre a través de la lec¬ 
tura de su amplia correspondencia, en la cual, a pesar 
de los múltiples asuntos que absorben su atención, encon¬ 
tramos con frecuencia órdenes o consejos en este sentido. 

Vemos, por lo tanto, que en su espíritu se mantuvie¬ 
ron firmes las ideas fuerzas que fueron columnas y luz 
en aquellas horas confusas, en las cuales los ideales cho¬ 
caban con la misma pujanza que las espadas, conservando 
siempre en alto esta bella trilogía: Libertad, Trabajo y 
Escuelas. Programa básico de un fundador de naciones. 

Ahora lo encontramos en Curuguaty, frente al libro 
abierto de una naturaleza prodigiosamente exuberante, que 
contrasta con el factor humano, pobre, sumido en la in¬ 
dolencia, sin ambiciones. Comprendé que le falta dirección 




224 


ELISA A. MENENDEZ 


y estímulo, piensa que su ejemplo puede ser útil. Traba¬ 
jará la tierra con sus manos, mostrando el milagro de la 
cosecha ubérrima; ayuda a los pobres, estimulándolos 
a buScar su propio bienestar en el trabajo honrado, pen¬ 
sando que con ello contribuirá a mejorar su suerte. Pero 
la obra del hombre aislado, por grande que sea la fuerza 
realizadora que lo anime, se pierde casi siempre en lu¬ 
cha estéril contra la hostilidad del ambiente, o simple¬ 
mente entre la apatía y la indiferencia. Las multitudes 
son pesimistas, si no contrarias, a todo impulso renova¬ 
dor. Es un mal congénito del campesino americano; le 
cuesta desprenderse de sus tradicionales rutinas, tanto 
más cuando está alejado del ejemplo innovador de la in¬ 
migración europea, que tan fecunda ha sido en el pro¬ 
greso del continente. 


APUNTES DE VIAJEROS AL PASAR 

Vamos a transcribir algunos juicios, que acerca del 
patriarca nos han legado viajeros que recogieron las im¬ 
presiones de sus comarcanos, puesto que ninguno pudo 
acercarse a conocerlo ni hablarle. 

Comentaremos las opiniones de aquellos dos natura¬ 
listas suizos, Rengger y Longchamp, que visitaron estas 
regiones en esa época con fines de estudios profesionales; 
pero mirando hábilmente los fecundos sacudimientos hu¬ 
manos que se desarrollaban, y de los cuales nos han de¬ 
jado interesantes observaciones. Ambos viajeros, en sus 
andanzas por las tierras del Sur, bebieron en las fuentes 
turbias que les ofrecían, especialmente en el libelo de Ca¬ 
via, la historia del caudillo oriental como único respon¬ 
sable de todos los males, que a modo de vientos apoca¬ 
lípticos, galopaban por las campiñas americanas. Desco¬ 
nocedores del ambiente y de los hombres, formáronse el 
más triste concepto del extraño ^personaje, a quien, sin 
duda, nunca pensaron hallar más tarde, desterrado en el 
corazón de las selvas. Empero, en los cinco años que se 
detuvieron en el Paraguay —1820 - 1825—, parece que 
conocieron muy de cerca su vida, porque la describen con 
caracteres precisos e interesantes, aunque no exenta de 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 225 


errores. Al encontrarse con un Artigas tan distinto al 
concebido por ellos a través de los datos suministrados, 
atribuyen este cambio inesperado a un caso de arrepen¬ 
timiento y expiación por los grandes crímenes cometidos. 
Se explica que aquellos espíritus sanos, entregados más 
al estudio de la naturaleza que al de la psicología huma¬ 
na, no alcanzaran a concebir que la calumnia pudiera 
deformar tanto la figura moral de un hombre. Por eso al 
respecto, se expresan en esta forma, en su libro “Ensayos 
Históricos sobre la Revolución del Paraguay”; “Después 
de haber pasado Artigas algunos días en una celda del 
Convento de la Merced, donde el Dictador lo hizo alojar, 
fue destinado, sin haber podido obtener una sola audien¬ 
cia, a pesar de sus más vivas solicitudes, a la villa de 
Curuguaty, 85 leguas al Nordeste de Asunción, de donde 
no podía escaparse sino al Brasil por un desierto, fuga 
que de ningún modo podía temerse después de las cruel¬ 
dades de que se había hecho culpable para aquella nación. 
“El dictador le señaló una casa, terrenos y 32 pesos men¬ 
suales que era el sueldo de que gozaba como Teniente de 
Cazadores —Artigas nunca tuvo este grado— y dió orden 
al comandante del distrito de que le suministrase cuanto 
le pudiese ser necesario o agradable y de tratarlo con la 
mayor consideración. Desde entonces parece que Artigas 
hubiera querido expiar, al menos una parte de los horren¬ 
dos crímenes de que estaba manchado. 

“A la edad de 60 años cultivó él mismo su campo y 
fué el Padre de los Pobres de Curuguaty, entre los que 
distribuía la mayor parte de sus cosechas y todo su suel¬ 
do, prodigando a los enfermos cuantos auxilios estaban 
a su alcance. El dictador admitiendo en el Paraguay a 
uno de sus mayores enemigos y proporcionándole una 
subsistencia honrosa, quería, como lo ha dicho él mismo, 
respetar el derecho de la hospitalidad tan bien conocida 
por los habitantes del Paraguay”. 

Casi en la misma forma, y bajo las mismas influen¬ 
cias calumniosas, escribe Zinny sus impresiones sobre 
este caudillo, cuya fama, por muy desfigurada que estu¬ 
viera, atraía la atención de cuánta persona de alguna pe¬ 
netración visitaba estas regiones. No obstante, cuando 
logra desembarazarse de esa influencia, Zinny reconoce, 




226 


ELISA A. MENENDEZ 


como los anteriores, que Artigas llevaba una vida ejem¬ 
plar. Escuchemos lo que al respecto dice en “Historia 
de los Gobernadores del Paraguay”: “... Francia no tenía 
consideraciones con nadie, ni aun con individuos que en 
algo se le asemejaban. El célebre General Artigas, si bien 
no estaba con él en muy buenas relaciones, viéndose ani¬ 
quilado y perseguido solicitó un asilo de su enemigo con 
la esperanza de que sería tratado, por lo menos, como lo 
son generalmente por los ingleses, los que han ejercido 
algún poder a la par de Rosas y otros. Pero no acostum¬ 
braba Francia a emplear esa clase de generosidad con los 
amigos, y mucho menos con un enemigo de la categoría 
de Artigas, de quien era verdaderamente necesario des¬ 
confiar. El dictador en su conducta para con el caudillo 
oriental, prestó indudablemente un gran servicio a la hu¬ 
manidad y sobre todo a los pueblos del Plata. El hecho 
es que Artigas y sus compañeros recibieron el asilo que 
solicitaban, y sin acordarle una audiencia que pedía lo 
hizo alojar por algunos días en el Convento de las Mer¬ 
cedes, y en seguida lo relegó a Curuguaty... Los demás 
asilados fueron en su mayor parte exterminados por su 
mala conducta. Cuando Francia supo que Artigas criaba 
aves y otras cosas necesarias que lo habilitaban para dis¬ 
tribuir entre Jos pobres del distrito, su sueldo, le retiró 
la mensualidad”. 

En el apéndice de la “Historia de las Provincias Uni¬ 
das” por el Dean Funes, hallamos estos juicios del mismo 
autor: “Abandonado a si mismo. Artigas volvió a ser lo 
que la Naturaleza había querido que fuera: a los 60 años 
se puso a cultivár su campo, fué padre de los pobres y 
edificó a todos con su excelente conducta”... 

El vicario de San Borjas, Joan Pedro Gay vierte so¬ 
bre Artigas estas hermosas palabras, unas de las pocas 
que hallamos libres de las venenosas influencias tradicio¬ 
nales. En su libro “La República Jesuítica del Paraguay 5 
dice: “Artigas tenía 61 años: y en la tranquilidad del 
retiro se mostró trabajador y humano, cultivó la chacra, 
fué padre de los pobres de su distrito y sirvió de ejemplo 
a todos con su excelente conducta”. 

El Padre Maíz, contemporáneo suyo y hermano del 
párroco de Curuguaty, agrega estos preciosos datos sobre 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 227 


su vida de desterrado, los cuales no nos sorprenden, pues¬ 
to que ya conocemos los íntimos repliegues de aquella 
alma generosa, inclinada por naturaleza al bien. Ahora, 
en la soledad, se entregaba sin esfuerzo al impulso de sus 
propios sentimientos, en pro de aquel sencillo vecindario 
que lo rodeaba. 

“Artigas, dice, era de sentimientos muy humanitarios; 
en más de una ocasión y a más de un pobre socorrió ca¬ 
ritativamente, tanto en dinero efectivo como con vestua¬ 
rio. Era por esto muy bien mirado y respetado. No acos¬ 
tumbraba a dar ni a recibir visitas ex profeso; al dar un 
paseo con su perro daba también la ocasión de encontrar¬ 
se, como fortuitamente, con alguien, y entonces un cor¬ 
tés saludo y cambio de breves palabras”. 

La gran vigilancia con que el dictador rodeó su vida 
desde su llegada al país, donde ya sabemos, reinaba un 
ambiente sombrío de terror y delación, lo indujo a adop¬ 
tar esa reserva trapense para con cuántos se le acerca¬ 
ban. Era esa, además, la actitud observada por todos los 
moradores, fruto del régimen imperante. Todo contri¬ 
buía a hacer la vida del proscripto más austera y so¬ 
litaria. 

En resumen, aquellos hombres que más de cerca, 
en época y distancia, conocieron a nuestro procer en el 
destierro, están contestes al describir su género de vida 
virtuoso, consagrado al trabajo y al bien del vecindario. 

En realidad, su mundo terminaba allí, en el estrecho 
horizonte de la selva. Más allá, nada conocía de los suce¬ 
sos que se desarrollaban. Podemos afirmar que Artigas, 
durante los veinte años que permaneció bajo la vigilancia 
de Francia, no recibió una carta, un diario, una sola 
noticia de la patria lejana donde dejara familiares y ami¬ 
gos. 

Suprimido el correo, ninguna correspondencia podía 
entrar ni salir del territorio. Francia jamás iba a permi¬ 
tirle cambiar palabras con viajero alguno. 

Los oficios y notas que el dictador recibía, debían lle¬ 
gar conducidos por un propio i más de una vez costó 
la vida o la cárcel al conductor de algún pliego. Sólo 
podían entrar al país después de haber informado am¬ 
pliamente al comandante de la guardia fronteriza sobre 



228 


ELISA A. MENENDEZ 


el motivo del asunto; y de éste haber alcanzado el corres¬ 
pondiente permiso para ser recibido por el dictador. 

Es caso poco común en la historia del mundo, que un 
hombre de la talla moral de Artigas haya podido vivir 
tantos años en un aislamiento semejante; ni aún aqué¬ 
llos que han estado en prisiones. Cuando nos detenemos 
a meditar sobre este punto, el espíritu se abisma ante 
lo inconcebible de aquella soledad. Curuguaty, situado en 
medio de bosques impenetrables, era una débil luz que só¬ 
lo permitía ver más claro la inmensidad del desierto. Lu¬ 
gar de confinamiento, nadie podía trasladarse sin la au¬ 
torización del comandante militar. Por eso Artigas, en 
los 25 años que estuvo en el lugar, nunca salió de aque¬ 
llos aledaños. Ninguno de los historiadores que hablan 
de su ;vida allí, han podido decir que conversaron con él 
o que lo vieron. Por lo tanto, ninguno lo describe física 
ni moralmente, lo que prueba que sus datos son recogi¬ 
dos en el ambiente que lo rodea. No sucede lo mismo 
después de la muerte de Francia en que fué trasladado 
a Ibiray, donde son muchas las personas que lo visita¬ 
ron y nos han transmitido sus impresiones personales. 
Entre ellos, el naturista Alfredo Demersay nos ha legado 
su retrato y el bosquejo de la casita que habitara; el pri¬ 
mero de los trabajos, por error, ha sido atribuido a Bon- 
pland, quien, como ya lo hemos dicho, nunca vió a Artigas 
durante su destierro. 

Más adelante publicaremos interesantes juicios y des¬ 
cripciones de personas que lo trataron en el último lus¬ 
tro de su vida, el cual es el que mejor puede estudiarse. 


ANSINA Y MANUEL ANTONIO LEDESMA 

Hay hombres que nacen destinados a la inmortali¬ 
dad, es en vano que se opongan el origen humilde del 
cual provienen, o el tiempo y la indiferencia hundiendo 
sus nombres en el olvido; tarde o temprano, como si sus 
cenizas fueran un potente imán, resurgen históricamente 
reclamando un sitio en el alma de la posteridad. 

Tal sucede con Ansina. Ha llegado a nosotros tan 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 229 


unido a Artigas en su destierro, que nadie, ni los más 
escépticos, lograrán separarlos porque ya ha alcanzado 
el rango de símbolo. 

Ansina es el símbolo de la Fidelidad. 

No obstante, como al escribir esta obra nos hemos 
propuesto investigar la verdad en lo posible, le ha toca¬ 
do el turno a este personaje, tan adherido a la historia 
del proscripto como el molusco a la piedra en que nació. 
Hemos escuchado a algunos compatriotas preguntarnos 
con cierto escepticismo, si esta figura no es hija de una 
simple leyenda, lo que ha hecho despertar más nuestro 
interés. 

La hemos estudiado con cariño, pero con fino escal¬ 
pelo a fin de alcanzar en lo posible nuestro propósito, 
sin la fe de un creyente ni el descreimiento de un nihi¬ 
lista. Dada la humildad de la persona estudiada, pocos 
documentos nos ha legado la historia. ¿Quién iba a ocu¬ 
parse de escribir sobre aquel pobre sirviente, cuando su 
mismo jefe yacía en el abandono y el olvido? 

Sin embargo hemos logrado hallar pruebas serias y 
convincentes como para afirmar la verdad de su existen¬ 
cia y abnegación junto al desterrado. 

Nos pondremos en el camino de nuestras investigacio¬ 
nes partiendo del momento en que ambos llegan juntos 
al país, basándonos en un documento de Francia, en el 
cual refiriéndose a Artigas y a su confinamiento en Cu- 
ruguaty, dice: “... Allá se halla con los dos criados o 
sirvientes que trajo”... En estas breves palabras, pues¬ 
tas casi al descuido por un hombre del carácter de Fran¬ 
cia, encontramos el extremo del hilo. Podemos afirmar 
pues, que Artigas vino al Paraguay e inició su destierro 
en compañía de dos sirvientes; y teniendo en cuenta que 
en aquella época existía la esclavitud de los negros y sus 
descendientes, es lógico suponerlos representantes de aque¬ 
lla raza, como hemos podido comprobarlo después. 

Muy poco debieron representar ante el juicio del 
dictador aquellos humildes servidores del vencido, cuan¬ 
do les permitió seguir viviendo a su lado, porque los de¬ 
más soldados que lo acompañaban, según dice Zinny, “fue- 


230 


ELISA A. 1ÍENBNDEZ 


ron diseminados por distintos puntos de la república y- 
exterminados en su mayor parte por su mala conducta”. 

Desde que Artigas fué confinado en aquella remota 
aldea, puede decirse que se abre un paréntesis oscuro en 
su historia, que abarca casi veinte años de su vida— 
1820 - 1840—. Es inútil que hurgando en los archivos 
podamos encontrar una nota, una comunicación cualquie¬ 
ra, algo referente a su existencia, ni siquiera su nombre es¬ 
crito al pasar. Este paréntesis se cierra con la muerte 
del dictador, en 1840, cuando volvemos a encontrar a 
Artigas ya anciano, en la miseria, comunicándose con 
los cónsules López y Alonso por intermedio del coman¬ 
dante militar del lugar. 

Es en esta época que el Paraguay despierta de su 
letárgico aislamiento e inicia su comunicación con el 
mundo. Llega entonces de Montevideo el teniente coro¬ 
nel José María Artigas, hijo del proscripto, en busca de 
su padre, el cual ya había sido trasladado a Ibiray, hoy 
Jardín Botánico. A su lado permanece el joven dos me¬ 
ses. Cuando regresa a Montevideo, escribe sus confiden¬ 
cias bajo el seudónimo de “Un Oriental”, que transcribi¬ 
remos más adelante. Ahora sólo citaremos lo que dice re¬ 
ferente al anciano criado que acompaña a su padre, y del 
cual se expresa con admiración emocionada: “La desgra¬ 
cia, dice, tiene, a pesar de todo, sus amigos leales e inva¬ 
riables; y cuántas veces el hombre de más oscura condi¬ 
ción ofrece a los demás pruebas inequívocas de esa amis¬ 
tad sincera, que no rompen ni disuelven los tiempos ni 
los infortunios: asi Artigas conserva a su lado a un an¬ 
ciano, Lenzina, que lo acompaña desde su inmigración y 
con quien comparte el pan de la hospitalidad como un her¬ 
mano”. 

¿No hay una perfecta correlación entre estas expre¬ 
siones y lo manifestado por Francia? Ni el uno ni el otro 
podian tener interés en alterar la verdad. El primero lo 
dice como un simple dato sin transcendencia, el otro como 
un acto de justicia hacia aquel fiel servidor de su padre. 

Sigamos en nuestra tarea de glosar documentos pa¬ 
ra acumular pruebas. 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 2 31 


En la misma época —1846— visitó a Artigas un dis¬ 
tinguido militar brasileño, don Enriquez Beaurepaire 
Roñan, quien; nos ha legado una interesantísima des¬ 
cripción de su visita al anciano. Casi 40 años más tarde, 
el Dr. Carlos María Ramírez, al escribir su obra “Arti¬ 
gas”, se dirige a dicho militar solicitando amplíe, si le 
es posible, sus referencias sobre el punto. Obtiene una 
interesante caita, en la cual recuerda a Ansiña con estas 
palabras: “Con él vivía un viejo “paulista” su amigo tan 
fiel en los días de prosperidad como en las vicisitudes de 
una vida atribulada por los reveses”. 

Los años transcurridos no habían logrado borrar en 
el espíritu del viejo militar brasileño, la admiración que 
le causara la fidelidad del anciano, al que él, no sabemos 
por qué, atribuye origen “paulista”, tal vez teniendo en 
cuenta la raza a que pertenecía. 

El historiógrafo uruguayo don Carlos María Maeso, 
en su libro “Artigas y su época” da a la estampa un in¬ 
forme levantado entre los vecinos más respetables de la 
localidad, poco tiempo después del deceso del procer, 
en el cual refiriéndose a su entierro dice: “Artigas falle¬ 
ció casi repentinamente. Su cadáver fué conducido al 
cementerio por cuatro hombres y el negro Martínez, asis¬ 
tente deJ caudillo”. 

Aquí le llaman “Martínez”, pero ya sabemos lo que 
representaría el nombre del pobre negro junto a aquella 
ruina gloriosa que se desplomaba. Sin embargo, hoy a 
través de la luz tamizada del tiempo, seguimos admiran¬ 
do aquella figura, cuya grandeza de alma él mismo no 
alcanzara a medir, quisiéramos conocerla mejor para mos¬ 
trarla a la posteridad con sus contornos propios, des¬ 
pojada de las dudas que la envuelven. 

Nos transmite interesantes recuerdos al respecto, do¬ 
ña Amelia Lerena, esposa de don Estanislao Vega, que 
en 1855 acompañó a éste al Paraguay, en la misión de 
repatriar los restos mortales de Artigas. Ella estampa 
en sus memorias un cariñoso recuerdo para el fiel An¬ 
aína: “Un viejo asistente negro, testigo de su época de 
grandeza, estuvo hasta sus últimos momentos junto a 



232 


ELISA A. MENENDEZ 


Artigas, ayudándole con su dedicación y su cariño, ra¬ 
yano en idolatría, a soportar el destierro lejos de su 
patria, a la que recordaban juntos”. 

Cuando Amelia Lerena expresaba estas palabras tan 
espontáneas y sentidas, hacía apenas cinco años que habia 
muerto el héroe; y lógicamente debía mantenerse fresco 
el recuerdo del viejo caudillo y de su asistente. Ella mis¬ 
ma dice que anduvieron buscándole, pero que no pudieron 
dar con él, porque sin duda no estaba en Asunción. 
¡Cuánto más rico hubiera sido nuestro acervo histórico 
sobre su vida de desterrado, si esta inteligente mujer hu¬ 
biese podido cumplir sus propósitos! Sus palabras no han 
perdido la frescura de los recuerdos que evocan emociones 
hondas y sentidas, y nos hace ver con nitidez “al fiel 
asistente negro”. 

Después de estos espontáneos recuerdos para Ansi- 
na, ¿cómo no creer en su existencia? 

La duda nació al querer probar que Ansina es el 
mismo soldado artiguista, negro también, que muchos 
años después de la muerte del héroe, fué hallado en el 
pueblo de Guarambaré, llamado Manuel Antonio Ledes- 
ma. Sobre éste poseemos documentos precisos porque 
aün en vida, el gobierno uruguayo se enteró de su exis¬ 
tencia y se ocupó de investigar la verdad, por intermedio 
de su Encargado de Negocios en este país. Fué asi que 
en cumplimiento de esta orden y llenando todas las for¬ 
malidades del caso, el 7 de diciembre de 1884 a las 8 hs. 
de la mañana, según consta en el acta levantada, se 
presentó Ledesma ante el juez de paz don Blas Aquino, 
acompañado de los testigos Leandro Pineda y Jacinto 
Gómez. Declaró llamarse Manuel Antonio Ledesma de 
88 años de edad, viudo, de profesión labrador y de na¬ 
cionalidad oriental. Al preguntársele en qué año, en 
compañia de quién y por qué motivos salió de su país, 
contestó: “Que había venido en el año 1820 al 22, pero 
que no sabía precisar la fecha; que vino acompañado 
'de don José Gervasio Artigas, de quien fué siempre adic¬ 
to soldado, y que los motivos que lo obligaron a emigrar 
fueron los últimos sucesos poltíicos sufridos por el General 


ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 233 


Artigas”. No teniendo más que manifestar el interroga¬ 
do, firma a ruego, por no saber escribir...” 

Las declaraciones de Ledesma y los testigos fueron 
tomadas de acuerdo al interrogatorio formulado por el 
representante del Encargado de Negocios del Uruguay, 
don Florencio Gómez, y perfectamente legalizadas, en¬ 
tregadas al mismo para satisfacer el pedido del gobierno 
uruguayo. 

Una vez comprobada su actuación como soldado de 
la independencia, el Uruguay le asignó una pensión de 
15 pesos que percibió hasta su muerte. 

Ai año siguiente, llegó a Asunción una embajada 
oriental conduciendo los trofeos conquistados en la gue¬ 
rra de la Triple Alianza, para ser devueltos a este país 
en un bello gesto de confraternidad. La presidía el gene¬ 
ral Máximo Tajes. En conocimiento de la existencia de 
un soldado artiguista en Guarambaré, dispuso que baja¬ 
ra a la capital, por intermedio de don Miguel Bajac, en¬ 
tonces cónsul del Uruguay. 

Con este motivo se publicaron en los diarios de Asun¬ 
ción “El Orden” y “La Democracia”, los sueltos siguientes: 

“Sabemos que los señores de la Comisión han man¬ 
dado al antiguo veterano Manuel Antonio Ledesma, com¬ 
pañero de Artigas, una fuerte suma de dinero, y a la vez 
le mandó el señor García la mensualidad acordada por el 
gobierno uruguayo”. 

“La Democracia”, en su número del 2 de junio de 
1885, dice: 

“El veterano de Artigas. — Sabemos que a pedido 
del general Tajes se ha hecho llamar del vecindario de 
Guarambaré al veterano que acompañó al general Artigas 
en sus campañas militares y más tarde llegó, siempre con 
él, al Paraguay; cuya existencia en aquel punto dimos 
nosotros a conocer publicando un artículo que mereció la 
hon ra de ser reproducido por varios colegas de Monte- 
vide y Buenos Aires. 

Parece que el deseo del general Tajes es llevar con¬ 
sigo a Montevideo al soldado de Artigas”. 

El suelto a que hace referencia fue, sin duda, el que 



234 


ELISA A. MENENDEZ 


dió motivos para que el gobierno del Uruguay se ocupara 
del mencionado soldado. 

Más tarde, en 1926, el cónsul uruguayo don Agustín 
Carrón realizó un extenso estudio sobre Ledesma con el 
fin de probar que había sido el asistente de Artigas du¬ 
rante su destierro, es decir el mismo Ansina, e identifi¬ 
car sus despojos mortales, constituyendo en Guarambaré 
el comité “Ansina”, a fin de que cooperaran en los tra¬ 
bajos de investigación, lo que no le fué difícil, por existir 
todavía personas que habían intervenido en el sepelio de 
Ledesma. 

Nosotros, después de un sereno estudio de todos los 
documentos que hemos podido obtener, vemos claro a An¬ 
sina junto a Artigas desde que llegó al Paraguay, por 
lo que nos dice Francia en su ya citado oficio; por lo que 
nos refiere el hijo del prócer cuando visitara a su padre 
en el destierro; por lo que nos transmite el historiador 
Maeso, como fruto de su informe entre los vecinos de 
Ybiray; por lo que nos narra Amelia Lerena, y por lo que 
dice el teniente general brasileño Beaurepaire Rohan, en 
carta al doctor Ramírez, que ya hemos comentado. 

AI reunir todas estas opiniones dispersas, provenientes 
de personas desinteresadas y ajenas al asunto, nos en¬ 
contramos que todas coinciden en afirmar que el prócer, 
durante su largo exilio, tuvo siempre a su lado a un fiel 
servidor, que veló su vejez, le cerró sus ojos en la muerte 
y lo acompañó hasta la tumba. He ahí a Ansina. Pero no 
sabemos por qué se ha hecho de él y de Manuel Antonio 
Ledesma una misma persona, cuando son dos personajes 
distintos, dos soldados artiguistas, negros ambos, que vi¬ 
nieron al Paraguay siguiendo a su jefe; Ansina lo acom¬ 
pañó siempre, y tal vez Manuel Antonio Ledesma fuera 
el otro sirviente de que nos habla Francia; pero no lo 
creemos, porque lo hubiese hecho constar en su declara¬ 
ción. Tampoco dijo que acompañó a Artigas durante sus 
treinta años de destierro, cuando esta afirmación hubiese 
constituido su mayor mérito, ni mencionó haber sido nun¬ 
ca su asistente. Sólo se concretó a afirmar que había sido 
siempre adicto soldado de Artigas, y que vino al Paraguay 
en su compañía a causa de los sucesos poltíicos sufridos 
por éste. 




artigas defensor de LA DEMOCRACIA AMERICANA 235 


He aquí compendiada por Manuel Antonio Ledesma, 
su propia historia. 

En el afán de obtener mayores luces, hemos estudia¬ 
do hasta los recibos de la pensión que recibía, los cuales 
se hallan en la carpeta correspondiente ep el Ministerio 
de R. Exteriores de Montevideo, así como la comunicación 
de su fallecimiento, y en todos lados figura solamente 
como un soldado artiguista. Nadie menciona que se le co¬ 
nociera con el apodo de Ansina, nadie declara que fué 
asistente de Artigas, ni que lo acompañó en su largo ostra¬ 
cismo, ni sus mismos nietos, que aun viven en Guaram- 
baré y a quienes hemos indagado al respecto. 

Los testigos, en las actas levantadas a las cuales nos 
hemos referido ya, sólo dicen que lo conocieron como uno 
de los soldados que emigraron con Artigas al Paraguay, 
y que cuando Francia los distribuyó en distintos puntos 
del país, le tocó a Ledesma, junto con otros compañeros 
ya fallecidos, el pueblo de Guarambaré como punto de re¬ 
sidencia. 

Por lo tanto, creemos que Artigas y Ledesma nunca 
llegaron a verse en el Paraguay, pues ambos estaban con¬ 
finados en poblaciones que distan más de 90 leguas entre 
sí, y ya conocemos el aislamiento y severa vigilancia que 
pesaba sobre el procer, así como lo difícil de las comu¬ 
nicaciones. 

'Cabe citar aquí, que en el año 1927, con motivo de 
tratarse de la repatriación de los restos de Manuel An¬ 
tonio Ledesma, el Instituto 1 ; Histórico y Geográfico del 
tJruguay realizó un serio estudio sobre el mismo, lle¬ 
gando a las siguientes conclusiones, que fueron publica¬ 
das en la revista de la citada institución, tomo V, N9 2, 
Año 1927. 

“1° Que Manuel Antonio Ledesma fué uno de los 
soldados que acompañaron a Artigas al Paraguay. 

29 Q U e no está probado ni es creíble que se le cono¬ 
ciera entre sus camaradas por el apodo de “Ansina”. 

39 Que Manuel Antonio Ledesma no fué asistente de 
Artigas durante los treinta años de su expatriación. 

49 Que son sus restos los exhumados en el viejo ce¬ 
menterio de Guarambaré”. 



236 


ELISA A. MENENDEZ 


La publicación transcripta seguida de concienzudos 
comentarios, produjo un desconcierto general, pues des¬ 
truía totalmente la simpática y popular figura de Ansina, 
tan amada de nuestro pueblo. Y hasta no faltaron quienes 
juzgaron antipatriótica la viril actitud del citado instituto. 

. Nosotros, por el contrario, le rendimos nuestro franco 
aplauso. 

La verdad histórica debe proclamarse, cueste lo que 
cueste y pese a quien pese, siempre que se juzgue sere¬ 
namente, con espíritu libre de sectarismos personales y 
banderías políticas. Sólo así podremos ir arrancando de 
las brumas de leyendas, errores y calumnias, los verda¬ 
deros valores nacionales para rendirles el homenaje que 
merecen. 

Felizmente nosotros podemos afirmar que la figura 
que nos ocupa no es mítica leyenda; Ansina fué el com¬ 
pañero inseparable de Artigas en su destierro. 

Tampoco sufre desmedro la memoria de Manuel An¬ 
tonio Ledesma; él no aspiró a ser más que un soldado de 
Artigas, de lo cual se sentía muy orgulloso, como se deja 
ver a través de sus declaraciones y de las de los testigos. 

Pero insistimos sobre este punto, porque creemos que 
en estos momentos cobra doble interés, dado que preci¬ 
samente el pueblo uruguayo acaba de levantar un monu¬ 
mento a la memoria de Manuel Antonio Ledesma, glo¬ 
rificado con la historia de Ansina. 

Es un lamentable error que implica enorme injusti¬ 
cia. Lo primero, por humano, es perdonable; lo segundo 
reclama reparación. 

A Ansina, sólo a Ansina, debe erigirse ese monumen¬ 
to, si ha de ser expresión de gratitud colectiva al que fue¬ 
ra fiel acompañante del procer en sus treinta años de os¬ 
tracismo. 

Pensamos que no ha de faltar quien nos pregunte, 
acaso con aviesa intención: Entonces, ¿cómo se llamaba 
Ansina?... 

Contestaremos desde ya, como el poeta: “¡Qué im¬ 
porta el nombre!” Tal vez era hijo de una pobre esclava 
sin nombre como él! Una cosa ansina que creció en un 
rincón abandonado, y por eso lo llamaron así. 




ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 237 


La tradición, que es la voz de los pueblos, nos lo ha 
hecho conocer por Ansina, vocablo criollo, muy nuestro, 
no usado en este país, por lo que más parece evocarnos 
el eco lejano de nuestros ranchos resonando en estos la¬ 
res, que el patriarca y su negro fiel llenaron con su me¬ 
lancolía ... 

Bien está, pues, ese nombre en aquel anciano conver¬ 
tido en sombra tutelar. Ansina es ya un símbolo, y a los 
símbolos no se les exige documentos de identidad. 

¿Qué diría el pueblo argentino si a algún historiador 
se le ocurriese un día investigar la genealogía de su ama¬ 
do Falucho, para salir después dándole un vulgar nombre 
de pila? 

Ansina, como Falucho, y como tantos otros, son sol¬ 
dados desconocidos convertidos en gloriosos símbolos de 
los pueblos, cuyo origen, dada la humildad de sus cunas, 
es difícil aclarar. Nos pasaría lo que al niño con su ju¬ 
guete mecánico, que en su afán de saber por qué se mue¬ 
ve, lo deshace, sin que nada logre conocer. 

Pensamos que el mayor valor de la historia, es des¬ 
pertar en el alma colectiva un estado emocional de reve¬ 
rente amor hacia el pasado, sobre el cual se edifique un 
ideal común de superación y de respeto hacia las institu¬ 
ciones que nos legaron nuestros mayores, sin recurrir a 
la leyenda, cuyo reinado no resiste el análisis de la ver¬ 
dad, y al caer desvanecida deja en el alma nacional una 
sensación de duda sobre aquello que le enseñaron a amar 
y a respetar desde la infancia. Nuestra Historia es rica 
en sugerentes ejemplos y sanas enseñanzas. Más que sobre 
el valor de las batallas, de donde surgen héroes con ma¬ 
nos ensangrentadas, cimentémosla sobre las aristas mora¬ 
les de sus hombres, en las virtudes civiles, en los sacrifi¬ 
cios desinteresados de cuántos han contribuido a fundir 
el bronce que sirve de basamento a nuestra nacionalidad. 

Bien está, Ansina en nuestra historia, en su puesto, 
junto al viejo patriarca, en sus horas de gloria y de dolor, 
simbolizando fidelidad y abnegación . 

No le cambiemos ese nombre, simpático y nuestro, 
que tanto nos dice de nativismo y tradición. 

No obstante lo que hemos venido demostrando, con- 




238 


ELISA A. MENENDEZ 


sideramos que es justo rendir también homenaje a Ma¬ 
nuel Antonio Ledesma, auténtico soldado artiguista, que 
acompañando a su jefe al ostracismo, le fué fiel en el re¬ 
cuerdo hasta que se cerraron sus pupilas, tal vez las últi¬ 
mas que conservaron grabadas la imagen del caudillo 
oriental. (*) 

ABROQUELADO EN EL SILENCIO 

Algunas personas un tanto ajenas a las circunstan¬ 
cias singulares que rodearon la vida del patriarca en su 
destierro, han llegado a reprocharle el silencio en que se 
envolvió. 

¿Cómo, en treinta años pasados en aquel país inac¬ 
cesible, no pensó nunca dejar algo escrito a fin de que 
ilustrara a la posteridad sobre ese oscuro período de su 
vida? 

Los que así hablan, ignoran la verdadera condición 
de su vivir, el extraordinario régimen que, como pesada 
lápida, se extendía sobre el país. 

Artigas no fué un prisionero, en la acepción del vo¬ 
cablo; fué un confinado “en el sitio de menos comunica¬ 
ción con el mundo” — según las palabras de Francia, — 
donde vivió vigilado de sus celosos guardianes. Esa fué 
la consigna, que se cumplió más allá de la muerte del 
dictador. 

De cómo Artigas estuvo siempre controlado hasta en 
los más sencillos actos de su vida, da cuenta una nota 
que hemos hallado en el archivo de Asunción, por la 
cual el comandante militar de Curuguaty don Juan Ma¬ 
nuel Gauto, entre otras cosas, comunica a los cónsules 
López y Alonso, cuyo gobierno fué más humano y racio¬ 
nal que el de su antecesor, “que les envía una Gaceta 
que don José Artigas llevó con el designio de divertirse 
con ella”. 

Sin duda cumplía una orden del contralor que ejer¬ 
cía sobre sus lecturas. 


(1) Leer a continuación el suplemento inserto al final de esta 
obra, “Artigas, defensor de la democracia americana”. 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 239 


Si este simple acto de distracción era comunicado 
por nota a los gobernantes, enviándoles adjunto el ma¬ 
terial que se le permitía leer, ¿cómo pretender que expre¬ 
sara por escrito sus propios pensamientos, cuando no 
disponía de libertad ni para leer los ajenos? 

Artigas nunca hubiera podido decir la verdad, y pa¬ 
ra no decirla, no dijo nada. Hizo bien. Su silencio nos 
sugiere algunas frases imprecisas que hubiera pretendi¬ 
do legarnos, y que acaso habría dado lugar a torcidas 
interpretaciones. 

Hallamos en la misma fuente otra prueba de lo ante¬ 
dicho, en un oficio que los cónsules, a su vez, envían al 
citado comandante, cuando Artigas les devuelve los plie¬ 
gos cerrados enviados por Rivera, de los cuales nos ocu¬ 
paremos después: “Los acompañamos para que se los de¬ 
vuelva, dicen, y prevéngale que no tiene que preocuparse 
de revelarnos sus comunicaciones, pudiendo girarlas libre¬ 
mente...” Y luego agregan: “También le entregará Ud. 
una carta cerrada que se ha recibido en la Agencia de 
Correo de un vecino de Corrientes...” 

Estas órdenes, por las cuales le daban “libertad de 
expresión” y autorización para recibir “una carta cerra¬ 
da” hablan bien claro de la minuciosa censura que hasta 
entonces pesaba a su alrededor. El gobierno de los cón¬ 
sules, un tanto más liberal que el de Francia, libraba al 
desterrado de aquella opresión, por intermedio de las no¬ 
tas citadas. Están firmadas en diciembre de 1841. 

Había pasado la nefasta tiranía y empezaban a respi¬ 
rarse las primeras auras de una saludable reacción de 
respeto hacia los derechos inherentes a la personalidad 
humana. Los mismos moradores del país no lograban 
convencerse. Formados en el molde de la reconcentración 
personal, temerosos de la intriga y la delación, plantas 
que crecían vigorosas en aquel ambiente no sabiendo 
cuál era el amigo o el enemigo, nadie osaba expresar sus 
pensamientos. 

¿Cómo pretender, que Artigas, cuya fama de caudillo 
despertó siempre la desconfianza del dictador, pudiera le¬ 
garnos sus impresiones por escrito? 

Nada nos dijo, porque nada podía decirnos. 

Ni ese consuelo le cupo en su inconcebible soledad. 



240 


ELISA A. MENENDEZ 


Por eso dice el Padre Maíz que Artigas paseaba siempre 
solo sin más amigo que un hermoso perro, saludando con 
respetuoso afecto a los vecinos que hallaba a su paso, 
p^ro sin deterense a hablar con ninguno. 

El silencio era la consigna de aquel pueblo oprimido, 
y el proscripto la cumplía adaptándose a las necesidades 
del medio. 

Hasta hoy, el maestro de Curuguaty, en carta que ya 
hemos transcripto, nos concreta su estado social en esta 
breve pincelada: “Pues hasta el mismo Dios es indiferente 
de este pueblo del silencio, y eso que somos de fe cris¬ 
tiana”. 

Palabras que trasuntan protesta y resignación, com¬ 
probando que la selva, en su abrazo eterno, continúa en¬ 
volviendo en el aislamiento a aquella lejana población. 

Retrocedamos un siglo atrás y contemplemos el cua¬ 
dro que ofrecería allí la vida del patriarca: Un anciano 
solitario descendiendo la montaña de la vida, sumergido 
en sus recuerdos, en esa hora de las atardeceres de fuego 
tropical. Cielo rojo intenso y verdor de selvas, empiezan a 
esfumarse lentamente en el claroscuro de la hora. Cre¬ 
púsculos tristes de días largos e iguales, pesando como 
un fardo sobre el alma. Misterio de los sucesos del man¬ 
do más allá del cercano horizonte. El presente ha perdido 
su valor y su alma helada se vivifica con la savia de lo 
que fué. El anciano camina a paso lento, acaso evocando 
los años de gestas heroicas en que la fragua de esa ca¬ 
beza, plateada hoy por el polvo del tiempo, concebía y 
practicaba ideas de libertad, que como lava ardiente, se 
extendían por los inmensos territorios del Plata. El silen¬ 
cio en que el desterrado abroquela su alma, se hermana 
con la soledad del ambiente. 

Ningún historiador ha podido afirmar que Artigas 
haya escrito ni recibido una carta durante los 25 años de 
su permanencia en el lugar. Bolívar, San Martín, Juan 
Carlos Gómez, Sarmiento, Alberdi, tantos otros, que pur¬ 
garon el delito de su grandeza con la persecución y el os¬ 
tracismo, llenaron ese amargo período de su vida con in¬ 
teresantes correspondencias. De Artigas no puede decirse 
lo mismo; el correo no existía en el país durante la auto¬ 
cracia de Francia. Es de suponer que cuando volvió a es- 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 241 


tablecerse, en las postrimerías de su vida, la falta de co¬ 
municación entre él y los que le fueron queridos, mezcla¬ 
da con el tiempo y la distancia, habían levantado una 
muralla. 

Acaso, en sus largas noches solitarias, eh esas noches 
tropicales de sin igual claridad lunar y silencios majes¬ 
tuosos, en que parece que las cosas hablan y la voz leja¬ 
na de los seres queridos penetra en el alma mezclada con 
el perfume agreste de la selva, cuando el recuerdo de la 
patria visitaba el alma del desterrado, habrá visto esfu¬ 
marse en la nada, la vida de su esposa que dejara enferma, 
de su padre anciano, de los amigos queridos con quienes 
compartiera bienestar, inquietudes, glorias y derrotas. 

En la planta que crece vigorosa y en la flor que son¬ 
ríe a cada amanecer, evocaría el recuerdo de ^us peque¬ 
ños José María y Santiago, vástagos que crecieron sin ca¬ 
lor paternal. Estas y otras reminiscencias golpearían el 
corazón del proscripto... 

Así vió pasar treinta años, el hombre que nació y se 
educó en un ambiente ciudadano de bienestar y distin¬ 
ción, dotado de . una inteligencia superior, capaz de conce¬ 
bir grandes ideales; de luchar y sacrificarse por ellos. Un 
hombre que amó la libertad y la soñó como supremo bien; 
el más ecuménico derecho del género humano. Cruel pa¬ 
radoja, luchando por darla a los demás, perdió para 
siempre la suya. 

Si nos lanzamos a buscar en los dominios de la his¬ 
toria universal, comprobamos cuán raro es el caso de que 
un hombre de la cuna de Artigas haya podido resistir 
tan largo aislamiento. Un espíritu menos estoico habría 
sucumbido en mitad del camino. Artigas no quebró su si¬ 
lencio con una queja o una protesta amarga. Solo, imper¬ 
térrito como un dios de leyenda, vió desgranarse las jor¬ 
nadas en la monotonía del desierto. Ni la muerte, que a 
veces acorta la tragedia de los mártires, vino en su auxi¬ 
lio. Era tan grande su soledad que hasta la Parca lo ha¬ 
bía olvidado. Cuando se acordó, lo llamó quedamente, co¬ 
mo si hubiese querido respetar su voto de silencio sobre¬ 
humano. Así, sin desfallecimientos, ni lágrimas, aquella 
vida que marcó ruta de astro en el cielo borrascoso de 
América, se hundió en la eternidad. 



242 


ELISA A. MENENDEZ 


Antes de partir, su hado cruel halló otros medios aun 
no probados para aquel espíritu excepcional; le ofreció 
una nueva copa de alcibar: el calabozo y los grillos. 

El anciano, con la serenidad de Sócrates, la apuró 
hasta las heces. 


EL PATRIARCA ENGRILLADO EN LA PRISION 

Era un mediodía de setiembre de 1840, derramando 
su sol de oro sobre los campos de Curuguaty. La tierra 
esperaba la semilla fecunda para devolverla en frutos 
abundosos. Artigas había cumplido ya 76 años; aún con¬ 
servaba, como sagrada herencia, reservas morales en su 
alma y físicas en su cuerpo. Estaba arando. El calor en 
aquellas latitudes suele ser muy ardiente en esta época 
del año “y trabajaba desnudo de medio cuerpo hacia arri¬ 
ba” defendiéndose de los rayos solares con un amplio 
sombrero “piry”, prenda inseparable del campesino para¬ 
guayo, que tejen hábilmente los moradores de la campa¬ 
ña. El labrador y la yunta marchaban sudorosos abriendo 
el surco, cuando fueron sorprendidos por ruidos de cas¬ 
cos de caballos, de sables y pistolas. Era una partida de 
soldados que rompía la monotonía de la aldea, dirigiéndo¬ 
se a la chacra donde Artigas araba. Se acercaron. Y ha¬ 
blándole en guaraní, como habitualmente se hace aún en 
la campaña, y que Artigas dominaba, el sargento que co¬ 
mandaba la partida le dirigió la palabra, diciéndole que 
tenía orden de reducirlo a prisión y de engrillarlo. Ni una 
explicación, ni una razón fué dada ni pedida; el procrip- 
to sufrió el ultraje sin saber ni preguntar el motivo. “Pi¬ 
dió permiso para entrar a su rancho a ponerse una ca¬ 
misa”; dejando la yunta uncida al arado para que alguien, 
que tuviera libertad, se la diera a aquellos mansos ani¬ 
males. Y él, el que otrora llevara con honra el título de 
“Protector de los Pueblos Libres”, marchó en silencio, con 
la cabeza descubierta armonizando con su barba de plata, 
para ser encerrado en un calabozo. 

¿Qué pensamientos surcarían la mente del anciano, du¬ 
rante aquel viacrucis desde su chacra a la cárcel? 




ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 243 


Contradicción entre la obra que realiza un hombre de 
bien y los designios que el destino le reserva! 

Asi vemos a aquél que en el lugar era llamado “Pa¬ 
dre de los Pobres”, arrancado de su humilde “capuera”, 
encerrado en un calabozo, arrastrando cadenas y centine¬ 
la de vista! 

¡Allí estaba “en seguras prisiones el bandido José Ar¬ 
tigas”! según las palabras con que el comandante Gauto 
comunica el hecho a sus superiores. 

¿Qué había pasado? ¿Qué delito tremendo había co¬ 
metido el anciano casi octogenario, después de veinte años 
de vida ejemplar, de la cual el mismo Gauto había sido 
testigo? 

Artigas no lo sabía ni podía adivinarlo. 

Eran los colazos de la fama que herían su carne mar¬ 
chita; su fama de caudillo republicano; era su título de 
Protector de los Pueblos Libres que venían a reclamarle 
un nuevo sacrificio, porque rara vez la gloria otorga ge¬ 
nerosa sus favores. 

El Supremo acababa de bajar al sepulcro. 

Como si este pueblo no tuviera derecho a gozar de 
una organización política más en armonía con sus, cuali¬ 
dades viriles, se habían apoderado del poder los cuatro 
comandantes militares en cuyas manos estaba el ejército. 
No obstante fué una suerte, porque se lo arrebataron al 
tristemente célebre “Fiel de fechos” Policarpo Pátiño, ver¬ 
dugo y secretario a la vez del dictador, que aspiraba a 
sucederle en el mando. Reducido a prisión, se suicidó, 
ahorcándose en la celda con una cuerda de su hamaca. 

La nueva junta quedó constituida por un capitán, un 
teniente, dos subtenientes, y presidida por el alcalde don 
M. A. Ortiz. Eran hombres formados en la escuela de la 
tiranía; superaban al maestro en ignorancia e inferioridad. 
Tenían sus defectos, ninguna de sus virtudes. Habían sido 
dóciles instrumentos y se veían de pronto dirigentes. Co¬ 
mo sucede con estas usurpaciones del poder, temieron que 
alguien se los arrebatara. Procuraron asegurar el ejército 
que ya estaba en sus manos. No temían del pueblo que 
vivía agobiado y vencido por el terror. Temieron de Arti¬ 
gas. Pensaron que era el único hombre, que dada su fama, 
pudiera tener suficiente prestigio para levantar el espíritu 




244 


ELISA A. MENENDEZ 


de aquel pueblo, e inducirlo a reclamar sus derechos. El 
título semiolvidado de Protector de los Pueblos Libres, 
apareció como un fantasma a estos hombres cegados por 
sus ambiciones de mando y de poder. Acababa de morir 
El Supremo, que era el gobierno, y pensaron que el pue¬ 
blo paraguayo podía reclamar el ejercicio de su sobe¬ 
ranía ... 

¿Y si se amparaba bajo la dirección de Artigas? 

Así, temiendo de aquella ruina gloriosa que apenas 
tenía fuerzas para soportar la carga de la vida, escribie¬ 
ron la misma mañana de su deceso la nota que vamos a 
transcribir, enviada a escape a Curuguaty, dado que el dia 
22, a la una de la tarde, según dice Gauto, ya estaba cum¬ 
plido lo dispuesto por el nuevo gobierno. Se piensa que 
fué orden postuma dada por Francia a sus sucesores; si 
fué o no, aquel ser siempre enigmático se llevó un secre¬ 
to más a la tumba, entre tantos que transformó en ce¬ 
nizas. 

La nota, existente en el Archivo de Asunción, dice: 
“Los Representantes de la República, por muerte en esta 
fecha del Excmo. Señor Dictador prevenimos a Ud. que 
inmediatamente al recibo de esta orden, ponga la persona 
del bandido José Artigas en seguras prisiones, hasta otra 
disposición de este Gobierno Provisional, y dará cuenta 
sin dilación de haber sido cumplida firmando con testigos”. 

Ortiz — Cañete — Pereira — Maldonado . 

Setiembre 20 de 1840. 

La duda se revela en este documento. Desconfían que 
el comandante Gauto se muestre algo magnánimo con su 
prisionero ante tanta iniquidad; le previenen “que la or¬ 
den sea cumplida sin dilación y hecha firmar con testi¬ 
gos”. 

No hay que temer tal altruismo en aquel ambiente 
de terror. Gauto, percibiendo la desconfianza que la nota 
arroja sobre si, quiere dar a los nuevos amos una prue¬ 
ba más de su fidelidad; y rebasa las medidas decretadas, 
agregando a la prisión y el engrillamiento, un centinela 
de vista. Al dorso de la nota, escribe: “Al instante de re¬ 
cibir la siguiente respetable orden de los Señores Repre- 




ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 245 


sentantes de la República, por muerte del Excmo. Señor 
Dictador de la República—, que seria como la una de la 
tarde— mandé asegurar la persona del bandido José Arti¬ 
gas deportándolo con seguras prisiones, a cargo del sar¬ 
gento de guardia Tomás Fernández, encargándole estre¬ 
chamente la vigilancia, hasta tanto el Gobierno Provisio¬ 
nal de la Rea. otra cosa determine. 

“Y para la constancia en fe de haberlo asi cumplido 
lo firmo con testigos, en esta Villa del Labrador de Curu- 
guaty, 22 de setiembre. de 1840, de que certifico. 

Juan Manuel Gauto. 

Testigo: Antonio de la Cruz... (está roto el papel). 

Santiago Alvarez Martínez. 

En otro pliego agrega: “Devuelvo a V. S. diligenciada 
la orden que se ha servido dirigirme, para la seguridad 
con seguras prisiones de la persona del bandido José Ar¬ 
tigas, la que verifiqué inmediatamente según consta en la 
diligencia”. 

¡Bandido! ¡El bandido José Artigas! 

¡Qué autómatas se vuelven los hombres bajo un des¬ 
potismo irracional! 

Juan Manuel Gauto había sido durante muchos años 
el comandante militar de la citada villa, lo que equivale 
a haber sido el guardián inmediato de Artigas, por lo 
tanto su intermediario entre él y Francia, como lo es 
ahora con la junta, y lo será después con los cónsules 
López y Alonso. Probablemente era su amigo. Sabemos 
como el dolor y la soledad hermanan a los seres humanos 
mucho más que la opulencia y la alegría. El, que lo obser¬ 
vaba de cerca, sabía mejor que nadie la vida que llevaba 
aquel bandido, después de veinte años pasados bajo su 
vigilancia. No obstante, apenas escucha que sus nuevos 
amos lo insultan con ese mote, Gauto lo repite: ¡El ban¬ 
dido José Artigas! 

No era la primera vez que estas palabras herían los 
oídos de aquel hombre, que como las altas cumbres, ha¬ 
bía soportado las furias de tantas tempestades. Entonces 
era un joven luchador que encendía el fuego ardiente de 
las contiendas en los campos y en las almas del conti- 



246 


ELISA A. MENENDEZ 


nente, recogiendo como todos los hombres de su temple, 
el fruto de las grandes pasiones humanas: odios y amo¬ 
res. 

Ahora es un anciano olvidado del mundo, aislado de 
los hombres, perdido en las sombras de los años, que con 
paso vacilante se encamina a la tumba. Aquel insulto, por 
lo duro e injusto, debió humillarle como un latigazo. La 
ancianidad y la niñez, como la montaña y la flor, recla¬ 
man el respeto del hombre. Pero el cine del mundo, aun¬ 
que cambie de actores, nos ofrece siempre los mismos 
argumentos. Hay que adular al que asciende, probarle fi¬ 
delidad repitiendo sus mismas palabras, sin menoscabo 
de conciencia, aunque al otro día al caer, se le desconoce, 
se le insulta y se le huye... 

La historia es la de sus luchas por la justicia y la 
libertad, en cualquier página en que abramos el inmenso 
libro de la vida, donde van quedando los nombres de sus 
mártires y de sus héroes. — Artigas, apóstol de las liber¬ 
tades humanas, ha dejado impresa una página imborrable, 
que lo enaltece entre los prohombres que iluminaron con 
sus resplandores la noche de la independencia americana. 

Ahora lo dejamos en la cárcel, con una barra de gri¬ 
llos en sus pies. ¿Qué justicia puede esperar de aquellos 
hombres, si nunca la conocieron y menos la practicaron? 
Obraban con el despotismo con que fueron tratados; como 
veían tratar a los demás, porque eran frutos del ambien¬ 
te. Recordemos que durante casi tres décadas se negó a 
este pueblo la luz de la instrucción, que surge del cho¬ 
car de las ideas. 

Artigas, que se veía, sin conocer la causa, engrillado 
en la prisión, debió haber amado más y comprendido me¬ 
jor la razón de sus prédicas y sus luchas por encauzar a 
los pueblos de indo-hispania en el ejercicio de su sobera¬ 
nía, a fin de que cada hombre tuviera derecho a reclamar 
justicia, amparándose en los códigos que ellos mismos 
habían de darse. Aquel viejo encadenado, se veía de nue¬ 
vo envuelto en vientos de tragedia, que levantaban la som¬ 
bra de su grandeza pasada, su prestigio de caudillo ama¬ 
do de los pueblos y la historia de sus luchas por la liber¬ 
tad de los oprimidos. 

¿Cuánto tiempo estuvo en la prisión? 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 247 


No hemos podido averiguarlo con exactitud, puesto 
que no hallamos documentos que al hecho se refieran. 
Estudiando el desarrollo de los sucesos, que publicamos 
en el capítulo siguiente, es lógico deducir que se prolongó 
hasta el advenimiento al poder de don Carlos A. López y 
don Roque Alonso, hecho acaecido el 12 de marzo de 1841. 
Pues apenas logran los cónsules encauzar un tanto el caos 
de aquel subir y bajar de juntas militares, resuelven abrir 
las cárceles a todos los presos políticos que se consumían 
en ellas. Y deducimos que habrán hecho lo propio con 
Artigas. 


EL SEGUNDO CONSULADO 

Muerto El Supremo, cuya administración giraba co¬ 
mo máquina al impulso de su soberana voluntad, sin de¬ 
jar sucesor, surgió el arduo problema de organizar un 
gobierno que encauzara el país. La falta de elementos ca¬ 
pacitados era total. Todos se creyeron en condiciones de 
asumir el poder. Policarpo Patiño, su secretario y verdu¬ 
go, fué el primero que aspiró a sucederle; pero, los co¬ 
mandantes militares formaron una junta, con promesa de 
llamar a un congreso general en breve plazo. Como trans¬ 
currieron cuatro meses y no fuera convocado, el coman¬ 
dante de la plaza envió al sargento Romualdo Duré, con 
un pelotón de soldados, al palacio de gobierno para apre¬ 
hender a los miembros integrantes, los cuales fueron re¬ 
ducidos a prisión sin resistencia. Disolvióse aquella enti¬ 
dad que en cuatro meses de gobierno nada había sabido 
organizar. Nada cambió el panorama político con la nue¬ 
va junta del mismo origen y carácter, que tomó posesión 
de su cargo el 23 de enero. Anunciaron que convocarían 
el congreso para el 27 de abril y pareeió tan largo el pla¬ 
zo que cundió un descontento general, lo que sirvió de 
pretexto a otros militares para disolverla de nuevo. 

Nombraron entonces a don Roque Alonso comandan¬ 
te general de armas, con el tratamiento de “usted”, y a 
don Carlos Antonio López su secretario, con la orden ex¬ 
presa de convocar un congreso nacional para el 12 de 
marzo, el cual debía estar integrado por 500 diputados. El 




24S 


ELISA A. MENENDEZ 


congreso se realizó de acuerdo a lo establecido, designán- 
do para presidirlo a don Carlos Antonio López, cuya clara 
inteligencia y condiciones de carácter empezaban a seña¬ 
larlo en el ambiente, logrando pronto abrir un ciclo de 
progreso y orden en la patria guaraní. 

El congreso empezó sus sesiones con sanos anhelos 
de organización; en seguida se encontró con el escollo de 
que, a pesar de llevar el país tres décadas de vida inde¬ 
pendiente, carecía de un plan escrito de organización po¬ 
lítica, algo que pudiera servir de base y guia al nuevo 
gobierno. Entonces resolvieron adoptar el antiguo regla¬ 
mento consular, redactado e implantado por Francia en 
el país, en 1812, como medio de llegar después a la ansia¬ 
da constitución republicana que era la aspiración popular. 
En seguida nombraron cónsules a López y Alonso, por el 
término de tres años, para ejercer en igualdad de jerar¬ 
quía todas las funciones del gobierno: legislativas, ejecu¬ 
tivas, judiciales y militares. En caso de fallecimiento o 
cesación de uno de ellos, el otro debería convocar un 
congreso dentro del plazo de 20 días. Todas estas modifi¬ 
caciones fueron implantadas al antiguo reglamento. 

Estudiando este amanecer, después de tan larga no¬ 
che, se nota un saludable resurgimiento en el pueblo, un 
deseo de que la soberanía impere y determine los destinos 
del país. El pueblo quiere luz después de tantas tinieblas. 

La tarea que les tocaba emprender a los cónsules era 
difícil y múltiple. Todo estaba sin hacer; había que ha¬ 
cerlo todo. La organización administrativa sobre la cual 
giraba el gobierno autocrático de Francia sólo podía ser 
comprendida y manejada por él, e integrada por algunos 
empleados a quienes consideraba como simples piezas. Al 
faltar el motor de su voluntad se inutilizó el mecanismo. 
A los cónsules les cupo la difícil tarea de la construcción 
nacional, sin disponer de material humano capacitado o 
idóneo, abarcando desde la formación de maestros, para 
ilustrar al pueblo, base de toda democracia, hasta los más 
arduos problemas internacionales a fin de alcanzar el re¬ 
conocimiento de la independencia del Paraguay, que no 
había logrado Francia a pesar de su largo gobierno. El 
Brasil la ratificó en 1842 por intermedio de su ministro 
Pimienta Bueno; su ejemplo fué seguido por los demás 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 249 


países, menos por el tirano Rosas que se negó a ello, ha¬ 
ciéndolo diez años más tarde el general Urquiza, después 
de vencido aquél. 

Muchas fueron las medidas sabias, humanitarias y 
oportunas que dictaron los cónsules, logrando cambiar en 
poco tiempo la faz del país: apertura de los puertos, li¬ 
bertad de comercio, fundación de escuelas, construcción 
de caminos, templos, colegios, traer profesores europeos, 
enviar jóvenes a estudiar a Europa, abolición de la escla¬ 
vitud, de las penas de tormentos, confiscación de bienes, 
etc. Otra medida humanitaria que atrajo a los nuevos 
gobernantes la simpatía popular, fué poner en libertad 
a todos los presos políticos que llenaban las cárceles del 
dictador, que se encontraban en lastimoso estado físico 
y moral. Allí estaban todavía algunos sobrevivientes de 
los españoles y santafecinos que encerrara en masa en 
los primeros años de su tiranía. 

Según algunos historiadores, pasaba de 800 el núme¬ 
ro de estos infelices, que sin proceso ni causa se habían 
consumido en esos antros. Nosotros pensamos que fué 
entonces cuando los cónsules sacaron a Artigas de la 
cárcel. 

Las juntas que se sucedieron después de la muerte 
del dictador, el ambiente de inestabilidad y anarquía que 
reinaba, eran factores poco propicios para que hubieran 
resuelto sacarlo de la prisión. Pero a raíz de una solicitud 
hecha por el presidente Rivera, aunque en forma general, 
pidiendo la libertad para todos los orientales confinados 
en el país, de la cual volveremos a ocuparnos por ser un 
punto interesante y casi desconocido, los cónsules envían 
a Gauto, con fecha 27 de agosto de 1841, el siguiente ofi¬ 
cio: 

“Se dirá a Artigas que si quiere volver a su patria lo 
podrá verificar en los buques mercantes que van desde 
Corrientes a Pilar; y se nos avisará de su resolución a 
primera oportunidad que se ofrezca”. 

Las palabras de la nota transcripta, si bien lacónicas 
y un tanto ambiguas respecto a la forma de realizar el via¬ 
je, no tienen el tono insultante empleado por la junta an¬ 
terior. El concepto sobre el desterrado había cambiado 
también con el cambio de gobierno. Para los cónsules. 



250 


ELISA A. MENENDEZ 


Artigas no es un “bandido” sino un asilado digno de la 
atención del gobierno paraguayo. Gauto también ha mo¬ 
dificado su opinión y en adelante lo veremos tratarle con 
respeto. Observemos como transmite a sus superiores la 
resolución de Artigas: “Seguidamente, dice, hice compa¬ 
recer ante mí a José Artigas y le hice saber la suprema 
orden que V. S. se ha servido dirigirme e inteligenciado 
de ella me contestó que quedaba muy reconocido al bene¬ 
ficio singular que V. S. se había servido dispensarle y que 
a impulso de él reviviría en una inmortal gratitud. Pero 
que él muy distante de imaginar el volver a su país na¬ 
tivo, suplica a V. S. le sirva concederle la gracia de que 
finalice en esta Villa el resto de sus días, el cual habrá 
de ser ya muy limitado, debido a estar ya en edad bas¬ 
tante avanzada”. 

Algunos historiadores piensan que este ofrecimiento 
era una celada que se tendía a Artigas a fin de conocer 
sus verdaderas miras, y que Artigas, suponiéndolo tam¬ 
bién contestó en la forma negativa y cortés ya transcripta. 

Pero el oficio del presidente Rivera, que acabamos de 
encontrar, nos aclara el motivo que determinó el ofreci¬ 
miento. 

La inesperada actitud debió sorprender al desterrado, 
por ser tan contradictoria a la orden de prisión reciente¬ 
mente cumplida. Tal vez por ello consideró prudente no 
aceptarla. Aeaso tuvo razón. Apenas Rivera recibió res¬ 
puesta afirmativa a su solicitud, despachó una comisión 
formada por el comandante mayor don Federico Albín y 
don Bernabé Plá, con el fin de invitar a Artigas a regre¬ 
sar a su patria. 

Al llegar los comisionados a Corrientes, se encon¬ 
traron con una sorpresa. La guardia paraguaya les co¬ 
municó que no podrían entrar al país; que trataran con 
el comandante de Pilar, quien los pondría en comunica¬ 
ción con los cónsules, como asi lo hicieron. 

Esta actitud contradice el reciente ofrecimiento hecho 
a Artigas, demostrando que había interés en no despren¬ 
derse del viejo caudillo... 

Aunque pensamos que 20 años de completo aislamien¬ 
to, unidos a los 80 que llevaba sobre sus hombros, eran 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 261 


una carga bastante pesada, como para poder quebrar el 
prestigio mejor cimentado. 

Con todo, la conducta observada por los cónsules no 
revela ninguna hostilidad contra el anciano; le prestan 
ayuda al comprobar la miseria aterradora que lo rodea. A 
su -solicitud de continuar morando en Curuguaty le res¬ 
ponden con estas palabras: “Dirá a don José Artigas que 
hemos tomado en consideración su resolución de concluir 
el resto de sus días en esa villa, en lugar de verificar el 
regreso a su país que se le había propuesto con el objeto 
de facilitarle cuando gustase verificarlo. En consecuencia 
lo atenderá Vd. cuando lo exijan las circunstancias, y lle¬ 
gado el caso de su fallecimiento se le harán los honores 
fúnebres correspondientes”. — 9 de diciembre de 1841. 

El 28 del mismo mes, los cónsules envían a Gauto 
otro oficio por el cual amplían, aunque en forma reser¬ 
vada, las órdenes sobre los honores fúnebres que debe 
rendirle en caso necesario. Sobre este punto volveremos 
a ocuparnos. 


EL PATRIARCA EN LA INDIGENCIA 

Sabemos que en los primeros tiempos de su destierro; 
Francia no abandonó a Artigas, cumpliendo su manifesta¬ 
ción: “Allí le hago dar una asistencia regular porque él 
vino desposeído de todo auxilio”. Además ha sido repetido 
por los historiadores que le asignó una pensión de $ 32 
mensuales. 

En busca de comprobantes hemos revisado los libros 
de la contaduría de la nación, que el dictador hacía llevar 
con bastante minuciosidad por su secretario don Bernar- 
dino Villamayor, y no hemos hallado tal cantidad estipu¬ 
lada con ese fin. Algunas veces encontramos sumas supe¬ 
riores cargadas a este destino: “Para mesadas de Artigas”, 
lo que confirma que recibió ayuda en dinero, pero no en 
la forma regular que se dice. 

Con fecha 26 de octubre de 1829 hemos visto una no¬ 
ta expresada así: “Se remite por orden de El Supremo al 
comandante de San Isidro la suma de noventa y ocho pe- 


252 


ELISA A. MENENDEZ 


sos, para la asistencia de un año del emigrado de la otra 
Banda, José Artigas”. 

La vida de Artigas, austera, frugal, no podría exigirle 
muchas erogaciones y esta cantidad le bastaría, para cu¬ 
brirlas. Su natural bondad lo impulsaba a proteger sen¬ 
cilla gente que poblaba el lugar. Repartía su cosecha y el 
dinero que recibía. Cuando Francia lo supo, ordenó que 
se lo retiraran. Si tenía para dar no necesitaba recibir. 

¿Francia nunca comprendió a Artigas! 

Como único lenitivo a su aislamiento, el proscripto 
encauzaba su vida hacia el trabajo. La tierra le remuneró 
generosa mientras su brazo fuerte y sus energías varoni¬ 
les le prestaron vigor; más tarde, la naturaleza con sus 
leyes, venció aquel cuerpo que fué replegándose con el 
frío de los años. Luego, el abandono forzoso que hizo de 
su “capuera” durante el tiempo de su prisión, debió ter¬ 
minar lo poco que poseía. 

Ante tantos factores adversos, la miseria se enseño¬ 
reó de su pobre morada. 

Así lo encontramos después de la muerte de. Francia, 
cuando los cónsules, al recibir la solicitud de Rivera, re¬ 
suelven ocuparse de su existencia olvidada. 

Nos lo dice una nota fechada el 10 de octubre de 1841, 
que Gaulo Ies envía contestando el oficio en el cual éstos 
se interesan por la suerte de su asilado. Dice asi: “En lo 
tocante a lo que el individuo expresado (Artigas) necesita, 
casi no es posible elevarlo con individualidad al supremo 
conocimiento de V. S. respecto a que se halla en un estado 
de suma indigencia, de modo que no hay cosa de que no 
tenga necesidad y que no le haya de ser útil y prove¬ 
chosa. ,.” 

“En la actualidad le estoy haciendo tejer unas varas 
de lienzo cuya diligencia no ha podido él poner en prác¬ 
tica por su indigencia”. 

¿Puede pedirse un cuadro descrito con mayor vigor? 
Cada frase es un brochazo de color que el autor estampa 
con la indiferencia del que está familiarizado; sin darse 
cuenta que escribe para la historia. 

Agreguemos la figura central. Un anciano que no tie¬ 
ne camisa porque su miseria no le permite mandar tejer 
unas varas de lienzo, ya que su dignidad no le permtie 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 263 


tender la mano; esa mano ennoblecida por el trabajo y 
la espada, que quería dar libertad a los pueblos oprimi¬ 
dos y pan al necesitado. 

Ambas cosas le faltan ahora; no puede resignarse a 
pedir ninguna. Y el avance de la miseria, con el estoicis¬ 
mo con que veía las huestes de sus enemigos. Luchaba 
entonces, cuando los bríos de la mocedad y lo sagrado de 
su causa le prestaban energía; lucha ahora, en su ancia¬ 
nidad, con la indigencia y el abandono. De nadie espera 
nada. El mundo lo ha olvidado. Término fatal de los ven¬ 
cidos. 

Cuando nada se espera ni se teme, el mundo parece 
inmutable. Ha logrado su anhelo de vivir olvidado; a pe¬ 
sar de las vicisitudes, nadie lo arrancará de esta tierra 
que fecundó con su trabajo y que, tal vez, regó con lágri¬ 
mas de sangre. 

Nunca el alma se encuentra más a sí misma, que en 
la soledad. 

A su lado, el pobre Ansina envuelto en el mismo pon¬ 
cho de la miseria, acompaña aquel despojo de gloria. Am¬ 
bos ancianos, olvidan el presente, como el presente los 
olvida. La luz de una candileja los ilumina, destacando 
en la choza aquellas magras figuras. 

A sus pies, un perro escuálido, respeta el mutismo de 
sus amos, mientras zumban en el aire miríadas de insec¬ 
tos chupadores, querubines del clima tropical. 


INESPERADO AUXILIO 

Al pueblo del silencio llega un chasque, desde la le¬ 
jana Asunción. Era éste uno de los grandes, temidos acon¬ 
tecimientos, que durante la tiranía de Francia conmovía 
aquella población. Un chasque equivalía a una nota, a una 
orden, ante la cual temblaban los habitantes del pueblo, 
elegido ex profeso por su aislada posición, para lugar de 
confinamientos y destierros. 

¿Qué dispondrá El Supremo? se preguntaban. 

La muerte, que todo lo termina, finalizó con sus te¬ 
mibles disposiciones. Sus sucesores son mucho más hu¬ 
manos. Al saber que allá en la solitaria aldea, mora des- 




254 


ELISA A. MENENDEZ 


de hace inás de veinte años el que fuera jefe de los orien¬ 
tales, han resuelto interesarse por su suerte. El chasque 
ha entregado a Gauto un oficio, que, entre otras cosas, 
dice refiriéndose a Artigas: “Nos avisará de todo lo que 
le sea necesario y Ud. por su parte le dará buen trata¬ 
miento”. 

Ahora pongamos en el rostro del anciano, sorpresa, 
emoción, gratitud. Transcribamos las palabras con que 
Gauto contesta aquella nota: “Llamé a don José Artigas 
y le hice presente lo que V. S. se ha servido ordenarme 
a su favor; se mostró muy placentero rindiendo a V. S. 
duplicadas gracias, en virtud de lo que V, S. se ha servido 
ordenarme”. 

A continuación le habla de su indigencia en la for¬ 
ma que ya hemos descrito. 

Cuando los cónsules se enteran de la miseria en que 
se halla su asilado, resolvieron atenderlo, vistiéndolo si¬ 
quiera; dispusieron que un “propio” salvara de nuevo las 
85 leguas que lo separaban del mundo, a fin de llevarle 
un atado de ropa y algunas monedas de oro. 

El chasque cumplió su misión: en la lóbrega choza 
brilló un rayo de luz. Leamos la nota que acompañaba la 
dádiva, fechada el 14 de octubre de 1841: “No habiendo 
mejor oportunidad por ahora se remite un atado de ar¬ 
tículos, expresado en la adjunta minuta para socorro de 
vestuario a Artigas, con el numerario de 25 pesos aco¬ 
modados en el mismo atado y se tendrá presente una vez 
que se halla en la suma indigencia de que se ha dado 
noticia en dicho oficio...” 

¡Dios dé salud a quien me hace tanto bien! Dice la 
tradición que estas palabras brotaban de labios del an¬ 
ciano cuando algún vecino le llevaba de regalo algunas 
naranjas o mandiocas. Hondamente habrán brotado del 
fondo de su alma, para bendecir aquellas manos descono¬ 
cidas que se acordaban de enviarle un auxilio cuando ya 
se creía olvidado de todos... 

Oigamos como Gauto describe a los cónsules la en¬ 
trega de aquella dádiva; da cuenta de “haber recibido el 
atado de ropa y los 25 pesos fuertes con que la piedad 
de V. S. se dignó socorrer la urgente necesidad de don 
José Artigas”. 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 255 


“Lo hice llamar, y le hice entrega de la misma y de 
todo lo que ella contenía; resolvió dejar todo en mi po¬ 
der hasta que llegara un sastre vecino de esta villa, que 
había salido con permiso mío, a visitar un puestito que 
tiene en los campos de San Estanislao; con exclusión de 
un peso, que en aquel acto se hizo cargo y llevó para 
alimentarse”. 

“Ha sido y es inexpresable la alegría de don José 
Artigas desde aquel día en que me suplicó encarecida¬ 
mente rindiera a V. S. duplicadas gracias de su parte”.— 
Octubre 30 de 1841. 

Después de leer esta descripción, comprendemos la 
emoción de aquel anciano indigente al verse recordado por 
los cónsules, cuando hacía apenas un año era llamado por 
el mismo comandante para ponerle grillos en aquellos 
pies. 

Con los hombres pasan las épocas, tenebrosas o feli¬ 
ces, de la vida de los pueblos. Así ha pasado, como larga 
pesadilla, “la época de Francia”, cambiando el panorama 
con el advenimiento al poder de don Carlos A. López. Este, 
con inteligencia y carácter, supo imprimir un saludable 
resurgimiento en todos los órdenes de la vida nacional. La 
moderada dirección de un gobierno paternal empieza a 
hacer sentir sus benéficos frutos: los habitantes conser¬ 
van aún sus dudas y, temores, como resultado de larga 
opresión; la reserva y la desconfianza siguen predominan¬ 
do en el carácter de los mismos. 

El patriarca continúa en su silencio. En su alma no 
ha muerto la sensibilidad; lo vemos conmoverse ante el 
generoso recuerdo recibido, que él intepreta como valioso 
homenaje. La gratitud fue siempre arista predominante 
de su espíritu. 

“Llevó un peso para alimentarse, dice Gauto, lo de¬ 
más lo dejó en mi poder”. 

•Un peso le bastaba para alimentarse aquel anciano’ 

Los demás los dejará en manos de Gauto para segu¬ 
ridad, hasta que regrese el sastre que ha de confeccionar¬ 
le ropa nueva. 

Y este pensamiento, cree Gauto, es la causa por ?a 
cual su abatido rostro se inunda de alegría desconocida, 
que él califica de “inexplicable”. 


266 


ELISA A. MENENDEZ 


Gauto mira atónito el atadito de ropa y los 25 pesos; 
no acierta a comprender la inesperada alegría de aquel 
viejo, a quien siempre conoció desinteresado por los bie¬ 
nes materiales. Pero Artigas veía en aquellos objetos algo 
más que su valor. En el sólo recuerdo de su envió escu¬ 
chaba la primera campanada de reconocimiento a sus sa¬ 
crificios, que sonaba apagada, como eco lejano, inadverti¬ 
da para el mundo, no para él. 

Por eso tuvo la virtud de conmover las cuerdas más 
íntimas del proscripto. La justicia que no halló en su vi¬ 
da la vislumbró en la posteridad; un resplandor de espe¬ 
ranza iluminó aquel espíritu apagado... Sonrió con bri¬ 
llo, que Gauto advierte pero no comprende. 

¡Si Artigas no hubiera sido Artigas, los cónsules no 
se hubieran acordado de aquel viejo que no tenía camisa? 

¡Esto era lo que hacía sonreir de satisfacción desco¬ 
nocida al desterrado! 

Siguiendo en nuestro empeño por desentrañar del fon¬ 
do de los documentos la idea que los originó, hallamos 
otra frase puesta casi al pasar, que nos da luz para cono¬ 
cer la época que estudiamos; “El sastre vecino de esta 
villa, dice Gauto, había salido con permiso mío a visitar un 
puestito que tiene en los campos de San Estanislao”. 

Esto corrobora lo dicho anteriormente; Curuguaty era 
lugar de confinamientos y destierros, de donde nadie po¬ 
día entrar ni salir sin permiso del representante del dic¬ 
tador. Aunque los sucesos que comentamos tienen lugar 
ya bajo el ponsulado, nos prueban que a este respecto las 
cosas no habían cambiado; debemos tener en cuenta tam¬ 
bién, que estos hombres recién estaban en los primeros 
meses de su obra; no es posible cambiar de una plumada 
un régimen practicado con tanto rigor durante treinta 
años. 


HONORES FUNEBRES EN VIDA 

Ya hemos visto como aquel pequeño recuerdo que le 
llegaba del mundo de los vivos, dejó en el alma del an¬ 
ciano una sensación de paz y gratitud. Lo que ignoraba 
el viejo, era que le ocultaban la parte más interesante y 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 267 


lúgubre a la vez, de la nota que acompañaba la generosa 
dádiva. 

Los cónsules, previendo su próximo fin dada su avan¬ 
zada edad, y teniendo en cuenta los primitivos medios de 
comunicación con que contaban, daban a Gauto órdenes 
para que llegado el caso de su fallecimiento, el sepelio se 
hiciera con los honores que la villa permitiese. De haber¬ 
lo sabido, tras la sorpresa consiguiente, habría sentido tal 
vez la satisfacción de ver el reconocimiento a sus afanes 
por el gobierno paraguayo, el que antes encarnado en la 
persona del Dictador Supremo, con su política de aisla¬ 
miento, rechazó toda propuesta de alianza defensiva en 
salvaguardia de sus respectivas provincias. 

Ahora los cónsules decretaban lo siguiente: “Los ho¬ 
nores fúnebres prevenidos para el caso de fallecimiento 
de dicho individuo, se harán del modo y con la solemni¬ 
dad que permita la villa, convidándose de asistencia a los 
vecinos principales”. ✓ 

Pero la muerte no vino a buscarlo en aquellos mo¬ 
mentos en que parecía que su fama iba a arrancarlo del 
olvido en que yacía. 

No tenemos noticias de que los cónsules hayan vuel¬ 
to a prestarle atención ni a ocuparse de su persona. 

Son cuatro años de su vida que vuelven a deslizarse 
en las sombras — 1841 - 1845 — sin que la historia pue¬ 
da volver a tomar la palabra. 

Después de haberle decretado los honores fúnebres, 
sólo cabía esperar que se cumplieran. Pero la Parca de¬ 
moró su visita casi diez años más. Cuando vino, era tal el 
olvido que rodeaba su triste ancianidad, que ni el mismo 
López, a la sazón presidente de la república, y a pesar 
de que Artigas habitaba un predio cercano al suyo, se 
acordó de los honores fúnebres decretados con tanta anti¬ 
cipación. El sepelio se realizó en el silencio del anonimato, 
sin que los humildes vecinos que lo efectuaron se dieran 
cuenta de que aquel “caraí extranjero” que entregaban a 
la tierra era el defensor de la democracia americana. 




258 


ELISA A. MENENDEZ 


SILENCIO QUE SIGNIFICA OLVIDO 

Es una idea harto repetida en el Uruguay y fuera 
de él, que Artigas vivió y murió en su largo ostracismo 
olvidado de sus compatriotas. Hay en ella más apariencia 
que verdad; Artigas nunca fué olvidado en su patria ni 
en los países donde posó su planta. Su figura era dema¬ 
siado grande, su huella asaz profunda para que pudieran 
desaparecer tan pronto. 

Ni los que lo amaron, ni los que lo odiaron, podían 
olvidarlo. Como el odio es mucho más difícil de olvidar 
que el amor, estuvo siempre despierto, aprovechando to¬ 
dos los momentos para desahogar sus furias. He ahí su 
obra condensada en esa amplísima campaña difamatoria 
que extendió sus flechas envenenadas por el continente. 

En la patria de Artigas, en los primeros años de su 
alejamiento, fué necesario no ensalzar su obra y silenciar 
su nombre. 

Pero callar no es olvidar. La cruzada de los treinta 
y tres orientales y sus gloriosas consecuencias se realiza¬ 
ron bajo este aspecto, a pesar de que sus discípulos se¬ 
guían su luminosa trayectoria. ¿Cabría olvido en quienes 
terminaban su obra inconclusa? Sería ingenuidad creerlo; 
fué necesario aparentarlo. 

Sil nombre levantaba tempestades; invocándolo no se 
hubieran conseguido las alianzas necesarias para llegar a 
la anhelada meta. 

El momento era difícil y exigía callarlo, y se calló. 

En esa actitud de Lavalleja hay una perspicacia polí¬ 
tica que lo honra, y no ingratitud. Es necesario penetrar 
en el alma de los documentos para conocer el ambiente 
político de la hora, en ambas márgenes del Plata. 

El unitarismo argentino estaba en su apogeo con el 
gobierno del general Las Heras, que tenía como Ministro 
de Relaciones Exteriores y árbitro de la situación, al más 
implacable enemigo de Artigas y de los orientales, el fa¬ 
moso Manuel José García, el cual en su empeño por des¬ 
truirlos no vaciló en propiciar la invasión portuguesa del 
año 1810. 

Y aunque existía en Buenos Aires un gran partido 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 259 


popular que simpatizaba con la independencia oriental, no 
se hubiera llegado a ella sin el apoyo militar del gobierno 
argentino, como sucedió después del Hincón de Sarandí. 

¿Habría sido posible alcanzar tal alianza levantando 
por bandera la traición artiguista? Jamás. 

Los odios ofuscaban las conciencias, las heridas san¬ 
graban aún, y sólo un tolerante silencio se imponía, para 
alcanzar la libertad soñada. Fué un sacrificio que la pa¬ 
tria reclamaba, impuesto por los sucesos. Los detractores 
de Artigas tuvieron un arma más para esgrimir, diciendo 
que su pueblo había querido borrar hasta el recuerdo de 
su nombre. 

Favorecía este rumor, el aislamiento del Paraguay 
compartido con el héroe infortunado, que imposibilitaba 
toda comunicación. Los años corrían en misterioso silen¬ 
cio, y la idea de su posible desaparición fué acentuándose. 
Nadie supo en su patria, durante veinte años, si Artigas 
era vivo o muerto; nadie recibió una noticia suya, directa 
o indirectamente. Francia había prohibido toda comuni¬ 
cación. Ninguno de los pocos viajeros o exploradores que 
en esa época pasaron por el Paraguay, y se han ocupado 
de él en sus memorias, han podido afirmar que lo vieron. 
El dictador tenía especial interés, en previsión de .quién 
sabe qué supuestos acontecimientos, de mantenerlo aleja¬ 
do del mundo. A pesar de tantos acontecimientos adver¬ 
sos, el nombre de Artigas seguía consolidando la naciona¬ 
lidad oriental, como poderosa fuerza de cohesión, en todas 
las clases y ámbitos del país. 

La guitarra campesina, ventana abierta del alma na¬ 
tiva para echar al viento quejas y recuerdos, embellecía 
las reuniones de las enramadas con décimas y vidalistas, 
en las cuales evocaban el recuerdo de su bravo jefe... 

Entre estos payadores y poetas de indiscutible since¬ 
ridad, no podía faltar nuestro bardo don Francisco Acu¬ 
ña de Figueroa, que dedicara al proscripto su recuerdo 
expresado en estas palabras: 

“Al que yace en olvido 

en tierra esclava y en dolor sumido. ..” 

El doctor Carlos María Ramírez, que como periodista 




260 


ELISA A. MENENDEZ 


es el que mejor ha estudiado la prensa de la época, dice 
que es interesante recorrer sus columnas y comprobar có¬ 
mo siempre tuvieron un recuerdo afectuoso para el primer 
jefe de los orientales. 

Llega el año 1840. Con la muerte de Francia se rom¬ 
pen los cerrojos del Paraguay, y el mundo, con avidez, 
quiso saber lo que pasaba dentro. La noticia de que Arti¬ 
gas aun vivía tuvo alas para llegar a su tierra. La idea de 
su repatriación brotó como expresión popular, manifesta¬ 
da por la prensa de todos los matices políticos, lo que 
prueba que la tradición artiguista vivía latente en el alma 
del pueblo oriental. 

El doctor Ramírez, en su obra “Artigas”, transcribe 
un bello artículo de “El Nacional”, diario de la época, 
que es un homenaje a su personalidad. No podía decirse 
nada más ajustado a la verdad y en forma más elegante 
y sobria, lo que mucho honra la pluma de su autor, mo¬ 
destamente oculta tras el sencillo seudónimo de “Un Sol¬ 
dado”. Vamos a dar algunos fragmentos, que confirma¬ 
rán nuestro aserto. El nombre de Artigas jamás fué olvi¬ 
dado por los orientales; apenas, por circunstancias espe- 
cialísimas, fué silenciado. 

La voz de su pueblo, por boca de “Un Soldado”, se 
expresaba asi el 22 de setiembre de 1841: “El Gral. Ar¬ 
tigas, a quien la patria debió su primer pensamiento de 
libertad, como su primer canto de victoria, resistiendo a 
todos los tormentos de una larga cautividad existe todavía 
en tierra a donde la adversidad lo condujo cuando su¬ 
cumbimos ante la poderosa invasión portuguesa. El solo, 
entre nuestros viejos guerreros, no ha podido gozar de su 
obra; compañero de nuestros infortunios, nególe el desti¬ 
no el placer de gozar nuestros días felices. La tumba de 
Francia encerró, es verdad, los hierros que le agobiaban, 
pero la Patria aun no ha abierto sus puertas al héroe que 
nos ocupa, porque para él no puede bastar la medida ge¬ 
neral que permite a todos los orientales detenidos en el 
Paraguay, el regreso a este suelo. 

“En su situación especial, un llamamiento especial es 
indispensable para nosotros porque debemos una demos¬ 
tración de la gratitud a quien tanto hizo por este pueblo; 
porque sin un testimonio de esta clase, tal vez crea que 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 261 


su patria ha acogido todas esas acusaciones, que el odio 
de los unos, y la irreflexión de los otros, han lanzado so¬ 
bre el nombre de Artigas... 

“Oh! Calculemos la dolorosa ansiedad con que el no¬ 
ble anciano esperará esa prueba de justicia por parte de 
sus compatriotas; apresurémonos a llevarle paz y consue¬ 
lo a una vida tan llena de dolores como es sublime en 
gloria. 

“La magnanimidad de un pueblo quiere que él no 
olvide los servicios que se le prestaron: ¿Y habrá quién 
ponga en duda los que el Pueblo Oriental debe a Artigas? 

“Cuando era preciso voltear la tiranía de España, fué 
su brazo el primero que la hirió; cuando era necesario 
resistir a las injustas pretensiones de Buenos Aires, fué 
su voz la primera que clamó contra ellas. Cuando era 
preciso combatir la invasión portuguesa fué su lanza la 
primera que brilló a vanguardia de nuestras hileras. Suyo 
fué el pensamiento de la nacionalidad oriental; no suyas 
las desgracias que antes de realizarlas hemos sufrido; no 
suyos los males y excesos que marcaron el azaroso tiem¬ 
po de su protectorado. 

“El gobierno, intérprete de la voluntad y gratitud na¬ 
cional, debe llamar al Gral. Artigas al seno de la Patria, 
y debe llamarlo con toda la munificencia que a ella co¬ 
rresponde. ..” 

“El pueblo oriental quiere saludar también al glorio¬ 
so vencedor de Las Piedras. El debe venir por un decreto 
solemne; su viaje debe costearse por el tesoro de la Re¬ 
pública y todos los homenajes debidos a sus antecedentes 
deben rodearlo. 

“Quien conozca al guerrero que hoy preside la Repú¬ 
blica sabrá cuánto están en su corazón estos votos; quien 
conozca nuestra história sabrá toda la justicia que los 
apoya. Honremos a nuestros viejos campeones y nos hon¬ 
rará el mundo... 

“El acto que más nos recomendará a la hoy libre 
República del Paraguay será el que nos ocupemos de su 
infortunado huésped, de nuestro primer soldado, con la 
solemnidad y honores que la patria reconocida dedica a 
los grandes hombres de su historia. 


262 


ELISA A. MENENDEZ 


“Quiera V. señor editor, publicar estas observaciones 
que me han sido sugeridas, no porque crea que nada se 
ha hecho respecto al Gral Artigas. Me consta que S. E. 
el Presidente de la República ha despachado a un oficial 
para ofrecerle en nombre de la Patria todos los recursos 
que pueda necesitar, sino porque desearía que esta oferta 
se hiciera con toda la solemnidad de que es digno el Ge¬ 
neral Artigas”. 

Estas sugestiones fueron apoyadas ampliamente por 
el director de “El Nacional”, el ilustre periodista argenti¬ 
no don José Rivera Indarte, que no escatimó expresiones 
elogiosas y profundas razones para reclamar también la 
repatriación del gran proscripto. 

A pesar que parece existir una ley fatal rigiendo el 
destino de los grandes hombres, que el reconocimiento de 
sus valores sea siempre postumo, causa dolor comprobar 
que los conceptos tan justicieros de “El Nacional” no lle¬ 
garon a endulzar el alma del anciano, que precisamente 
atravesaba las horas más míseras de su vida! 

Casual coincidencia! El artículo transcripto fué pu¬ 
blicado el 22 de setiembre de 1841, en el momento en que 
los cónsules se ocupaban de aliviar un tanto su indigen¬ 
cia, enviándole el atado de ropa y una pequeña cantidad 
de dinero, a que hemos hecho ya referencia. 

Si aquella dádiva material, inteligentemente interpre¬ 
tada, hizo brotar en el anciano la alegría inexplicable de 
que nos habla Gauto, es de imaginar la satisfacción que 
habría experimentado si las palabras de “Un Soldado”, 
que eran el grito fiel del alma de su pueblo, hubiesen pa¬ 
sado bajo aquellas pupilas cansadas de soledad, iluminán¬ 
dolas con tan expresivo recuerdo. Pero creemos que ni los 
ecos de este justísimo movimiento reivindicatorío llega¬ 
ron hasta él. Pues Artigas siguió viviendo en Curuguaty 
hasta 1845, donde, aunque le hubiesen levantado la cen¬ 
sura que pesaba sobre él, lo inaccesible del lugar le obli¬ 
gaba a continuar en el aislamiento. '■ 

Por eso, aunque las campanas de la gloria tocaban 
aleluyas en la tierra que le vió nacer, sus vibraciones no 
alcanzaron a reconfortar el corazón del viejo desterrado, 
en la soledad de las selvas. 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 263 


SOLICITA MORIR EN EL DESTIERRO 

Al leer las palabras de “Un Soldado”, llamó nuestra 
atención la referencia que hace sobre la resolución del go¬ 
bierno paraguayo, por la cual dispone que todos los orien¬ 
tales detenidos en el Paraguay tienen libertad para volver 
a su país. Medida que no conocíamos, y que hallamos 
comprobada después en la nota que el Ministro de Guerra 
y Marina del Uruguay, don Enrique Martínez dirige a 
Artigas invitándolo a regresar, cuyo texto también perma¬ 
necía desconocido y que transcribiremos en seguida. 

Llevados por el afán de desvanecer las brumas que 
oscurecen este período de la vida de nuestro procer, con¬ 
currimos una vez más al archivo de Asunción, fuente de 
nuestras investigaciones. Allí dimos con el objeto de nues¬ 
tra búsqueda: Una nota del presidente Rivera a los cón¬ 
sules, datada el 21 de junio de 1841, a los tres meses 
apenas de la ascensión de éstos al poder, en la cual les 
dice: “En consecuencia, el infrascrito después de llenar 
el honroso deber de felicitarlos, como lo ha hecho, cree 
de su obligación interponer su mediación en favor de los 
orientales que viven en esa república, a fin de que se les 
permita regresar al seno de su patria, siempre que algún 
motivo especial no lo impida”. 

Este pedido de Rivera, hecho con admirable diploma¬ 
cia, no podía tener otro objeto que iniciar trabajos en 
pro de la repatriación de Artigas; pues ¿qué otros orien¬ 
tales podía haber confinados en el Paraguay, sino algunos 
de los soldados que lo acompañaron? Pero temiendo una 
posible negativa, quiso antes pulsar el ambiente con esta 
solicitud impersonal. 

Tal intención no pasó inadvertida para los cónsules, 
que al contestarle abordaron el asunto que originaba la 
nota, expresándose en esta forma: 

“Es honroso a este gobierno significar a V. S. que 
su mediación a favor de Jos orientales que existen en 
esta república a fin de que se les permita regresar a su 
patria, ha sido prevenida por providencia acordada a to¬ 
dos los que quieran volver al seno de sus familias. Don 
José Artigas vive en la villa de San Isidro de Curuguaty, 


264 


ELISA A. MENENDEZ 


y es el único a quien el gobierno del Paraguay ha hecho 
proponer en particular, por medio del comandante ciuda¬ 
dano don Juan Manuel Gauto, que cuando guste volver 
a su patria cuente con los auxilios necesarios”. —Agosto 

9 de 1841”. 

No obstante lo expresado, comparando las fechas ob¬ 
servamos que el oficio por el cual los cónsules ofrecen al 
proscripto su regreso al país, que ya dimos a la estampa, 
es del 27 del mismo mes, lo que prueba que ese acto fué 
una consecuencia de la solicitud de Rivera. 

Por lo tanto, podemos afirmar que al pueblo oriental 
le cabe el honor de haber sido el primero en levantar la 
voz, pidiendo el retorno del padre desterrado. No nos im¬ 
porta que sobre este punto tengamos que retractarnos de 

10 dicho en trabajos que ya hemos publicado, y en los 
cuales atribuíamos al gobierno paraguayo la iniciativa en 
pro del regreso de su asilado. 

El año 1841 fué, pues, rico en emociones y recuerdos 
para el patriarca que se creía olvidado. Aunque dado el 
aislamiento en que vivía, pensamos que muchos de ellos 
no llegaron a endulzar su solitario ostracismo. 

Creemos que lo que tampoco llegó a conocer en¬ 
tonces el proscripto, y que nosotros no hemos oído has¬ 
ta ahora comentar a ningún historiador, fué que cuan¬ 
do el pueblo uruguayo, con cálido entusiasmo propicia¬ 
ba su vuelta al terruño, el nombre de su José María fuera 
pronunciado como el mensajero más digno y oportuno 
para cumplir tan sagrada misión. 

Idea feliz. Ningún homenaje podía ser más grato 
al corazón del expatriado que volvería después de tan 
larga ausencia, que retornar en compañía del hijo, que 
llevaba con honor el uniforme de la patria, a la que el 
desterrado ofrendara el holocausto de sus amores. 

Todo estaba dispuesto para la partida del feliz via¬ 
jero, que le llevaría a la vez caros afectos del solar na¬ 
tivo, del hogar y de la sangre, pero no sabemos por qué 
hubo de desistir de tan honrosa comisión. 

Tal suceso hubiera sido un inesperado rayo de luz 
en el ocaso de su vida, al reconocer en aquel apuesto mi¬ 
litar al tierno niño que abandonara con su madre en¬ 
ferma, cuando la patria le exigió el sacrificio de sus 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 265 


más caros afectos. José María tenía ahora 35 años y era 
teniente coronel de caballería. 

El pasaporte otorgado al efecto, que hemos halla¬ 
do en el Archivo Nacional de Montevideo, nos ha dado 
a conocer este postergado viaje; cuando cuatro años más 
tarde intenta de nuevo entrevistarse con su padre, y pide 
se le renueve el citado documento, “el que nunca llegué 
a usar, <iice, por razones que excuso ahora exponer”. 

En consecuencia, nosotros nos quedamos también sin 
conocer los motivos que lo determinaron a suspender 
su viaje hasta 1846, en que lo realizó. 

La fecha del pasaporte —22 de setiembre de 1841— 
es casualmente la misma en que “El Nacional” publica¬ 
ba el enjundioso artículo de “Un Soldado”, que ya di¬ 
mos a la estampa. Lo que prueba que su designación 
coincidía con el movimiento popular ya comentado. 

En la segunda solicitud hecha en agosto de 1845, 
expresa: “Siéndome de absoluta y urgente necesidad pa¬ 
sar hasta el Paraguay a tener una entrevista con mi se¬ 
ñor padre el General don José Artigas, o por lo menos 
ponerme en contacto y comunicación más inmediata con 
él, ruego a V. S. se digne concederme su superior permiso 
para pasar temporalmente hasta aquel destino, renován¬ 
dome el pasaporte que con el mismo fin me expidió el 
Excmo. Gobierno de la República en 1841”. 

Tal vez fué una suerte para ambos que entonces no 
pudiera partir, porque sin duda le habría cabido el mismo 
destino que a los encargados de substituirlo, que no pu¬ 
dieron entrevistarse con Artigas porque no le permitie¬ 
ron su entrada al país. Fueron éstos, el ayudante mayor 
don Federico Albín y don Bernabé Plá, quienes con una 
escolta de diez soldados partieron, en 1841, hacia el Pa¬ 
raguay, trayendo dos pliegos para Artigas y una nota 
para los cónsules, cuyos textos, según algunos historia¬ 
dores, permanecen ignorados. 

Nosotros hemos podido hallar uno de los dirigidos 
a Artigas, que dice asi: 

“El señor Presidente de la República, en acuerdo de 
este día, ha resuelto se diga por este Ministerio al Bri¬ 
gadier Gral. don José Artigas, que mediante que el go¬ 
bierno del Paraguay ha puesto en plena libertad a to- 


266 


ELISA A. MENENDEZ 


dos los orientales que se hallaban detenidos en aquella 
república, en cuyo número se encuentra el señor Gene¬ 
ral, a quien se dirige la presente, cree justo el gobier¬ 
no invitarlo como lo hace a que regrese a su país natal, 
a tener la satisfacción de vivir en el seno de sus compa¬ 
triotas y en los goces que obtuvo por sus servicios dis¬ 
tinguidos a la causa de la independencia. El Ministro de 
Guerra y Marina que suscribe, al dejar cumplida la su¬ 
prema resolución, tiene la mayor complacencia en salu¬ 
dar al señor General con su acostumbrada consideración: 
Enrique Martínez.— Octubre 7 de 1841”. 

Ya sabemos que cuando los comisionados arriba¬ 
ron a Corrientes, la guardia paraguaya les comunicó que 
sólo podrían llegar hasta Pilar y ponerse allí a las ór¬ 
denes de comandante militar. Así lo hicieron, entregán¬ 
doles los pliegos para que se encargara de ponerlos en 
manos de los cónsules. 

Llama la tención esta contradictoria actitud, pues 
hemos visto que ellos mismos acababan de ofrecer todas 
las seguridades necesarias para el regreso. Y no hay 
duda que para Artigas hubiera sido mucho más satis¬ 
factorio tratar personalmente con losi delegados de su 
patria, la cual por primera vez tenía ocasión de tribu¬ 
tarle un homenaje de reconocimiento, y no por inter¬ 
medio de personas ajenas al asunto. 

Leamos la nota dirigida por los cónsules al coman¬ 
dante Gauto: “Acompañamos a Vd. dos pliegos dirigidos 
del Estado Oriental a don José Artigas, a quien le entre¬ 
gará Ud. diciéndole de nuestra parte que el Excmo. Señor 
Presidente de la República Oriental don Fructuoso Rive¬ 
ra, nos comunica que lo invita para trasladarse a aquella 
República, insinuándose con nosotros para que le permita¬ 
mos libre paso. Tendrá presente don José Artigas que 
Vd. de nuestra parte le ha ofrecido anteriormente! las 
amplias que necesite para verificar su regreso, y este 
mismo ofrecimiento lo repetirá Vd. en la presente oca¬ 
sión. 

“Siempre que él se determine a ponerse en camino, 
lo proveerá Vd. de lo necesario y le dará pasaporte para 
que en el camino se le den todos los auxilios que pidie¬ 
re, y como él por razón de su edad mayor no podrá ve- 




ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 267 


nir, ni es regular que marche a pasos precipitados, po¬ 
drá hacerlo según pueda y cómodamente; pero nos avi¬ 
sará la resolución que tome sobre el particular, para co¬ 
municarla oportunamente al portador de dichos pliegos, 
que se halla en la villa de Pilar, llamado don Federico 
Albín, Ayudante Mayor, a quien comunicamos la pre¬ 
sente remisión, por conducto del comandante del Pilar 
y para nuestro gobierno que le hemos de dar al expre¬ 
sado señor presidente. 19 de diciembre de 1841”. 

Ahora escuchemos como Gauto transmite a los cón¬ 
sules la respuesta de Artigas, cuya resolución está ex¬ 
presada con perfecta claridad, sin olvidar para éstos sus 
palabra de fina cortesía y gratitud, muy propias de su ca¬ 
rácter. Dice así: “Habiendo recibido los pliegos dirigi¬ 
dos del Estado Oriental a don José Artigas, inmediata¬ 
mente lo llamé y le hice entrega de los mismos en pro¬ 
pias manos. Y habiéndole seguidamente insinuado que 
V. S. se había servido comunicarme a efecto de que pon¬ 
ga a su noticia, que el Excmo. Señor Presidente de la 
República Oriental don Fructuoso Rivera, lo invitaba pa¬ 
ra trasladarse a aquella República a vivir en sociedad con 
sus consanguíneos y conterráneos, y que a este efecto 
de parte de V. E. no solamente tenía pase libre, sino 
todos los auxilios que necesitara para verificar el regre¬ 
so a la patria, como anteriormente se lo había ofertado. 

“Contesto: que ni un momento había de entregar al 
olvido todos los beneficios que V. S. se había dignado 
dispensarle. Que quedaría muy reconocido a todos ellos, 
pero que no podía desistir de su primera resolución, a 
menos que V. S. estime conveniente su residencia en la 
República Oriental, por algún efecto que pudiera conve¬ 
nir a vuestro país. Devuelvo a V. S. a pedimento del mis¬ 
mo don José Artigas los dos pliegos que le fueron di¬ 
rigidos del Estado Oriental...” — Diciembre 7 de 1841”. 

Al encontrarse los cónsules con los sobres cerra¬ 
dos, piensan que tal vez la censura sufrida hasta enton¬ 
ces lo impulsaba a obrar así y resuelven enviárselos de 
nuevo, manifestándole a la vez que dispone de libertad 
de expresión. Y dicen a Gauto: “Los acompañamos pa¬ 
ra que se los devuelva, significándole nuestra conside¬ 
ración por su buena atención, y prevéngale que no tie- 


268 


ELISA A. MENENDEZ 


ne que preocuparse de revelarnos sus comunicaciones, 
pudiendo girarlas libremente y que nos ha extrañado que 
no hubiese dirigido contestación alguna a dichas comu¬ 
nicaciones, por lo que no se llegue a creer que tiene im¬ 
pedida su comunicación libre. Hemos acompañado al Pre¬ 
sidente Rivera una copia conforme del oficio que Vd. 
nos ha dirigido con el aviso de que don José Artigas 
está firme en su primera resolución. — Diciembre 11 
de 1841.” 

La comunicación enviad^ a Rivera fué expresada en 
estos términos: “Por la nota que acompañamos a V. S. 
del oficio del Comandante de la Villa de Curuguaty ciu¬ 
dadano don Manuel Gauto, se confirmará la resolución 
de don José Artigas, sin embargo que le hemos franquea¬ 
do cuando guste verificar su regreso a esa República, 
su patria, conforme acredita el mismo documento. Só- 
1 q nos queda la displicencia de que don José Artigas no 
ha dirigido contestación alguna a los pliegos menciona¬ 
dos en el propio oficio que por este concepto acompaña¬ 
mos, para que vea V. S. que no depende de nosotros el 
que no se cumplan sus deseos en esta parte”. — Diciem¬ 
bre 10-1841. 

Esta inesperada actitud de Artigas nos deja ensimis¬ 
mados, obligándonos a penetrar de nuevo en los repliegues 
de su espíritu, en busca de una lógica respuesta. Pa¬ 
rece inverosímil que un hombre que lo sacrificó todo 
en aras de su patria, se niegue volver a ella cuando, ya 
libre, sus conciudadanos le ofrecen un hermoso regre¬ 
so. He aquí que nos encontramos con una causa pro¬ 
fundamente humana que justifica estaj negativa. Hay 
heridas espirituales que cicatrizan aparentemente, y el 
corazón del viejo desterrado había recibido tantas, que 
se ha llegado a suponerlo encallecido a los golpesi de 
las traiciones, de las calumnias y de las ingratitudes. 
Sin embargo no sucedía asi. Artigas nunca fué un im¬ 
pasible. Si supo ser humano para comprender los dolo¬ 
res ajenos, sigue siéndolo para sentir intensamente los 
suyos. Sabemos que cuanto más querida es la mano que 
nos hiere, más difícil de curar es la herida recibida. 

La invitación provenía del general Rivera, aquel que 
fuera su compañero infatigable en las rudas cruzadas, 


ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 269 


y su amigo caro al corazón. El proscripto no podía ol¬ 
vidar que, cuando al borde del abismo reclamaba auxi¬ 
lio de su brazo para asirse a él como tabla salvadora de 
Ja causa que juntos defendían. Rivera le volvió la espal¬ 
da, y dirigiéndose a Montevideo se puso a las órdenes del 
invasor. Nuestra admiración por el prócer no debe con¬ 
ducirnos al error de elevar a los héroes a la serenidad 
sublime de los dioses. Comprendamos que Artigas füé 
un hombre dotado de las pasiones humanas, enervadas 
aún más por la rudeza de las tormentas con que lo azo¬ 
tó la vida. Recordemos que el triunfo más difícil de al¬ 
canzar, es llegar al dominio de sí mismo. 

El héroe está ahora encorvado por los años y la mi¬ 
seria; pero su espíritu conserva el orgullo que caracte¬ 
rizaron siempre su personalidad. Al pensar que debería 
esa atención a quien lo abandonara en su caída, sintió 
abrirse la herida y brotar fresca la sangre de la ofensa.. . 

El proscripto mendigo rechazó el ofrecimiento. De¬ 
volvió en silencio aquellos sobres cerrados que le abrían 
la puerta de un porvenir venturoso, y volviéndole la es¬ 
palda, solicitó con humildad del gobierno paraguayo la 
autorización necesaria para cerrar sus ojos en este sue¬ 
lo, bajo estas selvas amigas, que lo acogieron en sq des¬ 
ventura y donde deseaba hallar tranquila tumba en su 
muerte. 

El doctor don Eduardo Acevedo, con su proverbial 
serenidad de juicio y clarividencia histórica, estudia es¬ 
te punto un tanto enigmático de la vida de Artigas; y 
recuerda las palabras que al respecto el coronel Cáceres 
estampa en sus “Memorias”, expresando “que Artigas 
atribuía el triunfo definitivo de los portugueses a la de¬ 
serción de Rivera, después de la batalla de Tacuarembó; 
y que por lo tanto no quería ni oír hablar de don Frutos...” 

Aunque halla que esta expresión concuerda con la re¬ 
solución tomada por Artigas, expresa su opinión con es¬ 
tas razones, que no llegan a convencernos: “Todos los 
hombres culminantes de Montevideo, dice, habían aban¬ 
donado la bandera de la patria para plegarse a la conquis¬ 
ta portuguesa, cuando la campaña estaba sobre las ar¬ 
mas defendiendo el territorio nacional. 

“La actitud de Rivera, ya en las postrimerías de 



270 


ELISA A. MENENDEZ 


la lucha, era simplemente la. última victoria de esos 
prohombres, a quienes el teniente de Artigas acompa¬ 
ñaba con su voto de miembro del Congreso Cisplatino a 
incorporar la Provincia Oriental a la Corona Portuguesa”. 

Este juicio, a pesar del respeto que nos merece la 
alcurnia intelectual del autor, no nos convence. 

El hecho de que los hombres culminantes de Mon¬ 
tevideo hubieran abandonado la bandera de la patria, no 
tenía para Artigas el valor militar que representaba en 
aquellos azarosos momentos la deserción de Rivera con 
su división, única que se había salvado del desastre de 
Tacuarembó, por no haber tomado parte en la batalla. 

Además, Artigas, con el concurso de esos prohom¬ 
bres o sin él, había continuado luchando en la campaña 
durante cuatro años, seguido de sus heroicos gauchos. 

Desde el año 1817 hemos visto a aquellos inclinarse 
para recibir bajo palio al invasor, hasta entregar total¬ 
mente, en el Congreso Cisplatino —1821— al que dieron 
visos de legalidad, la patria ensangrentada para que for¬ 
mara parte del reino de Portugal. 

Aquel inesperado abandono, por la persona de quien 
provenía y por el momento dificilísimo que atravesaba, 
debió dejar en el alma del jefe dolor más intenso y hue¬ 
lla más profunda que los demás. Dado el aislamiento en 
que vivió durante su destierro y la censura que lo rodea¬ 
ba, la cual, le levantaron al entregarle los pliegos. Artigas 
no podía estar enterado de las transformaciones sufridas 
en el ambiente de su provincia después de su alejamiento. 
Ni de los pormenores, causas y efectos que habían influi¬ 
do en el cambio de opinión de aquellos hombres. Debe¬ 
mos colocarnos en el caso especialísimo de Artigas, que 
ignoró completamente la historia de su país y los suce¬ 
sos del mundo, durante más de 20 años. En consecuencia, 
no podía conocer los zig-zags trazados en la senda polí¬ 
tica de su ex compañero: el histórico abrazo de Monzón, 
que uniéndolo al glorioso jefe de los Treinta y Tres, lo 
reincorporó de nuevo a la bandera de la patria; el triunfo 
transcendente de Rincón y la heroica conquista de las Mi¬ 
siones; patrióticas gestas que habrían hecho olvidar aquel 
desvio, dado que rara vez la carrera pública de un hom¬ 
bre no tiene algún humano desliz. Por eso será siempre 




ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 271 


de eterna aplicación la sublime sentencia de Jesús ante la 
pecadora perseguida: “El que se crea sin pecado que arro¬ 
je la primera piedra”. Artigas lo ignoraba todo. Sólo te¬ 
nía de su teniente el último recuerdo ingrato del hecho 
que los separó, como quien despierta de un largo sueño 
cataléptico, inconsciente del tiempo transcurrido. 

Esta era su situación espiritual, difícil de concebir 
hoy, en el momento en que le llegaba la inesperada invi¬ 
tación de Rivera, convertido, no sabe cómo, en presidente 
de la república, ofreciéndole en su tierra honores y bien¬ 
estar. 

Conociendo el carácter altivo de Artigas, su actitud de 
desterrado devolviéndole los pliegos sin dignarse leerlos, 
engarza, como eslabón culminante, en la límpida trayec¬ 
toria del que no supo claudicar “al bajo precio de la ne¬ 
cesidad”. 

Cabría preguntar, ¿cuál hubiera sido la respuesta del 
proscripto si alguno de aquellos prohombres claudicantes, 
ascendido a la presidencia de la república, hubiese ido a 
ofrecerle, en su ostracismo, una vida llena de bienestar? 

Su actitud hubiera sido la misma. La mano del ge¬ 
neral Artigas no se habría detenido a abrir aquellos so¬ 
bres para escuchar ofrecimientos de honores y grandezas 
que siempre despreció. No importa que la miseria ronda¬ 
ra su choza, que la calumnia continuara lanzando sus au¬ 
llidos; que los años, única fuerza capaz de doblegar aque¬ 
lla cerviz altiva, le obligaran a inclinarla hacia la tierra; 
nada ni nadie conseguiría quebrar su orgullo santo, ni re¬ 
cibir protección de quienes lo abandonaron con la patria 
a cuesta, para rendir tributo a los opresores de ella. 

Se aduce que su resolución de no volver al terruño 
fué debido a no querer presenciar, y menos intervenir, en 
el triste escenario de las guerras civiles que despedazaban 
el país. Razón de peso, por cierto, por la cual Artigas hu¬ 
biera contestado con una negativa, tal vez, mas acompa¬ 
ñada de algunas frases de agradecimiento por la atención 
recibida, como lo hemos visto proceder con los cónsules 
del Paraguay; pero nunca con un desaire personal al pre¬ 
sidente de la república, no siempre culpable de todos los 
males de esa índole que afligen un país. 

Sobre el efecto que esta resolución de Artigas produjo 


272 


ELISA A. MENENDEZ 


en el Uruguay, reproduciremos lo que expresa el doctor 
Acevedo, por hallarlo muy ajustado a la realidad: “Hemos 
buscado inútilmente, en la prensa de la época el eco de 
esta resolución de Artigas. Los diarios de Montevideo, 
que tan entusiastamente se habían ocupado de la repatria¬ 
ción, no llegaron a conocer el resultado tan negativo del 
esfuerzo del presidente Rivera; o conociéndolo, quisieron 
evitar al primer magistrado la divulgación del gravísimo 
desaire que acababa de recibir”. 

Desde este momento no sabemos que vuelva a tratar¬ 
se el asunto en ninguno de los dos países. La figura del 
proscripto cae de nuevo en el silencio durante cuatro años. 

Una nota del presidente López, del 21 de marzo de 
1845, hallada recientemente, y por lo tanto inédita, viene 
a iluminarnos el camino que le deparó el destino. 


ABANDONA CURUGUATY 

Artigas seguía el monótono ritmo de su vida selváti¬ 
ca, esperando el llamado de la eternidad, cuando fué sor¬ 
prendido por el comandante Gauto que lo llamaba para 
comunicarle la recepción de una nota de López, ofrecién¬ 
dole el puesto de instructor del ejército. 

Lo inesperado de aquel llamado debió sorprender al 
anciano, tan alejado de los días de sus épicas hazañas que 
hasta su título de General debió parecerle un eco vago, 
perdido en las lejanías del pasado. 

¡Hacía tanto que sólo se oía llamar don José Artigas! 

Lo que no consideraba desdoroso, pues él jamás fir¬ 
mó de otra manera, ni aun en sus partes de guerra, ma¬ 
nifestando siempre que sólo le bastaba el título de simple 
ciudadano. 

La nota del presidente López nos sorprende también a 
nosotros; pues desde 1841, en que hemos visto prodigarle 
las atenciones ya descriptas, se abre un paréntesis de si¬ 
lencio alrededor de su persona, como si hubiera caído de 
nuevo en absoluto abandono. Acaso algunos documentos 
perdidos oscurezcan este período de su vida, pues no halla¬ 
mos justificado tal olvido, que a los cuatro años vemos 
romper inesperadamente con el siguiente ofrecimiento: 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 273 


“Tan luego como reciba V. esta orden hará llamar a don 
José Artigas y le dirá que me he acordado de él para ins¬ 
tructor de un ejército de la República. 

“Le hago este propio a fin de saber si el estado de su 
salud y edad le permitirán aceptar el cargo en la inteli¬ 
gencia de que si él se allanase a prestar ese servicio a la 
República, le proporcionará Ud. todos los auxilios necesa¬ 
rios a fin de que venga a la brevedad posible. 

“Cualquiera sea el resultado me avisará Vd. inmedia¬ 
tamente. 

López. 


“Marzo 21 de 1845”. 

Tiene este documento un inmenso valor, pues nos da 
a conocer dos puntos importantes de su historia, sobre los 
cuales se hacían afirmaciones antojadizas: el motivo por 
el cual cesara su confinamiento en Curugualy, y el año 
en que se realizó. Dos hechos interesantes que nadaban en 
conjeturas, sin que nada serio pudiera afirmarse. 

Él señor Pedro Lamy Dupuy creyó conseguir el me¬ 
dio de aclararlos tomando declaración a algunos antiguos 
vecinos de Manorá, cuando en 1911 visitara este país. Es 
este un paraje que dista unos diez kilómetros de Asun¬ 
ción, y según versiones tradicionales, fué ahí el primer 
sitio habitado por Artigas al regresar de Curuguaty; pero 
no hemos hallado documento que lo atestigüe. 

El hijo de Artigas, en sus declaraciones que transcri¬ 
biremos, dice que su padre antes de residir en Ybiray vi¬ 
vió un tiempo en la Recoleta — “sitio distante una legua 
de la capital” — agrega. Confirmamos este último dato; 
pero nada dice de su estada en Manorá, como tampoco lo 
expresan ninguna de las personas que lo conocieron y nos 
han legado sus impresiones, las cuales siempre se refieren 
a Ybiray como sitio de su residencia. 

Sin embargo, el citado autor, guiándose por la voz de 
la tradición, se dirige a Manorá, en busca de datos y re¬ 
cuerdos. Allí habla con antiguos vecinos que afirman ha¬ 
ber conocido a Artigas radicado en ese lugar, entre ellos 
cita a don Antonio D’Emery, a don Manuel Joaquín Rodrí¬ 
guez y a otros ancianos, cuyas amplias y minuciosas decía- 


274 


ELISA A. MENENDEZ 


raciones sobre la vida del patriarca en aquella localidad, 
publica en su libro “Artigas en el Cautiverio”. Basándose 
en ellas, el autor llega a la conclusión de que Artigas vivió 
allí, en mal disimulada prisión, el período comprendido 
entre 1841-1845, en que fué trasladado a Ybiray. 

La reciente aparición de la nota de López, ya trans¬ 
cripta, echa por tierra todas estas afirmaciones, probando 
en forma irrebatible que Artigas, hasta marzo de 1845, 
seguía morando en Curuguaty. 

La nota citada refleja el temor de que el anciano, de¬ 
bido a su avanzada edad, no se resuelva a aceptar un cargo 
que requiere energía y actividad. Creemos que sucedió así, 
pues no se ha llegado a saber que Artigas hubiera sido 
instructor del ejército paraguayo. 

López, al ver su ancianidad, desistió de sus propósi¬ 
tos, resolviendo ofrecerle una morada en una de sus cha¬ 
cras situadas en estos lares, a ñn de que pasara el resto 
de sus días. 

De cualquier modo, podemos felicitarnos que el presi¬ 
dente López haya tenido este feliz recuerdo, que arrancó 
al desterrado de aquel lugar inaccesible. Si no hubiese pa¬ 
sado el último lustro de su vida en estos aledaños, su 
historia de proscripto estaría envuelta en el más profundo 
misterio, si exceptuamos la breve correspondencia, que, 
interesándose por su asilado, cambian los cónsules con el 
comandante Cauto, en 1841. 

Es ella un relámpago que nos permite verle por unos 
instantes. 

Su traslado a Ybiray tuvo el valor inmenso de volver 
a conocer el mundo; saber el resultado de sus sacrificios 
y desvelos; pues recién gozó de libertad. 

Aquí fué visitado por destacadas personalidades, que 
llegaron hasta el viejo caudillo atraídas por su fama pa¬ 
sada. Algunas nos han dejado escritas preciosas referen¬ 
cias que nos permiten reconstruir su vida. 

Entre estos visitantes citaremos al general argentino 
don José María Paz, al militar brasileño Beaurepaire 
ftohan, al sabio francés doctor Alfredo Demersay y a su 
hijo José María. Trató al presidente López y a sus fami¬ 
liares, cultivando especial amistad con su hijo Benigno; 
se relacionó con los sencillos vecinos del lugar, entre los 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 275 


cuales era muy apreciado por su natural bondad. Iba a 
misa a la iglesia de la Recoleta, pues aun no existía la 
parroquia de Trinidad; montaba a caballo, hacía y retri¬ 
buía visitas, jugaba a la baraja, tomaba mate... Nunca 
dejó de ser un criollo. Fué hasta su postrer momento la 
encarnación viva de la patria. Se le conocía en el barrio 
por “el caraí (señor) extranjero”, porque debido a la per¬ 
secución que éstos sufrieron durante la dictadura de Fran¬ 
cia, eran rarísimos en el país. De ahí que su partida de 
defunción fuese extendida con esa “nacionalidad”. 

Nos cuenta una anciana vecina que su madre recor¬ 
daba a un caraí extranjero que vivía cerca de su casa, 
en una chacra de López y criaba muchas gallinas. Esta 
afición de Artigas por las aves la hace notar también 
Zinny cuandoí se refiere a la vida que llevaba en Curugua- 
ty, como complemento de su dedicación a la agricultura. 


ORIGEN DEL HIMNO NACIONAL PARAGUAYO 

La noticia de que López había sacado a Artigas de su 
confinamiento en Curuguaty, devolviéndole la libertad, 
tuvo simpática resonancia en la tierra charrúa. 

Casualmente en esa época —1846— llegaron a Monte¬ 
video en misión oficial, que no es del caso consignar aquí, 
dos delegados paraguayos, los señores Jovellanos y Gon¬ 
zález. Estos tuvieron ocasión de ponerse en comunicación 
con el célebre poeta, autor de nuestro Himno Nacional, 
don Francisco Acuña de Figueroa. Este había sentido 
siempre una gran admiración por Artigas, y en sus con¬ 
versaciones con los enviados paraguayos, supo que el go¬ 
bierno había mejorado la vida del proscripto. Un senti¬ 
miento de humana gratitud sacudió su espíritu y lo ins¬ 
piró a verter y dar forma marcial a las vibrantes notas 
de un “Himno Patriótico”, que envió “dedicado a la Repú¬ 
blica del Paraguay” como expresión de reconocimiento. 

En el original, que hemos visto en el Museo de Asun¬ 
ción, el autor ha escrito al pie esta nota: “Presentado por 
mí a los señores Jovellanos y González enviados de aquella 
República en Mayo de 1846, y poco después adoptado en 



276 


ELISA A. MENENDEZ 


aquella república y declarado himno nacional permanente. 
La música es la misma del Himno Oriental”. 

En consecuencia, el Himno Nacional Paraguayo tuvo 
un digno y bello origen. Fué la concresión de un estado 
espiritual de gratitud en la patria de Artigas, expresada 
por el estro de su bardo, que acercó o vinculó con la voz 
de los himnos hermanos, el alma de estos pueblos. 


ARTIGAS EN YBIRAY 

Mucho se ha escrito sobre la vida del patriarca en 
este lugar, porque es indudablemente el período más cono¬ 
cido de su vida en el país. De todo lo que hemos leído 
y compulsado, elegimos las impresiones que nos han trans¬ 
mitido tres de sus visitantes, por considerarlas las más 
imparciales y autorizadas. Son ellas las de un argentino, 
un brasileño y un oriental. 

Hacemos constar esta casual coincidencia porque pa¬ 
rece acusar cierto grado de mayor justicia en sus opi¬ 
niones. 

Fueron éstos los ya citados militares: el oficial brasi¬ 
leño Beaurepaire Rohan, el general argentino Paz y el 
teniente coronel José María Artigas, hijo del procer, que 
oculta su nombre bajo el seudónimo de Un Oriental al 
dar a la estampa sus impresiones sobre su padre, publi¬ 
cadas en ‘‘El Constitucional” de Montevideo al regreso de 
su viaje al Paraguay. 

Empezaremos por hacer un estudio comparativo del 
lugar, tal como existe actualmente, con los datos que nos 
suministran los documentos citados. Comprobamos que 
rara vez un paraje conserva a través de un siglo tal fide¬ 
lidad en los accidentes que lo caracterizan. 

Se conocía entonces con el nombre de Ybiray, la lo¬ 
calidad que comprende hoy el pueblo de La Santísima 
Trinidad y el Jardín Botánico, a cuya entrada, hacia la 
izquierda, está el Solar de Artigas, donde se levanta la 
Escuela del mismo nombre, monumento erigido por el pue¬ 
blo oriental a la memoria del procer. Al frente, el magni¬ 
fico ybirá-pytá o “Arbol de Artigas”, abre su frondosa 
copa en forma de sombrilla protectora. 




ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 277 


Era antes el Botánico una extensa propiedad de don 
Carlos Antonio López, dividida en chacras y quintas, cu¬ 
biertas de feraz vegetación. En una de ellas tenía el presi¬ 
dente su casa veraniega,, residencia de su familia, formada 
por su esposa doña Juana Carrillo y varios hijos; entre 
ellos, el más tarde célebre mariscal Francisco Solano. 

Gobiernos posteriores adquirieron esta valiosa propie¬ 
dad para dedicarla a escuela de agricultura y jardín 
botánico, siendo este último, hasta hoy, el fin a que se le 
destina. En ella se levantaba la casita que López dispuso 
fuera albergue de nuestro procer. Ha mucho que desapa¬ 
reció. Pero el ya citado botánico Dr. Alfredo Demersay, 
que en 1848 visitara estas comarcas en misión de estudios, 
nos legó una hermosa colección de láminas, en las cuales 
había estampado vividas notas de todo lo más importante 
que sus ojos vieron, y cuyas copias se hallan en los museos 
de Asunción y de Montevideo. Entre ellas, además del 
célebre bosquejo a Artigas atribuido a Bonpland, y de 
los principales hombres de la época en el Río de la Plata, 
se encuentra el dibujo de la morada de Artigas, que nos 
presenta con esta inscripción: “Casa habitada por Artigas 
en Ybiray”. 

Era, según la lámina, una modesta vivienda de dos 
aguas, techo de tejas y un pequeño corredor. ¿Cuál era 
exactamente su situación? 

—Creemos que muy cerca del “ybirá-pytá”, tal vez de¬ 
bajo de su ramaje amplio y acogedor; pues desde los pri¬ 
meros viajeros compatriotas que llegaron al país y quisie¬ 
ron conocer el sitio que el patriarca inmortalizara con su 
muerte, fueron conducidos junto a este árbol, cuya foto¬ 
grafía tomada hace casi medio siglo, nos ha sido propor¬ 
cionada por una persona que nos merece el mayor respeto. 
No había transcurrido entonces igual lapso desde que 
Artigas desapareció. Fácil era, por lo tanto, a los vecinos 
del lugar identificar el sitio donde estaba situada su mo¬ 
rada, y siempre la ubicaron junto al árbol, que hoy ya ha 
pasado a ser un símbolo sagrado para el alma oriental. 
Ningún uruguayo llega a él sin sentirse embargado de pro* 
funda emoción. 

Insistimos sobre este punto, porque no falta el des¬ 
creído de oficio que, sin fundamento serio, afirma que la 



278 


ELISA A. MENENDEZ 


casita de Artigas estaba situada bajo el inmenso manduví- 
guazú. junto a la casa-habitación que ocupaba la familia 
del presidente López. El sitio, por sí solo, nos parece ina¬ 
propiado. 

Además, en el archivo del Jardín Botánico, a cuya ins¬ 
titución pertenece el magnífico ejemplar, nos han sumi¬ 
nistrado pruebas fundamentales de que ese árbol no exis¬ 
tía en la época de Artigas, pues no es originario del Para¬ 
guay sino del Brasil, siendo uno de los pocos ejemplares 
existentes en el país. Fué traído por don Carlos Antonio, 
como habitualmente lo llaman hasta hoy los habitantes del 
lugar, para enriquecer su quinta, conjuntamente con otras 
múltiples variedades de plantas raras, muchas de las cua¬ 
les embellecen aún el Botánico. A tal fin hizo fletar un 
vaporcito especial, siendo encargado de hacer las compras 
y elección de las mismas, el señor José Berges, más tarde 
ministro paraguayo en aquel país. El manduví-guazú o 
“maní grande”, cuyo nombre científico es “Sterculia Chi- 
ehae Presl”, llama la atención por sus rarísimas e inmen¬ 
sas semillas coloreadas, más interesantes que sus propias 
flores, y por su colosal desarrollo, muy superior al Arbol 
de Artigas, debido a su calidad de madera blanda que le 
permite rápido crecimiento. Por el contrario, el ybirá- 
pytá o “madera colorada”, llamado así porque toma ese 
color cuando la hieren los rayos solares, y cuyo nombre 
científico es “Peltophorum dubium”, es de lento crecer y 
vida secular, por su condición de madera muv dura. Ambos 
ejemplares vecinos rivalizan en la majestad de sus fron¬ 
das, destacándose inconfundibles en el boscaje que los ro¬ 
dea, y cuyos troncos rugosós nos hablan de épocas lejanas 
y de recios vendavales que han sabido resistir. Para ilus¬ 
trar mejor a los lectores publicamos sus respectivas foto¬ 
grafías, recientemente tomadas. 

La descripción más exacta que ha llegado a nosotros 
de este histórico lugar, tan enraizado al corazón del pue¬ 
blo oriental, pertenece, precisamente, al hijo del procer; 
porque tal vez como nadie puso alma en los ojos para ver 
y recordar detalles del ambiente en que moraba y termi¬ 
naría sus horas, su ilustre progenitor. Ya dijimos que apa¬ 
reció con la firma de Un Oriental; pero don Isidoro de 
María, director de “El Constitucional”, dijo después en su 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 279 


“Compendio de Historia” que pertenecía al hijo de Artigas. 

Refiriéndose al paraje, dice: “Hay en este lugar tres 
posesiones inmediatas: En una habita la digna y benéfica 
familia del señor Presidente López, amiga y protectora 
del General; la otra la ocupa el Ministro del Brasil, y en 
la otra, cerca de las salinas está don José Artigas”... 

Pero antes de seguir adelante, detengámonos para 
identificar los edificios de que nos habla, y que hoy nos 
son tan familiares. La casa de López dista apenas unos 
doscientos metros del Solar de Artigas. Se conserva en 
buen estado, sirviendo de sede a la dirección del Jardín 
Botánico. Es una sólida construcción de estilo colonial, de 
espesas paredes de piedras, protegidas por una amplia ga¬ 
lería columnada y constituida por numerosas habitacio¬ 
nes. Se le conoce actualmente en el lugar por el nombre de 
“La Casa Baja”. Arboles frondosos la circundan, ofre¬ 
ciéndole su sombra protectora. 

Un poco más adelante, sobre elevada colina y unida 
por una hermosa avenida de eucaliptus, se levanta “La 
Casa Alta”, de dos plantas, construida en el mismo estilo 
que la anterior, con sus pequeñas ventanas de rejas co¬ 
loniales, su techumbre de tejas ennegrecidas por el tiempo 
y la infaltable galería columnada para defenderla del sol 
abrasador. Magníficas palmeras y árboles de las más va¬ 
riadas especies, le ofrecen sombra y belleza. Indudable¬ 
mente que es ésta la casa, mansión señorial en su tiempo, 
que el narrador da habitada por el ministro del Brasil. 
Fué más tarde morada veraniega de Mme. Lynch, la cau¬ 
tivante inglesa que tanta influencia tuvo en la vida del 
mariscal Francisco Solano. 

“...Y en la otra, cerca de las salinas, agrega, está 
don José Artigas...” Este dato tiene para nosotros par¬ 
ticular interés. La casita, ya lo hemos dicho, ha desapa¬ 
recido. No podía tener la solidez de las construcciones des¬ 
criptas, capaces de resistir la lucha contra cien años. Pero 
el detalle antedicho concuerda perfectamente con la ca¬ 
lidad de las aguas que ofrece el subsuelo del Solar, y sus 
adyacencias, tan salobres, que son casi inadaptables para 
el uso doméstico. Y acaso por ello le llamaran a este lugar 
“las salinas”. 

Sigamos comentando este interesante documento. 



280 


ELISA A. MENENDEZ 


“Esta buena y respetable familia, dice refiriéndose a la 
de López, prodiga sus cuidados a aquel anciano, que por 
sus virtudes y corrección ha sabido captarse el aprecio 
y la estimación de todas las personas que la-forman. El 
presidente de la república lo honra y favorece con su 
amistad y benevolencia. Generosas y repetidas ofertas 
le han dirigido, pero incapaz Artigas de ser demasiado 
gravoso, ni de abusar de la bondad de sus bienhechores, 
se limita a lo más indispensable para la vida. Agradecido 
a sus beneficios desea ocasiones en que demostrarle su 
vivo reconocimiento y no cesa de hacer votos por su fe¬ 
licidad. Dios dé salud a quien hace tanto bien, son sus 
palabras siempre que le sirven el alimento...” 

Nada más de acuerdo que estos datos con la figura 
y el lugar que estudiamos, los cuales son corroborados 
con fidelidad por Beaurepaire Rohan, el militar brasileño 
que en la misma fecha —1846— visitara al patriarca de 
Ybiray, y cuyos documentos compulsaremos en seguida. 

Era éste un distinguido y joven oficial del imperio 
que visitaba el país, cuando fué sorprendido en la lega¬ 
ción del Brasil por la noticia que Artigas vivía en estos 
aledaños. 

El nombre del famoso caudillo hizo revivir en su alma 
recuerdos de infancia. ¡Tanto había oído en su hogar har 
blar de él! 

Y resolvió hacerle una visita, de la cual vierte sus 
impresiones con emoción y sinceridad} en un opúsculo 
publicado con motivo del citado viaje. Escuchémosle: 

“Por los arrabales de Asunción existen muchas cha¬ 
cras. En una de ellas visité hoy, viejo y pobre, pero lleno 
de reminiscencias de gloria, a aquel guerrero tan temido 
de las campañas del Sur, el famoso don José Artigas. 
Francia, a quien el derrotado General pidiera un refugio 
hace más de veinticinco años, lo destinó a una de las 
villas del interior, donde vivió hasta que el actual go¬ 
bierno le concedió la libertad, y con ella el pan que lo 
alimenta. 

“No me hartaba yo de estar frente a frente con este 
hombre intrépido de cuyas hazañas oyera hablar desde mi 
infancia, y que, desde hace mucho reputaba muerto. Por 
su parte, no menos satisfecho se mostró el declinante vie- 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 281 


jo, sabiendo que a su choza me conducía la fama de sus 
hechos. 

“¿Entonces — preguntóme risueñamente — mi nom¬ 
bre suena todavía en su país? — Y habiéndole respondido 
afirmativamente, contestó después de una pequeña pausa: 
“Es todo lo que me resta de tantos trabajos. Hoy vivo de 
limosna”. 

Nada más vivo que este cuadro, descripto con bello 
realismo por el joven oficial embargado de emoción y 
respeto ante “aquel monumento histórico en ruinas”, co¬ 
mo dirá después. 

Si las reliquias inanimadas nos cautivan con el poder 
misterioso que emanan de sus historias, ¿cómo no iba a 
atraer al noble joven aquel monumento viviente, evoca¬ 
dor de todo un pasado de gloria, que aunque había luchado 
contra su patria, tenía el magnífico atractivo de indiscu¬ 
tible grandeza? 

Lo inesperado del hallazgo, “pues hacía tanto lo re¬ 
putaban muerto”, su noble ancianidad, su miseria digna, 
oculta en lejanos arrabales, que le movía a confesar “hoy 
vivo de limosna”; todo debió conmover al gallardo militar, 
reverente ante aquella ruina que sonríe al saber que su 
nombre suena todavía en el país de sus más encarnizados 
enemigos. Y ese oficial, que desde niño oyera hablar de 
sus hazañas como provenientes de un héroe de leyendas, 
estaba ante él, cual un noble mensajero, que antes de la 
partida del anciano, viniera a traerle el anuncio de la glo¬ 
ria que se aprestaba a coronar sus sacrificios. 

La América luxo brasileña, hacía llegar al desterrado, 
tal testimonio de reconocimiento. 

Transcurren casi cuarenta años. Un día el doctor Car¬ 
los María Ramírez al escribir su obra “Artigas”, recuerda 
al militar brasileño que tan preciosas impresiones nos le¬ 
gara de su visita al patriarca; le escribe en demanda de 
mayores datos que los ya publicados en el opúsculo. 

Beaurepaire Rohan, que era a la sazón teniente ge¬ 
neral del imperio, respondió al Dr. Ramírez con una gen¬ 
til misiva, fechada en Río de Janeiro el 26 de diciembre 
de 1884, que publicó en su libro el citado autor. En ella 
confirma lo anterior y se expresa: “Agregaré además que 
Artigas era un hombre de mediana estatura, delgado, de 


282 


ELISA A. MENENDEZ 


nariz aguileña y mirar centellante. Su debilidad senil lo 
obligaba a andar siempre apoyado en un bastón. 

“Era la imagen de un monumento histórico en ruinas”. 
Este retrato físico es una confirmación del que gráfica¬ 
mente nos legó Demersay, tomado del natural dos años 
más tarde, y de lo que nos refieren otras personas que lo 
conocieron en la misma época. Son, datos de verdadero 
valor histórico. 

A continuación Beaurepaire Rohan describe otros de¬ 
talles interesantes porque aclaran dudas y confirman ver¬ 
dades: “La existencia de Artigas, dice, en las proximida¬ 
des de Asunción era casi desconocida por la población del 
ambiente: nadie hablaba de ella. Fué en la Legación del 
Brasil que tuve casualmente noticias del afamado caudi¬ 
llo”. Esta afirmación la compartimos nosotros amplia¬ 
mente, aunque hemos dicho que Artigas estaba relacio¬ 
nado con los vecinos del lugar. Debemos recordar que es¬ 
te pueblo había vivido tan aislado como nuestro héroe, y 
por lo tanto nada sabía tampoco de lo que pasó en el 
mundo durante treinta años. 

“Una generación olvidó que fuera de las fronteras 
había otros pueblos; otra nació ignorándolo por completo”, 
dice el doctor Chaves. 

¿Podrían, entonces, aquellos sencillos vecinos, llegar 
a reconocer en este viejecito decadente y humilde, a aquel 
guerrero tan famoso, si es que alguna vez llegó a sus 
oídos el eco de su nombre? Ni el mismo cura párroco que 
lo enterrara cuatro años más tarde, y a cuya iglesia asis¬ 
tía a misa todos los domingos, sabía siquiera su nacio¬ 
nalidad, pues escribe en la partida de defunción “...En¬ 
terré a un adulto llamado José Artigas, extranjero...” 

Ya hemos dicho que así se le calificaba. 

Si el párroco, que no dudamos era de las personas 
más ilustradas de la localidad, no conocía su historia ni 
su nombre, pues al escribirlo no le evoca el recuerdo de 
la patria oriental, creemos que Beaurepaire Rohan tiene 
razón al manifestar que no se sabía que Artigas moraba 
en el lugar. 

“Nadie hablaba de él, dice. Fué en la legación del 
Brasil que tuve casualmente noticias del afamado caudi¬ 
llo”. Esta expresión concuerda también con lo que escri- 


ARTIGAS DEFENSOR DE DA DEMOCRACIA AMERICANA 2 83 


be “Un Oriental”, “que el ministro del Brasil ocupaba 
una de las tres posesiones existentes en la localidad”. Eran, 
pues, vecinos. Y para el diplomático brasileño no podía 
pasar inadvertido el nombre de José Artigas, lo que dió 
feliz oportunidad para que el joven llegara hasta el pros¬ 
cripto, pudiendo así legarnos tan preciosos y concisos in¬ 
formes de su vida. Todavía agrega este interesante deta¬ 
lle: “Con él vivía un viejo “paulista”, su amigo tan fiel 
en los días de prosperidad como en las vicisitudes de una 
vida atribulada por los reveses”. 

Este visitante también reparó en Ansina, y supo de 
auténtica fuente que su fidelidad había resistido tanto 
los días venturosos como los de derrotas y miserias. 

Es difícil hallar una idea más fielmente expresada 
que ésta y lo que dice “Un Oriental” respecto al mismo 
personaje. 

En lo único que no estamos de acuerdo con Beaure- 
paire Rohan, es en la nacionalidad que le atribuye, pre¬ 
sentándolo como “paulista”, es decir brasileño. Habiendo 
estado siempre Artigas en lucha con el Brasil, no iba a 
elegir para asistente o simple criado suyo a un súbdito de 
esa nación. Pero recordemos también que estos últimos 
informes son dados cuarenta años más tarde de haber rea¬ 
lizado su célebre visita, y si el tiempo no logró borrar de 
su memoria la imagen de aquel vasallo fiel, bien pudo 
hacerle olvidar el insignificante detalle del lugar donde 
naciera. 

Volvamos a continuar analizando lo que “Un Orien¬ 
tal” nos dice sobre la vida del procer en este país: “Edu¬ 
cado en la escuela de la desgracia, gustaba hacer bien al 
pobre y cada vez que recibía su pensión la distribuía casi 
toda en limosnas entre los indigentes. Llegó esta noticia 
a Francia, quien suponiendo que el General no tenía ne¬ 
cesidad de aquello para vivir, cuando le daba aquel des¬ 
tino, le suspendió la pensión que había recibido durante 
diez años consecutivos. 

“Artigas vivió hasta la muerte del Dictador (a quien 
no vió jamás) de su trabajo personal. Reunió hasta no¬ 
venta y tantos animales, pero sobrevino una oeste más 
tarde, reduciendo de seis a ocho su número”. 

“Muerto Francia, sucedió el gobierno de los cinco 




284 


ELISA A. MENENDEZ 


miembros. Hubo una gran prendición en el Paraguay y 
Artigas fué preso también por orden del ex-secretario del 
dictador. La partida que fué a prenderlo lo encontró aran¬ 
do y desnudo por el calor de medio cuerpo para arriba. 
Pidió permiso para entrar a su casa a vestir una camisa, 
y le condujeron a un calabozo, donde permaneció un mes 
incomunicado, con una barra de grillos sin conocer la cau¬ 
sa. Al cabo de este tiempo lo sacaron una noche de su en¬ 
cierro, en circunstancias que había alguna gente de tropa 
formada en la plaza del pueblo, para quitarle las prisio¬ 
nes y restituirlo a la libertad. Fué llevado a la casa del 
comandante que le satisfizo y le tranquilizó completamente. 

“Poco tiempo después el gobierno de los señores cón¬ 
sules le llamó a su presencia y le destinó a la Recoleta 
(punto distante como una legua de la capital) para su 
residencia. Su situación no era entonces de las más felices: 
un hermano tan honrado como benéfico del actual presi¬ 
dente de la república, recurrió a la fina bondad jde su ilus¬ 
tre hermano, y éste con una atención y generosidad digna 
de su carácter franco y humanitario, lo hizo trasladar a 
“Yguialú” dándole una de sus chacras o quintas para que 
habitase y proveyéndole de ropas y enseres”. 

Creemos que hay un error en el nombre de “Yguialú”, 
pues nadie recuerda que haya existido en los alrededores 
de Asunción un paraje llamado asi, mientras que está 
comprobado que Artigas estuvo y murió en Ybiray. 

Encontramos enceste interesante extracto algunas 
otras pequeñas equivocaciones de nombres y fechas, que 
aclararemos compulsando otros documentos. Dice que Ar¬ 
tigas estuvo seis meses en el convento de Las Mercedes, 
cuando sólo pasó tres, comprobado por una nota de Arti¬ 
gas. Creemos también que es erróneo el dato sobre el 
tiempo que permaneció en la prisión, por las razones apun¬ 
tadas en el capítulo correspondiente. Y si hallamos estos 
involuntarios desvíos de la verdad, pudo también el autor 
haber confundido los parajes Manorá y Recoleta. En lo 
que expresa sobre las luchas bélicas y políticas de Artigas, 
así como de su vida en este país, lo hallamos en un todo 
ajustado a la verdad; por ser aspectos muy conocidos omi¬ 
timos transcribirlos. 

Aunque el presidente López hubiera dado a Artigas 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 285 


una chacra y los enseres necesarios para trabajarla, no 
nos extraña oírle decir que vivía de limosna; pues la de¬ 
cadencia de los dos ancianos no podía permitirles el peso 
de las duras tareas agrícolas. De ahí que su hijo también 
exprese: “Dios dé salud a quien hace tanto bien, son sus 
palabras siempre que le sirven el alimento”. ... “Incapaz 
Artigas de ser demasiado gravoso, se limita a lo más in¬ 
dispensable para la vida”... 

Estas breves frases lo dicen todo. Y tornando transpa¬ 
rentes las brumas del tiempo nos permiten mirar con emo¬ 
ción y reconstruir en estos mismos lugares aquel cuadro 
donde un anciano de blancos cabellos, en cuya frente se 
refleja serenidad de conciencia, deambula, acompañado de 
un perro que parece mitigar su soledad. Más allá un negro 
humilde, en cuya cabeza los años fueron arrojando nieve. 

La paz del ambiente campesino que hasta hoy envuel¬ 
ve el Solar; el boscaje agreste que lo circunda, donde se 
oye el croar de los batracios confundido con el canto de 
las aves silvestres; el ybirá-pytá centenario, de frondoso 
ramaje adornado con floridos racimos amarillos; la “casa 
de López” con su manduví-guazú secular; más alia “la 
casa alta”, evocadora del idilio que endulzara la trágica 
vida de Francisco Solano; el cielo de azul intenso y hori¬ 
zontes crepusculares de fuego; el undísono río, cantando 
en el arpa del viento su eterna canción de primavera, to¬ 
do está igual. Nada ha cambiado. Fácil es, trasladarnos 
un siglo atrás. No quiere ser una carga, por eso no abusa 
de la bondad de sus bienhechores, conformándose con lo 
indispensable para la vida. Aquella confesión hecha a 
Beaurepaire Rohan, al decirle “hoy vivo de limosna” es 
un grito del alma; no de reconvención, sino de justifica¬ 
ción ante el mundo, para decirle, acaso por última vez, 
que sus luchas no tuvieron intereses mezquinos ni perso¬ 
nales lucros. Por eso la miseria no le avergüenza. La lle¬ 
va con orgullo. 

En aquellas horas de gris atardecer, llegará otro dis¬ 
tinguido visitante a la humilde choza del anciano. Es el 
argentino general José María Paz. 

¿El motivo de su visita? ¿Curiosidad? ¿Admiración? 

Zorrilla lo ve ir como enviado de los unitarios argen¬ 
tinos a ver si puede realizar el milagro de derrocar la ti- 




2S t; 


ELISA A. MENENDEZ 


ranía rosista.. . ¡Los unitarios reclamando la presencia de 
Artigas en el escenario político de su patria! 

Nos limitaremos a, transcribir lo que nos dice en sus 
“Memorias” el citado militar; desgraciadamente, se mues¬ 
tra parco y reservado. 

“En el año 1846, dice, he conocido al anciano Artigas 
en el Paraguay, después de veintiséis años de detención, 
ya voluntaria o involuntaria, y de donde es posible que 
no salga más. Tiene más de 80 años de edad, pero monta 
a caballo y goza de tal cual salud. Sin embargo sus facul¬ 
tades intelectuales se resienten sea de la edad, sea de la 
paralización física y moral en que lo constituyó el doctor 
Francia, secuestrándolo de todo consorcio humano y rele¬ 
gándolo al remotísimo pueblo de Curuguaty. El actual go¬ 
bierno lo ha hecho traer a la capital donde vive más pasa¬ 
blemente. Sus métodos de vida, sus hábitos y sus maneras 
son los de un hombre de campo”. 

Esta última observación del táctico argentino no nos 
sorprende, la hallamos justa y atinada; nos induce a re¬ 
cordar que Artigas llevaba en el Paraguay veintiséis años 
de labriego, más el tiempo transcurrido en su azarosa vi¬ 
da de guerrero, cuyas luchas tuvieron siempre por esce¬ 
nario la desierta campaña: es tiempo más que suficiente 
para adquirir hábitos y costumbres de la gente de campo, 
entre la cual transcurrió casi toda su vida. 


ENTREVISTA DE ARTIGAS CON SU HIJO 

No ha sido aclarado por los historiadores el móvil de 
la visita que hiciera a su padre en el destierro el teniente 
coronel José María Artigas. Se atribuye simplemente al 
impulso de amor y respeto filial. Poco ha quedado escrito 
al respecto, y sobre antojadizas conjeturas no puede ha¬ 
cerse historia. Sin embargo, huroneando entre viejos pa¬ 
peles de archivos, dimos con la solicitud de permiso y 
renovación del pasaporte que éste hiciera nuevamente, en 
1845, para realizar su postergado viaje al Paraguay. Ana¬ 
licemos. Debe tenerse en cuenta que el hijo no era un sim¬ 
ple ciudadano que iba a reconocer y, tal vez, a buscar a su 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 287 


anciano padre desterrado. Era un militar que desempeña¬ 
ba un elevado cargo en el ejército que defendía la plaza 
de Montevideo durante la Guerra Grande. Nos será fácil 
deducir que esta entrevista, tan urgentemente solicitada, 
a pesar del carácter familiar que es justo reconocerle, en¬ 
cerraba fines políticos. Recordemos que sobre el Uruguay 
se cernían agudos problemas internacionales, cuya solu¬ 
ción se buscaba por medio de las armas, en aquella larga 
jornada, que después de nueve años terminó con el pacto 
fraternal de “no hay vencidos ni vencedores”, el 8 de Oc¬ 
tubre de 1851. 

Pero es en el fragor terrible e indeciso de la lucha 
—en 1846— cuando el teniente coronel Artigas abandona 
temporalmente las armas, “porque tiene absoluta y ur¬ 
gente necesidad de tener una entrevista con su señor pa¬ 
dre el general don José Artigas, o a lo menos ponerse en 
contacto y comunicación más inmediata con él”, según 
expresa en la solicitud. 

¿No cabe suponer, que ese interés que aduce es arras¬ 
trar aquel glorioso trofeo para llevarlo a los muros de la 
defensa, a ver si su prestigio realiza el milagro de hallar 
solución a tan sangriento problema? 

Fuera de las murallas, en el campo sitiador, también 
se piensa lo mismo. La figura del viejo caudillo en sus 
filas sería un valioso estandarte. Y su nombre era allí 
enaltecido y proclamado, a pesar de que el hijo del héroe 
milita en las filas adversarias. Nos dice el ilustre histo¬ 
riador y publicista Dr. Carlos María Ramírez en su citada 
obra, que recorriendo las páginas de un pequeño perió¬ 
dico que se editaba en el Cerrito, denominado “El Defen¬ 
sor de la Independencia Americana”, se hallan elogiosos 
artículos enalteciendo la personalidad del primer jefe de 
los orientales. En el pueblo “Restauración” —hoy Unión,— 
fundado por el jefe sitiador, llevaba el nombre de Artigas 
la calle central y la gran batería de la izquierda. Además 
Oribe había hecho grandes esfuerzos por conseguir la re¬ 
patriación del que fuera antes su jefe. 

Para gloria suya y de la patria que nos legara, des¬ 
oyó toda promesa lisonjera y quedó a esperar la muerte, 
como el águila de las cumbres, en el peñón solitario. Allí 
ha de llegar a buscarlo su hijo José María, con la espe- 



288 


ELISA A. MENENDEZ 


ranza de que, por lo menos, logrará convencer al padre, 
si no al caudillo, y ha de llevárselo consigo. 

No veamos en esta visita inesperada la del hijo que 
va simplemente a encontrarse con su progenitor, sino a 
la vez la de un comisionado de su gobierno que cree apro¬ 
vechar la influencia, lógicamente humana, que debe tener 
este delegado excepcional. Ya hemos visto que en José 
María se pensó también cuando por primera vez se creyó 
posible la repatriación del proscripto. 

El hijo viajó en el “Fulton”, nave de la armada anglo- 
francesa fondeada en el Plata, requerida por el gobierno 
de la defensa como interventora en .el gran pleito fratri¬ 
cida. Después de haberse abierto paso en estos ríos bajo 
la presión de sus cañones en el sangriento combate de 
Obligado contra la flota argentina, sus naves llegaban 
tranquilamente hasta Asunción bajo el mando de los ca¬ 
pitanes Hotham y Trevoir. Pero a pesar de este triunfo 
se inicia el año 46 con funestos presagios para los heroi« 
eos defensores de la plaza de Montevideo. 

Rivera sufre terrible derrota en India Muerta y se 
interna en el Brasil. Don Joaquín Suárez, que preside la 
república, dudando de su lealtad lo hace confinar en Río 
de Janeiro. Influyendo sobre el sano espíritu del citado 
patricio, sus amigos logran que lo designe ministro pleni¬ 
potenciario en el Paraguay. 

Suárez accede; con la condición expresa de que hará 
el viaje por tierra directamente entre los dos países. Ri¬ 
vera desoye este acuerdo, se embarca para el Paraguay 
en el vapor Fomento, y el 19 de Abril se presenta en Mon¬ 
tevideo, solicita del presidente un permiso excepcional pa¬ 
ra desembarcar, a fin de arreglar sus asuntos antes de 
partir hacia este país, en cumplimiento de su misión. 
Sus muchos partidarios provocan una sangrienta revolu¬ 
ción que, triunfante, exige de Suárez el nombramiento de 
Rivera para jefe del ejército de campaña. 

Esta obligada designación, trae como consecuencia la 
inmediata renuncia del ministro de la guerra general Mel¬ 
chor Pacheco y Obes, jefe militar de la plaza, que había 
organizado y sostenido su defensa con inteligencia y va¬ 
lor, y de otros meritorios compañeros. 



m 



El histórico ibyrá-pytá o Arbol de Artigas, bajo el cual descansara el proscripto en. 
sus últimos años. Velado por sus ramas y en la serenidad del bronce, se levanta un 
magnífico busto, obra del malogrado escultor Euis Blanes, y que a su muerte fuera 
terminada por su padre, nuestro máximo pintor. 



El soberbio manduví-guazü que se yergue junto a la 
casa que fué residencia veraniega del presidente don 
Carlos A. López. Su tronco mide mts. 660 de circunfe¬ 
rencia. Es superior por su tamaño al árbol de Artigas. 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 289 


Es en estos momentos de caótica confusión, que el 
teniente coronel Artigas abandona momentáneamente las 
armas porque “tiene absoluta y urgente necesidad de en¬ 
trevistarse con su señor padre”. 

¿No surge claramente de semejante estado de cosas 
el motivo primordial de la visita? 

Aquellos hombres angustiados por tan terribles con¬ 
flictos, pensaron que sólo el espíritu del viejo de las sel¬ 
vas, caudillo que seguía siendo la encarnación de la pa¬ 
tria, podría salvarla de la sangrienta tragedia en que se 
hallaba envuelta. Y enviaron en su busca al único comi¬ 
sionado que creyeron capaz de decidirlo a empuñar las 
armas en una lucha fratricida. Este mensajero no traía 
pliegos, como los anteriores, de gobernante a gobernante. 
Sólo traía su palabra ardiente de hijo de la sangre y de 
la patria. Era el único emisario que le hablaría de cora¬ 
zón a corazón, con la elocuencia que presta el sentimiento 
en los momentos solemnes de la vida. 

¿Qué promesas estaba el hijo autorizado a hacerle? 
¿Cuál el puesto que se destinaba al viejo guerrero? ¿Cuál 
la misión que le tocaría desempeñar de nuevo bajo la ban¬ 
dera ensangrentada de la patria? 

Secretos son estos que ambos llevaron a la tumba. 

La conferencia entre el joven emisario y el viejo cau¬ 
dillo debió tener algo de íntima confidencia testamenta¬ 
ria; mucho de hondo dramatismo. 

¿No lo veis en presencia de ese hijo vistiendo el 
uniforme oriental, que va a buscar y a conocer por pri¬ 
mera vez a su padre octogenario, para pedirle que re¬ 
grese a salvar la patria que él forjara con su brazo ba¬ 
tallador? El cenobita de los bosques vió a la luz de su 
espíritu, que no podía separar al hijo de aquel militar 
embanderado en uno de los dos partidos que ensangren¬ 
taban el terruño nativo, disputándose el banquete del po¬ 
der. 

Ante este terrible dilema, ahogó sus íntimos senti¬ 
mientos paternales, y sobreponiéndose a su exhausta an¬ 
cianidad ofrendó a la patria del porvenir el último y más 
caro sacrificio: Abrazó al hijo con la dolorosa emoción 
de las despedidas eternas, y lo dejó partir solo. Solo y 
triste, con el fracaso de su misión sobre los hombros. El 




290 


ELISA A. MENENDEZ 


mendigo de Ibiray, llamado otra vez con halagadoras 
promesas por los dos grandes partidos poiiticos en que 
se dividía su país, rechazó el ofrecimiento y quedó solo, 
con la visión lejana de la patria. 

“El Fulton” levó anclas río abajo, luego de dos me¬ 
ses de permanencia en estos lares, llevando de regreso 
al hijo del proscripto, como lo había traído. 

El viejo caudillo de las gestas libertadoras, miraba, 
desde la playa, flamear al viento en el mástil de la nave 
guerrera, aquellas banderas europeas y sentía oprimido 
el corazón. 

Representóse el campo opositor en el que tremola¬ 
ba la bandera sangrienta de la tiranía de Rosas. Vió a 
sus tenientes, que le habían ayudado a gestar la patria, 
luchando en uno y otro bando envueltos en un torbelli¬ 
no de pasiones e intereses. 

No. El no podía volver a su tierra en aquellas cir¬ 
cunstancias aciagas; comprendía que su presencia no se¬ 
ria bastante para apagar el incendio, el cual terminaría 
por arrastrarlo en su oleaje de fuego. 

Volvió a su rancho a esperar el llamado, que no podía 
tardar, rodeado de su negro, su perro, su “Morito” y 
su miseria. 

El hijo regresó a Montevideo, donde más tarde es¬ 
cribió un resumen de lo que pudo decir respecto a lo 
que sus ojos vieron y sus oídos escucharon de labios 
de su padre. Su lenguaje es sobrio en comentarios, par¬ 
co en juicios, expuestos a través del prisma espiritual 
de un extraño. Firma simplemente Un Oriental. Se ve 
obligado a guardar silencio sobre su viaje, la entrevista 
con su padre, las propuestas que estaba autorizado a ha¬ 
cerle en nombre de su gobierno, y su propio interés en 
rescatar para la patria y para su hogar aquel monumento 
abandonado. Su viaje al Paraguay fué a la vez una despe¬ 
dida eterna; José María falleció al año siguiente —1847 
— precediendo tres años a su padre. 

LA MUERTE DE ARTIGAS 

Tanto se ha escrito sobre este hecho, que algunos 
autores han llegado a novelarlo rodeándolo de detalles 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 291 


dramáticos. Unos ven al anciano yacente dejar el lecho 
y arrodillarse a recibir el Viático; otros lo describen pi¬ 
diendo su caballo porque quiere morir montado, o vien¬ 
do cómo el humilde vecindario se arrodilla al paso del 
fúnebre cortejo. 

Lejos de nosotros la idea de desautorizar tales supo¬ 
siciones. Después de leer lo que se ha escrito al respecto, 
compulsándolo con los documentos fehacientes que han 
quedado, llegamos a la conclusión que el deceso se pro¬ 
dujo en forma normal, casi repentinamente. El sepelio se 
realizó en la intimidad de pocas personas; las cuales, 
creemos, ignoraban que ese viejeeito humilde que entre¬ 
gaban a la tierra, era el adalid de la causa republicana. 
Naturalmente debemos descartar de esa ignorancia a algu¬ 
nas personalidades que habitaban en su vecindad, como 
López y sus familiares, el ministro del Brasil Pimienta 
Bueno y algunas otras personas superiores al medio am¬ 
biente. 

Para el sencillo vecindario, don José Artigas no era 
más que un “caraí extranjero”, que no ha mucho había 
venido a morar entre ellos. Nada más sabían de su vida. 

Si bien el gobierno de don Carlos Antonio López era 
más humano y progresista que el de su antecesor, no lo 
era mucho en cuanto a libertad de pensamiento. En su 
dictadura de dieciocho años sólo hubo en el país un pe¬ 
riódico, órgano oficial del gobierno, bajo su inmediata 
censura. En el momento que nos ocupa —1850— existía 
“El Paraguayo Independiente”, que fué más tarde substi¬ 
tuido por “El Semanario Ilustrado”, que aparecía los sᬠ
bados, y, como el anterior, con mordaza. Con tan limita¬ 
dos medios de información muy poco podía ilustrarse el 
pueblo, que seguía viviendo en el mismo aislamiento es¬ 
piritual respecto a los acontecimientos sucedidos más allá 
del horizonte aldeano. No nos extrañe, que vieran en don 
José sólo al anciano que los saludaba sonriente, cuando 
pasaba en su “Morito“ camino de la iglesia o a visitar al¬ 
gún vecino. 

Un día no lo vieron pasar. Al siguiente tampoco... 
Don José estaba enfermo. A la mañana temprano los 
vecinos madrugadores comentaron que había fallecido, 
recibiéndose la noticia con la mayor naturalidad. Cuando 



292 


ELISA A. MENENDEZ 


se han cumplido 86 años, la muerte ya no sorprende ni 
aJ mismo a quien viene a buscar. Concurrieron los veci¬ 
nos más cercanos. Como el difunto no tenía deudos ni 
dinero para costear el sepelio, aquella buena gente luga¬ 
reña, a pesar de sus limitados recursos, contribuyeron 
en la medida de sus fuerzas para comprar un pobre ca¬ 
jón donde depositar el cadáver. Pasaron la noche alter¬ 
nando las horas con rezos y oraciones, piadosa costum¬ 
bre que aún subsiste. A la mañana siguiente lo pusieron 
en una pequeña carreta tirada por mansa yunta —me¬ 
dio de transporte usado hasta hoy en la campaña— que 
marchó dando tumbos entre baches y zanjas hasta el ce¬ 
menterio de la Recoleta distante poco más de una legua. 
Allí los vecinos que se habían impuesto esta caritativa 
misión, buscaron al cura de la parroquia P. Cornelio Con- 
treras para que los acompañara a darle cristiana se¬ 
pultura. Y como tampoco tenían dinero para comprar¬ 
le un sepulcro, lo llevaron al campo santo y lo entrega¬ 
ron a la madre tierra. 

Madre, al fin, no le cobró derechos de sepultura. 
Allí quedó descansando, ignorado hasta por los mismos 
que lo acompañaban, el hombre que encarnó el sentido 
político-social de la revolución americana, que con más 
sacrificios luchó porque la libertad y la justicia reinaran 
sobre estos pueblos. , 

El Padre Contreras volvió a la iglesia, y con la indi¬ 
ferencia del que realiza todos los días el mismo trabajo, 
escribió en el libro correspondiente la partida de defun¬ 
ción, que es una síntesis de lo que hemos venido descri¬ 
biendo. En el margen de la página apuntó: “José de Arti¬ 
ga - Extranjero”. 

Y a continuación: “En esta parroquia de la Reco¬ 
leta de la Capital, a 23 de setiembre de 1850, yo, el cu¬ 
ra interino de ella enterré en sepultura ordinaria el ca¬ 
dáver de un adulto llamado José de Artiga, extranjero, 
de esta feligresía. 

Doy fe. — Cornelio Contreras”. 

Los humildes vecinos que lo llevaron, volvieron a sus 
casas, con la tranquilidad del que ha cumplido un deber 
humanitario. Habían dejado descansando en la paz de la 
tierra a un hombre bueno, a un extranjero sin familia. 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 29S 


venido quién sabe de dónde! No sabían que habían ente¬ 
rrado al que no podía considerarse extranjero en ningún 
rincón de América, porque había luchado tanto por el fu¬ 
turo feliz de esta patria grande, que hoy hermana en una 
gran familia a los hombres que en ella nacieron y a los 
que vienen a ella, cumpliendo así uno de sus altos postu¬ 
lados. 

Volvió con ellos al rancho solitario, cabizbajo, el ne¬ 
gro Ansina, soldado, asistente, criado, amigo y deudo. To¬ 
do. Digno representante de la patria oriental en aquel 
momento supremo, rindiendo con su dolor sincero el ho¬ 
menaje de las únicas lágrimas que humedecieron la fosa 
del desterrado anónimo! 

Allí quedó, en la soledad del campo santo, una tumba 
más, apenas señalada por una tosca cruz de madera, un 
poco de tierra removida... 

Allí quedaba lo físico, lo humano, lo terrenal; lo que 
es capaz de destruirse. Su obra inmensa, sus grandes idea¬ 
les americanistas, su ejemplo de desinterés y justicia di¬ 
luido en las partículas inmortales de su espíritu, seguirán 
viviendo mientras haya corazones orientales y almas ame¬ 
ricanas capaces de comprender la grandeza del varón es¬ 
clarecido, que llegó al martirio en aras de postuladós re¬ 
dentores. 

A los pocos días de acaecido el deceso, “El Paraguayo 
Independiente”, con fecha 28 de setiembre, le dedicó el 
siguiente artículo necrológico, cuyos datos son tomados 
del oficio ya citado, que Francia dirigió al comandante 
del puerto de Borbón, el 12 de mayo de 1821. Dice así: 
“El tiempo acreditó la firme resolución que había tomado 
tíe no volver al suelo donde vió la luz, cuando se' presentó 
en Candelaria perseguido por los suyos pidiendo un rin¬ 
cón en la República donde acabar sus días. Ha tenido pa¬ 
ra su regreso obligantes y repetidas invitaciones, tan lue¬ 
go como ha circulado en el exterior la noticia de que el 
Gobierno Consular establecido a la muerte del Dictador 
Francia, abrió las puertas de la república al comercio ex¬ 
terior y dejó expedito el regreso de todo extranjero, de¬ 
tenido por el sistema de aislamiento del régimen fenecido. 
Pero Artigas se ha excusado en todas ocasiones. 

“Fué uno de los fundadores de la independencia del 



294 


ELISA A. MENENDEZ 


Estado Oriental, su patria. El General Artigas ha resis¬ 
tido con pocos recursos todo el poder de Buenos Aires y 
disputó la superioridad de las fuerzas del Brasil. 

“Su ascendiente dominaba al indio charrúa, al peón 
de los estancieros, a los oficiales instruidos, a los elemen¬ 
tos de la guerra. 

“Derrotado en su último combate de Tacuarembó, y 
perseguido por uno de sus comandantes el caudillo Ramí¬ 
rez, a quien había dejado a guardar más de cuarenta mil 
pesos oro se alzó con estos dineros y con ellos sublevó y 
aumentó algunas tropas de gente armada... Pidió asilo 
al gobierno de la República, diciendo que si no se lo con¬ 
cedía iría, a meterse en los bosques. Su esperanza fué bien 
correspondida; él vino destituido de todo medio de auxilio 
y el gobierno le hizo dar una asistencia regular durante 
su residencia en el suprimido convento de las Mercedes 
y después lo hizo llevar a vivir a la villa de San Isidro de 
Curuguaty. 

“En 1845, S. E. el Presidente de la República lo llamó 
a esta ciudad para proporcionarle mejor comodidad de la 
que podría disfrutar en aquel punto. 

“El General Artigas no amaba las ciudades; aun en la 
vejez quería la libertad de los campos; en consecuencia 
fué acomodado en una chacra de la vecindad de esta capi¬ 
tal, donde ha finalizado sus días el 23 del corriente, a los 
treinta años cumplidos de haber entrado en Asunción. 

“Fué dado a la tierra en el cementerio de la Recoleta. 
Pueden sus amigos y parientes tener el consuelo de que 
nada le faltó, y de que sucumbió agobiado por el peso de 
noventa años porque es la muerte común. Séale la tierra 
leve”. 

¿Qué pensar de la actitud indiferente del presidente 
López, que diez años antes le había decretado honores 
fúnebres para el caso de su fallecimiento, disponiendo que 
se invitaran a los principales vecinos a fin de darle al 
sepelio la mayor solemnidad? 

Ahora fallece a pocas cuadras de su casa, en su misma 
heredad, bajo su tutela protectora, y permite que el acon¬ 
tecimiento pase en la más completa indiferencia. 

Proceder extraño que traza una gran interrogante. 

Penetrando en los documentos y en la prensa de la 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 295 


época en busca de una respuesta acertada, hallamos que 
desde el punto político internacional, ambos países man¬ 
tenían las más cordiales relaciones, habiendo firmado en 
la ültima década importantes tratados de alianza y co¬ 
mercio, especialmente el de noviembre de 1845. 

López había recibido delegaciones enviadas por el 
gobierno uruguayo en procura de la repatriación de Arti¬ 
gas, lo que le probaba que en el pueblo oriental vivían 
latentes el recuerdo y la admiración hacia su gran caudi¬ 
llo de las gestas heroicas. Debió conocer también la visita 
que le hiciera su hijo José María. De López cabe decir que 
era un hombre sensato, un político sagaz e inteligente, 
habiendo dado prueba de ello tanto en los asuntos inter¬ 
nos del país, que llevó al máximo progreso alcanzado en 
época alguna, como en los problemas internacionales, los 
cuales resolvió con acierto, habiendo tenido el honor de 
alcanzar el reconocimiento total de la independencia del 
Paraguay, que no había logrado Francia en sus tres dé¬ 
cadas de gobierno. Conocedor profundo de los problemas 
americanos, no podía pasarle inadvertido el valor que 
el nombre de Artigas tenía en el Uruguay, y en conse¬ 
cuencia, el sitial prominente que la historia le reservaba. 
Acaso no concibió en toda su magnitud la transcendente 
figura, pero debió vislumbrarla, porque hemos visto que 
desde su ascensión al poder se ocupó de la suerte de su 
asilado. 

Por eso llama la atención esta indiferencia postuma, 
que deja probada el artículo necrológico transcripto al no 
miencionar ninguna disposición tomada en el momento 
del sepelio. Siendo “El Paraguayo Independiente” órgano 
del gobierno, cualquiera intervención presidencial hubiera 
sido un detalle importante que no podía escapar a la plu¬ 
ma del articulista. 

Luego de hacer estas consideraciones, nosotros llega¬ 
mos a la conclusión que, en el momento del deceso, López 
no debió haberse enterado de la muerte de Artigas. Cree¬ 
mos que cuando lo supo, todo estaba realizado: el cadáver 
enterrado en el suelo “en sepultura ordinaria” y la partida 
de defunción que hoy lo atestigua impresa claramente en 
el libro parroquial. < 

El caso parece a primera vista un tanto inverosímil. 



296 


ELISA A. MENENDEZ 


Sin embargo se le halla explicación. Aunque López habi¬ 
taba su quinta de Ybiray, tenía su residencia presidencial 
en la ciudad, donde lo requerían sus funciones de man¬ 
datario. ¿Qué extraño hubiera sido que se encontrara allí 
al producirse el fallecimiento? No se disponía entonces de 
teléfono; los medios de comunicación eran difíciles y len¬ 
tos. Dos leguas de la capital era distancia considerable. 
Además, en la mente de aquellos humildes campesinos 
que realizaron por su cuenta el sepelio, no podía caber la 
idea de que para enterrar a don José, ese pobre “caraí 
tuyá” (hombre viejo) que vivía de prestado en una cha¬ 
cra de López, había necesidad de avisarle al presidente de 
la república. Si alguien se lo hubiera sugerido les habría 
parecido una idea disparatada. Ellos solos podían hacer¬ 
lo, y lo hicieron en la forma y medida que sus exiguos 
medios lo permitían. 

Cuando López se hubo enterado del suceso, quiso en¬ 
mendar lo actuado; pero como toda cosa corregida, quedó 
la prueba de tal. Así hemos visto en la parroquia de la 
Recoleta, que la partida de defunción de Artigas, cuyo 
facsímil publicamos, está corregido con la misma letra del 
P. Contreras, en la siguiente forma: “En esta parroquia 
de la Recoleta de la Capital, a veintitrés de setiembre de 
mil ochocientos cincuenta, yo, el cura interino de ella, 
enterré en sepultura ordinaria del cementerio el cadáver 
de un Adulto llamado (entre líneas Dn.) José Artigas 
(agregada la s) extranjero (entre líneas, “que lleva una 
lápida con este titulo: General José de Artigas - 1850) 
de esta feligresía. Doy fe. — Cornelio Contreras”. 

Sólo López pudo haber ordenado esta corrección. Na¬ 
die se hubiera atrevido, ni a nadie, interesaba el asunto. 

Cabe deducir, que si López se hubiera enterado del 
fallecimiento, habría dispuesto, que las cosas se hicieran 
en tal forma que no exigieran rectificación. 

Cuando más tarde, en 1855, el Dr. Estanislao Vega 
vino en busca de los despojos del proscripto, halló sobre 
su tumba una lápida de portland, que decia exactamente 
lo que expresa la partida parroquial: “General Don José 
de Artigas - 1850”, que se conserva en el Museo Nacional 
de Montevideo. 




ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 297 


¿Cuándo fué colocada esta losa sobre su fosa? ¿Cuán¬ 
do hechas las correcciones en el libro mencionado? 

La historia enmudece. Acaso más adelante revelará su 
secreto. 


RETORNANDO A LA PATRIA 

Después de tan largo peregrinaje por tierras de Amé¬ 
rica, el héroe tenía derecho a encontrar el descanso en su 
tierra. 

No hemos podido conocer la intensidad con que reso¬ 
nó la noticia de su muerte. Tal vez se perdió en el es¬ 
truendo de los cañones de la larga lucha fratricida que 
fué la Guerra Grande. Terminó ésta, no así el caos políti¬ 
co y espiritual. 

Llegamos al año 1854; ocupa el poder el general Ve¬ 
nancio Flores, único miembro del triunvirato que forma¬ 
ra con los generales Lavalleja y Rivera, fallecidos ambos 
casi a la misma hora. El 24 de abril, Flores nombró como 
agente confidencial al Dr. Estanislao Vega, decano del 
Tribunal Supremo de Justicia, encargándolo de una mi¬ 
sión confidencial ante el gobierno paraguayo; y además 
la de repatriar los despojos del procer oriental. En la 
goleta “Restauración” partió en el* mes de julio el Dr. 
Vega, acompañado de su esposa doña Amelia Lerena y de 
un criado llamado Leandro, anclando en la bahía asunce¬ 
ña el 24 de agosto. Un año pasó en el país, más por mo¬ 
tivos de salud que por lo que pudiera hacer en gestiones 
encomendadas, habiéndose ido a Villarica, mientras trans¬ 
curría aquel ardiente verano tropical, en busca de un 
clima más propicio para su delicado organismo. 

“De regreso a la capital, dice el Dr. Fernández Sal- 
daña en un artículo intitulado “La repatriación de los 
restos de Artigas”, del cual extractamos estos datos, el 
Dr. Vega se dirigió al Ministro de Relaciones Exteriores 
don José Falcón, solicitando se sirviera ordenar lo corres¬ 
pondiente a la repatriación citada. 

El ministro contestó afirmativamente, manifestando 
que cuando lo deseara podía proceder a la exhumación, y 
recibir del cura de la parroquia el respectivo comprobante 


298 


ELISA A. MENENDEZ 


que acreditara la identidad de los restos del general Ar¬ 
tigas. 

Se realizó ésta el 20 de agosto, figurando, como testi¬ 
gos del acto el cónsul de Portugal y los ciudadanos uru¬ 
guayos don Felipe Buzó y don Santiago Cansttat, algunos 
militares paraguayos y residentes argentinos, como asi¬ 
mismo otras personas más. 

Vamos a agregar a lo ya expuesto, otros datos intere¬ 
santes suministrados por doña Amelia Lerena de Vega, 
testigo ocular del acto, que dice: “El sepulturero quiso 
limpiar los restos de Artigas, pero mi esposo y yo quisi¬ 
mos realizar esa tarea. 

“El Dr. Etchevarría bañó los huesos con cloruro de 
cal, luego nosotros, con un cortaplumas de mango de nᬠ
car que todavía conservo, limpiamos uno a uno aquellos 
huesos grandes y fuertes... 

“¡Qué hermosa frente debió tener aquella hermosa 
cabeza!... 

“Nos hospedamos, continúa diciendo Amelia, en casa 
del presidente don Carlos Antonio López, y allí nos hici¬ 
mos muy amigos con el hijo de aquél, Francisco Solano, 
que sucedería a su padre en el gobierno del Paraguay. 
Yo intimé mucho con la esposa de Solano, Elisa Lynch, 
una hermosa inglesa”. 

El señor Asdrúbal Nieto, que es quien publica los 
recuerdos transcriptos por pertenecer a su archivo fami¬ 
liar, agrega: “Conocí a Elisa Lynch, me contaba mi abue¬ 
la, cuando por el año 70 y pico, muerto ya Solano, de 
vuelta de Europa, le fué negada su entrada al Paraguay, 
por lo que quedó un tiempo en Montevideo, en casa de 
Amelia Lerena”. 

Sigamos a ésta en sus memorias: “Figúrate, dice, 
con qué unción hablaba con toda aquella gente que había 
conocido en los últimos años a ese hombre inmenso, que 
era una expresión magnifica de la vida de nuestro pueblo! 

“Haciéndome traducir del guaraní muchas palabras 
por mis acompañantes, recogí de sus labios frases de ad¬ 
miración, de carpió y de respeto hacia él... 

“Hablaba el guaraní a la perfección. 

“Aún a los 83 años salía de recorrida por los ran¬ 
chos, jinete en su caballito brioso, que llevaba de cabeza 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 299 


levantada, indudable coquetería de legítimo orgullo...” 

Ya hemos transcripto en el capítulo “Ansina” los re¬ 
cuerdos que Amelia le dedica a este fiel servidor del des¬ 
terrado. 

El P. Contreras, que cinco años antes hemos visto 
acompañando al héroe, estaba aún al frente de la parro¬ 
quia; le cupo de nuevo la misión de acompañar a aquella 
fúnebre comitiva, que venía desde la patria lejana, a arran¬ 
cárselo a “esa arcilla colorada y seca, tan adherida a sus 
huesos”. 

El desterrado amó esta tierra paraguaya que le dió 
asilo en sus días sin ventura, y la tierra le devolvió su 
amor enraizándose a sus despojos, en despedida de aman¬ 
te, como queriendo retardar el momento de la partida 
eterna... 

Firmado por el padre Contreras está el certificado de 
este acto que las autoridades pusieron en manos del comi¬ 
sionado, y que publica de María. Dice así: “En esta parro¬ 
quia de la Recoleta de la Capital, a veintitrés de Setiem¬ 
bre de mil ochocientos cincuenta, yo, el cura interino de 
ella, enterré En el tercer sepulcro del Cauce N. 26 del 
cementerio general, el cadáver de un adulto llamado don 
José Artigas, extranjero, que vivía en la comprensión de 
esta iglesia”. 

Recoleta, Agosto 21 de 1855. 

Doy fe. — Cornelio Contreras”. 

Pero al leer este documento nos encontramos con la 
nueva sorpresa, que tampoco coincide con lo expresado en 
la partida original, existente en el libro parroquial, ni 
antes ni después de hechas las enmiendas ya apuntadas. 
En este último nos hallamos con el agregado, que hemos 
subrayado, y la supresión de enterré en sepultura ordi¬ 
naria y también en lo que dice referente a la lápida; como 
podrá verse comparando este texto con los dos ya publi¬ 
cados en el capítulo anterior. 

Este certificado fué llevado por el doctor Vega a Mon¬ 
tevideo y ha sido transcripto por casi todos los historia¬ 
dores uruguayos; siendo en consecuencia el más conocido. 

Los despojos de Artigas fueron colocados en una ur¬ 
na de latón pintado, cuyo recibo de compra hemos visto 



300 


ELISA A. MENENDEZ 


en el Archivo General de Montevideo. En él consta que 
fué mandada hacer en el taller de Nicolás Troja, de Asun¬ 
ción y que costó treinta patacones. En la citada institu¬ 
ción nos han proporcionado también un extenso y serio 
informe sobre el traslado y desembarco de los restos de 
Artigas en Montevideo, por lo cual vemos que la muerte, 
rivalizando con la vida, no quiso ser más generosa. Ex¬ 
tractaremos ese interesante documento. 

Al doctor Vega, cumplida su misión en el Paraguay, 
se le expidió pasaporte para embarcarse en el vapor “Uru¬ 
guay” hasta Buenos Aires, en compañía de su esposa, su 
criado Leandro y dos libertos paraguayos. Llegados allí, 
trasbordaron al vapor “Menay”, que llegó a Montevideo 
el jueves 19 de setiembre de 1855, con buen tiempo, algo 
ventoso”. 

El horizonte político de la patria, que continuaba hos¬ 
co y sombrío, no se aclaró para recibir al hijo que volvía 
de su largo ostracismo. Recios huracanes habían hecho 
tambalear el gobierno del general Flores y ocupaba en 
esos momentos el poder el presidente del senado don Ma¬ 
nuel Basilio Bustamante. Por estos motivos, al arribo del 
“Menay”, no le fué permitido al pueblo concurrir al puer¬ 
to para rendir el homenaje de su respetuosa admiración, 
justo anhelo largo tiempo acariciado. 

Parece que sus manes se oponían a las demostraciones 
ostentosas hacia este hombre austero que habla pasado a 
la otra vida en el anonimato de la soledad y de la miseria. 

¡ Aun más allá de la muerte, el héroe seguía cumplien¬ 
do su trágico fatalismo! 

El desembarco de los fúnebres despojos se realizó en 
compañía de muy contadas personas, ese mismo día a las 
cuatro de la tarde. La urna funeraria fué colocada en un 
pequeño bote, en el cual subieron sus pocos acompañan¬ 
tes: el Ministro de Relaciones Exteriores doctor Adolfo 
Rodríguez, un ayudante del presidente de la república, un 
nieto del procer^ Juan Pablo Artigas, único representante 
familiar, y algunas personas más. 

Desde el “Menay” se dirigieron al vetusto muelle de 
la calle Treinta y Tres, desaparecido hace años. Allí posó 
de nuevo sobre el solar nativo el hijo que volvía ya trans¬ 
formado en idea, porque era la esencia de las aspiraciones 




ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 801 


de los pueblos americanos. El destino, tan avaro en sus 
dones, seguía mostrándole ceño adusto. Nególe al deste¬ 
rrado que regresaba lo que no niega a nadie: el derecho 
a descansar en la paz de un sepulcro. Seguía siendo víc¬ 
tima de su propia grandeza. Se temió que sus cenizas fue¬ 
ran capaces de provocar incendios en aquel pueblo suyo, 
en el cual supo despertar santas rebeldías contra la opre¬ 
sión, cualquiera fuera su origen y su forma. 

¡En vez de hallar en su tierra la calma silente del 
cementerio, pasó a la aduana, representación del interés 
humano. Punto a donde convergen los frutos comerciales 
del mundo, el cual no es posible imaginar sino lleno de 
mercancías y artículos de todas clases y para todos los 
fines. Allj, en aquel tráfago comercial, tan poco propicio 
al silenció que reclama la muerte, quedaron depositados 
los restos de aquel preclaro varón. 

Más de un año pasaron allí, en el polvo del olvido, 
hasta que el 20 de noviembre de 1856, fueron retirados 
para ser trasladados a la Iglesia Matriz y al cementerio. 

Asumía entonces la primera magistratura del país don 
Gabriel Antonio Pereira (*). quien dispuso se le rindiera 
el homenaje público que su obra inmensa requería. Los 
restos fueron trasladados a una urna de madera, más dig¬ 
na que la anterior, y envueltos en la bicolor con su sol 
de libertad. El día señalado para el solemne acto, se dio 
cumplimiento a lo dispuesto por el decreto oficial que pa¬ 
samos a extractar: “El ejército, la guardia nacional, la 
policía, toda la fuerza militar con el luto de ordenanza, 
la fortaleza de San José con sus descargas de artillería, 
los empleados públicos llevando luto en el brazo por cua¬ 
renta y ocho horas, las banderas a media asta, las bandas 
de músicas con sus marchas fúnebres, todos contribuye¬ 
ron a dar solemnidad a las exequias”. 

El pueblo, sobre todo, ese pueblo oriental, cuyo nom¬ 
bre jamás pronunció el héroe sin admiración y cariño, 
estaba allí de pie, demostrándole su fidelidad. 

En la Iglesia Matriz, a donde se encaminó desde la 


(’) Este era hijo de una hermana de la esposa de Artigas, 
doña María Villagrán de Pereira. 


302 


ELISA A. MENENDEZ 


aduana el fúnebre cortejo, se celebraron solemnes fune¬ 
rales, pronunciando una sentida oración necrológica el 
Pbro. Santiago Estrázulas y Lamas. Los tres altos pode¬ 
res del estado estaban representados por sus máximas 
autoridades, hablando en nombre del gobierno, en el ce¬ 
menterio, el ministro Dr. Joaquín Requena. Hacían acto 
de presencia algunos jefes de la independencia: Medina, 
Diaz, Velazco, Melilla, Gómez y otros. El venerable an¬ 
ciano Juan José F. Aguiar, compañero de armas de Arti¬ 
gas, hizo oír su emocionada voz, como también el coronel 
José María Reyes, de origen argentino, que lucía en su uni¬ 
forme los cordones de Ituzaingó. Los ciudadanos Fermín 
Ferreira y José Vázquez Sagastume, representaron con 
honor a la juventud montevideana, leyendo magnificas 
piezas elegiacas. Los poetas Francisco Javier de Acha y 
don Pedro P. Bermúdez, le ofrendaron sentidas produccio¬ 
nes de sus estros. La prensa de todos los matices políticos 
tuvo dignos representantes y dedicaron sus mejores notas 
al héroe, a quien su pueblo tributaba tan merecida apoteo¬ 
sis, inclusive “El Comercio del Plata”, redactado entonces 
por un distinguido intelectual argentino, el doctor Miguel 
Cañé. 

Allí, en el Cementerio Central, en un nicho provisio¬ 
nal preparado al efecto, hallaron jal fin! descanso y paz, 
bajo el cielo de la patria, arrulladas por el canto del cer¬ 
cano rio, aquellas cenizas, testimonio del efímero pasaje 
del hombre por la tierra, frente a su espíritu, inmortal 
como su obra, cuyas moléculas hallaron amoroso alber¬ 
gue en cada corazón uruguayo. 

Ese día, sellando sus fúnebres despojos, se colocó una 
placa, que, como expresión de reconocimiento colectivo, 
decía: “Artigas: Fundador de la Nacionalidad Oriental”. 

Más tarde, en 1877, volvió a abrirse la tumba para 
colocarlos en la urna que hoy los guarda, y transportarlos 
al Panteón Nacional donde ocupan el sitial de honor que 
legítimamente les corresponde. Junto al jefe inmortal, 
descansan las cenizas de Manuel Antonio Ledesma, uno 
de los soldados fieles que lo siguiera al destierro, sínte¬ 
sis de la tradición gloriosa de aquel ejército de gauchos, 
que siguiendo el ejemplo de su conductor, jamás supo de 




ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 303 


vacilantes actitudes ni de escatimar sacrificios cuando la 
patria lo exigió. 

Bien están ahí, hermanados en el misterio de la 
muerte, el jefe glorioso y el soldado anónimo, cerebro y 
brazo de una misma causa, reposando juntos de su largo 
peregrinar. Ambos, ofrendaron a la patria el holocausto 
del destierro, antes que la sombra de una claudicación 
oscureciera las trayectorias de sus vidas, que siguen, des¬ 
de sus tumbas, marcando ruta a la posteridad. 









SUPLEMENTO DE 


ARTIGAS 

DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA 

AMERICANA 




ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 3»7 


SUPLEMENTO DE 

ARTIGAS 

DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA 
AMERICANA 


DON JUAN LEON BENITEZ 

Escrito ya este libro, la casualidad quiso brindarnos 
la feliz ocasión de encontrarnos con un anciano que cono¬ 
ció a Artigas en sus últimos años. 

Es éste don Juan León Benítez, paraguayo, de 102 
años de edad, antiguo vecino de este lugar, que habita 
una modesta casita contigua a la Escuela República Orien¬ 
tal del Uruguay, situada en Trinidad. Vive en compañía 
de una hermana suya, doña Josefa Benítez, que lleva con 
arrogancia sus 75 años sin que una hebra de plata aclare 
su oscura cabellera. 

¿Cómo es posible, nos preguntamos a nosotros mis¬ 
mos, que en tanto tiempo de vecindad no conociéramos su 
existencia? 

Hoy, su debilidad senil y su ceguera, obligan al an¬ 
ciano a vivir recluido en su morada. 

Hacia ella nos conduce nuestro interés por conocer los 
recuerdos que conserva sobre el viejo patriarca de Ybiray. 

Don León nos recibe con alegría al saber el motivo 
que nos lleva hasta él. Está sentado en una pesada silla, 
obra de sus propias manos en los años lejanos en que ejer¬ 
cía su oficio de carpintero. Los frondosos árboles del patio 
le ofrecen su sombra amiga en la serenidad azul de la tar¬ 
de. Lo contemplamos con respetuosa emoción. A pesar de 
la modestia en que vive, emana de toda su persona cierto 
aire señoril que no desmiente su origen de honrosa cuna. 
Los años no han logrado borrar del todo los acentuados 
rasgos de una hermosa cabeza varonil, coronada de abun¬ 
dante cabellera blanca, semejando la nieve sobre un vol¬ 
cán apagado. Lo miramos en silencio unos instantes evo- 




308 


ELISA A. MENENDEZ 


cando al legendario proscripto y confundiendo en el re¬ 
cuerdo las figuras de los dos ancianos. En esas pupilas sin 
luz, pensamos, se reflejaron un día los apagados ojos del 
patriarca, cuyas manos acariciaron más de una vez los 
dorados rizos del niño, que alegró con su alegre parloteo 
su desolada vejez. 

—¿Nos han dicho que Vd. conoció a Artigas? — in¬ 
quirimos. 

—Sí. Yo tenía unos 8 ó 9 años cuando él vivía en 
una chacra de mi abuelo; pues yo soy hijo natural del 
mariscal Francisco Solano, pero me crió y educó don Car¬ 
los Antonio López, su padre, que siendo entonces presi¬ 
dente de la república, ocupaba “la casa baja” esa que está 
ahí, dice, señalándola. 

—¿Y por qué Vd. — le expresamos con cierta amar¬ 
gura — no fué nunca hasta la Escuela Artigas para decir¬ 
nos cosas tan interesantes? 

—Porque en el mundo hay muchos picaros y podrían 
pensar que yo era algún viejo cuentista, embustero... 

Nos dice, meneando la cabeza. 

Y afirma doña Josefa, su hermana, que esa era siem¬ 
pre la respuesta que daba cuando alguien se lo sugería. 

—¿Y Artigas dónde vivía? 

—Primeramente ocupaba “la casa alta”, que era en¬ 
tonces una vieja casona con muchas piezas. Después, 
cuando tía Rafaelita, la hija de López, iba a casarse con 
un brasileño, el doctor Bedoya, mi abuelo la hizo arreglar 
levantando una casa de dos plantas como está hoy. Fué 
por eso que el general José Gervasio — así le llama don 
León con cierto énfasis en su temblorosa voz — pasó a 
ocupar otra casita de techo de teja que había en la quinta, 
un poco más acá. 

—¿Cerca del ybyrá-pytá? 

—No tanto. 

—¿Y por qué la tradición le llamó Arbol de Artigas? 

—Porque el general siempre iba a descansar bajo su 
sombra. 

Era un hermoso árbol que estaba junto al portón de 
la quinta, como hasta hoy, y había a su pie muy lindo 
pasto. Manuel María le llevaba la silla, yo solía acompa¬ 
ñarlo, él pasaba allí muchos ratos. 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 309 


—¿Quién era Manuel María? 

—Un muchacho morenito de unos 19 años, el cual 
siempre que el general salía a caminar lo acompañaba lle¬ 
vándole una silla, que tenía respaldo y asiento de cuero, 
y brazos para descansar las manos. 

—¿Y nadie más acompañaba a Artigas? 

—Sí, vivía con él su secretario Lenzina. 

Reparamos en este nombre, recordando que así tam¬ 
bién lo llama el hijo de Artigas en sus “Memorias”. 

—¿Lenzina o Ansina? insistimos. 

—No, Lenzina. Responde categóricamente. 

—¿Y su nombre de pila? 

—No lo recuerdo. Lo llamábamos simplemente Lenzi¬ 
na: Era más robusto que el general, de tez morena oscura 
y cabello enrulado. 

Las palabras del anciano van cobrando firmeza al ca¬ 
lor de los recuerdos. Se expresa en un español correcto y 
fácil, sin pensarlo casi, como hablando de memoria, pero 
coordinando bien las ideas y respondiendo con precisión a 
nuestras preguntas. 

—¿Y qué lugar ocupaba Lenzina junto a Artigas? ¿Lo 
sentaba a su mesa, dormía en su habitación? 

—Sí. Siempre estaban juntos. Recuerdo que una vez 
yo había ido a su casa, lo que hacía a cada rato porque 
el general me quería mucho. Era de tardecita, y cuando 
iba a retirarme, me dijo: 

—“Hoy no te irás, te quedarás conmigo”. 

—¿Por qué? le pregunté. 

—Porque va a llover. 

Efectivamente, llovió mucho. Yo pasé la noche allí y 
dormí en la misma pieza que el general. Lenzina pasó a 
otra habitación que había más lejos. 

Este sencillo pasaje de su infancia lo repite don León 
con satisfacción y hasta con orgullo. 

—¿Y que fué de Lenzina — insistimos — después que 
falleció Artigas? 

—Quedó viviendo en la misma casa. 

—¿Hasta que murió? 

—No sé. No lo recuerdo. 

Así nos contesta don León, siempre que no puede res¬ 
ponder a nuestro largo interrogatorio. Pero su conversa- 



310 


ELISA A. MENENDEZ 


ción es animada, viva, emanando de sus palabras convic¬ 
ción y sinceridad. Ríe a veces con una carcajada simpᬠ
tica, y se siente satisfecho al comprobar el interés que 
nos despierta su relato. Habla de Artigas con admiración, 
y con frecuencia repite estas palabras, monologando, con 
sus pupilas apagadas perdidas en las lejanías de los tiem¬ 
pos idos: ¡Qué bueno era el general José Gervasio! ¡Cómo 
me quería! Siempre me acariciaba y me decía: 

—“Mirá, yo te voy a robar y te voy a llevar conmigo 
a Montevideo”. 

Y el anciano agrega: ¡Y ni él pudo ir, el pobre! 

Procuramos transcribir sus expresiones casi literal¬ 
mente, respetando hasta la forma y los modismos que em¬ 
plea, para que no pierdan ese bello realismo, pleno de can¬ 
dorosa sencillez con que nos habla. 

El recuerdo ingrato del engrillamiento de Artigas cru¬ 
za con frecuencia por su mente, culpando a Francia de 
aquel hecho. — ¡Miren que hacer eso con un hombre tan 
bueno! — exclama. 

Con López, sí, eran muy amigos. Aunque éste vivía 
en Asunción, todos los sábados por la tarde venía en co¬ 
che con la familia a su quinta, donde pasaba hasta el 
domingo de tardecita. Ese día el general se levantaba 
temprano, tomaba mate, desayunaba y después iba a visi¬ 
tarlo. López lo recibía generalmente en el corredor y allí 
conversaban mucho. A veces lo obsequiaba con frutas o 
café. 

—¿Artigas tomaba mate o tereré? 0) 

—Mate dulce, no muy caliente. 

Y don León recuerda sonriendo algunas diabluras 
propias de chiquillos. El tereré entonces no se conocía, 
agrega, pues empezó a usarse en el país después de la 
guerra del 70. 

—¿De qué medios disponía Artigas para vivir? 

—De ninguno. De lo de López le llevaban todo lo 
que precisaba. 

—¿Incluso el alimento? 


(1) Infusión de la yerba mate en agua fría muy usada en 
el país. 



ARTIGAS DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 311 


—Sí, todo. Tanto él como Lenzina eran ya viejos pa¬ 
ra trabajar. 

Así confirma el anciano la confesión del proscripto 
hecha a Beaurepaire Rollan: “¡Hoy vivo de limosna!” 

—¿Montaba a caballo? 

—A veces. Siempre que iba algo lejos, como ser a la 
parroquia de la Recoleta porque entonces la de Trinidad 
no existía. López la mandó construir años después. Pero 
por acá cerca andaba a pie, apoyado en un bastón; aun¬ 
que no sé para qué, no era rengo ni ciego. 

Este detalle concuerda perfectamente con el bosquejo 
que gráficamente nos legara Demersay, y con lo que al 
respecto nos dice Beaurepaire Rohan. 

—¿Usaba barba larga? 

—No tanto. Se la cortaba con tijeras porque no tenía 
navajas con que afeitarse. 

Don León conversa con animación, como contagiado 
de nuestro interés, y a menudo salpica su relato con esta 
expresión que surge espontáneamente de la profundidad 
de su memoria, como hablando consigo mismo: ¡El gene¬ 
ral José Gervasio, qué bueno era, cómo me quería! Eira 
un buen cristiano. Siempre decía: “Dios es muy ¡grande, 
pero mantiene a muchos picaros”. De tarde reunía a todos 
los chicos del barrio y nos enseñaba la doctrina cristiana. 
Recuerdo que nos repetía: “Hay que hacer la caridad sin 
mirar a quien se hace”. Y otras sentencias que en vano 
el anciano pretende coordinar. 

—¿Qué puede decirnos Vd. sobre la muerte de Ar¬ 
tigas? 

—Muy poco, porque cuando acaeció yo estaba con mi 
abuelo en Asunción, a donde me llevaba con frecuencia. 
Pero recuerdo bien cuando le escuché decir: “Hemos per¬ 
dido a nuestro amigo. Artigas falleció”. 

Yo quedé apenado, mirando a mi abuelo en silencio. 
— “Le voy a mandar a hacer un funeral, continuó”. 

Y don León agrega: Pero como yo no asistí, no puedo 
afirmar si se hizo o no. 

Sonreimos de sus dudas. Don León teme pasar por 
embustero. 

Luego nos habla de su padre, el mariscal Francisco 



312 


ELISA A. MENENDEZ 


Solano; de su viaje a Europa, de donde volvió en compa¬ 
ñía de Mme. Lynch, una linda irlandesa, dice, a quien yo 
llamaba “mama Elisa” con quien tuvo cuatro hijos va¬ 
rones y una niña, que falleció a los pocos meses de edad. 

Un pequeño monumento levantado a Corina Adelaide 
Lynch, en 1857, en el cementerio de la Recoleta, atestigua 
este recuerdo del anciano. 

Don León es una historia viviente de la familia López. 
Con admirables detalles nos habla de sus hermanos — por¬ 
que así nos tratábamos todos — agrega. El mayor de¡ ellos 
murió con mi padre en Cerró Corá, a los 16 años de edad, 
con el grado de teniente coronel. Yo también actué en esa 
terrible guerra, continúa diciendo, pero caí prisionero de 
los brasileños que me llevaron al Brasil donde me trataron 
bien, pues como yo sabía expresarme en español nos en¬ 
tendimos con facilidad. 

—¿Artigas hablaba guaraní? 

—Probablemente. Pero siempre conversaba en caste¬ 
llano. Desde luego en nuestra familia todos hablábamos 
español. 

Prueba de ello es la facilidad con que el anciano lo 
domina. 

Seguimos escuchándolo con creciente interés. Nos 
cuesta abandonar su presencia, ávidos de arrancarle hasta 
el último recuerdo que, sobre el viejo patriarca de otrora, 
guarda aquella cabeza pálida, próxima a sumergirse en la 
inmensidad. .. 

Antes de retirarnos le tomamos fotografías, a lo que 
don León se presta con gran satisfacción, una de las cua¬ 
les damos a la estampa, y le obsequiamos con algunas 
prendas de vestir y golosinas, que constituyen todo su 
anhelo. ¡Qué cosa más rica! exclama, mientras mastica 
los caramelos con fruición, poniendo a prueba sú buena 
dentadura. 

Lleno de infantil alegria nos expresa su agradeci¬ 
miento con palabras emocionadas y frases gentiles. 

Y mientras estrecha con efusión nuestra mano entre 
las suyas, mezcla el recuerdo de Artigas al de los hijos de 
la patria oriental. 





Facsímil de la partida de defunción de Artigas, existente en la parroquia de la Recoleta. 





ARTIO&S DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 313 

¿ANSINA.. . LENZINA? 

Mientras nos alejamos del ánciano, estos dos nombres 
bullen en nuestra mente, y una luz interior nos ilumina 
para ver más claro y comprender mejor nuestra tesis de 
que Ansina y Manuel Antonio Ledesma no fueron una 
misma persona, como lo hemos explicado ya en el capítu¬ 
lo que le dedicamos. 

¿Qué Ansina se llamaba Lenzina? — dice don León 
Benítez — en nada desacuerda con nuestra aseveración, 
sino que, por el contrario, la confirma. Pues, ¿por qué al 
trasladarse a Guarambaré iba a tomar el nombre de Ma¬ 
nuel Antonio Ledesma? 

No hallamos razones ni causas que lo justifiquen. 

Además, nos parece muy extraño que Ansina, después 
de la muerte de Artigas, ya anciano y solo, abandonara 
estos lares, donde creemos que no le faltaría la protección 
de López, para ir a un punto determinado y lejano, como 
le sería Guarambaré, con los difíciles medios de comuni¬ 
cación propios de la época. 

Tampoco nos parece posible lo que dice el señor Ca¬ 
rrón, que el presidente López lo nombró allí celador- 
corregidor del pueblo; porque después de haberlo conoci¬ 
do y tratado como a un simple sirviente de Artigas, no 
iba a elevarlo a primera autoridad de un pueblo de su 
país. 

Además, Ledesma aparece en Guarambaré rodeado de 
una familia que ha formado allí con su compañera Julia¬ 
na Fretes, de cuya unión dejó seis hijos: Victoria, Rober- 
ta, Luisa, Sebastián, Ignacia y Pablo, cuyos descendientes 
nosotros hemos conocido, y sólo hablan de abuelito Le¬ 
desma. 

La existencia de esta familia la hallamos muy lógica 
como complemento de la figura de Ledesma, puesto que 
allí pasó su vida de desterrado, la cual se prolongó por 67 
años: pero resulta inverosímil en Ansina. por múltiples 
razones que surgen solas al buen criterio del lector. 

Y así, cuánto más profundizamos en el estudio de la 
vida de estos dos hombres, más distintas y claras apare- 




314 


ELISA A. MENENDEZ 


ccn sus personas, cuya confusión histórica no alcanzamos 
a explicarnos. 

Aun cuando nuestro informante don León, llama 
Lenzina al fiel acompañante de Artigas, nosotros segui¬ 
mos creyendo que el nombre ANSINA no debe cambiár¬ 
sele, porque ya ha alcanzado el valor y la belleza de los 
grandes símbolos nacionales. 

Por eso repetimos: A Ansina, y sólo a Ansina, debe 
erigírsele, en estricta justicia, el monumento que acaba de 
levantarse en Montevideo. Porque su figura debe aparecer 
sola, ya en el monumento, ya en la historia, inconfundi¬ 
ble en su humilde grandeza, dado que únicamente suya 
fué su obra amasada de abnegación y fidelidad; para re¬ 
cibir asi el justo homenaje del pueblo oriental, al expresar 
su gratitud inmarcesible al Cirineo que supo compartir 
con el jefe vencido el peso de la Cruz de treinta años de 
ostracismo. 

Solar de Artigas — 1943 — Paraguay. 




''ARTIGAS, Defensor de la Democracia 
Americana'', merecería ser adoptado 
por el Consejo de Instrucción Prima¬ 
ria y Normal. 


* 4 . 




ARTIGAS, DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 317 


UN LIBRO... QUE ES EL LIBRO BEL DESTIERRO 

Elisa Menéndez escribe un libro, 
que bien puede dar las Mayúsculas 
capitulares, al acto penúltimo 
del drama de la pasión artiguista; 

... silencio. .. soledad. .. destierro... 
cuya grandeza queda todavía inédita... 

Ninguna voz oriental ba seguido 
con celo igual, las últimas jornadas 
de ese Vía Crucis de los Treinta años. .. 
donde la estampa del Prócer, entra en la noche 
con su estrellada noche, y la ilumina 
y enciende en gloria, mística ya, su heroísmo 
de Nazareno libertario... 

Nadie escribió del Destierro, lo que ella 
escribe y afirma y confirma 
solemnemente, dando de ello plena fé 
con valentía par de los mejores hombres 
y prohombres, que a su tiempo iniciaron 
y siguieron en obra de justicia postuma 
la histórica vindicación, haciendo luz 
en el más tremendo drama que conocieron 
los tiempos de la Insurgencia de América... 

Insurgencia que es sólo instinto, no equivale 
precisamente a Independencia, y menos 
a Libertad que es de conciencia en plenitud. .. 

. . .y ésta necesita el aliento místico 
del espíritu preclaro, además 
de la vocación heroica que presta 
su fuego sagrado a la Gesta impar... 


y ahora, Elisa escribe el libro. . . 

que es como un templo de grandes verdades 

iluminadas por su fe de patria 

y de futuro, para que las nuevas gentes 




S18 


ELISA A. MENENDEZ 


aprendan a leer sobre sus letras 
de luz oriental, el abecedario 
de la esperanza americana. . . 

... su libro que es de recuerdo y ofrenda memore, 
puesto al amparo de una grande sombra 
todavía en pena de luz... 

Elisa Menéndez escribe un libro: 
el Libro del destierro, historiando 
la última etapa de la pasión Artiguista 
marcada por el signo nazareno. . . 

.. . Un libro que lleva sus letras iniciales 
al capítulo postumo de la Epopeya. 

. . . esta Artiguiada que vamos haciendo 
nosotros, rapsodas sobrevivientes 
de las edades homéricas, fenecidas. .. 

Un libro, el suyo, que traducido ha de ser 
a todos los idiomas de las gentes libres 
y de buena voluntad en su libertad, 
que hay aún en la tierra de los hombres. . . 

ENTONCES ESTE LIBRO. . . 

Ese libro de Elisa Menéndez, es pues, 
como un bloque de verdades históricas 
argamasadas con llanto de patria 
oriental; hace pedestal con otros pares. .. 
a un Gran Recuerdo, levantado a pulso 
de luz, sobre el yermo oscuro de un Gran Olvido... 
una centuria sombría de gente inmjémore 
que ensordecida entre un estruendo de armas 
armadas por el odio fratricida 
no escuchó, ni quiso escuchar 
las voces admonitorias del juicio 
. . . que cegada por las divisas banderizas 
no vió, no pudo ver et esplendor 
americano de-un Oriente impar 
polarizado en torno a la figura procer . . 
el Sol glorioso que no logró sepultar 
la noche, la selva, el destierro,... la Impiedad 
de los hombres y de los dioses enemigos. . . 
de aquella voz en vejez del Gran Precursor 




ARTIGAS, DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA SI9 


. . .Transida ella misma de tanto 
infortunio y dolor, anda y desanda 
los dnros caminos donde pasó 
con sus ancianos pasos de silencio 
el Patriarca sin patria, en el atardecer. .. 
Elisa. . . flor de mujer Oriental 
escribe este libro conmovedor. . . 
el libro que viene a dar una imagen 
nueva y exacta del Prócer proscripto 
bajo las lunas del destierro. . . 

Al amor de este fuego sacro, vive. . . 
escribe su libro definitivo. . . 
como quien ejerciera en nombre de los pósteros 
un ministerio de justicia y culto 
para una grande sombra, todavía 
en pena de patria, y de luz. . . inaplacada... 

Un libro, el suyo pues: al cabo 
de todo un siglo, Elisa viene a ser 
para la Hagiografía libertaria 
de Artigas, Nazareno americano, 
la Samaritana postuma de su sombra. 


y no está mal que se vuelva a decir 
para que las nuevas generaciones 
después de las de este Presente opaco 
tengan testimonio acabado de este drama 
de la Libertad, en su historia y su leyenda... 


Y por todo esto, y más. . . digo y escribo! 
Elisa Menéndez, es ya la buena 
Samaritana de su sombra nazarena. . . 

Ella, que supo dar a la pasión 
americana del Patriarca sin ventura, 
el agua-luz de su piedad florida. . . 


Elisa Menéndez, mi noble amiga, 
dolorosa como yo, como todos 
los que llevamos en pasión de patria grande 
el signo tremendo de Padre Artigas. . . 
...¡Alabado sea. mujer, tu claro nombre 






320 


ELISA A. MENENDEZ 


criollo, y tu preclaro espíritu 
y tu armonioso corazón americano! 
¡Alabada seas, Elisa, noble amiga! 


Es tuya, ahora, y para siempre 
la dulce palabra samaritana 
traducida en letras de claro amor 
a nuestro insigne idioma de futuro... 

Es tuya, y de tu voz auxiliadora 
la clave de sol, del grave signo solar. .. 
que marcó el Patriarca a nuestros destinos 
libres, libertarios, libertadores... 

. . . porque tu recogiste el eco intacto 
de aquella grande voz del Precursor 
y su ensimismado silencio 
que estuvo dialogando sin palabras 
con la Eternidad, vestida de muerte. 

. . . después de haber clamado en vano en el desierto 
de los hombres, su urgente profecía 
dando un nuevo ritmo a la Libertad. 

... y una fe nueva a la Esperanza antigua. . . 

Elisa; tu hiciste propia y vivístei 

. . .la agonía prometeica de sus treinta años 

de selva, de noches, de infortunio * y de olvido 

. . .Elisa: y el eco largo que sobrevive 

a la profétíca voz silenciada, tú 

lo supiste escuchar, y recogiste. . . 

con piedad samaritana; y ahora 

lo das, ya reconstruido otra vez 

en voz, para la mejor comprensión, 

de la gente moza de nuestro Oriente, 

. . .a mayor gloria, en cenital, de América.. . 


Es tuya, entonces, la palabra azul.. . 
que es también de iluminada piedad 
. . .porque al fin, es ella, desde el bíblico tiempo, 
el ministerio divino de la mujer. . . 

. . .y también la luz de Justicia, más perfecta 
que se haya dado en femenina voz 





ARTIGAS, DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 321 


a las nuevas jornadas orientales... 

Elisa Menéndez; es tuya... 
la palabra fiel, que ilumina en gloría 
el destierro del Prócer... en su ancianidad 
desolada; tu la das, exprimiendo 
el racimo de sangre de tu corazón. .. 

.. .como se exprime en un llorar de estrellas 

el dolor de la Noche... 

nebulosa cosmogónica de los mundos... 

ES TUYO ESTE LLANTO ORIENTAL 

Es tuyo, Elisa, este llanto oriental 
este llorar sin lágrimas sensibles. .. 
hacia adentro, lloro filial, de patria en pena. .. 

Fuiste rastreando la sombra del Padre Pródigo 
por ver de hacerla volver al larario 
en gracia de amor y ofrenda, aplacada ya, 
del Exodo postumo y el destierro 

... Su destierro que hubo de ser definitivo, 
y no quiso que así fuese, el buen Dios 
el de nuestra Madre América, Trinitaria 
y única. . . Supremo Juez y Parte total. . . 
el Dios de los dioses y de los hombres 
... no quiso que se cumpliera tanta injusticia. . . 

Artigas, el Padre Pródigo de su luz. . . 

. . .Patriarca sin patria y sin pueblo. . . 

Libertador sin libertad... Se fue 
por las sendas sin rumbos de la Noche 
bajo un llanto silencioso de estrellas. . . 
en tránsito hacia la Inmortalidad. . . 

.. . Hace de esto, cien años largos, o cien siglos. . . 

. . .Por esas mismas sendas dolorosas 
huellas, como llagas vivas, sangrando luz 
todaría y siempre, tu has ido 
también, en descubierta, a la intemperie 
de un clima de cosas hostiles, en silencio... 
tu también has ido, en peregrinaje 
místico, de patria doliente 
siguiendo las huellas del Precursor 
que supo, y anduvo a un tiempo, todas las sendas. . . 


322 


ELISA A. MENENDEZ 


de la Amargura y de la Ingratitud... 

... y en ellas rompió sus ancianos pasos... 
cargados de muerte y de olvidos... 


Ahora, todo este dolor de patria 
tu lo recoges, Elisa Menéndez, 
y toda esa angustia de lejanías 
irreparables, esa noche de treinta años. . . 
tu la recoges en tus manos de mujer 
oriental... manos misericordiosas... 
Cerrado en ellas, y en tu claro espíritu, 
y en tu gran corazón, lo guardas 
lodo ese dolor de luz de su Sombra, ya 
clavada en la Cruz Mayor del Crucero 
Signo de los signos de nuestro mundo. . . 


Tu lo guardas en tus manos misericordes 
ese dolor glorioso, tal vez para sembrarlo 
en campos y en gentes de Oriente 
cuando sea la hora de siembra de albas... 

. . .cuando otras primaveras orientales. . . 
hagan nueva pascua florida 
en el tiempo eterno de América. .. 


ELISA, LA BUENA SAMARITANA... 


Elisa Menéndez, tu traes 
el agua samaritana de la Justicia 
para la sed de luz, y de verdad 
que mueve aun, y quien sabe hasta cuando 
. . .la del Gran Desterrado, que nos dió, 
en patrimonio, su Gloria y su desventura . . 

Tanto vienes a ser, Elisa, y eres 
para la historia, y la leyenda, y todavía 
para la Hagiografía libertaria 
en Americana pasión 

que con el Prócer máximo, nuestro, se inicia. 

. . .así vienes s ser, y eres, la buena 
Samaritana de su sombra nazarena... 

ANGEL FALCO 


Montevideo, Mayo de 1950. 





ARTIGAS, DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA AMERICANA 323 


Del Presidente de la 
Histórica Nativista 


Federación 

Oriental 


Cuando se escriba la biografía definitiva de Elisa Menéndez, 
aparecerán numerosos rasgos de su personalidad relacionados 
con actividades de orden cultural que han representado auténti- 
co beneficio público y han constituido esfuerzos de consideración 
de su parte. Entre ellos, y en un sitio preferencial, situamos su 
actuación en la Federación Histórica Nativista Oriental. Desde 
las reuniones preliminares a su fundación, realizadas en los sa¬ 
lones del Ateneo de Montevideo, hasta el 25 de Mayo de 1950, 
día de la fundación de dicho centro de estudios, trabajó intensa¬ 
mente en la preparación de los estatutos y en su orientación 
general. Posteriormente ocupó la secretaría de la Institución e 
intervino activamente en todas las campañas de extensión cultu¬ 
ral, difusión histórica y evocación costumbristas. Citaremos entre 
otras, las referentes a establecer la verdad sobre diversos erro, 
res históricos como el referente al desembarco de Artigas en la 
Calera de las Huérfanas, o el de su nacimiento, que se creía ocu¬ 
rrido en el pueblo de El Sauce, y hacer asimismo un estudio de¬ 
tallado de la ruta del Exodo, que va desde la parte geográfica 
hasta la militar y demarca el clima político y moral de la magna 
jornada. Dictó numerosas conferencias defendiendo el credo nati¬ 
vo, fustigando la actual costumbre de representar al gaucho y al 
paisano con ropas de tradición circense y lujosos atavíos, que 
desmienten su origen humilde, aunque hagan las delicias de los 
que por personal lucimiento, los ostentan. 

Fué uno de los puntales en la campaña tendiente a obtener 
la desaparición en los tablados del carnaval, de la vestimenta del 
gancho, el primer soldado de la Patria. Campaña que culminó 
exitosamente. 

En resumen, puede decirse que estuvo presente en todos 
los momentos de lucha de la Institución, por la que sentía verda- 


324 


ELISA A. MENENDEZ 


dero cariño y que hasta el día último de su actividad, hasta su 
último momento lúcido, que, como una amarga prueba de nues¬ 
tras palabras, se cumplió en momentos en que se dirigía a la sede 
de la Federación a encontrarse con sus compañeros de lucha en 
la reunión semanal de nuestra Institución, del lunes 27 de abril 
de 1953, Solo los que quedamos al frente de esa noble y quijo¬ 
tesca causa sabemos cuanto con ella perdimos, de lo que al pue¬ 
blo hemos querido dar, y en cuanto a lo anímico nuestro, aún 
no nos hemos encontrado totalmente con su ausencia y en cam¬ 
bio nos seguimos dando cita con su recuerdo rector y afectivo, 
hermanados espiritualmente en sus obras: Semilla de inmortali¬ 
dad con sabor de Patria Artiguista. 


NICASIO GARCIA BERISSO 




INDICE 


Pág. 


Autentizadas opiniones sobre esta obra . 7 

Elocuente juicio del consagrado escritor y poeta, profesor 

Juan Carlos Sábat Pébet. 9 

Dedicatoria . 13 

Prólogo . 15 

Prefacio . 21 

Prolegómenos. — Hogar y juventud . 25 

El hogar paterno. 2 7 

¿Dónde nació Artigas? . 29 

El Convento de San Francisco . . 30 

Años Juveniles . 33 

Su vida sentimental . 35 

Ofrenda a los padres de Artigas . 41 

1* PARTE 

El más grande caudillo americano . . . .. 47 

Estadista más que guerrero . 63 

Artigas y el comercio exterior ..,. 56 

El Protector . 61 

Artigas y la Iglesia . 67 

Artigas y la Instrucción Pública . 70 

Fundación de la primera Biblioteca Nacional . 75 

Causas y efectos de la invasión portuguesa . 80 

Buscando luz entre las sombras . 86 

La monarquía en el Río de la Plata . 92 

El Congreso de Tucumán . 101 

Artigas frente al juicio de los brasileños . 110 

Sometimiento de Rivera . 113 

Funestas consecuencias de una victoria. _ Cepeda . 116 

Traición de Ramírez y López . 119 

Los tratados del Pilar . 127 

Polémica entre Artigas y Ramírez . 132 

Artigas no fué regionalista . 135 

El Héroe al borde del abismo . 141 

Buscando una muerte honrosa . 143 

Soledad espiritual . 147 

La patria de Washington le ofrece asilo . 152 

Trilogía americana 167 

Parangón entre Artigas y Benito Juárez . 170 

Grandezas y tragedias de los próceros americanos . 174 

Origen dé la amistad paraguayo-oriental . 179 









































326 


ELISA A. MENENDEZ 


2* PARTE 

Pág. 


Vida de'Artigas en el Paraguay. Su entrada al país .^ 197 

Cruzando el Paraná . 201 

El héroe llega al Convento . 203 

San Isidro del Labrador de Curuguaty . 210 

El héroe se transforma en labriego . 221 

Apuntes de viajeros al pasar . 224 

Ansina y Manuel Antonio Ledesma . 22S 

Abroquelado en el silencio . 238 

El Patriarca engrillado en la prisión . 242 

El segundo Consulado . 247 

El patriarca en la indigencia . 251 

Inesperado auxilio .• . . 253 

Honores fúnebres en vida . 256 

Silencio no significa olvido . 258 

Solicita morir en el destierro . 263 

Abandona Curuguaty . 272 

Origen' del Himno nacional paraguayo . 275 

Artigas en Ybiray . 276 

Entrevista de Artigas con su hijo . 286 

La muerte de Artigas . 290 

Retornando a la patria . 297 

SUPLEMENTO 

Don Juan León Benítez . 305 

} Ansina... Lenzina? . 313 

Juicio de Armando A. Vasseur . 315 

Poema de Angel Falco: ‘‘Un libro... que es el Libro del 

Destierro” . 817 

Del Presidente de la Federación Histórica Nativista Oriental . 323 



























FE DE ERRATAS 


Pág. Línea Donde dice: 


55 

7 

conformación 

58 

11 

incierta 

58 

35 

lógicamente 

72 

19 

inicarse 

72 

31 

prependeré 

88 

25 

saltará de 

126 

37 

la citada 

129 

12 

para sellar la libertad 


134 

14 

no 

necesita 

defensa 

135 

9 

los 

derechos 

suficientes 


139 

3 

de 1919 

139 

17 

año 1820 

141 

15 

espíritus tas 

155 

13 

condenación 

164 

8 

Zorrilla San Martín 

174 

32 

que obra! 

186 

30 

causa comón 

207 

30 

reales ufertes 

215 

10 

simples infantados 

242 

3 

copa de alcibar 

259 

3 

Rincón de Sarandí 

266 

18 

Llama la tención 


Debe decir: 
confirmación 

cierta 
lógico 
iniciarse 
propenderé 
saltará, de allí 
ya citada ■>. 

para sellar el mérito a nuestros 
afanes, y que aparezca triunfante 
la libertad 

no necesita su defensa 
los derechos de la comunidad, ni 
representarlo sin derechos sufi¬ 
cientes 
de 1819. 
año 1829. 
espíritus tan 
condensación 
Zorrilla de San Martín 
que obrar, 
causa común 
reales fuertes 
simples infatuados, 
copa de acíbar. 

Rincón y Sarandí 
Llama la atención. 



Este libro se terminó de 
imprimir el día treinta de 
diciembre de 1955, en los 
Talleres Gráficos “Goes”, 
de Fontanillas y González 
Avda. General Flores 2226 
Montevideo